Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2011

Quieren la paz el gobierno y la oposicin? Desean en verdad el final de conflicto armado?
La pelota vasca

Carlos Tena
Rebelin


No existe mayor miseria moral que la que se desprende del odio concentrado en quienes manipulan el dolor de los familiares de las vctimas de un conflicto armado. La prctica directiva de esas asociaciones -salvo Voces contra el Terrorismo, presidida por Francisco Jos Alcaraz-, enviaron en los ltimos das de diciembre un documento consensuado por todas ellas al presidente del Gobierno y a cada uno de los ministros, en el que se sealaba que ETA y las organizaciones de su entorno deban condenar todo su historial delictivo antes de participar en el juego democrtico. Y pregunto:

Se solicit al ejrcito espaol de 1977 la misma exigencia, por parte de los neo franquistas y algunos demcratas de pensamiento blando, padres de una constitucin tuerta?

Se exigi a los torturadores y a sus jefes de la polica poltica, muy activa desde las cloacas del delincuente Barrionuevo (hoy Rubalcaba) que pidieran perdn por sus miles de crmenes?

Se exigi al monarca, ante la Declaracin de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, que se reparara el honor y la memoria de los cientos de miles de fusilados, ejecutados, asesinados, tras el triunfo de la barbarie de 1939? Se le solicit que condenara la dictadura que le puso en el cargo?

Se reclam a los parlamentarios, por parte de las instituciones ms altas del estado, que se investigaran los crmenes del franquismo, que se abrieran todas las fosas comunes, que se diera digno entierro a las vctimas de tantos aos de opresin?

Acaso el dolor de las familias de 900 ciudadanos vale ms que el de un milln? Es que solo ha sido ETA la causante de la inestabilidad social, el terrorismo y la violencia?

Es concebible que cuando la Pelota Vasca de la Paz anda por el tejado de quienes detentan todas las armas, el dinero y el poder, esta no sea recogida por manos ms limpias que las del Borbn, Zapatero, Rajoy, Ares, Lpez, y toda su mamporrera familia de mediocres empecinados en la estupidez colectiva, en la alharaca propia de vocingleros idiotizados por El Pas, TVE, El Mundo, RNE, la SER, el ABC y la COPE?

Give Peace a Chance (Dad una oportunidad a la paz), cantaba John Lennon. Give me Guns against basques (Dadme los fusiles contra los vascos) canta Rubalcaba.

Hace menos de cuatro das, ms de 60.000 personas mostraban en las calles de Bilbao su anhelo de concordia, paz y reconciliacin, pidiendo la vuelta a casa de sus reclusos, su exigencia de un trato humano a los presos polticos, su confianza en el nuevo proceso poltico que la izquierda abertzale abri hace meses.

Hoy, los mismos que se dicen demcratas, lanzan venablos, suspicacias y manipulaciones acerca del reciente comunicado de ETA. Quieren la paz el gobierno y la oposicin? Desean en verdad el final de conflicto armado? Sigue mandando Franco en las Cortes? Yo tengo mi respuesta a todas. No, a las dos primeras; s a la ltima.

La pelota vasca bota, rebota, espera en el alero a que alguien la recoja. Pero hay una sola exigencia: que quien lo haga, crea de verdad en los derechos humanos, en el respeto a la pluralidad, en un sistema verdaderamente democrtico.

Y por mucho que miro los rostros y leo las palabras de quienes tienen la pasta robada al ciudadano, la porra amenazante contra la sociedad y las aberrantes leyes en la mano para prohibir la libertad, lase el gobierno en pleno, nicamente contemplo miseria moral y declaraciones donde flota el odio y la venganza. Espaa sigue siendo un ideal digno de miserables.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter