Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-01-2011

Las preguntas sin respuesta del ao 2010

Alberto Piris
Repblica.es


Como continuacin a mi comentario de la pasada semana (Los puntos negros de la humanidad), con el que pretend bosquejar algunos de los problemas ms acuciantes que habrn de ser afrontados en el decenio que va a comenzar, aado ahora un esquemtico -y forzosamente incompleto- repaso de algunas preguntas sin respuesta que nos ha dejado pendientes el ao que concluye, en el mbito de las relaciones internacionales.

Siguiendo una cierta ordenacin por crculos concntricos, desde los asuntos que nos son ms prximos hacia los ms lejanos, empezar por recordar que las relaciones de Espaa con los pases del ms inmediato Magreb, especialmente con Marruecos, han sido en 2010 imprecisas, fluctuantes y rayanas en el desconcierto. Contribuye a esto el hecho de que el radicalismo islamista es hoy uno de los espantajos que desde el poder se esgrimen a menudo, en las democracias occidentales, para mantener a los ciudadanos en un estado de miedo e inseguridad que permita gobernar con menos preocupacin por los derechos y las libertades personales.

Miedo del que tambin se aprovecha el monarca marroqu para gobernar autocrticamente su pas a cambio de aparecer, ante Occidente, como un bastin contra el integrismo islmico. Desde Espaa, para aclarar este asunto que tan de cerca nos atae, nos bastara con tener una respuesta oficial y clara a esta pregunta: son Ceuta y Melilla territorios plenamente cubiertos por la seguridad que proporciona la Alianza Atlntica a sus miembros? Por extrao que parezca, no he podido encontrar una respuesta clara en los documentos oficiales de la OTAN.

El ao 2010 nos ha dejado otra pregunta: Es la Unin Europea algo ms que la combinacin y el entendimiento entre Francia y Alemania? El eje poltico, econmico, diplomtico -y ahora, tambin, militar- formado entre Pars y Berln da la misma prioridad a los intereses nacionales que a los verdaderos intereses europeos? Quin o quines definen stos? El ao 2010 concluye sin que apenas se perciban avances significativos en la construccin europea.

Sin embargo, en este mismo ao, s se han advertido indicios de una mejor cooperacin entre tres importantes factores de la seguridad europea: EEUU, OTAN y Rusia. Si por simples razones de geoestrategia es obligado incorporar de algn modo a Rusia a los dispositivos de defensa de la OTAN, sigue siendo discutible el hecho de que la seguridad de la Unin Europea siga dependiendo, en ltimo trmino, de EEUU. Aspirar alguna vez la UE a una plena soberana integral o se contentar con seguir siendo una compleja amalgama de Estados, poco cohesionada y muy heterognea?

Aun no perdidas del todo, el ao 2010 ha supuesto un serio golpe a las esperanzas que el presidente Obama haba suscitado en gran parte de la humanidad. Como para otros dirigentes que no renuncian a un concepto idealista de la poltica, el contacto con el poder ha sido para l una dura experiencia. Han perjudicado su crdito la vergenza de Guantnamo, que sigue activo (su cierre inmediato fue uno de los puntos ms aireados del programa electoral), y el rotundo fracaso para contener a un Israel empeado en un tenaz proceso destructivo del pueblo y la sociedad palestinos. Volver Obama a inspirar el entusiasmo que le llev a la Casa Blanca?

El mapa geopoltico del mundo muestra, al concluir el ao 2010, la creciente importancia de los nuevos ncleos de poder. En ellos, el peso de la demografa se une a un rpido crecimiento econmico, una creciente voluntad de ocupar un lugar importante en lo que antiguamente se llamaba el concierto de las naciones y un deseo expreso de crecer en las mismas condiciones en que lo hicieron los viejos pases desarrollados, por muy graves consecuencias que esto traiga al ya precario equilibrio ecolgico mundial. Se seguir deteriorando la habitabilidad del planeta ignorando los efectos a largo plazo de un desarrollo ciego que ya se muestra inviable en muchas partes del mundo?

Y si la contaminacin creciente que sufre nuestro planeta tiene efectos nocivos que se propagan a travs de todas las fronteras estatales, anlogos o peores efectos ha generado la actual crisis econmica, que no es el producto de numerosas conductas nocivas -como sucede con el medio ambiente-, sino el resultado de concretas y limitadas actuaciones muy reprobables de unos pocos y conocidos especuladores financieros, cuya ilimitada codicia llega a poner a muchos Estados al borde del precipicio. Ver el nuevo ao la adopcin de las imprescindibles medidas correctoras que salven a la mayora de los seres humanos de la voracidad de esos insaciables mercados que hoy son una grave amenaza para el bienestar humano?

Como colofn a esta serie de cuestiones abiertas, es obligado aadir otra: Seguiremos hacindonos las mismas preguntas cuando concluya el ao 2011?

http://www.republica.es/2010/12/30/las-preguntas-sin-respuesta-del-ano-2010/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter