Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-02-2005

Captulo 12 del libro "La otra historia de los Estados Unidos"
El imperio y el pueblo

Howard Zinn
Rebelin


Es el ao de 1897; Theodore Roosvelt, escribe a un amigo: "en estricta reserva. yo debera acoger cualquier tipo de guerra, pues, segn pienso, este pas necesita una."

El ao de la masacre de Wounded Knee, 1890, la Oficina del Censo declar oficialmente que la frontera interna haba sido cerrada. Tambin el sistema de ganancias, con su tendencia natural a la expansin, haba comenzado a mirar ms all de las fronteras. Efectivamente, la grave depresin que haba comenzado en 1893 fortaleca una idea que empezaba a desarrollarse en el seno de la lite poltica y financiera del pas; la colocacin de productos americanos en el extranjero podra aliviar el problema del bajo consumo interno y evitar una crisis econmica capaz de atraer luchas de clases como en los que se haban dado en los aos noventa.

Podra acaso una aventura en el extranjero desviar parte de la rebelda de las huelgas y movimientos de protesta hacia un enemigo externo? Servira sto acaso para unir a la gente con el gobierno y las fuerzas armadas en vez de ponerlos en contra? No se puede asegurar que ste fuera el plan de toda una lite; pero, s, la consecuencia natural de la simbiosis entre capitalismo y nacionalismo.

La expansin allende los mares no era una idea nueva. En efecto, an antes de que la guerra contra Mxico empujara a los Estados Unidos hacia el Pacfico, la Doctrina Monroe diriga su mirada hacia el sur, hacia el Caribe y ms all de ste. Aprobada en 1823, cuando Amrica Latina comenzaba a liberarse del control de Espaa, la Doctrina Monroe dejara claro a Europa que los Estados Unidos consideraban a Amrica Latina su esfera de influencia. Poco tiempo despus algunos norteamericanos comenzaban a pensar en el Pacfico; en Hawai, Japn y los grandes mercados de China.

Pero pensar no lo fue todo, pues las Fuerzas Armadas norteamericanas ya haban cometido saqueos en el exterior, como se observa en una lista del Departamento de Estado encabezada: "Instancias de Uso de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en el extranjero, de 1798 a 1945", la cual fue presentada por el Secretario de Estado Dean Rusk a un comit del Senado en 1962, como argumento para el uso de la fuerza armada contra Cuba. El documento presenta 103 intervenciones en los asuntos de otros pases entre 1798 y 1895. He aqu algunos ejemplos:

1852 - 53 - Argentina. Los marines llegaron a tierra y se mantuvieron en Buenos Aires para proteger los intereses de los Estados Unidos durante la revolucin.
1853 - Nicaragua. Para proteger la vida y los intereses de los norteamericanos mientras duren los disturbios polticos
1853 - 54 - Japn. La "Apertura de Japn" y la "Expedicin Perry". (Anque el Departamento de Estado no proporciona otros detalles, se sabe que esta operacin comprenda el uso de embarcaciones de guerra para obligar a Japn a abrir sus puertos a los Estados Unidos).
1853 - 54 - Ryukyu y las islas Bonin - Tres veces, antes de ir a Japn y mientras esperaba una respuesta de este pas, el Comodoro Perry realiz maniobras navales, desembarcando marines en dos oportunidades y asegurando una concesin de carbn otorgada por el Gobernador de Naha en Okinawa. Tambin realiz maniobras en las Islas Bonin, con el pretexto de asegurar las instalaciones para el comercio.
1854 - Nicaragua - San Juan del Norte (la localidad de Greytown fue destruida para vengar un insulto hecho al Cnsul Norteamericano en Nicaragua).
1855 - Uruguay - Fuerzas navales norteamericanas y europeas desembarcaron en Montevideo para proteger los intereses de los Estados Unidos durante una revolucin.
1859 - China - Para proteger los intereses de los Estados Unidos en Shangai.
1860 - Angola - Para proteger la vida de los norteamericanos y sus propiedades en Kissembo porque los nativos se haban vuelto belicosos.
1893 - Hawai - Supuestamente para proteger la vida de los norteamericanos y sus propiedades; en realidad, para promover un gobierno provisional dirigido por Sandfor B. Dole. Esta accin no fue aprobada por los Estados Unidos.
1894 - Nicaragua - Para proteger los intereses norteamericanos en Bluefield despus de la revolucin.

As, pues, alrededor de 1890 ya los Estados Unidos tena bastante experiencia en tanteos e intervenciones militares. La ideologa de la expansin se haba diseminado por las cpulas militares, polticas y de negocios e, incluso, entre algunos lderes de movimientos campesinos que pensaban que las ventas en el extranjero los beneficiaran.

Un popular propagandista de la expansin, el Capitn A. T. Mahan de la marina norteamericana que tuvo una gran influencia sobre Theodore Roosvelt y otros lderes de Norteamrica, deca que los pases que ostentasen las fuerzas navales ms grandes heredaran la tierra. Por la misma poca, el Senador Henry Cabot Lodge de Massachussets escriba el siguiente artculo:

En provecho de nuestro comercio.deberamos construir el canal de Nicaragua y, para protegerlo y por el bien de nuestra supremaca comercial en el Pacfico, deberamos controlar las islas hawaianas y mantener nuestra influencia en Samoa. y cuando el canal de Nicaragua sea construido, iremos por Cuba. porque las grandes naciones absorben los territorios desechados para su futura expansin y defensa. Este movimiento favorece la civilizacin y el avance de la raza, y los Estados Unidos, como una de las ms grandes naciones del mundo, no debera abandonar esta marcha.
En un editorial del Washington Post, publicado la vspera de la Guerra entre Espaa y Estados Unidos se puede leer lo siguiente:

"Una nueva conciencia parece haberse despertado entre nosotros; la conciencia de nuestro poder, y con ella, un nuevo apetito: la ansiedad por mostrar nuestra fuerza. Ambicin, inters, hambre de tierras, orgullo, el placer de luchar, no importa, por lo que sea, estamos animados por una nueva sensacin. Estamos, cara a cara, con un nuevo destino. El sabor del imperio est en la boca de la gente tal como, en la jungla, el sabor de la sangre.
Pero era ese sabor el producto de algn instinto de agresin o parte de un inters individual urgente, o ms bien, un sabor (si es que exista) creado, estimulado, promovido y exagerado por la prensa millonaria, los militares, el gobierno, y los acadmicos adulantes de la poca? Segn el cientfico John Burgess de la Universidad de Columbia, los teutones y los anglo sajones estaban particularmente "dotados con la capacidad para establecer naciones estado. se les ha encomendado. la misin de dirigir la civilizacin poltica del mundo moderno."

Varios aos antes de ser elegido como presidente, William McKinley deca: "Queremos un mercado extranjero para nuestros excedentes." A principios de 1897, el senador Albert Beverigde de Indiana declaraba que "Las fbricas norteamericanas estn produciendo ms de lo que los norteamericanos podemos usar y nuestro suelo, ms de lo que podemos consumir. El destino ya ha trazado nuestro curso; el comercio del mundo debe ser y ser nuestro." Luego, en 1898, el Departamento de Estado daba la siguiente explicacin:

Tal parece que cada ao debemos confrontar un incremento en los excedentes de manufactura de bienes para la venta en los mercados extranjeros en la medida en que las operadoras norteamericanas y los artesanos tienen que ser empleados todo el ao. A consecuencia de esto, la ampliacin del mercado externo de productos de nuestros molinos y fbricas se ha vuelto una materia de estado as como un problema de comercio.

Estos militares y polticos expansionistas estaban todos en contacto. Segn uno de los bigrafos de Theodore Roosevelt, para 1890, Lodge, Roosevelt y Mahan ya haban comenzado a intercambiar impresiones," pero stos trataban de echar a Mahan a un lado para poder "dedicarse a tiempo completo a la propaganda por la expansin". Una vez, Roosevelt le envi una copia de un poema de Rudyard Kippling a Cabot Lodge, diciendo que era "poesa barata, tiene sentido desde un punto de vista expansionista".

Traduccin libre: Andrs Algara

El libro "La otra historia de los Estados Unidos" est editado en Espaa por la editorial Hiru
Howard ZINN, "La otra historia de los Estados Unidos"



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter