Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2010

Puerto Rico
Intrigas, fraude y violencia en crisis universitaria

Jess Dvila
NCM


Tras el fracaso esta semana del intento de sofocar el movimiento estudiantil mediante la ocupacin armada de recintos universitarios, el conflicto social que ya lleva nueve meses ha tomado un giro inesperado al revelarse un esquema de informacin bancaria fraudulenta y complejas intrigas en el manejo de las finanzas de la Universidad de Puerto Rico.

La situacin pone en entredicho por partida doble- la credibilidad del Estado, que en los ltimos das ha enfrentado una cadena de paros estudiantiles en recintos universitarios de diversas partes del pas, los que tuvieron su expresin ms violenta en la lucha en las barricadas del Recinto de Ro Piedras, donde los estudiantes derrotaron a los guardias privados que intentaron el asalto con el saldo de varios heridos y vehculos destrozados.

Luego de los enfrentamientos, la Polica nacional tom los recintos de Aguadilla y Bayamn, donde sin embargo continuaron los paros y horas despus de que concluyera el de Ro Piedras, se ocup tambin ese y la rectora Ana Guadalupe anunci que los estudiantes y profesores se iban a tener que acostumbrar a la presencia de los guardias armados en el campus. El Gobernador Luis Fortuo inici una gira por medios de noticias para justificar los cambios que realiza y planea su gobierno, mientras el presidente de la UPR, Jos Ramn de la Torre, us apelativos de salvajes, anarcolocos y otros similares para referirse a los estudiantes alzados.

En los medios nacionales de noticias se difundieron fuertes censuras por las imgenes de los enfrentamientos, pero la presencia de fuertes contingentes policiales en los recintos volc a los profesores y empleados administrativos en contra de la poltica del Estado.

Mientras en Bayamn las aulas estaban vacas y los profesores se negaban a impartir cursos, en Ro Piedras creca la multitud airada frente a las escuadras policiales. Entonces fue que los estudiantes comenzaron su nuevo ataque a la credibilidad del Gobierno.

El primer aldabonazo lo dio el Comit de Representacin Estudiantil (CRE), que le entreg a la prensa documentos oficiales indicativos de que la propia jefatura de la UPR difundi informacin bancaria falsa para justificar el disputado aumento en el costo de las matrculas, que se calcula podra impedir que cerca de 10,000 estudiantes pobres continen sus estudios universitarios.

Mientras tanto, el Gobierno opt por guardar silencio ante las inquisitorias sobre informes de que se han estado llevando a cabo reuniones en Nueva York para gestionar la venta de varios de los recintos de la UPR. Las preguntas especficas fueron sometidas por NCM Noticias hace diez das para que se indicara si eran ciertos, falsos o parcialmente ciertos los informes de que un bufete neoyorquino y el Banco Gubernamental de Fomento intervenan en las mencionadas negociaciones con compradores potenciales.

El portavoz gubernamental indic que gestionara la respuesta y adelant estar consciente de que la venta de unidades del sistema universitario pblico podra violar las leyes de Puerto Rico, pero transcurridos los diez das no haba producido la confirmacin o desmentido de rigor.

Pero cualquier panorama sobre los informes de que se gestiona desmembrar la UPR para vender partes a intereses en Estados Unidos que compran universidades con problemas fiscales se complica con la revelacin de los documentos sobre una lnea de crdito de 100 millones de dlares concedida por el mismo Banco Gubernamental de Fomento. Ante la sorpresa inclusive de economistas que apoyan al Gobierno, ahora resulta que la llamada cuota de estabilizacin que se pretende imponer a los 65,000 estudiantes del sistema no aparece especificada como colateral alguna del emprstito, que en cambio fue concedido sobre la base de que se pignoraran deudas por cobrar que tiene el mismo Gobierno con la Universidad.

Las nuevas jornadas de alzamiento estudiantil comenzaron con una asamblea en Ro Piedras, que el Gobierno trat de ilegalizar, pero que super el qurum requerido y aprob por mayora aplastante el paro de dos das de esta semana y una huelga indefinida que comenzar el 14 de los corrientes si no se deroga el aumento. Esta semana se decretaron paros similares en Aguadilla, Cayey, Bayamn y Ciencias Mdicas, mientras ya se haba producido uno en Utuado y crece la agitacin en otras unidades del sistema.

De igual forma, se mantiene como amenaza la negociacin para un contrato laboral con la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes de la UPR, que lejos de la presencia de la prensa nacional efectu su asamblea y dej claro que tiene un plan que no divulga- para forzar negociaciones que garanticen su plan de seguro mdico, entre otros reclamos.

De hecho, los medios nacionales de noticias haban estado minimizando el crecimiento del alzamiento estudiantil y el Gobierno daba muestras de subestimar el potencial de problemas. Ante la sorpresa de la cadena de paros, se desarticularon los discursos de las autoridades del Estado, que haban menospreciado los llamados de peritos acadmicos para que se restituyeran los fondos cortados a la Universidad y se buscara una salida negociada.

Luego de la sorpresa de las revelaciones estudiantiles sobre la informacin falsa, el economista Carlos Coln de Armas, quien fuera vicepresidente ejecutivo del Banco Gubernamental de Fomento bajo la anterior administracin anexionista, advirti con cautela que de ser as entonces el aumento pautado se puede alterar y aceptar medidas como las propuestas por su grupo denominado Sumando Ganamos Todos para repartir la carga econmica entre el Gobierno y la propia comunidad universitaria.

Los estudiantes, que produjeron sus propias propuestas en un documento de 300 pginas para aumentar los ingresos de la UPR en 450 millones de dlares y 78 millones de dlares en ahorros, no se han cerrado a la alternativa del mencionado grupo de profesores. Por ahora, se concentran en exigir negociaciones y en seguir haciendo movimientos sorpresivos, como cuando Giovanni Roberto areng a los mismos guardias armados que los estudiantes enfrentaron la vspera y logr abrazarse con ellos luego de decirles que la lucha estudiantil era para que en el futuro ellos tambin, como otros en las barriadas pobres, tuvieran acceso a la universidad pblica.

Fuente: http://tercerainformacion.es/spip.php?article20767



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter