Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-12-2010

Respuesta a una carta personal del sr. Schutz, embajador de Israel en Espaa
Israel es un Estado delincuente recalcitrante cuya existencia es una afrenta a la humanidad y un peligro para la paz mundial

Agustn Velloso
Rebelin


Sr. D. Raphael Schutz

Embajador de Israel en Espaa

Va email

Madrid, 30 de diciembre de 2010

Estimado Seor Embajador:

Me refiero a su carta -fechada el 27 de diciembre, enviada por email en la tarde del 29*- en la que usted realiza unos comentarios a mi artculo En estas Navidades (no) siente a un sionista a su mesa.

Aunque no tiene mucha importancia, le dir en primer lugar que no ha sido publicado en ningn blog personal, sino en una veintena de pginas electrnicas de estimable difusin nacional e internacional, principalmente en Latinoamrica.

Comienza usted escribiendo que no tengo intencin de sealar los mltiples errores que contiene.

Adelante, es usted libre de hacerlo. En ese caso le digo, como Iyov a los que le denigraban, que aun siendo verdad que yo haya errado, sobre m recaera mi error.

Ms an, si he errado no he ganado nada con ello, no soy palestino, ni rabe, tampoco musulmn, no pido ni recibo pago alguno por mi labor anti-sionista. En esto hay una diferencia sustancial entre usted y yo. Usted defiende su beneficio, tanto el suyo personal como el de su grupo, el de los sionistas. Por ello, sus errores y los de su grupo estn siempre bajo sospecha.

No obstante no se los voy a exponer a continuacin, lo he hecho durante aos en numerosos artculos que publico a menudo como el que usted critica.

Sigue usted con una invitacin:

El propsito de estas lneas es simplemente invitarle a una reunin personal conmigo en la Embajada o en cualquier otro lugar de su preferencia. Puedo asegurarle que nadie se enterar de dicho encuentro, si usted as lo prefiere. No busco publicidad sino el dilogo y adems no tengo problema de sentar a un antisionista a mi mesa.

Agradezco su disposicin, aunque es claro que ni usted ni yo podemos ofrecernos mutuamente algo de inters con esa reunin personal.

Como embajador de un Estado que viola desde la fecha de su establecimiento la ley internacional, incumple las resoluciones de las Naciones Unidas, ocupa y coloniza ilegalmente territorio rabe, ataca a civiles indefensos con el resultado de miles de muertos y heridos, somete a la poblacin entera de la Franja de Gaza ms de la mitad formada por menores de edad- a un asedio que apenas se distingue del impuesto por los nazis en los campos de concentracin, usted piensa igual que los mximos responsables de esos crmenes, sus superiores el Sr. Netanyahu y el Sr. Lieberman.

Conozco bien ese pensamiento, todo el mundo lo conoce desde Nueva York a Yakarta, desde Buenos Aires a Johannesburgo, y desde luego nadie como palestinos, libaneses y otros pueblos rabes.

Los sionistas realizan muchos esfuerzos para convencer al mundo entero de que Israel es un pas decente. El dilogo al que usted me invita es el procedimiento estndar que emplean los sionistas para apaciguar el rechazo moral que provoca da tras da Israel, es decir, la encarnacin de ese pensamiento en Oriente Medio. Tambin lo conozco.

Quizs funcione ese procedimiento con algunas personas desinformadas y probablemente tenga algn xito con las que esperan obtener algo apoyando al sionismo, pero para la mayora de la gente, entre la que me cuento, ningn eslogan vaco como proceso de paz, lucha contra el terror, extremismo palestino, concesiones dolorosas, dilogo constructivo y otros similares, es capaz ni remotamente de esconder la realidad que he nombrado ms arriba y que se resume as: Israel es un Estado delincuente recalcitrante cuya existencia es una afrenta a la humanidad y un peligro para la paz mundial.

Hace muchos aos que dialogo con judos, pero es usted el primero que viene a buscarme para dialogar. Hasta hoy he sido yo el que los ha buscado porque necesitaba asegurarme de no cometer errores a la hora de contribuir con mi labor como profesor y escritor a la causa de la justicia y en consecuencia paz (Isaiah) en Palestina.

He dialogado y lo sigo haciendo con Noam Chomsky, Norman Finkelstein, Ilan Papp, Michael Warschawsky, activistas del Comit Israel Contra la Demolicin de Casas, Mdicos Israeles por los Derechos Humanos, Mujeres Israeles Contra la Ocupacin, los Sarvanim y otros judos opuestos a las polticas sionistas.

He ledo a Ahad Haam, Martin Buber, Yeshayahu Leibowitz, Simcha Flapan, Gideon Levy, Uri Avneri, Richard Falk, Richard Goldstone y otros judos para compensar la propaganda sionista que se extiende por doquier.

El pensamiento y la conducta de unos y otros me han iluminado sobre lo que es el sionismo y cmo he de juzgarlo. Por tanto, no tiene usted nada que ofrecerme.

Admito que yo tampoco tengo nada de inters que ofrecerle a usted. Creo que acabo de contestar al comentario final de su carta sobre lo que usted llama el sionismo clsico en el que me incluyo. Qu le puedo decir en esa reunin? Nada que usted no sepa, bsicamente que el sionismo como ideologa e Israel como su realizacin prctica, son incompatibles no slo con la ley internacional, sino -lo ms importante- con los derechos humanos y polticos de los palestinos y la paz mundial.

Aunque no considero la posibilidad de continuar que usted sugiere al final de su carta, no tengo inconveniente en que usted sepa que soy anti-sionista hoy, en la poca que me ha tocado vivir, como hubiera sido anti-nazi de haber vivido en la Europa de los aos treinta y cuarenta del siglo pasado y anti-espaol de haber vivido en la Espaa del Edicto de Granada.

En todo caso soy siempre pro judo, como pro palestino, como pro cualquier ser humano. La sangre juda, que segn Tarbut Sefarad llevo por lnea materna al ser mi segundo apellido Santisteban, no me influye a la hora de tomar esta posicin.

Saludos,

Agustn Velloso

*CARTA DEL EMBAJADOR DE ISRAEL EN ESPAA

 

Sr. D. Agustn Velloso Santisteban

Via e-mail

Madrid, 27 de diciembre de 2010

Estimado seor Velloso Santisteban:

He ledo la nota En estas Navidades (no) siente a un sionista a su mesa publicada en su blog el 16 de diciembre.

No tengo intencin de sealar los mltiples errores que contiene. El propsito de estas lneas es simplemente invitarle a una reunin personal conmigo en la Embajada o en cualquier otro lugar de su preferencia. Puedo asegurarle que nadie se enterar de dicho encuentro, si usted as lo prefiere. No busco publicidad sino el dilogo y adems no tengo problema de sentar a un antisionista a mi mesa.

Solo un comentario quisiera hacer con respecto a su nota: se define usted como antisionista, definicin que por s, suscita la pregunta de Qu es el Sionismo? Si con este trmino usted se refiere a la negacin del derecho de los palestinos a la autodeterminacin nacional y de vivir como personas libres en un pas propio, entonces yo tampoco me considerara sionista. Pero el sionismo clsico en el que me incluyo no es otra cosa que nuestro derecho, el derecho de los judos, a autodeterminarnos en el marco de un Estado propio. Si usted deniega este derecho, nuestra discusin ha llegado a su fin antes de comenzar, pero se tendra que preguntar, espero que sinceramente, por qu se opone usted a este derecho del pueblo judo, derecho del que gozan muchos pueblos del mundo, y por qu no objeta usted la existencia de aproximadamente 50 pases musulmanes pero se opone a un solo Estado Nacional para los judos. Esto es todo por ahora. La continuacin depende de usted.

Atentamente,

Raphael Schutz

Embajador de Israel en Espaa

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter