Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-01-2011

Perspectivas de la economa mundial en 2011

Walden Bello
Focus on the Global South


En contraste con sus previsiones cautamente optimistas, a finales de 2009, de una recuperacin sostenida, el humor dominante en los crculos econmicos liberales cuando termina 2010 es sombro, si no apocalptico. Los halcones fiscales han ganado la batalla poltica en EEUU y Europa, para alarma de los abogados del gasto pblico, como el premio Nobel Paul Krugman y el columnista del Financial Times Martin Wolf, quienes ven las restricciones presupuestarias como la receta ms segura para matar la incipiente recuperacin de las economas centrales.

Pero aunque los EEUU y Europa parecen abocados a una crisis ms profunda a corto plazo y al estancamiento en el plazo largo, algunos analistas se precian de observar un desacoplamiento del este asitico y de otras reas en desarrollo con respecto a las economas occidentales. Esa tendencia empez a comienzos de 2009 en la estela del programa de estmulos masivos de China, que no slo reestableci el crecimiento chino de doble dgito, sino que sac de la recesin y llev a la recuperacin a varias economas vecinas, desde Singapur hasta Corea del Sur. En 2010, la produccin industrial asitica recuper ya su tendencia histrica, casi como si la Gran Recesin nunca hubiera tenido lugar, de acuerdo con The Economist.

Sigue Asia un camino realmente separado de Europa y EEUU? Estamos realmente asistiendo a un desacoplamiento?

El triunfo de la austeridad

En las economas centrales, la indignacin con los excesos de las instituciones financieras que precipitaron la crisis econmica ha dado paso a la preocupacin por los dficit pblicos masivos en que han incurrido los gobiernos para poder estabilizar el sistema financiero, frenar el colapso de la economa real y afrontar el desempleo. En los EEUU el dficit se sita por encima del 9% del PIB. No es un dficit desbocado, pero la derecha estadounidense logr la hazaa de que el miedo al dficit y a la deuda federal pesara ms en el espritu de la opinin pblica que el miedo a la profundizacin del estancamiento y al aumento del paro. En Gran Bretaa y en los EEUU, los conservadores fiscales lograron un mandato electoral claro en 2010, mientras que en la Europa continental una Alemania "recrecida" hizo saber al resto de la Eurozona que no seguira subsidiando los dficit de los miembros ms dbiles de las economas meridionales o perifricas como Grecia, Irlanda Espaa y Portugal.

En los EEUU, la lgica de la razn dio paso a la lgica de la ideologa. El impecable argumento de los demcratas de que el gasto pblico en estmulos era necesario para salvar y crear puestos de trabajo no pudo resistir el asalto del trrido mensaje republicano, segn el cual un mayor estmulo pblico, aadido los 787.000 millones de dlares del paquete de Obama en 2009 significara un paso ms hacia el socialismo y la prdida de libertad individual. En Europa, los keynesianos arguyeron que la relajacin fiscal no slo ayudara a Irlanda y a las economas meridionales con problemas, sino tambin a la poderosa maquinaria econmica alemana, pues esas economas absorben las exportaciones de Alemania. Lo mismo que en los EEUU, los argumentos racionales sucumbieron a las imgenes sensacionalistas, en este caso al retrato meditico de unos esforzados alemanes subsidiando a hedonistas mediterrneos y derrochadores irlandeses. A regaadientes aprob Alemania paquetes de rescate para Grecia e Irlanda, pero slo a condicin de que griegos e irlandeses fueran sometidos a salvajes programas de austeridad que han sido descritos por nada menos que dos exministros alemanes en el Financial Times como medidas antisociales sin ejemplo en la historia moderna.

El desacoplamiento, resucitado

El triunfo de la austeridad en EEUU y Europa, la cosa no ofrece duda, eliminar a esas dos reas como motores para la recuperacin econmica global. Pero se halla Asia en una senda diferente? Puede soportar, como Ssifo, el peso del crecimiento global?

La idea de que el futuro econmico de Asia se ha desacoplado del de las economas del centro no es nueva. Estuvo de moda antes de que la crisis financiera tumbara la economa estadounidense en 2007-2008. Pero se revel ilusoria en cuanto la recesin en los EEUU, de los que China y otras economas del este asitico dependan para absorber sus excedentes, dispar una repentina y drstica en Asia entre finales de 2008 y mediados de 2009. De ese momento proceden las imgenes televisivas de millones de trabajadores chinos migrantes abandonando las zonas econmicas costeras y regresando al campo.

Para contrarrestar la contraccin, China, presa del pnico, lanz lo que Charles Dumas, autor de Globalisation Fractures, caracteriz como un violento estmulo interior de 4 billones de yuanes (580.000 millones de dlares). Eso significaba cerca del 13% del PIB en 2008 y constituy probablemente el mayor programa de la historia de este tipo, incluidos los aos de guerras. El estmulo no slo restituy el crecimiento de dos dgitos; tambin comunic a las economas del este asitico un impulso recuperador, mientras Europa y los EEUU caan en el estancamiento. Esa notable inversin es lo que ha llevado al renacimiento de la idea del desacoplamiento.

El gobernante Partido Comunista de China ha venido a reforzar esa idea al sostener que se ha producido un cambio de poltica que prima el consumo interior sobre el crecimiento orientado a la exportacin. Pero si se observa con mayor detenimiento, se ve que eso es ms retrica que otra cosa. En efecto, el crecimiento orientado a la exportacin sigue siendo el eje estratgico, algo que se ve subrayado por la continuada negativa china a revalorizar el yuan, una poltica destinada a mantener competitivas sus exportaciones. La fase de empuje al consumo interior parece haber terminado, hallndose ahora China, como observa Dumas, en proceso de cambio masivo desde el estmulo benfico de la demanda interior hacia algo muy parecido al Business as usual de 2005-2007: crecimiento orientado a la exportacin con un poco de recalentamiento.

No slo los analistas occidentales como Dumas han llamado la atencin sobre ese regreso al creamiento orientado a la exportacin. Yu Yongding, un influyente tecncrata que sirvi como miembro del comit monetario del Banco Central Chino confirma que, en efecto, se ha vuelto a la prctica econmica habitual: En China, con una ratio comercio/PIB y exportaciones/PIB que excede ya, respectivamente, el 60% y el 30%, la economa no puede seguir dependiendo de la demanda externa para sostener el crecimiento. Desgraciadamente, con un enorme sector exportador que emplea a millones y millones de trabajadores, esa dependencia se ha hecho estructural. Eso significa que reducir la dependencia y el excedente comerciales de China pasa por harto ms que por ajustar la poltica macroeconmica.

El regreso al crecimiento orientado a la exportacin no es simplemente un asunto de dependencia estructural. Tiene que ver con un conjunto de intereses procedentes del perodo de la reforma, intereses que, como dice Yu,se han transformado en intereses banderizos que luchan duramente para proteger lo que tienen. El lobby exportador, que junta a empresarios privados, altos ejecutivos de empresas pblicas, inversores extranjeros y tecncratas del Estado, es el lobby ms poderosos ahora mismo en Pekn. Si la justificacin ofrecida para el estmulo pblico ha sido derrotada por la ideologa en los EEUU, en China la argumentacin igualmente racional a favor del crecimiento centrado en el mercado interior ha sido aniquilada por intereses materiales banderizos.

Deflacin global

Lo que los analistas como Dumas llaman el regreso de China al tipo de crecimiento orientado a la exportacin chocar con los esfuerzos de los EEUU y Europa de empujar la recuperacin mediante un crecimiento orientado a la exportacin simultaneado con el levantamiento de barreras a la entrada de importaciones asiticas. El resultado ms probable de la promocin competitiva de esa voltil mezcla de empuje a la exportacin y proteccin interior por parte de los tres sectores que encabezan la economa mundial en una poca de comercio mundial relativamente menos boyante no ser la expansin global, sino la deflacin global. Como ha escrito Jeffrey Garten, antiguo subsecretario de comercio con Bill Clinton: Aunque se ha prestado mucha atencin a la demanda de consumo e industrial en los EEUU y en China, las polticas deflacionarias que envuelven a la UE, la unidad econmica ms grande del mundo, podran hundir de mala manera el crecimiento econmico global Las dificultades llevan a Europa a redoblar su empeo en las exportaciones al tiempo que EEUU, Asia y Amrica Latina estn disponiendo sus economas para vender ms en todo el mundo, lo que no podra sino exacerbar las tensiones, ya suficientemente altas, en los mercados de divisas. Podra llevar a un resurgimiento de las polticas industriales patrocinadas por los Estados, cuyo crecimiento ya se observa por doquiera. Tomados de consuno, todos esos factores podran llegar a propagar el incendio proteccionista tan temido por todos.

La crisis del Viejo Orden

Lo que nos aguarda en 2011 y en los prximos aos, advierte Garten, son momentos de turbulencia excepcional, a medida que el ocaso del orden econmico global tal como lo hemos conocido avanza catica y tal vez destructivamente. Garten destila un pesimismo que est apoderndose cada vez ms de buena parte de la elite global que otrora anunciaba la buena nueva de la globalizacin y que ahora la ve desintegrarse literalmente ante sus propios ojos. Y esta ansiedad fin de sicle no es monopolio de los occidentales; es compartida por el influyente tecncrata chino Yu Yongding, que sostiene que el tirn de crecimiento chinoprcticamente ha agotado su potencial. China, la economa que con mayor xito consigui cabalgar la ola globalizadora, ha llegado a una disyuntiva crucial: de no poner por obra penossimos ajustes estructurales, podra perder sbitamente el impulso de su crecimiento econmico. El rpido crecimiento econmico se ha logrado a un coste extremadamente alto. Slo las generaciones venideras conocern el verdadero precio pagado.

La izquierda en la presente coyuntura

A diferencia de las medrosas aprensiones de figuras del establishment como Garten y Yu, muchas gentes de izquierda ven la turbulencia y el conflicto como la necesaria compaa del nacimiento de un nuevo orden. Y, en efecto, los trabajadores se han movilizado en China, y se ganaron incrementos salariales significativos con huelgas organizadas en determinadas empresas extranjeras a lo largo de 2010. La protesta ha estallado tambin en Irlanda, Grecia, Francia y Gran Bretaa. Pero a diferencia de China, en Europa marchan para mantener derechos perdidos. Y lo cierto es que ni en China, ni en Occidente, ni en parte alguna son los resistentes portadores de una visin alternativa al orden capitalista global. Al menos, no todava.

Walden Bello, profesor de ciencias polticas y sociales en la Universidad de Filipinas (Manila), es miembro del Transnational Institute de Amsterdam y presidente de Freedom from Debt Coalition, as como analista snior en Focus on the Global South.

Traduccin para www.sinpermiso.info: Ricardo Timn


Fuente: http://www.focusweb.org/content/global-economy-2011-recovery-recedes-convulsion-looms

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter