Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2010

Un embajador pinochetista en la Corte

Francisco Jos Prez Esteban y Marcos Roitman Rosenmann
Rebelin


 Las embajadas son inviolables. Sus representantes gozan de inmunidad diplomtica. El cargo de embajador no es un nombramiento de segundo orden. Suele ser una decisin meditada y responde a los intereses que se desean defender, tanto como proyectar. Sirva como ejemplo la actitud de las diferentes dictaduras militares latinoamericanas que durante dcadas consideraron la sede de Madrid como un lugar idneo para enviar a sus mejores hombres con el fin de hacer negocios y vigilar a los exiliados , a la par que buscaban lavarse la cara. Es cierto que en algunos casos, los nombramientos suelen ser una manera elegante de quitarse a un opositor molesto. Tambin se utiliza para retribuir favores. Incluso a polticos amortizados les facilita un retiro honroso. Sin embargo, no es lo mismo ser embajador de Chile en Espaa que en Luxemburgo. La capital de Espaa se cotiza al alza y juega un rol importante en la poltica exterior de Chile. Las inversiones espaolas suman 14.480 millones de dlares en sectores estratgicos como agua, energa, infraestructuras y telefona. Son ms de mil doscientas sus empresas asentadas en Chile.

En otros trminos, Espaa es importante para Chile y viceversa. Hay que llevarse bien. Los negocios son los negocios, por encima de cualquier consideracin sobre la defensa de los derechos humanos. No olvidemos que el reino de Espaa hizo todo lo posible por obstruir la peticin de extradicin del dictador Augusto Pinochet. Antes el dinero que los principios ticos.

No resulta extrao que los embajadores en ambas plazas, Santiago y Madrid, provengan de la esfera poltica y no de la carrera diplomtica. Desde el final de la dictadura, los chilenos que han ocupado el cargo, han sido dirigentes destacados de la Concertacin. Como ejemplo sirvan los casos del ex-ministro secretario general de gobierno con Ricardo Lagos, Osvaldo Puccio Huidobro, el demcrata cristiano, ministro del interior con patricio Aylwin (1990-1994), Enrique Krauss Rusque, lvaro Briones Ramirez, subsecretario de economa y Gonzalo Martner Fanta, economista de profesin y ex- representante de Chile en la OCDE. El caso ms relevante es el citado Enrique Krauss, tambin ex-ministro de economa con Frei Montalva en 1969. Su nombre figura entre quienes participaron del entramado civil del golpe militar para derrocar al Presidente Salvador Allende, aunque, para ser ecunimes, nunca ocup cargos pblicos durante la tirana.

Tambin la embajada chilena en Madrid sirvi para ocultar militares con responsabilidades en crmenes de lesa humanidad. Recordemos que en uno de los agregados militares fue el general Juan Cheyre, cuya carrera militar se desarrollo durante los aos ms duros. Lavado su expediente, acab a su regreso como Comandante en Jefe del ejrcito. Hoy, el gobierno de Sebastin Piera ha roto su palabra y cruzado el umbral de la decencia. Ha nombrado como embajador, con el consentimiento del gobierno de Espaa, a quien fuese durante ms de un lustro viceministro de Agricultura de Pinochet y pblico defensor del criminal dictador hasta el final de sus das, Sergio Romero Pizarro.

Hombre comprometido con la violacin de los derechos humanos, los crmenes de lesa humanidad y la proteccin de torturadores. Defendi, siendo senador, a ms datos, presidente del senado y vicepresidente del Partido Renovacin Nacional, hasta el ltimo momento a Paul Schfer, nazi director de Colonia Dignidad, uno de los centros de tortura ms temidos. para su vergenza, Schfer acabara acusado y condenado por pederasta, demostrndose que en Colonia Dignidad se asesin, viol e hizo desaparecer a decenas de ciudadanos durante los aos negros del pinochetismo. Pero el actual embajador, se vanagloria de ello, diciendo que no oculta su currculum. Se siente protegido por el gobierno chileno y por el gobierno de Espaa. Se jacta de poseer la Orden de Isabel la Catlica como sea de su buena relacin con el Reino y la Corona. Su hoja de servicios no es bicoca.

En los aos de la Unidad Popular fue presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, organizacin patronal que mantuvo una actitud beligerante contra el gobierno de Salvador Allende. Fue vicepresidente de Radio Nacional de agricultura, emisora que se pleg al golpe y la desestabilizacin. Su expediente no atisba ni un pice de cultura democrtica. Por el contrario, todas y cada una de sus acciones han ido en sentido contrario. Por ello, su nombramiento, es un insulto a las vctimas y una falta de respeto a todos los chilenos que han luchado por la restauracin de la democracia y las libertades.

Sebastin Piera debe rectificar y el gobierno de Espaa retirarle el plcet. No sera un hecho extraordinario. Los dos embajadores de Chile en Argentina y Brasil se han visto obligados a renunciar por tener las manos manchadas de sangre y los pases anfitriones negarles su plcet. Es cuestin de dignidad, memoria histrica y justicia. La Ministra de Exteriores, Trinidad Jimnez debe optar: negocios o derechos humanos.

(*) Francisco Jos Prez Esteban, Secretario de Derechos Humanos y Solidaridad de IU

y Marcos Roitman Rosenmann, Socilogo y profesor de la U. Complutense de Madrid

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter