Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2010

Gobierno de continuidad, pero ms femenino

Fabiana Frayssinet
IPS


En plena cuenta regresiva para asumir la Presidencia de Brasil el 1 de enero, Dilma Roussef termin de estructurar su gabinete, que anticipa un gobierno de continuidad y donde la mayor novedad es que su rostro ser ms femenino.

No fue fcil para la presidenta electa decidir los 37 ministros de su gabinete y lograr, a la vez, satisfacer a los grupos aliados, reafirmar la fidelidad al Partido de los Trabajadores (PT), puntal del tercer gobierno consecutivo de izquierda, y dar continuidad a una gestin de ocho aos, que culmina con 80 por ciento de popularidad.

Pero Rousseff recurri a las cualidades de buena gestora y tcnica, que destaca de ella el electorado y que demostr como ministra de la Casa Civil de su predecesor, Luiz Incio Lula da Silva, y encontr la frmula para fortalecer la relacin con el PT, no entrar en crisis con sus aliados y dar continuidad poltica y gerencial a los proyectos pendientes.

El resultado es un gabinete con nueve mujeres, varias en sectores determinantes, como planificacin, desarrollo social y medio ambiente. Es un nmero que puede parecer limitado en otras latitudes y que est lejos del tercio que se haba propuesto inicialmente, pero que triplica los ministerios asignados a mujeres por Lula.

Adems, otros 13 titulares ya integraron el gabinete de Lula, como Guido Mantega, en el estratgico Ministerio de Hacienda, y Antonio Palocci, quien dirigi esa cartera y ahora ocupar el mismo cargo que antes tuvo Rousseff. Una posicin muy influyente y donde se toman las decisiones estratgicas.

"Aparentemente la continuidad ser la marca ms importante. No hay ningn cambio importante a la vista", dijo a IPS Fernando Lattman, del Centro de Investigacin y Documentacin de Historia Contempornea.

"La marca de Dilma est en la eleccin de mujeres para su gabinete. Pero desde el punto de vista poltico no hay grandes modificaciones", agreg.

Mauricio Santoro, analista poltico de la independiente Fundacin Getulio Vargas, coincidi parcialmente con este anlisis.

Consider que el principal cambio de contenido se refiere a la mayor presencia femenina en el gabinete de Rousseff, la primera mujer en llegar a la Presidencia en esta potencia latinoamericana.

Pero subray tambin la importancia en el cambio de funciones de los ministerios, como por ejemplo el de Planificacin.

Santoro record a IPS que ese despacho tendr ahora el control de las grandes obras pblicas de Brasil, que antes decida la llamada Casa Civil (jefatura de gabinete o ministerio de la Presidencia). Al frente de esa cartera reforzada estar una mujer, Miriam Belchior, que ya ocup otras posiciones en el gobierno de Lula.

Sobre esta mujer, como antes sobre Rousseff, pesar la responsabilidad de continuar obras claves para el gobierno de Lula, como el Programa de Aceleracin del Crecimiento (PAC), al que diferentes analistas asignan en buena parte la alta popularidad del mandatario saliente.

Un sondeo divulgado este mircoles 22 por la encuestadora Datafolha muestra entusiasmo por su prxima mandataria y por su gabinete. Nada menos que 83 por ciento de los consultados cree que Rousseff lo har igual o mejor que Lula, mientras que 73 por ciento cree que su gobierno lo har "bien u ptimo".

"Para qu cambiar los jugadores cuando el partido est ganado?", sintetiz alguna vez Lula apelando a sus habituales metforas con el ftbol.

Su sucesora parece entenderlo as, como demuestra su decisin en el Ministerio de Poltica Exterior, donde cambi a la figura que dirigi la diplomacia de Lula, Celso Amorm, pero lo reemplaz por otro que tuvo funciones en el rea: Antonio Patriota.

Para dirigir la poltica latinoamericana Rousseff mantuvo, adems, a Marco Garca, un secretario de Relaciones Internacionales que ha estado presente en todas las negociaciones con los pases vecinos durante la presidencia de Lula.

Santoro anticip solo un cambio en cuanto a la poltica exterior. "Dilma ya habl de la necesidad de cambiar la poltica internacional de Brasil en materia de derechos humanos, para tener posiciones crticas a la cuestin de la mujer en Irn por ejemplo", analiz.

Las diferencias con la gestin de Lula, explican analistas y economistas, las dar el contexto.

Con una situacin econmica internacional menos favorable que la de los dos cuatrienios de Lula, ser ms complicado sostener el mismo crecimiento econmico, de 7,5 por ciento anual en promedio, continuar la tendencia descendente del desempleo y combatir la desigualdad social.

Durante el gobierno de Lula salieron de la pobreza 30 de los 198 millones de brasileos, mientras ahora se debate si finalmente Rousseff deber recurrir al antiptico recorte de gastos en reas tan claves para impulsar el desarrollo y las polticas sociales como el PAC.

Otros pronostican que en el presidencial Palacio de Planalto a partir del primer da de 2011 los cambios sern sobre todo de estilo. Rousseff, reconocida por su eficiencia y menos por su personalidad, deber lidiar con el fantasma del "carisma" de Lula, al que el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, defini como "the man" (el hombre).

En el conjunto de favelas (hacinadas barriadas marginales) del Complexo do Alemao, en el norte de Ro de Janeiro, la cocinera Janaima Rosario se lamentaba del fin del mandato de Lula, mientras esperaba paciente su llegada para inaugurar una de las ltimas obras de su mandato.

"Para gente pobre como nosotros es muy bueno que venga un presidente porque eso te valoriza. Y el nico presidente que hizo eso fue Lula", dijo a IPS.

Lattman apel nuevamente a las metforas futbolsticas de Lula para explicar esas diferencias de estilo.

"Dilma no jugar tanto para la platea y s para el equipo", ilustr al anticipar un gobierno "menos visible" y "ms de trabajo adentro, arreglando la casa", que es propio de la cualidad de Rousseff como "gerente administradora".

Otro desafo ser articular en el bicameral Congreso legislativo la maraa de fracciones polticas que determinan la gobernabilidad brasilea y mantener cohesionadas a las fuerzas que apoyaron la candidatura de Roussef.

Algunos de los nueve pequeos partidos de esa alianza quedaron insatisfechos con los ministerios asignados. El PT encabezar 17 ministerios, seguido del Partido del Movimiento Democrtico con seis. Ocho de los miembros del gabinete no tienen filiacin poltica conocida.

Y ello con las elecciones municipales en 2011 en el horizonte, lo que obliga a Rousseff y al PT a que todos los miembros de la alianza se sientan conformes.

Fuente original: http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=97191



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter