Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-12-2010

Sobre el Foro rabe internacional en apoyo de los prisioneros en las crceles de la ocupacin celebrado en Argel
Los presos, uno de los rostros de la ocupacin

ngeles Diez
Rebelin


La fuerza del enemigo reside en su cohesin (Tierras de poniente, J.M. Coetzee)

El primer presidente argelino Ahmed Ben Bella dijo en una ocasin que la liberacin de Argelia no estara completa hasta que el pueblo palestino fuera liberado. Estas palabras se repitieron en varias ocasiones en el Foro rabe internacional en apoyo de los prisioneros en las crceles de la ocupacin que tuvo lugar los das 5 y 6 de diciembre en Argel.

Al encuentro acudieron ms de mil personas, miembros de partidos polticos palestinos, organizaciones de solidaridad con la causa palestina, organizaciones iraques, saharauis, juristas, militantes, familiares de presos, parlamentarios rabes La participacin de todas las organizaciones palestinas pareci sorprender incluso a los propios organizadores pues, a pesar de que se haba celebrado ya un primer encuentro en Damasco, y otro en Beirut, centrados en el derecho al retorno, la pretensin de juntar a todas las organizaciones rabes, islmicas y laicas, algunas de ellas enfrentadas entre s, no poda sino generar importantes tensiones. Adems, el Foro se celebrara con el teln de fondo de las negociaciones directas de Mahmud Abbas , duramente criticadas por la mayor parte de las organizaciones islamistas y laicas, e incluso dentro de su propio partido Fatah, que iban a participar en el encuentro. Pareca difcil pues juntar a todos incluyendo a la propia OLP. A pesar de esto, el desgaste y desprestigio de la Autoridad Palestina actu de aliciente para movilizar a todos, junto con el empeo de las autoridades argelinas y el Frente de Liberacin Nacional (FLN). As, con apenas presencia de algunos occidentales, estuvieron representados: El Frente Popular de Liberacin Palestina (FPLP), El Frente Democrtico de Liberacin Palestina (FDLP), Fatah, Hams, Hezbollah, Yijad, Bath Los iraques participaron en sus diversas fracciones de la resistencia y tambin delegados y parlamentarios de Siria, Lbano, Jordania, Irn, Sudn, Libia, Turqua, Argelia, Marruecos, Mauritania, Bahrein, Paquistn, Emiratos rabes...

Como invitados no rabes, podemos destacar la presencia del diputado George Galloway, la del periodista sueco Donald Bostrm, que desvel el trfico de rganos de palestinos en los hospitales israeles, y la del socilogo honorario de la universidad de Londres, Stanley Cohen, muy activo en la persecucin de los crmenes de guerra. Asimismo, el ex fiscal general norteamericano Ramsy Clark envi un mensaje de apoyo y estuvieron tambin presentes juristas, profesores expertos en derecho internacional y derechos humanos, de Blgica, India, Austria y Francia.

Por qu en Argelia un foro sobre los prisioneros en las crceles de ocupacin? Segn preguntaras a unos u otros, las razones eran distintas. Para las autoridades argelinas se trataba de una oportunidad de contribuir a la unidad de las luchas por la liberacin. Por ejemplo, Secretario General del FLN, Abdelaziz Belkhadem, dijo que: se trataba de un deber para Argelia y su gobierno el facilitar el encuentro de los palestinos contribuyendo as a la liberacin de un pueblo cuya causa sentan como propia . La consigna ms repetida por el FLN y por los testimonios de los revolucionarios argelinos contra la ocupacin francesa fue la unidad como requisito imprescindible para la victoria. Pero pudimos recoger otras respuestas complementarias que iban ms all de la declaracin de principios; por ejemplo, la bsqueda por parte de Argelia de un papel ms destacado como interlocutor en el interior del mundo rabe y hacia occidente y la recuperacin en la zona del peso que haba ido perdiendo desde la guerra civil en el 91 y que de forma natural le correspondera por poblacin, por recursos econmicos y por su historia de lucha contra el colonialismo, etc.. De hecho, en septiembre se celebr tambin en Argel una Conferencia Internacional por el derecho de los pueblos a la resistencia: la causa del Sahara Occidental , en la que participaron todo tipo de organizaciones de solidaridad con el Sahara as como las principales figuras del Frente Polisario. El deterioro de las relaciones Europeas con Marruecos tras el desalojo por la fuerza del campamento saharaui, tambin abre expectativas en esta direccin.

El Foro estuvo financiado casi ntegramente por el FLN en el gobierno, y se le dio el rango de mximo nivel con la presencia en todas las sesiones del Secretario General del FLN y ministro, Layachi Daadouda, miembro del bur poltico del FLN y presidente del grupo parlamentario en la Asamblea Nacional; tambin el presidente argelino Abdelaziz Bouteflika mand un mensaje al Foro. Las ausencias ms destacadas fueron sin duda las de los dirigentes palestinos presos Ahmed Saadat, Secretario General del FPLP, o Marouane El Bargouti, lider de Fatah, ambos encarcelados, que se convirtieron en smbolo y testimonio de la necesaria unidad de la lucha del pueblo palestino y la articulacin de esta unidad en torno a dos ejes innegociables: el derecho al retorno y los derechos de los presos palestinos.

Me gustara destacar la escasa presencia de las mujeres y de los jvenes en este Foro, al mismo tiempo que sus intervenciones reflejaron el importante papel que pueden jugar en el futuro. En el caso de las mujeres, su peso simblico y testimonial se vio incrementado por la constatacin de su mayor implicacin en las organizaciones y en la campaa de apoyo a los presos. Las mujeres plantearon propuestas ms concretas, como la creacin de fondos especiales para los prisioneros y sus familiares, la incorporacin del tema de los presos en todos los mbitos de lucha, no slo el jurdico, e incluso se permitieron criticar a sus propias organizaciones por no otorgar a este tema la suficiente atencin.

Poco a poco, las mujeres palestinas han ido ganando terreno en la lucha por una visin ms prxima a los problemas cotidianos, por soportar doblemente el peso de la represin israel en tanto que vctimas directas, sufriendo encarcelamientos y torturas, como afrontando en solitario las cargas familiares y recogiendo el testigo de sus maridos; han organizado grupos de apoyo a las familias con prisioneros, se han convertido en portavoces de sus maridos encarcelados y suelen estar menos sujetas a las prebendas de los recursos institucionales... En el Foro, se les dio menos tiempo de intervencin y ninguna de ellas tena ponencias centrales, su participacin en los talleres de trabajo fue casi inexistente dado que stos se centraban en temas jurdicos y son pocas las que tienen este tipo de formacin. Sin embargo, en apenas unos minutos conseguan desconcertar a una presidencia eminentemente masculina con intervenciones que, estando concebidas slo para dar testimonio de sus familiares encarcelados o de su propio cautiverio, se convirtieron en denuncias que reclamaban ir ms all de las declaraciones y la simpata hacia los presos y sus familias. Fue el caso de Eman, encarcelada a los 16 aos y que pas 10 aos en la crcel acusada de colaboracin en la preparacin de actos terroristas, con una pena incrementada por devolver los golpes a una de sus carceleras israeles. Al subir a la tribuna no dej que el presidente de la mesa la saludara con un beso, explic que formaba parte de su cultura y religin no dejarse besar por un hombre desconocido, dej as desconcertados a todos los varones que presidan la mesa. Por por el modo en que se produjo la situacin y sus palabras posteriores, se trataba de un gesto de cuestionamiento de la mesa ms que de una norma religiosa. Desde la tribuna plante que la unidad entre los palestinos es a menudo una consigna vaca, que se habla demasiado de una unidad pero que no se corresponde con la realidad y que, por el contrario, los prisioneros en las crceles, independientemente de la organizacin a que pertenezcan s van construyendo esa unidad real.

Abla Rimawi fue presentada como la mujer de Saadat, Secretario General del FPLP, y estaba all para leer una carta de su marido, pero despus de leerla se salt el protocolo y habl de los 11.000 presos palestinos, de la campaa internacional que lidera por la defensa de los derechos de los presos y para denunciar la ilegalidad de los procedimientos judiciales israeles, de las condiciones infrahumanas, de las vejaciones, del incumplimiento del Derecho Internacional. Para Abla, las detenciones de los jvenes forman parte del sistema de torturas, la mayor parte de ellas son detenciones de militantes de derechos humanos. El encarcelamiento de los lderes polticos tiene un doble objetivo, retirarles del combate poltico y minar la resistencia. El objetivo de Israel es la poblacin palestina en su totalidad, no slo los lderes polticos. Explic que su marido Saadat rechaz al tribunal que le juzgaba por ser un tribunal de la ocupacin y que desde hace meses se encuentra en situacin de aislamiento.

A Fedoua tambin se la conoce por el apellido de su marido, Barghouti, uno de los lderes histricos de la primera y segunda intifada , miembro de Fatah actualmente en prisin, condenado a cinco cadenas perpetuas, tambin se neg a reconocer la legitimidad del tribunal israel que le juzgaba. Ley la carta de su marido pero los aplausos que recibi fueron tambin un reconocimiento a su propia accin como abogada en la causa de los presos palestinos.

La escasa participacin de jvenes pudo deberse a dos razones. La primera, que en este tipo de encuentros internacionales se privilegia a la direccin de las organizaciones por contar con el aval de su experiencia acumulada y creer que eso da ms prestigio a este tipo de encuentros, pero tambin responde a un envejecimiento e inmovilismo de las estructuras de los partidos y de dirigentes que han hecho de la representacin una forma de vida. Otra explicacin que dan los propios palestinos es que Israel tiene encarcelados a la mayor parte de los militantes jvenes. Como nos dijo Khaled Shahrour, que fue encarcelado a los 15 aos y pas otros 15 en prisin, en las crceles sionistas hay dos generaciones de palestinos. Los jvenes son los que encuentran ms dificultades para su implicacin en la lucha, corren mayores riesgos y la represin se ceba en ellos.

Uno de los ejemplos ms dramticos es el de Samir Quintar, que pas 30 aos en las crceles israeles y que se encontraba en el Foro. Samir fue liberado por Hezbollah en un intercambio de prisioneros, -paradjicamente Israel no reconoce que es un Estado de ocupacin pero intercambia prisioneros de guerra. Aparentaba tener unos 50 aos, incluso menos, cmo puede un nio pasar 30 aos en la crcel? Samir dijo que odiaba la cultura del crimen, que fue torturado durante aos. Desde la tribuna se pregunt por qu tuvo que pasar 30 aos en la crcel sin ser liberado por la resistencia palestina y por qu tuvo que ser liberado por la resistencia islmica. Dijo que era necesario cambiar la correlacin de fuerzas y eso slo se lograra con la lucha. Sentenci: deseo que Israel cometa el horror de su historia lanzndose a una guerra porque ser la batalla de la liberacin de todos los presos. De qu otra forma poda expresarse tanto dolor acumulado?

La intervencin de Mohamed Kanan, portavoz de los deportados de la Iglesia de la Natividad ilustr la paradoja presos polticos-prisioneros-terroristas en la que se mueven los esfuerzos de los abogados y defensores de los derechos de los presos.

El profesor Souileh Boudjema expuso la situacin de las cortes sionistas, su trato discriminatorio hacia los palestinos que son tratados como terroristas. El objetivo del sistema de justicia israel - dijo- es quebrar a los prisioneros palestinos y a sus familias. De hecho la represin se ensaa doblemente con las mujeres palestinas. Explic que el 70% de los prisioneros son torturados y que muchos de ellos son encarcelados sin juicios y sin pruebas. El trato a los detenidos judos es completamente diferente, para ellos se aplican todo tipo de garantas y se sigue la ley escrupulosamente, pero en el caso de los palestinos todo es flexible y relativo.

El Foro fue concebido para atender a cuatro ejes:

a) La dimensin histrica de la lucha , b) la situacin de indefensin de los presos en las cortes de los pases ocupantes (el incumplimiento del derecho humanitario, la violacin de las convenciones internacionales relativas a los prisioneros, el traslado de los casos a tribunales internacionales), c) la dimensin social del problema de los presos (asistencia moral y material a los prisioneros y sus familias) y d) la influencia de los mass media en el apoyo a los presos.

El primero y el tercero dominaron las sesiones plenarias, el segundo aspecto fue trabajado en los talleres paralelos y, desde mi punto de vista, las intervenciones ms flojas correspondieron al tema meditico. El propio encuentro y la falta de difusin en entornos no rabes ha sido una muestra de la poca capacidad con que se cuenta para intervenir en los medios occidentales. Se trata de un problema que no slo refleja el avance del sionismo en el control de los medios, en las industrias culturales y en los mbitos de creacin de opinin; muestra tambin los lmites del mundo rabe para realizar diagnsticos fiables sobre la imagen construida y el diseo de estrategias de intervencin en estos mbitos. No es slo el desequilibrio en la disponibilidad de recursos.

La dimensin histrica de la lucha palestina se plasm en distintas intervenciones, entre las que se puede citar la de Abu Ahmed Fuad, general del FPLP responsable de las relaciones exteriores; Maan Bashour, panarabista y presidente del comit organizador; Abbas Zaki, miembro del Comit Central de Fatah; Ahmed Bahar, vicepresidente del legislativo palestino y dirigente de Hamas; y Leith Shbilat, miembro de los hermanos musulmanes jordanos. Hay que destacar los testimonios de los argelinos participantes en la revolucin por la descolonizacin. Testimonios que pudimos completar con la visita al Museo de la Revolucin que los organizadores programaron para despus del encuentro, as como los paneles con documentacin grfica que se expusieron en el vestbulo del Palacio de Congresos. La barbarie de la colonizacin francesa, en nombre de la libertad, la igualdad y la fraternidad, es apenas imaginable incluso con toda esta informacin.

Mustafa Boudina, presidente de la Asociacin Nacionalista de los Luchadores veteranos condenados a muerte hizo una intervencin sobre la experiencia vivida en primera persona. De ella destacamos la crueldad de los colonizadores franceses, los cuales asesinaron en pocos aos a un milln y medio de argelinos, el desarrollo de los mtodos de tortura sistemticos, la implementacin de leyes discriminatorias, los intentos de quebrar la resistencia en todos los frentes, mediante la colonizacin cultural, la represin, la desideologizacin, etc. Segn Boudina, durante 30 aos la resistencia argelina estuvo dividida pero esa experiencia sirvi para preparar las bases de la revolucin. Tena 15 aos cuando se uni a los alzados en armas, fue torturado, condenado a muerte y aprendi que en las luchas por la liberacin slo hay dos caminos: morir o triunfar. Se dirigi enfticamente a los palestinos instndoles a no abandonar las armas, a no negociar, y recrimin al mundo rabe por ser vctimas de sus propios recursos. El poder no negocia nunca. Termin su intervencin llamando a internacionalizar la causa palestina, que -seal- es la lucha por la descolonizacin de todos los pueblos.

Algunos compaeros del FPLP cantaron emocionados el himno Argelino que saban de memoria, tanto al inicio como al final del Foro y nos contaron que en la escuela, en los campos de refugiados, cuando arranc la revolucin argelina, cantaban el himno y aportaban simblicamente parte de su paga semanal para esta causa, aunque eran muy jvenes, entendan que algo importante estaba en juego.

Sin duda, intentar entender el conflicto palestino-israel fuera del problema de la colonizacin significa desnaturalizar el problema y llevarlo a un terreno en donde ser imposible encontrar ninguna solucin justa.

Otro aspecto que es importante destacar es el componente religioso omnipresente durante todo el encuentro y no slo por la presencia en la mesa de Mounir Chafik, coordinador general de la conferencia nacional islmica, sino por diversos lderes religiosos que ocupaban lugares destacados en la presidencia del encuentro. Estaban Taisir Tamimi, guardin de los santos lugares de Jerusaln; el arzobispo de Jerusaln Ilarion Capuchi, cristiano ortodoxo, y Hussein Musawi, jefe de las relaciones internacionales de Hezbolla. Muchos participantes comenzaban su intervencin en nombre de Dios y algunos con versos del Corn. Incluso la Declaracin de Argel que fue aprobada el ltimo da en asamblea tambin se inicia con esa frmula religiosa. Aunque se trataba de un Foro laico, en el que los miembros del comit organizador y los promotores partan de una visin panarabista, el encuentro reflej lo que es una realidad en todo el mundo rabe, el retroceso de las organizaciones laicas y el ascenso de los grupos religiosos en una sociedad harta de los procesos negociadores que no llevan a ninguna parte, cansada de ser moneda de cambio de una Autoridad que no es capaz de conseguir siquiera el cumplimiento del derecho internacional, ni mejorar las condiciones de los palestinos. La posibilidad de una disolucin o refundacin de la OLP estaba presente en muchas de las conversaciones en off de las delegaciones.

Finalmente, la Asamblea plenaria de todos los participantes en el Foro aprob La resolucin de Argel (de la que podremos disponer en unos das) e hizo la propuesta de un nuevo encuentro en Sudfrica para el prximo ao que tomara como eje el apartheid al que se ven sometidos los pueblos bajo ocupacin.

Un miembro de la seguridad argelina se despeda de nosotros diciendo que haba sido un encuentro histrico, que la declaracin de Argel figurara en los anales de la historia de la lucha por la liberacin del pueblo palestino, ojal sea as!. Abdelazid Al-Sayed, presidente del comit organizador de la Conferencia Internacional, abri el encuentro hablando de mandar un mensaje al mundo. Sin embargo, esta conferencia apenas ha tenido repercusin en los medios de comunicacin internacional, slo Al- Jazeera, Al-Manar y los medios de comunicacin argelinos estuvieron presentes dando cuenta diaria del Foro. La estrategia de occidente sigue siendo hacer odos sordos, lo cual forma parte de su estrategia de aislamiento y criminalizacin de la lucha palestina y sin duda se trata de uno de los frentes de guerra ms difciles de contrarrestar.

-------------

Fotos 1- Inicio del Foro. Foto 2, George Galloway. Foto 3, Eman. Foto 4, Majed Dibsi y Abla Rimawi. Foto 5, Samir Quintar

* El da trece se cumpla el 43 aniversario de la fundacin del FPLP, sirva esta crnica de homenage a la organizacin palestina que ha liderado durante tantos aos una resistencia heroica; y mi agradecimiento a Majed Dibsi, pues sin su ayuda me hubiera sido imposible participar en este encuentro.



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter