Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2011

Senegal
Quien paga sus deudas se arruina

Adama Soumare y Olivier Bonfond
Rebelin

Traduccin solidaria por Paulino Nez, CADTM Venezuela


Salvo para los economistas y otros tecncratas obnubilados por las tasas de crecimiento del PIB, la situacin del pueblo senegals en particular y la de los pueblos africanos en general, sigue siendo dramtica. Esta situacin no se explica por holgazanera o una desorganizacin natural de cualquiera de los pueblos del continente africano, sino por una longeva tradicin de pillaje, de explotacin y de opresin en el marco del sistema capitalista.

Anteayer la dominacin por la esclavitud: pillaje de los recursos humanos

Entre los siglos XV y XVIII, Senegal ha constituido para las potencias europeas una lonja rotativa de negocios del comercio triangular. Con Benn y su puerto de Ouidah, Senegal ha pagado un gran tributo a la trata negrera: de la isla de Gore, justo enfrente de Dakar, salieron ms de un milln de esclavos hacia el nuevo mundo.

Ayer la dominacin por la colonizacin: pillaje de los recursos agrcolas y mineros

En el siglo XX, las riquezas naturales del pas (fosfatos, cacahuete man -) son explotadas en beneficio de la metrpoli francesa. Durante las dos guerras mundiales, Francia utiliza sus colonias como reservorio de hombres para sus fuerzas armadas. En total, son centenas de miles de senegaleses que defienden los intereses de Francia. Eso no le impide en lo absoluto al poder colonial de reprimir muy duramente los movimientos de emancipacin que se desarrollan en Senegal despus de la Segunda Guerra mundial. Habra que esperar hasta 1960 para que Senegal llegara a ser formalmente independiente.

Esas dos partes de la historia no pueden ser olvidadas bajo el pretexto de dejar de quejarse del pasado y echar palante. Por una parte, frica no sera lo que es hoy da si no hubiera habido la trata negrera. Merece la pena aun recordar que ante ese verdadero pillaje de las fuerzas vivas africanas, existieron en frica muy grandes civilizaciones, con buen nivel de desarrollo social, poltico y cultural. Por otra parte, los Estados Unidos de Norteamrica y Europa tampoco seran lo que son hoy da si no hubieran existido la esclavitud y la colonizacin.

Los pases del Norte han sido en efecto construidos en gran medida, su riqueza y su pujanza, sobre la base de una poltica extremamente agresiva y violenta hacia las poblaciones del Sur y contra la naturaleza. Esta parte de la historia es por s sola suficiente para afirmar que son los pueblos africanos quienes son acreedores de una deuda histrica y ecolgica gigantesca con respecto a las potencias del Norte. Sin embargo el sistema deuda que se hizo vigente a principios de la dcada de 1960 vino a invertir el mecanismo: son los pueblos (del Sur) que van a encontrarse endeudados...

De 1960 a 1980, la seudoindependencia: la dominacin y el pillaje continan.

Las fuerzas sociales senegalesas, que haban combatido valerosamente la colonizacin, son exhortadas, en nombre de la construccin nacional, a hacer un parntesis en sus luchas y a aceptar la necesaria colaboracin con el viejo poder colonizador. Como en muchos otros pases africanos, aparte de una bandera, un himno nacional y un Presidente (frecuentemente escogido por los antiguos poderes coloniales) para reemplazar el anterior Gobernador colonial, las independencias no van a significar verdadero cambio. Por un lado, la economa senegalesa contina siendo orientada hacia la explotacin de unos cuantos productos primarios (fosfato, man y productos de la pesca). Por el otro, las relaciones de sumisin poltica son mantenidas, por va de la consolidacin de la red Francia-frica. Antiguo diputado francs y amigo ntimo de Georges Pompidou, el presidente Lopold Sedar Senghor va a permanecer en el poder durante dos dcadas, en estrecha colaboracin con la ex metrpoli. Tales nexos sern conservados por su sucesor designado, Abdou Diouf, quien va a presidir a Senegal durante los veinte aos siguientes. Presentado por algunos como ejemplo de democracia en frica, el pas no conoci pues ninguna alternancia durante sus primeros cuarenta aos de independencia.

Desde 1980 hasta el da de hoy, el neocolonialismo: la dominacin por la deuda

Durante la dcada de 1970, en el marco de la crisis econmica mundial, la deuda de Senegal estalla. El reciclamiento de petrodlares por los bancos del Norte, la compra masiva de productos importados por medio de prstamos vinculados (que sirvieron para relanzar las economas del Norte entonces en crisis de superproduccin) y la cada de los precios de las materias primas van a multiplicar la deuda por diez en slo diez aos: la deuda pblica externa pasa de US$114 millones en 1970 a US$1,11 millardos en 1980.

A partir de 1979, fueron impuestas una serie de medidas por los expertos del FMI y del Banco mundial (bloqueo de los salarios de los funcionarios pblicos, supresin de las subvenciones a los productos de primera necesidad e incremento de los impuestos), pero, cuando las cotizaciones del fosfato se derrumban y las tasas internacionales de inters levantan vuelo, los bancos paralizan sus crditos y la crisis de la deuda se abate sobre Senegal, propagndose por todo el Sur de nuestro planeta.

En 1984, financieramente asfixiado, Senegal, a cambio de la reprogramacin de su deuda, pone en prctica su primer plan de ajuste estructural para el perodo 1985-1992. En el programa: reduccin de los presupuestos de educacin y sanidad, incremento de las exportaciones y privatizacin de los sectores rentables. Un nuevo plan de ajuste estructural es puesto en marcha en 1994, mientras el pas sufre en pleno rigor el latigazo de la devaluacin del 50% del franco CFA (lo que implica una fuerte disminucin de los salarios reales y un alza correspondiente de los precios de las importaciones) y se producen nuevamente motines y... represiones. El paro y el endeudamiento crecen incansablemente. Un tercer plan de ajustes es firmado en abril de 1998, esta vez con el objetivo de extender los programas de privatizacin a todos los sectores (energa, telecomunicaciones, transporte, agua, etc.). En el 2000, Senegal integra la iniciativa PPME (Pases pobres muy endeudados). Aboliciones microscpicas de la deuda estn en el horizonte, pero con la nica condicin de que el pas profundice an ms sus reformas neoliberales, tan dramticas para las poblaciones.

Balance: el sufrimiento de los pueblos sigue y se incrementa

Lo que en otro tiempo fuera su principal producto de exportacin y fuente de ingresos de los campesinos, el sector del man (cacahuete) est hoy siniestrado. El Estado ya no apoya casi nada a los pequeos productores, los que continan produciendo en ese sector estn condenados a luchar contra los industriales del aceite y los intermediarios que manipulan los precios del mercado.

Los agricultores en general de otros rubros no estn en mejor situacin. Las recientes iniciativas gubernamentales, como el plan REVA (Retorno hacia la agricultura - 2006) supuesto de fijar las poblaciones y contener las migraciones etiquetadas como clandestinas1, y la GOANA (Gran ofensiva para la agricultura, la nutricin y la abundancia), iniciada en respuesta a la crisis de la alimentacin de 2008, no han dado ningn resultado probado. En realidad, esos programas agravan la situacin del pequeo campesinado siendo de provecho a los prximos al rgimen presidencial que acapararon centenas de hectreas de tierras agrcolas y transforman a los agricultores en obreros agrcolas asalariados.

Los criadores tambin sufren los tormentos y pagan los costos de las polticas y los programas neoliberales. Por ejemplo, como a un millar de granjeros de la regin de Dakar, les han sido expropiadas sus tierras y han sido empujados hacia zonas hostiles. Las zonas de labranza y de pastoreo estn destruidas a causa de proyectos inmobiliarios y de una fuerte especulacin en bienes races. Eso, sin mencionar el dficit de personal veterinario y de agronoma calificado a causa del desentendimiento del Estado en ese sector.

El sector educativo est en el suelo. Los educadores sufren regularmente retrasos en los pagos de varios meses en sus magros salarios. Los padres, que difcilmente llegan a empatar los extremos, logran cada vez menos hacer frente a los costos de inscripcin instaurados en las escuelas pblicas y en la universidad. Los estudiantes padecen extorsiones de fondos o mafias, mientras que, en un pas con una tasa de paro en la vecindad del 50%2, los y las estudiantes que logran graduarse tienen muy pocas posibilidades de encontrar un empleo, tenga o no relacin con su formacin acadmica.

En fin, los hogares sufren duramente el aumento constante de los precios de los productos bsicos. Como ilustracin, el precio de una bombona de gas butano de 6Kg usada cotidianamente por la gran mayora de los hogares urbanos, se ha casi duplicado en el espacio de cuatro meses, pasando de 2 500FCFA a 4 000FCFA. Las facturas del agua y de la electricidad, pese a las incesantes interrupciones del servicio, aumentan constantemente.

Los acreedores se frotan las manos

El discurso dominante afirmaba que si las medidas propuestas por el FMI y el Banco Mundial eran aplicadas al pi de la letra, las economas del Sur iban a enderezarse y ver disminuir el nivel de sus deudas. Senegal, aun cuando muy buen alumno de la lgica neoliberal, no ha, ni de lejos, transitado tal camino. No solamente la deuda exterior pblica no ha disminuido sino que se ha multiplicado por tres entre 1980 y 2009, pasando de 1,11 a 2,96 millardos de US dlares3.

En tanto, durante ese mismo perodo, Senegal ha reembolsado sumas considerables: el monto transferido por Senegal a ttulo de reembolso de su deuda en el curso del perodo 1980-2008 se eleva a US$ 5,03 millardos4. Concretamente, eso quiere decir que Senegal, despus de haber reembolsado (5) cinco veces lo que deba en 1980, est hoy da (3) tres veces ms endeudado. El sistema deuda ha jugado pues un papel clave en el mantenimiento de la transferencia de enormes riquezas africanas hacia los ricos acreedores del centro capitalista. Y ese negocio tan provechoso para algunos, salvo cambio revolucionario, est programado para durar mucho tiempo.

El FMI y el Banco Mundial aplauden a cuatro manos

El 14 de diciembre 2010, el FMI declar: Es conveniente felicitar a las autoridades senegalesas por la satisfactoria aplicacin de su programa econmico apoyado por el instrumento de sostenimiento a la poltica econmica (ISPE). El crecimiento econmico se rectific en 2010 y debera reforzarse adicionalmente an en 2011. Se han registrado progresos considerables en materia de polticas (pblicas) y las autoridades estn determinadas a proseguir las reformas destinadas a afrontar los retos de importancia que subsisten5 Declaraciones de este tipo abundan en los medios de comunicacin, donde el crecimiento de la precariedad no puede competir frente al crecimiento del PIB.

Reconstruir la esperanza a partir del pueblo

Una cosa es segura: la solucin no vendr de arriba. Los capitalistas africanos, los gobiernos y las instituciones regionales a su servicio, hacen todo lo posible para que la situacin vigente perdure, y todo ello con la bendicin del capital internacional cuya sed de ganancias no tiene lmite. Tal sed se manifiesta hoy da de manera ms y ms agresiva, no solamente en frica, sino en todas las partes del mundo. Y tambin en las sociedades del Norte, que, despus de la crisis que estall en 2008, estn viviendo la dura experiencia de los ajustes estructurales con, no dudamos, las mismas consecuencias sufridas por los pueblos del Sur durante los ltimos treinta aos. Construir una sociedad de igualdad y de justicia social, alternativa al capitalismo neo-colonial, es perfectamente posible. Mas ello no ser realidad sino en la unidad de los pueblos y el xito de las luchas locales e internacionales. Esperemos que el prximo Foro Social Mundial, que llevaremos a cabo del 6 al 11 de febrero 2011 en Dakar, estar a la altura de todo lo que est en juego.

Fuente: http://www.cadtm.org/Senegal-Qui-paie-ses-dettes-s



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter