Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-12-2010

Sobrevivir bajo el volcn

Gonzalo Ortiz
IPS

Cientos de familias detienen sus automviles y fotografan la columna de humo que el volcn Tungurahua emite en un da despejado. Muy diferente es la actitud de los que residen cerca de este coloso de Ecuador, a quienes les ha destrozado su modo de vida al llenar de cenizas sus sembrados y pastizales.


Unas 1.500 personas volvieron desde fines de noviembre a dejar voluntariamente los pueblos de Bilbao, Choglonts, Cusa, y Chacauco, situados al pie del flanco occidental del volcn, cuando ste empez a lanzar fuego, lava y ms ceniza que de costumbre.


Ya en los ltimos aos han movido sus casas lo ms abajo que han podido, pero, con esa voluntad de aferrarse a lo suyo, mantienen su agricultura y ganado en zonas ms altas. "Lo que han hecho es tomar distancia. Suben a trabajar de da y vuelven por la noche", narr a IPS Sergio Pez, un campesino de Pelileo, capital del cantn donde est Cusa.

"Qu hemos de hacer, seor? Es lo nico que tenemos, las vaquitas y las papas, Cmo vamos a ir botando?", dijo Carmela Cando a IPS, en Cevallos, un poblado a 18 kilmetros en lnea recta al noroccidente del volcn.

Cevallos se ha convertido en referente, tanto por los albergues para a los desplazados por las erupciones como por la voluntad de sus habitantes de reconvertir su produccin y no dejarse abatir por los efectos de la ceniza.

"Yo no estaba conforme con las colas de personas en el (edificio del) municipio, esperando las raciones alimenticias. Tenamos dos opciones: o convertirnos en mendigos o ponernos a producir cosas diferentes", seal a IPS el alcalde de Cevallos, Bayardo Constante.

"La ceniza ha afectado la produccin de nuestros frutales. Esta era una zona productora de duraznos, peras, manzanas y reina claudias (ciruelas), pero cuando la ceniza cae en el momento de la floracin, y eso ha pasado en 10 de los 12 ltimos aos, arruina la produccin de todo el ao", detall.

"No es como en los cultivos de ciclo corto, las papas por ejemplo, en que se mete arado otra vez y a los tres meses se tiene producto", aadi.

El alcalde encabez proyectos de organizacin social, asistencia tcnica y financiamiento, y hoy Cevallos es un cantn productor de artesanas, en especial calzado. "Eso ha generado, adems, un interesante flujo de turismo artesanal, que tenemos que atender".

"Tambin nos hemos dedicado a la produccin de especies menores, en especial porcinos, conejos y cuyes (conejillos de indias)", indic. Estas especies, al criarse bajo techo y con forraje, no sufren lo mismo que el ganado al aire libre, que se envenena al comer la hierba con ceniza.

El Tungurahua, ubicado en el ramal oriental de la cordillera de los Andes, a unos 160 kilmetros al sur de Quito, es un formidable cono que se eleva tres kilmetros sobre su base, y alcanza una altura de 5.000 metros sobre el nivel del mar.

"Entre 1918 y 1925 tuvo una fase de gran actividad, quedando en calma a partir de entonces. En 1999 se dio la reapertura del sistema y en una primera fase hubo sobre todo produccin de ceniza", repas para IPS el ingeniero Hugo Ypez, director del Instituto Geofsico de la Escuela Politcnica Nacional (IG-EPN), el organismo encargado del seguimiento del volcn.

A lo largo de estos aos ha intercalado perodos de fuertes erupciones con otros de relativa calma, aunque siempre est lanzando una columna de humo y ceniza, de mayor o menor altura, a la atmsfera.

La afectacin de la ceniza a la zona circundante depende de la direccin de los vientos, pero predominan los que van a occidente. Por eso, zonas enteras de las provincias vecinas de Tungurahua y Chimborazo e, incluso, la ms alejada de Bolvar, en el centro de la serrana ecuatoriana, han sido afectadas peridicamente.

En 1999 se evacu a toda la poblacin de los alrededores del volcn, entre ellos cerca de 15.000 habitantes de la ciudad de Baos de Agua Santa, uno de los lugares tursticos de mayor afluencia en los Andes ecuatorianos.

Baos ofrece un gran abanico de actividades de ecoturismo y turismo de aventura desde su ubicacin al pie del flanco norte del Tungurahua, en un estrecho valle donde abundan las cascadas y las fuentes de aguas termales, a 1800 metros sobre el nivel del mar.

Desde que se autoriz su regreso, la poblacin, en una ceremonia en el gran santuario de la Virgen Mara que all existe, jur convertir el peligro del volcn en un atractivo adicional.

Por ello hoy en sus bares y hosteras, otra vez llenos de turistas, se ofrecen desde la "Ensalada Volcnica" (legumbres frescas presentada en forma de un volcn en erupcin) hasta los ccteles "Temblor nocturno", "Tremor", "Incandescente", "El volcn" (que se sirve flambeado), el plato de carne "Fondue volcnico" o el helado "Tungurahua glac".

Ypez fue declarado "persona no grata" por el municipio de Baos cuando anunci a mitad de 2006 que las seales detectadas por los instrumentos del IG-EPN y los estudios de sus gelogos y vulcanlogos presagiaban una inminente erupcin.

Las autoridades elevaron entonces la alerta a roja y ordenaron la evacuacin de las zonas de alto riesgo.

La erupcin se dio el 16 de agosto de 2006. Los flujos de piroclastos se quedaron a 800 metros de la zona poblada de Bascn, un barrio de Baos que haba sido evacuado, y destruyeron el sistema de aprovisionamiento de agua potable y de las piscinas termales de esa zona. Tambin destruyeron hosteras en la zona de "Los Pjaros", y puentes y largos trechos de la carretera entre Baos y Riobamba.

Todo lo situado en las laderas occidental, noroccidental y sudoccidental del volcn fue destruido en esa ocasin. Se produjeron seis vctimas en el poblado de Palitahua, al sudoeste del volcn, y daos materiales, segn datos del IG-EPN.

"Las vctimas fueron pocas por una exitosa alerta temprana", dijo Ypez. "No hubiramos querido que haya ningn muerto, pero si se compara con la ltima erupcin del Merapi, en noviembre en Indonesia, que dej 200 muertos, hay una gran diferencia", dijo por su parte el alcalde de Penipe, Fausto Chunata.

El municipio de Baos reconoci su error y agradeci pblicamente a Ypez, quien tambin ha sido el punto focal para las alertas respecto del volcn Pichincha, a cuyos pies se halla Quito, y del Cotopaxi, el volcn activo ms alto del mundo, por ahora en actividad baja, pero que podra "despertarse" en cualquier momento.

Otras erupciones mayores del Tungurahua se produjeron en febrero de 2008, en mayo pasado y la ltima hace 15 das. Actualmente la actividad eruptiva del volcn se mantiene "de moderada a alta", segn el IG-EPN, que, en un comunicado difundido el mircoles, recalca que aquella no ha disminuido tras la erupcin como en ocasiones anteriores, por lo que hay que mantener la alerta naranja.



http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=97144


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter