Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-12-2010

Lo bilateral y lo multilateral en el conflicto Estados Unidos-Cuba

Elier Ramrez Caedo y Esteban Morales Domnguez
Rebelin


 Hubo un perodo, 1959-1961, hasta que se produce la invasin mercenaria por Playa Girn, en que, consolidndose polticamente el triunfo de la Revolucin, Estados Unidos lo que persegua era frustrar esa consolidacin y para eso la poltica norteamericana fijaba su atencin en el fortalecimiento de una contrarrevolucin interna, bajo el slogan de: si no hemos podido evitar el triunfo revolucionario, al menos debemos lograr que no se consolide.

No obstante, si la Revolucin cubana era derrotada por los grupos contrarrevolucionarios sin la necesidad de una invasin militar desde el exterior y se instauraba un gobierno pro yanqui, era el mejor eplogo que podan esperar los crculos de poder en los Estados Unidos. Hacia adentro de Cuba, la poltica norteamericana trataba de presentar a la actividad contrarrevolucionaria como una guerra civil. Hacia afuera, como si la Revolucin fuese algo ilegitimo, negativo e indeseable por el pueblo.

Para esa poca el activismo de Cuba fuera de sus fronteras era solo moral. Claro, ya las relaciones con la URSS, desde principios de los aos sesenta, nos situaban en el foco de la confrontacin Este-Oeste.

De esta manera, desde fecha muy temprana, la poltica exterior estadounidense hacia la Revolucin qued enmarcada tambin en el contexto de la Guerra Fra, prestando gran atencin al activismo internacional de Cuba -los vnculos del naciente proceso poltico-social con la Unin Sovitica y el apoyo de la Isla a los movimientos revolucionarios del hemisferio- y encontrando en este espacio las justificaciones fundamentales para atacarla.

Hay que decir que incluso antes de que la Unin Sovitica comenzara a apoyar realmente a Cuba y antes de que se declarara el carcter socialista de la Revolucin, los Estados Unidos ya haban diseado su poltica exterior de factura agresiva hacia la Isla, sobre la base de que esta constitua un satlite de los soviticos, sealando adems que su sistema poltico comunista era incompatible con los intereses del hemisferio y que el pas exportaba su proceso. De esta manera, la esencia del conflicto entre ambos pases, arrastrada desde inicios del siglo XIX: hegemona versus dominacin, se manifest y expres con toda intencin en la poltica exterior estadounidense hacia la Isla, subordinada al contexto del conflicto Este-Oeste, de mayor prioridad estratgica para Washington, convirtiendo una problemtica de matriz bilateral en multilateral y desdibujndose, en buena medida, la causa fundamental del conflicto entre ambos pases.

De ah que si se hace una anlisis del discurso poltico norteamericano sobre la Cuba de los aos 60 del siglo pasado, ms en los 70 y 80, parecera que la causa esencial del conflicto entre Estados Unidos y la Isla resida en la conducta internacional de esta, especialmente debido a sus vnculos econmicos, militares y polticos con la URSS y su apoyo a los movimientos revolucionarios y de liberacin que tuvieron lugar en distintos lugares del orbe en esos aos, especialmente en Amrica Latina y en frica. En los aos de la administracin de James Carter, se present con inusitada fuerza, la tendencia a bilateralizar lo multilateral y a multilateralizar lo bilateral.

Pero todo ello no fue ms que una desviacin de los motivos de fondo del conflicto, que le vino muy bien a Washington para establecer su poltica de hostilidad hacia la Isla. La historia demostr, poco ms tarde, que cuando desaparecieron estos argumentos utilizados para presentar a Cuba como una amenaza a su seguridad nacional, luego de derrumbarse el campo socialista y retirarse las tropas de frica, el conflicto se mantuvo vivo y el gobierno estadounidense no hizo ni el menor intento por llegar a algn entendimiento con la Isla.

Por el contrario, se agudiz la agresividad hacia Cuba, revelndose nuevamente la verdadera esencia de corte bilateral del conflicto y concentrando entonces el foco de su poltica en la realidad interna de la Isla. Ello constituye muestra fehaciente de que el objetivo de Estados Unidos hacia la Cuba revolucionaria siempre ha sido el mismo: el cambio de rgimen, y que para lograrlo han buscado sus justificaciones tanto en la poltica exterior como en la poltica interna de la Isla, escenarios totales, en que los crculos de poder de los Estados Unidos no conciben que Cuba pueda actuar con independencia.

El carcter socialista de la Revolucin, la alianza cubana con la URSS, el apoyo de Cuba a los movimientos revolucionarios en Amrica Latina y frica, fueron agravantes del conflicto Estados Unidos-Cuba, porque tenan una implicacin real en el marco geoestratgico de los llamados intereses vitales del pas norteo, en los marcos de la confrontacin Este-Oeste, pero en ello no resida la esencia del conflicto, la fisonoma propia de la poltica norteamericana, caracterizada por la continua intencin de Washington de dominar a la Isla, junto a la irrenunciable voluntad de esta de ser absolutamente soberana, es lo que ha matizado todo el proceso de la confrontacin entre ambos. Esta es la verdadera esencia de la confrontacin Estados Unidos-Cuba, ms all del sistema poltico de la Isla y de sus alianzas internacionales. Actitud norteamericana que la historia nos recuerda, cuando durante el llamado Gobierno de los Cien Das, en la etapa republicana, gobierno que no era comunista, ni se ali con los soviticos, slo por el hecho de plantearse nacionalista y antijerencista, Washington no lo reconoci y conspir contra l.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter