Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-12-2010

La capitulacin de Obama con los impuestos. Hoja de ruta para establecer un tipo nico, recortes en la Seguridad Social y una poltica de austeridad

Michael Hudson
CounterPunch



Casi me siento infantil por estar tan enfadado con la traicin del Presidente Obama respecto a sus promesas electorales en materia de impuestos. Nunca tuve muchas esperanzas de que realmente pretendiese llevar a cabo las reformas que esperaban sus seguidores y menos una vez design para un cargo clave al ms derechista de la chiquipanda de los Clinton, Larry Summers, y luego a Tim Geithner, Ben Bernanke y al resto de neoliberales de Bush.

Pero en ello hay algo tan injusto y errneo, que no pude evitar levantarme temprano el martes por la maana y recapacitar sobre las consecuencias que tendr esa capitulacin del Presidente Obama en aos venideros. Contrariamente a su afirmacin de que est salvando a la economa, sus acciones van a intensificar la deflacin crediticia y la crisis financiera, allanando el camino para un prolongado viraje impositivo que pase de gravar la riqueza a gravar el trabajo.

Al materializar una renuncia que los Demcratas jams hubiesen permitido llevar a cabo a George Bush u otros Republicanos, Obama se ha puesto a s mismo en el punto de mira del mismo eslogan que tumb al Primer Ministro britnico Tony Blair: "No puedes creer ni una palabra de lo que dice". Va a perder apoyos en 2012 no solo personalmente, sino tambin y como ya han anticipado los Republicanos para gran parte de su partido.

Y con todo, Obama solamente ha hecho lo que hacen los polticos: ha cedido su base electoral ante quienes sufragaron su campaa los mismos donantes de Wall Street que financian la de los Republicanos. Porque despus de todo, de qu sirve tener una base electoral si no puedes venderla?

El problema es que no va a detenerse aqu. El acuerdo del lunes para prolongar dos aos ms los recortes de impuestos de la era Bush es slo el primer golpe de una combinacin mortal. En primer lugar, muchos votantes demcratas o independientes van a quedarse en casa (o tal vez sean tentados por un tercer candidato), permitiendo que en 2012 los republicanos legislen a perpetuidad esos recortes que en ese momento significarn un regalo a los ricos que ya ser de 14 billones de dlares.

Segundo, este "acto" republicano de Obama (odio llamarlo "compromiso") libera recursos que las clases pudientes pueden llevar fuera, a economas que todava no han sido destrozadas por el neoliberalismo. Y ello pone los cimientos para una prxima crisis de tipos de cambio. Esa clase de crisis suelen darse en otoo, y como las elecciones de 2012 sern en esas fechas se va a atribuir la crisis a la incertidumbre en caso de que los votantes no echen a los Demcratas. As que para "salvar al dlar" los Republicanos van a proponer remplazar la imposicin progresiva sobre la renta por un impuesto de tipo nico (el antiguo plan de Steve Forbes) que recaer adems en los asalariados, no afectando a los ingresos provenientes del patrimonio, las finanzas, los seguros o los bienes races (el llamado sector FIRE, por sus siglas en ingls N. del T.). Luego se completar con un impuesto sobre el valor aadido como mecanismo para hacer subir los precios al consumo.

Tercero, el regalo fiscal incluye 120.000 millones de dlares de reduccin de las cotizaciones de los trabajadores a la Seguridad Social reduciendo del 6,2 al 4,2% la retencin correspondiente al FICA (Federal Insurance Contributions Act, el principal impuesto que financia la Seguridad Social en EEUU N. del T.). Obama se las ha ingeniado para disear el plan de modo que encaje con la presin que ejerce su comisin Bowles-Simpson para menguar la Seguridad Social, como un paso previo a su privatizacin total y el posterior asalto final por parte de Wall Street. Este primer recorte va a acelerar la llegada del momento en el que el sistema entre en una situacin de "quiebra patrimonial" mediante un clculo que ignora claro la posibilidad de recomponer la financiacin de las pensiones a travs de los presupuestos generales del estado, recaudando los fondos mediante un impuesto progresivo sobre las rentas y por lo tanto siendo sufragadas por los ricos, y no por los asalariados de clase media y baja quienes pagan como si fuesen los nicos "usuarios" del sistema de pensiones.

As que la hoja de ruta no consiste solamente en liberar las rentas de los ms ricos para que puedan "exportarlas" en forma de activos denominados en divisas extranjeras ms resistentes. Se trata de cargarse el sistema fiscal progresivo entero. Y mientras el Congreso controlado por los Demcratas se limita ha hacer tibias protestas contra este plan, sin duda con la vista puesta ya en quienes van a sufragar su campaa dentro de un par de aos.

Las crisis suelen ser orquestadas con unos aos de antelacin. Y una recuperacin econmica toma habitualmente una forma u otra segn como se colaps la economa anterior. La salida que hizo la Europa medieval de la que fue su edad oscura, por ejemplo, estuvo condicionada por la crisis de deuda de la antigua Roma originada por la agresividad de su oligarqua. Del mismo modo, el prximo gran desplazamiento de la imposicin fiscal desde las finanzas y la propiedad hacia las rentas del trabajo ser motivado por la crisis del dlar, de forma muy parecida a como hemos visto a Irlanda y Grecia estrujar sus fondos de pensiones para rescatar a los insensatos de sus banqueros. En EEUU como en Europa, a los "bancos de importancia sistmica" que causaron la crisis se les va a dar el dinero pblico que haga falta a expensas de los trabajadores ("contribuyentes") para poder "rescatarles" de los excesos y amenazas debidos al endeudamiento de mala calidad (es decir, a los conocidos activos txicos).

La tctica para esta hoja de ruta se ha probado tantas veces a lo largo de la historia que no debera haber muchas sorpresas. De modo que los recientes pactos del Presidente Obama no son solamente sobre los sistemas financiero y fiscal, sino que se trata de cambios profundos a nivel poltico. Cuando los Demcratas del Congreso firmen esta traicin a la que fue su mayor promesa electoral, van a estar renunciando a su consigna de que eran el partido "no afn a Wall Street".

Barack Obama fue formado como abogado. Rara vez he encontrado a un abogado que entienda de economa. Ese no es su campo. En su trabajo hacen tratos para minimizar el riesgo de sorpresas, muchas veces llegando a un punto intermedio. Eso es pragmatismo legal. Cuando el Obama candidato prometi "cambio", no creo que tuviese en mente ningn tipo concreto de cambio en poltica econmica. Era ms bien un modus operandi. Sospecho que su visin de la Presidencia consista simplemente en lograr "unir a todo el mundo". Probablemente esta caracterstica de su personalidad se consolid cuando era adolescente, en las competiciones de popularidad en las que se embarcan los jvenes cuando participan en las elecciones de los consejos escolares. El objetivo de Obama era ser aceptado, incluso admirado, mediante la negociacin de un compromiso. Y posiblemente no le importaba mucho su contenido.

Se preocup claro de conseguir el suficiente apoyo poltico a su campaa, y las reglas para conseguir esto son bastante evidentes en el mundo de hoy en da. Se le dieron unas polticas que predicar, y un equipo de expertos para defenderlas. Siempre hay suficientes practicantes de la "economa basura" dispuestos a asesorar a los polticos para tratar de convencerles de que "hacer lo correcto" equivale a ayudar a Wall Street. Pero no se trata simplemente de creer que "lo que es bueno para Wall Street es bueno para la economa". Si uno oye la historia tal como la cuentan Tim Geithner y Ben Bernanke, la economa no puede funcionar sin un sistema bancario "solvente" lo que en la prctica significa que ningn banco puede perder dinero. De este modo a todos aquellos que apuestan y ganan (como Goldman Sachs), se les tiene que ayudar cuando no pueden cobrar precisamente de aquellos otros malos jugadores del casino financiero que son ahora los perdedores (como A.I.G. y Lehman Brothers).

As que deberamos decir que los planes de Obama realmente ayudan a la economa simplemente porque la bolsa peg una fuerte subida el martes cuando los conoci? O se trata de un juego de suma cero, donde el subsidio con el que se recompensa a los tiburones es a costa de toda la economa?

Al contrario de lo que dice Obama, reducir los impuestos a los ricos no va a activar la recuperacin. El 2% ms rico de la poblacin no gasta su dinero en ms consumo. Lo invierte en los mercados financieros en su mayora en bonos, adquiriendo mayores derechos crediticios sobre el resto de la economa. Darles ms dinero a los acreedores va a profundizar la actual deflacin crediticia, minando la capacidad "del mercado" de gastar en bienes y servicios. Y una parte del subsidio impositivo se va a reciclar en forma de grupos de presin en el Congreso y financiacin de campaas, para comprar polticos que luego van a promover todava ms desregulacin financiera y beneficios fiscales. Por ejemplo, no ha habido todava ninguna accin legal en contra de los crmenes bancarios o del fraude financiero llevados a cabo por las grandes instituciones. Y no hay signo alguno de que el Fiscal General Holder vaya a emprender alguna de esas acciones.

Adems, es una tergiversacin por parte de Obama su letana sobre los parados de larga duracin (quienes ahora van a recibir una prrroga de un ao ms a su subsidio de desempleo), como se sola hacer antes con las viudas y los hurfanos. No se trata realmente de "todo por los pobres". Se trata de todo por los ricos. Y no es para promover la estabilidad y la recuperacin. Cmo de estable va a ser la situacin global cuando el pas ms rico del mundo no fiscaliza a su poblacin, sino que se dedica a crear ms deuda pblica para ayudar a los banqueros? Los futuros contribuyentes se van a tirar varias generaciones pagando esa herencia.

La "solucin" a la prxima crisis financiera en los EEUU puede que est esperando el hundimiento del dlar como oportunidad para una resolucin financiera la Golfo de Tonkin (incidente blico que permiti al presidente Lyndon B. Johnson aprobar una resolucin en el Congreso que abra la puerta a la intervencin armada en Vietnam del Norte N. del T.). Una crisis como esa permitira catalizar un cambio radical en el sistema impositivo hacia un impuesto de tipo nico a lo "Steve Forbes" y de estilo europeo, junto con un aumento del IVA sobre las ventas que recaera mayoritariamente sobre los asalariados. El pez grande se come al pequeo. Se van a dar ms ayudas pblicas al sector financiero en un vano intento de mantener a flota los crditos de mala calidad y que los bancos sigan siendo "solventes". Como en Irlanda y Letonia, la deuda pblica va a reemplazar a la privada, dejando bien poco para la Seguridad Social o tan siquiera para el gasto social normal.

En definitiva, una vez los prolongados recortes fiscales agraven el dficit pblico federal junto con el dficit de la balanza de pagos podemos esperar que la prxima administracin demcrata o republicana tome la iniciativa y "salve" al pas de la debacle econmica, reduciendo an ms la Seguridad Social a la vez que corta sus fuentes de financiacin, como hizo Pinochet, para que luego los operadores de Wall Street se lucren como hicieron en Chile. Y podemos ir olvidndonos de invertir en reconstruir las infraestructuras del pas. Se las estn vendiendo unas ciudades y unos estados endeudados hasta las cejas, para hacer cuadrar los dficits provocados por su negativa a gravar los bienes races o debido a la ejecucin masiva de hipotecas.

Bienvenidos a la servidumbre de la deuda. Esto es peor que lo que se tena en mente cuando se hablaba de una recesin en doble uve. Esto se va a quedar mucho ms tiempo.

Michael Hudson trabaj como economista en Wall Street y actualmente es Distinguished Professor en la University of Misoury, Kansas City, y presidente del Institute for the Study of Long-Term Economic Trends (ISLET). Su dedicacin a los problemas de las economas postsoviticas, y especialmente la letona, le ha llevado a ser comisionado recientemente, por parte de la coalicin de izquierda letona Centro de la Armona, como economista jefe de la Reform Task Force Latvia, un think tank encargado de elaborar una poltica econmica alternativa para ese pas bltico. Es autor de varios libros, entre los que destacan: Super Imperialism: The Economic Strategy of American Empire (nueva ed., Pluto Press, 2003) y Trade, Development and Foreign Debt: How Trade and Development Concentrate Economic Power in the Hands of Dominant Nations (ISLET, 2009).

Traduccin para www.sinpermiso.info: Xavier Fontcuberta i Estrada

http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=3782


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter