Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-03-2005

La CIA y el Mossad lanzan el plan "anti-Siria" en Medio Oriente

Manuel Freytas
IAR


Detalle y objetivos de las operaciones terroristas lanzadas con el asesinato de Rafic Hariri, en el Lbano, y con el atentado explosivo en Tel Aviv. Perfil operativo del plan de invasin a Siria: campaa de accin psicolgica y argumentacin meditica para justificar la intervencin militar. El lobby judo y el proyecto de "remodelacin" del Medio Oriente.

Estados Unidos y Francia acaban de lanzar una campaa meditica internacional orientada a presionar a Siria para que retire sus tropas militares desplegadas en el Lbano, bajo la acusacin de que su presencia sirve para proteger a los grupos "terroristas" que amenazan a la paz y estabilidad de la regin.

Desde el lado de los sirios les responden -casi sin eco en la estructura de los medios masivos- que lo nico "amenazado" con su presencia en el Libano es la expansin del dominio del Estado de Israel, socio estratgico y privilegiado de las polticas depredadoras de EEUU en todo el Medio Oriente.

La maniobra cuenta con el visto bueno de la ONU, la Unin Europea, Rusia y pases de la Liga Arabe implicados en los intereses econmicos de la dominacin imperial judeo-norteamericana, tanto en Medio Oriente como en la zona del Golfo.

Las grandes cadenas internacionales, habituales usinas mediticas de la CIA, realizan por su parte una desembozada campaa "anti-Siria" recreando en sus contenidos y titulares el modelo paradigmtico de acusaciones a Siria realizadas por los funcionarios de Washington y Tel Aviv.

Se repite lo de Irak: sin ningn tipo de procesamiento o anlisis las grandes cadenas informativas imperiales, manipulan a la opinin pblica internacional mezclando palabras claves : "Siria", "terrorismo", "guerra civil", "atacante suicida", "tensin", "insurgentes", "extremismo islmico", en su receta conocida de "demonizar" al "enemigo" de turno de la maquinaria militar estadounidense.

Como ayer Saddam y su rgimen, hoy es Siria quien se encuentra imputada de "dictadura protectora de terroristas".

George W. Bush y Jaques Chirac reiteraron esta semana, durante su encuentro en Europa, que Damasco debe retirar los 14.000 soldados que mantiene desplegados en el Lbano, en cumplimiento de la resolucin de la ONU votada en septiembre del ao pasado.

El subsecretario de Estado, William Burns, dijo en Beirut, donde asisti a los funerales del ex premier libans , que "el asesinato de Hariri debe ayudar a que el Lbano sea libre de la presencia de Siria. La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, en tanto, seal que "el gobierno sirio desgraciadamente no va hacia una mejora de sus relaciones con nosotros sino hacia un deterioro".

La solucin al dilema: Siria debe retirase del Lbano y reorganizar su rgimen dentro de un "proceso democrtico", tal como lo sealan os estatutos del "mundo libre" escritos por George W.Bush y sus socios inestables en la ONU.

El Plan

Expulsada Siria del Lbano, queda abierta la puerta para una intervencin militar estadounidense-israel orientada a exterminar las bases logsticas y los comandos operativos de las organizaciones armadas que combaten a Israel y a EEUU en la regin, principalmente en Irak y Palestina.

El plan de accin psicolgica meditica para justificar las operaciones contra Siria es un calco del que utilizaron para invadir Irak: apoyo al "terrorismo internacional" y posesin de armas de destruccin masiva.

Entre las tesis justificatorias (constantemente recreadas por las usinas mediticas de la CIA) se cuentan:
A) Siria pone en peligro la paz en Medio Oriente
, y su presencia militar puede embarcar al Lbano en otra cruel guerra civil como la que vivi en la dcada del 70.
B) La situacin del Lbano como pas ocupado por Siria y por la red internacional del "terrorismo islmico", justifica una operacin militar para su "liberacin", y luego lanzar las fuerzas hasta Damasco para exterminar la cabeza de hiedra de la "amenaza islmica" a la regin.

Las ideas fuerza lanzadas masivamente por medio de consignas periodsticas, "cierran" con el plan madre del sionismo judeo-norteamericano de Washington fogoneado por la troyka de expertos comandada por el segundo de Defensa, Pal Wolfowitz.

Este lobby, dirigido polticamente desde la Casa Blanca por el vicepresidente Dick Cheney, y liderado en la secretara de Defensa por su titular, Donald Rumsfeld, representa en esencia el inters de las armamentistas, las petroleras y los consorcios de servicios que operan contratos millonarios con el Pentgono estadounidense.



El grupo de neoconservadores, ejecutor de la lnea matriz de la poltica exterior norteamericana desde el 11-S, defiende abiertamente la intervencin militar en todo el mapa de Medio Oriente para eliminar "la amenaza rabe a Israel".



Despus de planificar la invasin a Afganistn (bajo el pretexto de destruir a la red "Al Qaeda"), y de la ocupacin militar de Irak (bajo el pretexto de terminar con las armas de destruccin masiva de Saddam Hussein) el lobby y los halcones norteamericanos, fortificados por la reeleccin de Bush, y contando con la sumisin de Europa y de Rusia a la "guerra contraterrorista", han puesto la mira en tres pases claves: Siria, Lbano e Irn.



El grupo de halcones militares y civiles pro-Israel planific la invasin a Irak a partir de un principio sustentado en la "teora de los bolos" del Oriente Medio, segn la cual un golpe dirigido contra Irak podra derribar varios regmenes rabes del Medio Oriente.



Como ese principio fracas en Irak, la misma teora la repiten ahora poniendo en el centro a Siria, y con la mira puesta en el resto de los pases agendados como "blancos" del Pentgono en el segundo mandato de Bush, caso de Irn, el otro objetivo estratgico de gran envergadura a conseguir por los halcones.

El plan, bautizado como proyecto de "remodelacin del Medio Oriente", fue reafirmado por el presidente George W. Bush en su discurso de asuncin del segundo mandato, el 20 de enero pasado.

Para precisar el nuevo contexto, el jefe de la Casa Blanca record, en su alocucin, los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, como "un da de fuego", y aadi: "nuestro deber no est definido por las palabras que uso, sino por la historia que hemos visto juntos".

"La mejor esperanza para la paz en nuestro mundo reside en la expansin de la libertad en todo el Planeta", afirm Bush dejando en claro que la poltica exterior iniciada tras el 11-S seguir inconmovible y con ms fuerza con la halcona negra, Condoleezza Rice, al frente del Departamento de Estado.

El discurso de Bush no hacia otra cosa que "reciclar" con palabras aggiornadas el proyecto de "remodelacin del Medio Oriente", ahora vestido de cruzada libertadora contra el terrorismo y las "tiranas del mundo".

El gobierno sirio, segn el declogo bushiano de la Casa Blanca, cumple acabadamente con el modelo: es un rgimen "dictatorial" que protege y promueve al "terrorismo".

La Operacin Siria, pieza maestra del plan, busca como objetivo estratgico afianzar el control de las reservas energticas en el Medio Oriente y en los Estados del Golfo, asegurar una base de control geopoltico-militar con proyeccin al Asia, y seguir con las conquistas de nuevos mercados, apoyndose en el poder nuclear-militar de Israel a nivel regional.

El plan tiene a Jordania y a algunos pases de la Liga Arabe como aliados, y cuenta con que la mayor parte de los emiratos mantengan una actitud pasiva como la que tuvieron con Irak. Tras el apoderamiento militar de Irak, slo quedan tres pases fuera de control: Irn, Siria y el Lbano.

En la dcada del cincuenta David Ben Gurion lanz la tesis madre: para terminar con la amenaza de sus vecinos, Israel debe tomar el control del "eslabn ms dbil de la cadena de la Liga rabe": el Lbano.

El general sionista, Ariel Sharon, quien en 1982 ingres con sus tanques a Beirut y ayud a las milicias cristianas a masacrar a los habitantes de los campamentos de refugiados de la capital, Sabra y Chatila, es el gran continuador de la tesis de Ben Gurin.

El plan de exterminio de la resistencia palestina e iraqu, objetivo central en esta fase, requiere destruir sus bases logsticas y operativas en Siria y el Lbano.

En cuanto a las operacioness militares sobre Siria, en el Pentgono domina la idea de los ataques areos "preventivos" como tarea de "ablandamiento" y apoyo a la invasin terrestre de los tanques y fuerzas especiales israeles-norteamericanas.

En enero de 2004, Donald Rumsfeld le present a Bush un documento elaborado sobre la base de informacin recopilada por la CIA en Medio Oriente.

El informe aseguraba que los "terroristas", entre los que se inclua a los miembros del movimiento Hezbol, "siguen cruzando la frontera desde Siria a Irak" para contactar con los grupos iraques que luchan contra las fuerzas de ocupacin de EEUU. El mismo documento proporcionaba "pruebas" de armamento qumico en poder de Siria.

Finalmente el informr solicitaba a Bush el lanzamiento de ataques areos "preventivos" e incursiones de fuerzas especiales en territorio sirio, tal como se ejecutaron en la llamada "zona de exclusin" de Irak antes de la invasin militar en marzo de 2003.

El ataque areo de Israel al Lbano, en enero de 2004, sirvi como mdulo experimental y sealamiento de los nuevos blancos, rompiendo por primera vez la "lnea azul", la frontera aprobada por la ONU en mayo de 2000.

Para el desarrollo de esta fase del plan se requiere que la CIA y el Mossad preparen el "clima anti-Siria" y las condiciones polticas y sociales que deriven en un enfrentamiento entre oficialismo y oposicin en Palestina, y entre pro-sirios y anti-sirios en el Lbano.

Esta etapa -en ejecucin- prepara y precede a la fase de las operaciones militares lanzadas para terminar con el "terrorismo disgregante" y las luchas fraticidas en Medio Oriente, cuya cabeza organizativa y logstica -segn los estrategas sionistas de Washington y el Pentgono- se encuentra en Siria.

En la fase uno del plan, que est funcionando en estos momentos, la CIA y el Mossad (servicio secreto israel) cumplen un papel clave en el armado y ejecucin de las operaciones encubiertas con el "terrorismo", en la tctica divisionista para enfrentar a opositores y oficialistas, y en los trazados de la campaa de accin psicolgica orientada a crear bases de consenso local e internacional para una intervencin militar en Siria.

La operacin Palestina

En una primera fase, el plan requiere la demostracin de que Siria sigue estando detrs de todas las operaciones terroristas a travs de su presencia militar en el Lbano y en la existencia en su territorio de bases y campos de entrenamientos de "extremistas" islmicos.

Respecto al ataque terrorista del sbado a la madrugada enTel Aviv, fuentes de inteligencia rabe coinciden en que se trat de una operacin de la CIA y el Mossad siguiendo la metodologa operativa que utilizaron para complicar a Siria con el asesinato de Rafic Hariri.

En ambas operaciones se buscaron objetivos parecidos: quebrar las lneas de negociacin entre oficialismo y oposicin y tensar el conflicto al extremo para provocar una reaccin armada.

En un video difundido por la AFP y otras agencias, el supuesto autor de la masacre en Tel Aviv reivindica el atentado en nombre del movimiento radical palestino Yihad islmica, aduciendo que "el ataque fue cometido como respuesta por los asesinatos y destrucciones de casas" cometidos por Israel.

En el video, el sujeto identificado como jefe local de las Brigadas Al Qods, brazo armado del movimiento, aparece armado con un fusil automtico ante una bandera de la Yihad Islmica y con otros tres fusiles a su lado.

Acusa a la Autoridad Palestina, que denunci enrgicamente el atentado, de "colaborar" con Israel y Estados Unidos. "Acabarn como el general Antoine Lahad", dice refirindose al jefe del Ejrcito del Lbano Sur, una milicia pro-israel, que se refugi en Israel tras la retirada israel del sur del Lbano en mayo de 2000.

A travs de voceros la organizacin Yihad Islmica haba comunicado inmediatamente despus del atentado del sbado a la noche que el grupo que reivindicaba el ataque era una fraccin escindida de la organizacin, que haba concretado una tregua y esperaba una respuesta de sus demandas de libertad de prisioneros palestinos al gobierno israel. Por lo cual la imputacin del ataque era absurda.

Portavoces de Damasco, por su lado, sealaban que el grupo que se adjudic el atentado y el supuesto autor del ataque suicida fueron infiltrados por agentes de la CIA y el Mossad, y que la operacin localmente fue realizada con el objetivo de frustrar el proceso de tregua de la guerrilla con el gobierno de Abs, y trabar la negociacin para liberar a prisioneros palestinos que venan realizando las organizaciones armadas palestinas con el gobierno de Sharon.

Curiosamente, poco antes que el supuesto grupo atacante asumiera la autora, fuentes del Ministerio de Defensa de Israel aseguraban que el atentado fue llevado a cabo por la Yihad Islmica siguiendo instrucciones de sus jefes en la capital de Siria, mientras la Autoridad Palestina, mantena la versin de que fue Hizbul del Lbano.

Fuentes del gobierno Sirio dijeron el domingo que la operacin de la CIA y el Mossad con la aparicin del video del presunto kamikaze fue orientada a agudizar la confusin entre el gobierno palestino y los grupos armados para testear la disposicin a un conflicto armado entre esos sectores.

La CIA y el Mossad necesitaban mostrar el emergente inmediato del acto terrorista en Tel Aviv: la violencia poltica que pone en riesgo el proceso de paz en Medio Oriente y al rgimen constitucional en Palestina.

La operacin deba "cerrar" con la acusacin oficial del gobierno israel.

Tras el atentado del sbado por la noche en Tel Aviv, el ministro de Defensa, Shaul Mofaz, responsabiliz a Siria de estar detrs del movimiento radical palestino Yihad islmica grupo que se reivindic como autor del ataque.

"Disponemos de pruebas que relacionan directamente a Siria con este atentado", declar Mofaz durante una reunin de importantes responsables de seguridad del Estado Mayor en Tel Aviv, inform la radio militar israel.

Otra seal complementaria la dio Ariel Sharon al no formular declaraciones en las horas posteriores al atentado.

El primer ministro de Israel fue informado a lo largo de toda la noche de los acontecimientos, y hasta el domingo no se haba pronunciado aconsejado por agentes oficiales de inteligencia que le sugirieron esperar "la reaccin de la ANP y de su presidente Mahmud Abs", revel la radio militar israel.

El domingo, despus de testear la indefinicin de Abas con los grupos armados, Sharon sali a decir que el proceso de paz se encuentra en peligro y amenaz con frenar las negociaciones con la ANP si sta no toma "medidas enrgicas" contra los grupos extremistas.

En sntesis, Sharon, siguiendo el libreto de la CIA y el Mossad, aprovech la masacre de Tel Aviv para avanzar un paso ms hacia el enfrentamiento interno entre palestinos. Una frmula que la CIA y el Mossad seguirn alimentando con accin psicolgica y ms atentados.

La operacin Lbano

Tras el asesinato del ex premier libans Rafic Hariri, la televisin Al Iraqua haba mostrado imgenes de nueve supuestos "insurgentes" iraques, dos de los cuales confesaron haber recibido entrenamiento en el uso de armas y explosivos en Siria.

"Yo fui reclutado en el ao 2001 por los servicios secretos sirios en el puerto sirio de Latakia, donde recib instruccin en la fabricacin de explosivos, preparacin de coches bomba y asesinatos", aseguraba uno de los detenidos, identificado como Mohanat Abdula Sultn al Tai, segn la emisora iraqu.

La operacin fue realizada en medio de las acusaciones de Washington y Tel Aviv al gobierno sirio por el atentado que termin con la vida de Hariri, un aliado histrico de EEUU que lideraba los sectores anti-sirios en el Libano.

Portavoces de inteligencia sirios sealaron que la maniobra tena que ver con la preparacin de un "clima anti-Siria" que han lanzado la Casa Blanca y el Pentgono como marco justificatorio para las operaciones militares que tienen previsto contra Siria y las organizaciones que operan contra Israel desde territorio libans.

Rafic Hariri, un aliado de Washington asesinado hace dos semanas en el Lbano, haba sido derrotado en agosto del ao pasado cuando su peticin de renuncia del actual presidente y del retiro de las tropas sirias fue desestimada por la mayora del Parlamento libans, y tuvo que renunciar a su cargo de primer ministro.

En opinin de los voceros de Damasco, el sector "anti_Sirio" de Hariri, tras su derrota, haba perdido predicamento poltico, y su asesinato no hizo otra cosa que fortalecer a la oposicin al gobierno y a los grupos pro-estadounidenses que piden el retiro de las tropas sirias del Lbano.

Hariri mantena una postura dialoguista tanto con el gobierno pro-sirio como con las organizaciones armadas islmicas, y apostaba a tomar de nuevo el poder en un proceso democrtico confiando en su carisma poltico.

El ministro de Justicia, Addoum, minimiz la posibilidad de que el atentado fuese atribuible a Al Qaeda, por los vnculos econmicos y polticos de Hariri con Arabia Saudita.

Por otra parte, el premier asesinado mantena buenas relaciones con Siria a travs del ex jefe de la inteligencia militar de ese pas, general Ghazi Kenaan, que le sirvi como enlace entre Siria y Arabia Saudita durante su gestin como primer ministro del Lbano

Por lo que su asesinato, careca de sentido prctico y no le daba ningn rdito a los sectores pro-sirios ni al gobierno aliado de Siria en el Lbano, y menos an a las organizaciones de resistencia que mantuvieron status de reconocimiento oficial durante la gestin de Rafic Hariri como primer ministro.

Las versiones oficiales para la prensa sealaban que Hariri, con siete guardaespaldas y un ayudante personal, ms siete personas fueron muertos por un coche bomba cargado con 300 kilos de dinamita.

Medios rabes, entre ellos la cadena Al Jazeera, haban sealado tras la muerte de Hariri que el explosivo utilizado para el atentado no formaba parte del arsenal de ninguna organizacin islmica de la regin, y su alto potencial (mat a Hariri y a sus escolta completa, adems de otras personas) qued demostrado en el crter de casi 10 metros de dimetro que dej.

La explosin fue tan poderosa que rompi las ventanas en un radio de varias cuadras y destroz los autos Mercedes Benz de la comitiva como si fueran juguetes. .

Las caractersticas tcnicas de la bomba fueron tan avanzadas, sealaron fuentes de seguridad, que el ataque evit la accin de los equipos de bloqueo de alta tecnologa que llevaba el squito de automviles de Hariri, preparado para interferir telfonos celulares y televisiones.

La prensa rabe revel peritajes de los servicios secretos libaneses sealando que el material explosivo utilizado en el atentado slo se encuentra en poder de la CIA, el Mossad israel y el M-16 britnico, y proviene de la central nuclear de Dimona en Israel.

En resumen, y como sostienen los sirios y la inteligencia rabe, razonablemente todas la huellas digitales del atentado contra Rafic Hariri conducen a la CIA y al Mossad, y a los beneficiarios principales de su asesinato: Washington y Tel Aviv que han conseguido el argumento justificatorio principal para su plan de invasin a Siria.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter