Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-12-2010

Sueo de una noche de 6 de diciembre, da de la Constitucin (Si en Espaa hubiera una democracia)

John Brown
Rebelin


"Y so que en otro Estado ms lisonjero me vi"
Pedro Caldern de la Barca, La vida es sueo, Jornada segunda, parte VI
(la pequea modificacin ortogrfica del texto de Caldern es un lapsus clami perfectamente voluntario)


Si en Espaa hubiera una democracia, este podra ser el contenido de una pgina del Boletn Oficial del Estado:

"BOLETN OFICIAL DEL ESTADO
Nm. 298 Lunes 6 de diciembre de 2010 Sec. I. Pg. 101222

I. DISPOSICIONES GENERALES

MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA

18683 Real Decreto 1680/2010, de 6 de diciembre, por el que se declara el estado de alarma para la normalizacin del sector financiero.

Los artculos 35, apartado 1, 47 y 50 de la Constitucin espaola reconocen a todos los espaoles el derecho al trabajo, a la vivienda as como a una pensin de jubilacin digna. Dicho derecho est igualmente reconocido a todas las personas en los Tratados y Convenios Internacionales de los que Espaa es parte.

Las circunstancias extraordinarias que concurren por la especulacin masiva contra los ttulos de deuda pblica espaoles como consecuencia de la situacin desencadenada por el abandono de sus obligaciones por parte de la banca y los diversos servicios financieros, impiden el ejercicio del derecho fundamental mencionado y determinan la paralizacin de un servicio pblico esencial para la sociedad como lo es el sector del crdito, tanto al sector pblico como a la ciudadana en general. Todo ello constituye, sin duda, una calamidad pblica de enorme magnitud por el muy elevado nmero de ciudadanos afectados, la entidad de los derechos conculcados y la gravedad de los perjuicios causados.

Para recuperar la normalidad en la prestacin del citado servicio de inters pblico y restablecer los derechos fundamentales de los ciudadanos, hoy menoscabados, y habiendo fracasado todos los intentos para poner fin a la situacin de catstrofe pblica existente, es indispensable proceder a la declaracin del Estado de Alarma en orden a eliminar los obstculos que impiden su segura y continuada prestacin.

Las medidas que se contienen en el presente real decreto son las imprescindibles para hacer frente a la situacin y resultan proporcionadas a la extrema gravedad de la misma.

En su virtud, a propuesta del Vicepresidente Primero del Gobierno y Ministro del Interior, de la Ministra de Defensa y del Ministro de Fomento, y previa deliberacin del Consejo de Ministros en su reunin del da 6 de diciembre de 2010,

DISPONGO:

Artculo 1. Declaracin del Estado de Alarma. Al amparo de lo dispuesto en el artculo 4 apartado c. en relacin con los apartados a. y d. de la Ley Orgnica 4/1981, de 1 de junio, de los Estados de Alarma, Excepcin y Sitio, se declara el Estado de Alarma con el fin de afrontar la situacin de grave perturbacin de los servicios financieros.

Artculo 2. mbito territorial y material. La declaracin de Estado de Alarma afecta, en todo el territorio nacional, a la totalidad de las entidades bancarias y crediticias, agencias burstiles y financieras y todo tipo de intermediarios del ramo.

Artculo 3. mbito subjetivo. Todos los agentes de entidades financieras pasan a tener, durante la vigencia del Estado de Alarma, la consideracin de personal militar a los efectos de lo previsto en el artculo 10.Uno de la citada Ley Orgnica y en consecuencia, quedan sometidos a las rdenes directas de las autoridades designadas en el presente real decreto, y a las leyes penales y disciplinarias militares, de conformidad con lo dispuesto en el artculo 8.5 de la Ley Orgnica 13/1985, de 9 de diciembre. cve: BOE-A-2010-18683#BOLETN OFICIAL DEL ESTADO Nm. 297 Lunes 6 de diciembre de 2010 Sec. I. Pg. 101223

Artculo 4. Licencias, habilitaciones y anotaciones. Los agentes de los servicios financieros mantendrn todas las facultades inherentes a las licencias, habilitaciones, anotaciones y certificados mdicos de que sean titulares, si bien ejercern dichas atribuciones, en todo caso, bajo la organizacin y supervisin del Ejrcito de Tierra.

Artculo 5. Duracin. La duracin del Estado de Alarma que se declara en este real decreto es de quince das naturales.

Artculo 6. Autoridad delegada del Gobierno. El Jefe de Estado Mayor del Ejrcito de Tierra y las autoridades militares que designe adoptarn las decisiones pertinentes en cumplimiento de lo que dispone el artculo 3 del presente real decreto.

Disposicin transitoria nica.

Procedimientos en tramitacin.

Los procedimientos a que se refiere el artculo 3 de este real decreto iniciados y no terminados durante la vigencia del Estado de Alarma continuarn su tramitacin, una vez extinguido dicho Estado, con sujecin a la legislacin laboral o administrativa.

Disposicin final nica.

Entrada en vigor.

El presente real decreto entrar en vigor en el instante de su publicacin en el Boletn Oficial del Estado.

Dado en la Embajada de Espaa en Tegucigalpa, el 6 de diciembre de 2010.

FRANCARLOS R.

El Ministro de la Presidencia,

ROMN ARREGUI ROTOND"

============================

Nota importante: Los personajes de este pastiche llevan nombres parecidos a los de personas existentes, pero deben considerarse a todos los efectos personajes de ficcin. Slo se han mantenido estos nombres y las denominaciones de sus cargos, para contribuir al efecto de irrealidad aqu perseguido. En ningn momento hemos credo que los personajes reales casi homnimos fueran capaces de tomar una medida de este tipo. Todo parecido con la realidad es as mera ilusin, un posible ensueo de quienes creen que basta aplicar la constitucin para cambiar las cosas. Ni siquiera una constitucin republicana cambiara nada esencial si no fuera acompaada de un cambio social radical de orientacin anticapitalista. La Constitucin espaola vigente tiene adems otras caractersiticas menos amables que el reconocimiento de boquilla -en un marco capitalista obligatorio- de los derechos a los que hace referencia el anterior pastiche. Para que el derecho sirva de algo, tiene que existir un ms all del derecho, unas correlaciones de fuerzas sociales que determinen el sentido y el modo de aplicacin de las normas. Como saban perfectamente Hobbes y Spinoza, una norma por s misma no es ms que palabras, lo esencial es quin la interpreta y cmo se aplica. La interpretacin de la ley debe ser por lo tanto un derecho irrenunciable del soberano.Hoy por hoy, la constitucin vigente es el estado de alarma declarado o latente.

Blog del autor: http://iohannesmaurus.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter