Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-01-2011

Alrededor de "El orden de El capital" , ltima obra de Carlos F. Liria y Luis Alegre
Comunismo y sentido comn

Javier Mestre
Rebelin


Uno no resulta muy fiable cuando afirma por ensima vez que el ltimo libro que han escrito sus amigos es imprescindible, pero resulta que Carlos Fernndez Liria y Luis Alegre Zahonero llevan bastante tiempo empeados en ponerlo a uno en ese aprieto. Como dijo otro amigo, un da vieron claro y estn desarrollando un proyecto intelectual que se podra resumir, de forma ms realista que pretenciosa, como una vuelta atrs del marxismo, un empezar de cero para encuadrarlo en lo que estos autores, a mi juicio muy certeramente, denominan la tradicin republicana.

Yo creo que no es casualidad que Carlos y Luis se conocieran precisamente en el Taller Marx desde Cero, que organiz la agrupacin Marx Madera del PCE -que est, por cierto, amenazada de desalojo mientras escribo estas lneas- hace ya quince aos o as. El logotipo de aquella especie de curso de marxismo -althuserianos peligrosos, dira entonces de los organizadores la direccin del Partido Comunista de Madrid cuando trat de boicotearlo- era el archifamoso y barbudo rostro de Marx montado sobre el cuerpo de un beb. Y el espritu era pelar el pensamiento de Marx de las cscaras dialcticas y los tpicos de la vulgarizacin de una tradicin marcada a fuego por la deriva sovitica, y volver a pensar el capitalismo desde el principio utilizando a Marx como instrumento principal... de pensamiento, no como un fetiche sacralizado apto para cualquier argumento de autoridad dentro de una escolstica apolillada y demasiado enmierdada por los enmierdes del llamado socialismo real. Marx desde cero propona, para empezar, una historia de la Filosofa en la que insertar al genio de Trveris cuyo colofn lo marc una pgina sobre Kant que escribi la profesora Mara Jos Callejo, compaera de Carlos F. Liria en la Universidad Complutense y experta reconocida en este autor que no dejaba, por aquel entonces, de plantear algunas de las pregunta s sobre las que iba a girar todo lo que vino despus.

Con el tiempo, aquel propsito fue tomando forma en distintos libros escritos por Carlos F. Liria y Luis Alegre que venan a demostrar la radical incompatibilidad de los conceptos de democracia y estado de derecho con el capitalismo. Cuando le Comprender Venezuela, pensar la democracia , record algunas discusiones muy interesantes sostenidas con Mara Jos Callejo en los tiempos del taller Marx desde Cero acerca de hasta qu punto vivimos en un estado de derecho. Yo creo que ese libro en gran medida zanja la controversia, y va ms all porque descubre la necesidad de reivindicar la democracia y el derecho como eje primordial del programa comunista... en el que el socialismo vendra a ser una especie de condicin necesaria para que el autntico programa poltico de la Ilustracin pueda desarrollarse y podamos vivir en libertad. Cmo pudieron los movimientos comunistas entregar a l enemigo conceptos tan elementales, el corazn de un proyecto verdaderamente emancipador? El resultado de intentar construir una utopa ms all del derecho dio lugar a autnticas aberraciones criminales en la historia de algunos de los pases comunistas menos afortunados, e implic una bancarrota total de las ideas comunistas cuando el capitalismo acab por derrotar definitivamente al mundo sovitico. En la otra cara de la moneda, nuestros protagonistas argumentaban en Comprender Venezuela que el secuestro del programa poltico ilustrado por parte de los aparatos ideolgicos del ilimitadamente atroz capitalismo actual ha llevado tambin a la bancarrota argumentativa y moral a los intelectuales del sistema, que lo defienden en nombre de la democracia y el estado de derecho, olvidando que hoy estos ltimos slo se sostienen gracias a la vigilancia electrnica y el alambre de espino de las fronteras sur...

Sin embargo, el pensamiento autodenominado marxista pretenda, y en muchos casos sigue pretendiendo, superar, utilizando una lectura dialctica de Marx, el meollo argumentativo, basado sobre todo en Kant y la tradicin ilustrada, que desarrollan Carlos F. Liria y Luis Alegre. Si nos preguntamos si Marx y su obra cumbre, El capital, verdaderamente respaldan aquel punto de vista filosfico, si pretendemos saber si los interesantes planteamientos de F. Liria y Alegre se pueden llamar marxistas, nada mejor que leer su ltimo libro, El orden de El Capital , publicado recientemente por la editorial Akal. Ah de alguna manera cierran el crculo, vuelven al Marx en paales y hacen un ejercicio de lectura fiel y minuciosa del clsico para tratar de reinscribirlo en la tradicin republicana sacndolo justamente de la, hasta ahora, tradicin marxista . En alguna ocasin, estos autores han argumentado que para explicar bien algo, antes que nada es imprescindible entenderlo bien: en su ltima obra son fieles a este principio, se expresan con claridad meridiana, fabrican un ensayo que atrapa en una lectura accesible para cualquiera a fuerza de llaneza en el razonamiento, el cual brilla por encima de cualquier aditamento retrico o terminolgico. Basta leer este libro para entender la vigencia radical de Marx como crtica del capitalismo y de las historias que el capitalismo se cuenta a s mismo para legitimar su brutalidad ilimitada. Y sin absolutamente ninguna deuda pendiente con el fracaso del socialismo real.

Carlos Fernndez Liria y Luis Alegre Zahonero son, en este sentido, dos pgiles muy atrevidos que no se limitan a retar al conjunto de autores y obras que hemos denominado tradicin marxista ... Al fin y al cabo, de un modo a mi juicio mucho ms inaccesible que esconda en el hermetismo algunas carencias de importancia, eso ya lo hicieron Althusser y compaa en Lire le capital. Leyendo a Marx, trayndolo a la vanguardia intelectual de nuestro tiempo, echan tambin un rdago a la Economa actual, de carcter neoliberal y tradicin marginalista, a la que ponen patas arriba y contra la que lanzan agudos argumentos de peso que pinchan el globo ideolgico que la sostiene. Estos dos autores, liberando a Marx de trampillas dialcticas, desacralizndolo -recurdese que fue el propio Marx el que dijo que l no era marxista-, tomando conciencia de algunos de sus errores y de los muchos lmites marcados por su tiempo, lo estn resucitando como el mejor Marx, el que resulta til para un programa comunista de transformacin social... que tenga por bandera precisamente la democracia y el derecho, los principios que hacen posible que alguien como yo, un padre de familia que teme por sus hijos, que necesita que el sentido comn tenga sitio en la poltica y que ha aprendido a ser fiel a eso de los experimentos, con gaseosa, pueda entender qu es el capitalismo y cun necesario es el socialismo.

Socialismo con sentido comn podra ser el ttulo de un apndice que aaden los autores al final de El orden de El capital , con el fin de anticiparse a las malas interpretaciones y que se acaba convirtiendo en un interesante programa de mnimos para los comunistas. Socialismo sin pajas mentales, sin cuentos chinos, sin hombres nuevos que no sean sino, sencillamente, ciudadanos libres. Para un comunista que pueda ser comprendido por los compaeros de clase social y a la vez no pretenderse algo as como apstol de una nueva religin, el hombre nuevo no puede ser otra cosa que el proletario que recupera la dignidad. Esto ltimo, dicho en plata, es lo que nuestros autores llaman independencia civil , que es como decir la capacidad de regir el propio destino porque, para sobrevivir, no tiene que someterse al dominio de otro individuo o conjunto de intereses privados... hablamos del hombre libre que no se ve abocado a la sumisin disfrazada de un acto de libre intercambio de mercancas, meollo del capitalismo y sus trampas ideolgicas. Como suele decir otro amigo, no est el horno para bollos -bueno, l viene a decir ms bien no tengo el coo para magdalenas-; no podemos pretender ya convencer a nadie de la posibilidad de una utopa maravillosa de hombres y mujeres majsimos, ni de la pertinencia de no s qu multitudes la hostia de guays. Ante el despliegue inconmensurable de todas las potencias destructoras de un capitalismo en permanente aceleracin que presenta una realidad terrible para la mayora y -por lo que me atae- perspectivas tenebrosas para los hijos de los trabajadores privilegiados del primer mundo, ante el reflujo fascistoide y racista con el que las oligarquas van a querer arrastrar, en su naufragio, a nuestros convecinos, sera bueno que escuchramos lo que proponen Carlos Fernndez Liria y Luis Alegre Zahonero. Conformarnos con conquistar el derecho - los derechos , por tanto- y la democracia y poder hacer realidad algo as como una ciudadana mnimamente aceptable en la que criar a nuestros hijos es el programa comunista ms radical y al mismo tiempo ms necesario, comprensible e inmediato. No se trata de poner una vez ms el mundo patas arriba, no, por favor, eso ya lo hace el capitalismo a diario!, ms bien todo lo contrario, lo que hay que hacer es enderezar las cosas para que, por fin, todos podamos vivir dignamente en una sociedad moderna y justa.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter