Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2011

Keynes, un sujeto peligroso

Juan Francisco Martn Seco
Pblico


Se dice que all por los aos cincuenta entre los banqueros y hombres de negocios de Estados Unidos se consideraba a los keynesianos tan enemigos del orden establecido como a los mismos marxistas, e incluso como un peligro ms concreto e inminente a corto plazo. Las fuerzas econmicas vislumbraban en las enseanzas de ese lord ingls, educado en los ms puros ambientes victorianos, los grmenes de un pensamiento autnticamente revolucionario. Toda la arquitectura social de los privilegiados se fundamenta en el principio de que la igualdad se opone a la expansin econmica y en que, tal como dicen, hay que agrandar la tarta antes de repartirla. Las medidas antisociales se justifican siempre por la necesidad de favorecer el ahorro y el crecimiento.

Ahora bien, lo que demuestra la teora keynesiana es precisamente lo contrario: la desigualdad y el correspondiente incremento del ahorro, lejos de ser una condicin para el crecimiento, constituyen a menudo un obstculo. Keynes mantena que, aunque la inversin y el ahorro realizados son iguales por definicin, la inversin y el ahorro planeado no tienen por qu coincidir.

Un exceso de ahorro planeado sobre la inversin planeada desencadena fuerzas contractivas, con lo que se producira la paradoja de que un incremento del ahorro planeado podra llevar a una reduccin del ahorro efectivo mediante una disminucin de la renta. Keynes fue an ms all. En la medida en que la propensin marginal al ahorro aumenta con la renta, todo cambio en la distribucin de esta hacia una mayor desigualdad tendra efectos perniciosos no slo desde el ngulo de la justicia social, sino tambin desde el del crecimiento econmico. Para mantener el crecimiento se necesita o bien que la inversin crezca en mayor medida que el producto lo que no siempre es fcil o bien que una mejor distribucin de la renta mantenga constante la propensin a ahorrar.

Tales planteamientos hacen saltar por los aires el castillo construido en forma de excusa para defender la acumulacin capitalista. De ah que las fuerzas polticas y econmicas recurran a las polticas keynesianas cuando no tienen ms remedio porque la crisis los ha colocado al borde del abismo, pero huyen de ellas como de la peste tan pronto como pasa el peligro y vuelven a enarbolar el discurso de la austeridad: reformas y ajustes, sangre, sudor y lgrimas para los de siempre, claro.

Fuente: http://blogs.publico.es/delconsejoeditorial/1103/keynes-un-sujeto-peligroso-2/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter