Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-12-2010

El eje franco-alemn

Juan Francisco Martn Seco
Pblico


Merkel y Sarkozy no tienen ningn reparo en mostrar al resto de los pases que son los nicos que mandan e imponen las condiciones y las reglas en la Unin Monetaria, despreciando olmpicamente al resto de instituciones. Han hecho costumbre reunirse los dos de forma abierta y pblica antes de las cumbres europeas, convirtindolas en meros actos protocolarios, limitadas a aprobar lo que ellos ya han decidido. Ante la especulacin de los mercados contra el euro, taponan cualquier posible salida: intervencin del BCE en los mercados comprando deuda pblica, emisin de bonos de la Unin e incluso el incremento del mal llamado fondo de rescate. Lo malo es que plantean el problema en clave nacionalista haciendo creer a franceses y alemanes que son los paganos de la eurozona cuando, en realidad, especialmente los alemanes, son los mximos beneficiarios.

Habr que recordar que las aportaciones al fondo de rescate en ningn caso representan donaciones sino prstamos concedidos a un tipo suficientemente atractivo, prstamos en los que participan proporcionalmente todos los estados miembros y en los que todos asumen el riesgo. Un riesgo que, sin embargo, de momento no incrementa el de Alemania o el de Francia porque en buena medida los bonos griegos estaban en manos de los bancos franceses o alemanes, pero s, por ejemplo, el de Espaa. La paradoja es que, hoy por hoy, pases como el nuestro son los que estn corriendo con el riesgo de los bancos alemanes, franceses o ingleses. Conviene no olvidar tampoco que la huida de los inversores de la deuda de los pases perifricos y la consiguiente elevacin de su coste tiene como contrapartida el atractivo de los bonos alemanes y la reduccin de su precio. Todo ello sin considerar que la pertenencia al euro supone que Alemania tenga un tipo de cambio real suficientemente atractivo para incrementar sus exportaciones; pero genera un tipo de cambio real para pases como Espaa que les condena a un dficit exterior que lastra su crecimiento.

Pero salgamos de los equivocados parmetros nacionalistas para plantear la cuestin en trminos de clase. La poltica de Merkel y Sarkozy slo beneficia a sus bancos y grandes empresas y no a sus ciudadanos, que han sido los primeros en sufrir los ajustes. Precisamente, uno de los grandes problemas de la eurozona es el escaso consumo al que se ve sometida la poblacin alemana.

Fuente: http://blogs.publico.es/delconsejoeditorial/1068/el-eje-franco-aleman/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter