Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-02-2005

Ventanitas en la calle oscura

Osvaldo Bayer
Pgina 12


Cabalgar sobre un caballo ciego por una calle oscura sin trmino. As califiqu alguna vez a los derechos humanos en la Argentina. Ultimamente se han abierto algunas ventanitas. Como lo de la reanudacin de los juicios, aunque no todos los jueces tengan la confianza de los argentinos. Y en la ciudad alemana de Bremen, el gobierno de ese Estado ha realizado en el palacio de gobierno un homenaje al gran historietista argentino Hctor Oesterheld, aquel que nos hizo imaginar todos los mundos con sus maravillosos cuentos dibujados.

El 3 de junio de 1977 es apresado por el Ejrcito argentino y origina una de las tragedias ms grandes durante la represin de Videla. Adems de l, desaparecern para siempre sus cuatro hijas. Beatriz, de 20 aos, fue secuestrada un mes ms tarde por el Ejrcito. Diana, de 22 aos, quien antes de desaparecer tuvo un nio en el Hospital Militar de Campo de Mayo, y ese nio fue robado. Al mismo tiempo fue muerto el esposo de Diana, Ral. El 14 de diciembre de 1977 morirn su hija Estela, de 25 aos, y su esposo, un ao mayor que ella. La ms joven de las hijas, Marina, fue secuestrada en noviembre del mismo ao, estaba ya en el octavo mes de embarazo, para despus desaparecer. Ni de ella ni de su hijo por nacer se obtuvo ms noticias.

Tal cual. Despus de saberse esta tragedia ya sin calificativos, cmo es que los diputados y senadores del radicalismo pudieron votar las leyes de Obediencia Debida y Punto Final? Y que Alfonsn la haya firmado? Increble. Lo mismo que los decretos de perdn de Menem a los generales condenados en el juicio de los comandantes.

Hctor Oesterheld quedar para siempre entre nosotros porque nos hizo volar por todos los cielos con su genial Eternauta. Que es la que le cost la tragedia porque en su ltima parte, de 1976, dibujada por Francisco Solano Lpez, la Argentina apareca gobernada por una feroz dictadura. Adems de eso, haba producido el guin de Vida del Che, con dibujos de Alberto y Enrique Breccia. Pena de muerte para l y toda su familia.

El lunes pasado, el brgermeister de Bremen, Henning Scherf, abri su casa de gobierno para recordar al querido intelectual argentino. Justamente no slo se lo honr como artista sino tambin por razones de nostalgias por su abuelo August von Oesterheld, conocido ciudadano de Bremen.

El burgomaestre de Bremen hizo una alegora muy sentida sobre el autor Oesterheld e hizo hincapi expresamente en los setenta desaparecidos alemanes en la Argentina durante la dictadura militar.

El acto se inici con msica clsica argentina tocada por un cuarteto. Luego habl la ex ministra de Justicia de Alemania Herta Dumler-Gmelin, quien describi en todos sus aspectos el brutal y bestial mtodo de desaparicin de personas y la falta de reaccin de diversos gobiernos europeos interesados ms que nada en vender armas a los militares argentinos. Compar, por su brutalidad, a los crmenes nazis con los de los militares argentinos. Principalmente hizo hincapi en el robo de nios.

Por ltimo, en el sentido acto, pleno de emocin, se entreg el Premio de Solidaridad de Bremen, 2004 a la esposa de Hctor Oesterheld, Elsa, y al pastor evanglico Kuno Hauck. Este ltimo, miembro de la Coalicin contra la Impunidad de los Crmenes de la Dictadura Argentina, con sede en Nuremberg, seal: Aun cuando Jorge Videla y sus esbirros no puedan ser juzgados en Alemania, por negativa del gobierno argentino de extraditarlos, igual los pedidos de detencin internacional contra ellos seguirn siendo una permanente intimacin, porque aqu no olvidamos a las vctimas. Para nosotros la injusticia permanecer siempre siendo una injusticia.

Si bien el acto fue una verdadera revelacin en cunto se puede hacer por el recuerdo de las vctimas de la dictadura, falt un detalle. No s si los argentinos sufrimos del defecto de timidez, acomodo o el no meterse. Pero no concurri el embajador argentino o un representante de jerarqua de la embajada. Como decimos, fue un acto de primera lnea en la vida cultural alemana, adems en una de sus ms grandes ciudades. Sobre compromiso poltico no se puede hablar porque es un gobierno de coalicin de los dos ms grandes partidos alemanes. La Socialdemocracia y la Unin Demcrata-Cristiana. Mientras hablaba, un poco con irona y otro poco con una tristeza que descubra la inexplicable ausencia, pregunt al pblico que llenaba por completo el gran saln si haba alguien de la embajada argentina. Despus de mirar todo el saln, se levant en la ltima fila una mano que dijo: Yo soy el vicecnsul. Es decir, el representante ms bajo en la categora diplomtica que ni siquiera se dign a decir dos palabras. Qu pas, el embajador perdi el ltimo tranva, o prefiri ir al cine, o quedarse en casa a ver el partido de turno?

Lo ideal habra sido y no estoy exagerando que hubiera concurrido al acto el agregado militar argentino de nuestra embajada. Es hora de que los miembros del Ejrcito reconozcan los humillantes crmenes que realiz el arma y que digan abiertamente que en caso de delitos de lesa humanidad no valen la obediencia debida o el punto final. Pero no, todos los uniformados callan, como tampoco han respondido ltimamente a las frases que expres el obispo militar, monseor Antonio Baseotto, de que al ministro de Salud Pblica argentino, doctor Gonzlez Garca, haba que atarle una piedra de molino al cuello y arrojarlo al agua. En un ejrcito democrtico se hubiera esperado una reaccin en el sentido de repudiar con toda la fuerza hechos as que hablan de la impudicia de los que aman el crimen como solucin a los problemas. El ministro Gonzlez Garca tuvo una actitud de coraje civil cuando se demostr favorable a despenalizar el aborto. El tema del aborto es un tema muy serio y muy difcil. No se arregla con piedras de molino ni tirando a la gente desde los aviones. Claro, es fcil decir yo estoy contra el aborto o yo estoy contra los preservativos pese al sida, mientras hay gobiernos que han tratado a fondo ese problema especialmente, un problema de la mujer aprobando leyes que demuestran un respeto fundamental hacia a la vida, pero tambin a la vida de la madre en el mayor de los casos, apenas adolescente. Es que el llamado obispo castrense de marras es igual que aquellos de la Iglesia Catlica espaola que apoyaron a muerte al dictador Franco, fusilador de poetas y obreros, en la lucha por la dignidad y la libertad. Adems, el seor obispo militar no es quin por la falta de experiencia de su gremio para recomendar soluciones de la vida sexual. Elegirlo a l para defender la vida es como nombrar a Blumberg director de una crcel para jvenes. Ellos, los curas catlicos, por su por lo menos declarada castidad, estn contra el amor, contra los cuerpos, contra los hijos. Es como ensear a la gente que todos tenemos el pecado original porque Eva se comi la manzana, que antes era un higo, pero que un antiguo cardenal a lo Ratzinger cambi las Escrituras y en vez de un higo nos puso una manzana, porque el higo, claro, tiene forma de testculo (o algo as).

Bien, aunque sea menos pecado comerse una manzana que un higo, los mitos y tabes van apareciendo por las ventanitas de la calle interminablemente oscura. Reconquistemos, por ejemplo, la obra del querido Oesterheld, y ofrescmosla en libros, para volver a soar. La deberan editar, como desagravio, las secretaras de Cultura del pas.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter