Portada :: frica :: Gdaim Izik, asalto al campamento de la dignidad
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2011

La prisin de Sale o un campo de concentracin?

Laura Gallego
Guin Guin Bali


Descargas elctricas, violaciones con palos, simulaciones de ahogamientos, palizas, insultos, falta de atencin mdica: el rosario de barbaridades es el propio de un campo de concentracin nazi. Pero segn los abogados de los 19 presos saharauis que esperan en Sale juicio militar, es lo que stos han sufrido en sus carnes desde que fueron detenidos por su relacin, de un modo u otro, con el campamento Gdeim Izik. El Colectivo de Defensores de Derechos Humanos Saharauis, CODESA, exige la apertura de una investigacin sobre todas esta violaciones y detener el enjuiciamiento militar.

"Te atan un palo a la espalda con los brazos abiertos y te cuelgan del techo. Tambin te queman la piel con cigarrillos, te meten botellas de coca cola por el ano". Con explicaciones como esta bajo el brazo han salido los abogados Arguibe La Habieb y Basil Hammad, pertenecientes al Colegio de Agadir, de la prisin de Sale, donde permanecen encarcelados sus representados, a la espera de que vuelvan a sealar fecha para la vista, una vez culmine la fase de instruccin, ante el magistrado del Tribunal Militar de Rabat.

Segn asegura CODESA, los detenidos han sufrido sistemticamente diversos tipos de torturas y violaciones de los derechos humanos por parte de la polica tanto durante su detencin como durante su reclusin, bajo responsabilidad ya de la Direccin General de Instituciones Penitenciarias.

El relato de los abogados, uno por uno, es estremecedor: "Mohamed Embachir, detenido el 19 de Noviembre, permaneci en la Comisara de El Aaiun largo tiempo con los ojos vendados, esposado y sin ropa; antes de ser llevado a la Comisara, durante el interrogatorio, fue violado con un objeto metlico que introdujeron en su recto, sufri descargas de electricidad, especialmente en las uas de las manos y los pies, todo ello acompaado de insultos, privacin de sueo y alimentacin.Los abogados aseguran que debido a la violacin sufrida Elbachir contina sangrando abundantemente".

Abdallah Lekhfaoini, miembro de la Comisin de Negociacin del Campamento, lleg a perder la conciencia durante el interrogatorio; Zaoui Elhoucein, tambin de esa Comisin, tiene dificultades para mantener el equilibrio y articular palabra como consecuencia de la tortura;Abdallah Toubali tiene marcas visibles en todo el cuerpo, especialmente en la cabeaza;Hassan Dah, que sufre complicaciones graves en todo el cuerpo por atrocidades similares fue acusado por los agentes del servicio de secreto marroqu de ser el corresponsal de la radio y la televisin del Frente Polisario y la persona que les informaba sobre el campamento Gdeim Izik, que nunca pis; Daish Daf, Mohammed Al-Ayoubi, Abdeljalil Laaroussi, Mohamed Bourial, Cheikh Banga, Mohammed Bani, Taki Elmachdoufi, Sidi Abdallah, todos relatan prcticas similares.

Ennaama Asfari, licenciado en Derecho Pblico Internacional y Presidente de la Comisin para la defensa de los derechos humanos en el Sahara Occidental con sede en Francia no sufri, al parecer, torturas, pero s malos tratos desde su detencin el mismo da que desmantelaron el campamento, al igual que Ahmed Sbai, Mohamed Tahlil, Bachir Khadda, Abdel Rahman o Mohamed Lamin, cuya detencin, en opinin de los activistas saharauis, puede ser debida a que el 20 de noviembre tena previsto reunirse con dos doctoras belgas, Marie-Jeanne Wuidar y Ann Collier, quienes haban viajado hasta El Aaiun para visitar algunas de las vctimas de la represin; ambas fueron expulsadas del territorio y Lamin, detenido.

Lo que CODESA quiere destacar es que todos de un modo u otro han sido sometidos a malos tratos, torturas y violaciones en la sede de Direccin de Vigilancia del Territorio (DST) y en su mayora fueron detenidos por paramilitares armados y enmascarados; despus, todos han sido obligados siempre a firmar o poner su huella en los informes de la polica judicial con los ojos vendados sin poder leer, ver o escuchar lo que decan; la mayora compareci descalza y gravemente heridos ante la Fiscala General del Tribunal de Apelacin del Aaiun o del Juez del Tribunal Militar de Rabat, y siguen sufriendo los efectos de todo lo que padecieron sin recibir tratamiento mdico en la crcel.

No mejoran, claro, las cosas en la prisin. Adems de no recibir esa atencin mdica las autoridades, segn la denuncia de los abogados defensores, incumplen todas las normas sobre los derechos de los presos sobre la pertenencia de efectos personales, los registros, el aislamiento o las visitas. Adems de exigir una investigacin sobre las torturas, CODESA pide que sean enjuiciados sus ejecutores y, ms all de eso, que se detengan los procesos militares a civiles.

Fuente: http://www.guinguinbali.com/index.php?lang=es&mod=news&task=view_news&cat=3&id=1352



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter