Portada :: Conocimiento Libre :: Batalla por la informacin y espionaje global
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-12-2010

Parte 2
Quin est detrs de Wikileaks?

Michel Chossudovsky
Global Research

Traducido para Rebelin por Silvia Arana


El programa nuclear de Irn (Continuacin)

Al revelarse que era falsa la informacin de que Irn estaba desarrollando armas nucleares, quedaba invalidada por completo la denuncia de Washington. Sin embargo, el tema fue prcticamente ignorado por la prensa. Tambin qued cuestionada la legitimidad de las sanciones contra Irn tomadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Ms an, como amarga irona, la lectura selectiva del NYT de los cables de la Embajada ha servido no slo para dejar de lado el tema central de la informacin falsa sino tambin para reforzar, a travs de la desinformacin meditica, las denuncias de Washington de que Irn estn desarrollando armas nucleares. Un caso ilustrativo es el artculo de noviembre de 2010, en el que su coautor David Sanger, dice citando los cables de WikiLeaks:

"Irn obtuvo 19 misiles de Corea del Norte, segn un cable fechado el 24 de febrero de este ao... Estos misiles tendran la capacidad de atacar capitales de Europa Occidental o fcilmente llegar a Mosc; y los oficiales estadounidenses advierten que poseen propulsin de avanzada, lo que podra acelerar el programa iran de misiles balsticos intercontinentales." (Archivo WiliLeaks - Iran Armed by North Corea -NYTimes.com, 28 de noviembre, 2010)

WikiLeaks, Irn y el mundo rabe

Los cables filtrados de WikiLeaks tambin fueron usados para crear divisiones entre Irn por un lado, y Arabia Saudita y los estados del Golfo por el otro:

"Despus de que WikiLeaks denunciara que ciertos estados rabes estaban preocupados con el programa nuclear iran y pidieron a EE.UU. que tomara represalias militares contra Irn, la Secretaria de Estado Hillary Clinton aprovech la oportunidad para decir que los cables filtrados muestran que la comunidad internacional comparte la preocupacin de EE.UU. por el programa nuclear iran. (Tehran Times: WikiLeaks promoting Iranophobia, 5 de diciembre, 2010)

Los medios de comunicacin occidentales han saltado a esta oportunidad, y han citado los memorandums del Departamento de Estado filtrados por WikiLeaks con el fin de sealar a Irn como una amenaza a la seguridad global, y promover divisiones entre Irn y el mundo rabe.

"La guerra global contra el terrorismo"

Las filtraciones citadas por los medios de comunicacin occidentales revelan el apoyo de los estados del Golfo y Arabia Saudita a varias organizaciones musulmanas terroristas, un hecho conocido y extensamente documentado.

Lo que los reportes no mencionan, sin embargo, es algo esencial para la comprensin de "la guerra global contra el terrorismo": que los servicios de inteligencia de EE.UU. han canalizado histricamente su ayuda a organizaciones terroristas va Pakistn y Arabia Saudita. (Vase Michel Chossudovsky, America's "War on Terrorism", Global Research, Montreal, 2005.) Estas son operaciones de inteligencia encubiertas patrocinadas por EE.UU. usando agentes sauditas y pakistanes como intermediarios.

Con respecto a esto, los medios corporativos tienden a usar los documentos de WikiLeaks para mantener la ilusin de que la CIA no tiene nada que ver con las redes terroristas, y que Arabia Saudita y los estados del Golfo son los principales financistas de Al-Qaida, Talibanes, Lashkar-e-Taiba y otros, cuando en realidad el financiamiento se hace en conexin y en consulta con sus colegas de los servicios de inteligencia de EE.UU.:

"La informacin sale a la luz en la ltima ronda de documentos entregados el domingo por WikiLeaks. En los comunicados dirigidos al Departamento de Estado, las embajadas de EE.UU. en Arabia Saudita y los estados del Golfo describen una situacin en la que adinerados donantes privados, a menudo de manera abierta, apoyan con mucho dinero a los mismos grupos que Arabia Saudita dice combatir." (WikiLeaks: Saudis, Gulf States Big Funders of Terror Groups -Defense/Middle East - Israel News- Israel National News)

Algo similar, con respecto a Pakistn:

"Los cables, obtenidos por WikiLeaks y entregados a varios medios periodsticos, dejan en claro que por debajo de los acuerdos pblicos hay conflictos profundos (entre EE.UU. y Pakistn) sobre los objetivos estratgicos en temas como el apoyo de Pakistn a los talibanes afganos y la actitud tolerante con Al-Qaida..." (Wary Dance With Pakistan in Nuclear World, The New York Times, 1 de diciembre, 2010)

Reportes de esta naturaleza sirven para dar legitimidad a los ataques de EE.UU. contra supuestos blancos terroristas en Pakistn.

El uso y la interpretacin que hacen los medios corporativos de los cables de WikiLeaks sirven para perpetuar dos mitos relacionados entre s:

1) Irn tiene un programa de armas nucleares y representa un peligro para la seguridad global.

2) Arabia Saudita y Pakistn son estados patrocinadores de Al-Qaida. Financian las organizaciones terroristas musulmanas, las que se proponen atacar a EE.UU. y sus aliados de la OTAN.

La CIA y los medios corporativos

Las relaciones de la CIA con los medios corporativos de EE.UU. estn extensamente documentadas. The New York Times sigue manteniendo una relacin estrecha no slo con los servicios de inteligencia de EE.UU. sino tambin con el Pentgono y ms recientemente con el Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security).

La operacin "Mocking Bird" fue un proyecto de la Oficina de Proyectos Especiales de la CIA, fundada a principios de la dcada de 1950, con el objetivo de ejercer influencia sobre la prensa nacional y extranjera. Desde su fundacin, miembros de los medios estadounidenses fueron reclutados por la CIA.

En 1977, Carl Bernstein describe los entretelones de la relacin entre la CIA y los medios de comunicacin en un artculo para Rolling Stones titulado The CIA and the Media:

"Ms de 400 periodistas estadounidenses han desempeado tareas secretas para la CIA, segn documentacin de la misma agencia. [1950-1977] Las relaciones entre algunos de estos periodistas con la Agencia eran tcitos; otros eran explcitos... Los reporteros compartan sus notas con la CIA. Los editores compartan sus ayudantes. Algunos de estos periodistas haban ganado el Premio Pulitzer... La mayora eran menos destacados: corresponsales en el extranjero que se dieron cuenta de que su asociacin con la CIA les era beneficiosa para su carrera...

Entre los ejecutivos que colaboraron con la CIA se contaban William Paley de Columbia Broadcasting System, Henry Luce de Time Inc., Arthur Hays Sulzberger de The New York Times, Barry Bingham Sr. de Louisville Courier Journal y James Copley de Copley News Service. Entre otras organizaciones que colaboraron con la CIA se incluyen: American Broadcasting Company, National Broadcasting Company, Associated Press, United Press International, Reuters, Hearst Newspapers, Scripps-Howard, Newsweek Magazine, Mutual Broadcasting System, Miami Herald, y el viejo Saturday Evening Post y New York Herald-Tribune. (The CIA and the Media by Carl Bernstein)

Bernstein sugiere al respecto que "el uso que la CIA realiz de los medios de comunicacin estadounidenses ha sido mucho ms extenso de lo que reconocieron funcionarios de la CIA pblicamente o en sesiones con miembros del Congreso".

En los ltimos aos, la relacin de la CIA con los medios se ha vuelto ms sofisticada y compleja. Nos encontramos frente a una red de propaganda masiva, de la que forman parte varias agencias del gobierno.

La desinformacin de los medios se ha institucionalizado. Las mentiras y fabricaciones son ms y ms descaradas, cuando se las compara con las de los aos setenta. Los medios estadounidenses se han convertido en portavoz de la poltica exterior de su pas. Agentes de la CIA "plantan" rutinariamente desinformacin en las salas de redaccin de los principales peridicos, revistas y canales de televisin: "Unos relativamente pocos corresponsales con buenas conexiones proporcionan las primicias, que reciben cobertura en las relativamente pocas fuentes de noticias dominantes en el medio, donde los parmetros del debate estn fijados de antemano y la "realidad oficial" est establecida por los que se alimentan la basura de la cadena de noticias." (Chaim Kupferberg, The Propaganda Preparation of 9/11, Global Research,19 de septiembre, 2002)

Desde 2001, los medios de EE.UU. han tomado un nuevo papel en la sustentacin de la "Guerra Global contra el Terrorismo" y en el camuflaje de los crmenes de guerra patrocinados por EE.UU. Despus del 11 de septiembre, el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld estableci la Oficina de Influencia Estratgica, u "Oficina de Desinformacin" como fuera apodada por sus crticos: "El Departamento de Defensa dice que necesita hacerlo, y van a plantar historias falsas en pases extranjeros con el fin de influir en la opinin pblica mundial." (Entrevista con Steve Adubato, Fox News, 26 December 2002; vase tambin Michel Chossudovsky, War Propaganda, Global Research, 3 de enero, 2003).

Hoy los medios corporativos de EE.UU. son un instrumento de la propaganda de guerra, por ello hay que preguntarse: Por qu el NYT va repentinamente a promover la transparencia y la verdad en los medios apoyando a WikiLeaks en la difusin? Y por qu la gente en el mundo no se detiene a cuestionar las bases de esta relacin incongruente?

En la superficie no hay ninguna prueba de que WikiLeaks sea una operacin encubierta de la CIA. Sin embargo la relacin estrecha y estructurada de los medios corporativos con los servicios de inteligencia de EE.UU., sin mencionar las conexiones de ciertos periodistas con el aparato de seguridad nacional, hacen que la cuestin del patrocinamiento de la CIA sea relevante.

El entorno social y corporativo de WikiLeaks

WikiLeaks y The Economist han entrado en la fase de lo que podra llamarse una relacin contradictoria. Julian Assange, editor de WikiLeaks, recibi en 2008 el premio "The Economist's New Media Award". Este medio tiene una estrecha relacin con las lites financieras de Gran Bretaa. Es un medio periodstico que en general ha apoyado la guerra de Irak. Lleva el sello de la familia Rothschild. Sir Evelyn Robert Adrian de Rothschild ha sido el Director desde 1972 hasta 1989. Su esposa Lynn Forester de Rothschild es miembro de la Junta Directiva actual. La familia Rothschild es duea de una porcin considerable de acciones de la publicacin.

La pregunta esencial es por qu Julian Assange recibira el apoyo de uno de los medios de prensa britnicos ms emblemticos por su continua participacin en la campaa de desinformacin.

Si no estamos ante un caso de "disidencia manufacturada", el proceso de apoyar y premiar a WikiLeaks por sus acciones, es una manera de controlar y manipular el proyecto de WikiLeaks y al mismo tiempo captarlo para los medios corporativos.

Es apropiado mencionar otra conexin importante. El abogado de Julian Assange, Mark Stephens de Finers Stephens Innocent (FSI), una firma de abogados de la lite londinense, es el consejero legal de Rothschild Waddesdon Trust. Esto no prueba nada, pero debera ser examinado en el contexto del entorno social y corporativo de WikiLeaks: el NYT, el CFR, The Economist, Time Magazine, Forbes, Finers Stephens Innocent (FSI), etc.

Disidencia manufacturada

WikiLeaks tiene las caractersticas de un proceso de disidencia manufacturada. Busca exponer mentiras gubernamentales. Ha filtrado informacin de crmenes de guerra de EE.UU. Pero una vez que el proyecto ha sido vertido en el molde del periodismo corporativo, es usado como un instrumento de desinformacin.

"Las lites corporativos , por su propio inters, deben aceptar el disenso y la protesta como una caracterstica del sistema, siempre y cuando, esto no sea una amenaza para el orden social preestablecido. El propsito no es reprimir la disidencia sino, todo lo contrario, manipular el movimiento de protesta para establecer los lmites del disenso. Los medios mantienen su legitimidad, y las lites econmicas limitan y controlan las formas de oposicin... Para ser eficientes, aquellos que son el objeto del movimiento de protesta, deben regular y controlar cuidadosamente a dicha protesta. (Vase Michel Chossudovsky, "Manufacturing Dissent": the Anti-globalization Movement is Funded by the Corporate Elites, septiembre 2010.)

Este anlisis del proyecto WikiLeaks tambin sugiere que los mecanismos de propaganda del "Orden del nuevo mundo", en particular en el aspecto militar, se han vuelto ms y ms sofisticados.

Ya no descansan en la supresin abierta de los hechos referentes a los crmenes de guerra de EE.UU.-OTAN. Ni dependen de que se proteja la reputacin de los funcionarios de alto rango del gobierno, incluyendo el Secretario de Estado. En el nuevo orden, los polticos son prescindibles; pueden ser reemplazados. Lo que debe protegerse y reforzar son los intereses de las lites econmicas, quienes controlan el aparato poltico desde las sombras.

En el caso de WikiLeaks, los hechos estn en un banco de datos; muchos de ellos, en particular los referidos a gobiernos extranjeros sirven a los intereses de la poltica exterior estadounidense. Otros hechos tienden, por su parte, a desacreditar el gobierno. Con respecto a la informacin financiera, la filtracin de datos de un banco especfico, entregada a WikiLeaks por una institucin rival, podra desencadenar el colapso o la bancarrota del banco denunciado.

Todos los Wiki-hechos han sido redactados selectivamente, luego son "analizados" e interpretados por los medios corporativos al servicio de las lites econmicas.

Todo el material informativo del banco de datos de WikiLeaks est disponible, pero el pblico en general no se toma el trabajo de consultarlo; lo ms probable es que lea las selecciones redactadas e interpretadas por los medios corporativos.

Estos presentan una parcialidad sesgada. Las versiones redactadas son aceptadas por el pblico porque llevan el sello de "fuente confiable", cuando en realidad lo que aparece en las pginas de los peridicos principales y los canales de televisin es una cuidadosa manipulacin y distorsin de la verdad.

Las formas limitadas del debate crtico y la "transparencia" son toleradas mientras refuercen el apoyo del pblico a las premisas bsicas de la poltica exterior de EE.UU., incluyendo la "Guerra Global contra el Terrorismo". Esta estrategia ha sido exitosa con grandes segmentos del movimiento antiblico de EE.UU.: "Estamos en contra de la guerra pero apoyamos "la guerra contra el terrorismo".

Esto significa que la verdad en los medios de comunicacin slo se puede lograr desmantelando el aparato de propaganda, es decir, atacando la legitimidad de los medios corporativos al servicio de los intereses de las lites econmicas y del aparato militar global de EE.UU.

Por otra parte, debemos asegurarnos de que la campaa contra WikiLeaks en EE.UU., usando la ley de 1917 Espionage Act, no sea utilizada para controlar el internet. Debemos actuar con firmeza para evitar que Julian Assange sea enjuiciado en EE.UU.

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=22389









Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter