Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-01-2011

Obama contina su estrategia contra Cuba

Esteban Morales
Rebelin


Al tomar posesin de la presidencia en 2008, Obama comenz a poner en prctica lo que consideramos entonces, tempranamente, como su poltica hacia Cuba. En aquella ocasin hablbamos ya de una estrategia con respecto a la Isla. Hoy consideramos que esa estrategia esta ms que definida. Pues resulta demasiada la atencin que Obama le ha prestado a Cuba, a pesar de que en medio de las condiciones tan difciles por las que atraviesa Estados Unidos, cabra pensar que ahora Cuba tendra un grado de prioridad ms bajo en la poltica estadounidense.

Adems el presidente, parece ms seguro y firme que nunca en su actuacin con respecto a Cuba, porque no ha hecho el menor caso a las crticas que sus medidas han provocado en la extrema derecha de Miami. Especialmente no ha prestado la menor atencin a los ataques de la congresista Ileana Ross.

Las medidas ms recientes, adoptadas en la primera quincena de enero del 2011, nos reafirman en la opinin de que Obama ha dividido el bloqueo en dos. Con la mano derecha conduce su actitud hacia el gobierno cubano, presionndolo hasta lo indecible, y con la izquierda ejecuta sus acciones respecto a la sociedad civil cubana, que son las ms proclives para dar a entender al ciudadano comn que lo del bloqueo no va con ellos. El gobierno estadounidense no ha prestado la menor atencin a la agenda, ya hace algn tiempo propuesta por Cuba, sobre asuntos que podran ser objeto de negociacin entre ambos pases.

A las medidas ya adoptadas con respecto a las remesas, el contenido y valor de los paquetes que se envan hacia Cuba, la ampliacin de los vuelos y el incremento de la cantidad de dinero que los cubano-estadounidenses pueden gastar cuando visitan a sus familiares en la Isla, han seguido otras medidas puntuales.

El presidente se ha apresurado a tomar un conjunto de medidas que, al estar dentro de sus prerrogativas, no pasan por el Congreso, pudiendo adems hacer odos sordos a las crticas de la extrema derecha como ya est haciendo.

En tal contexto, aunque no como parte del dilogo, sino como acciones puntuales y unilaterales de la administracin estadounidense, se adoptaron las medidas siguientes:

- Parecen abrirse ahora las avenidas para el intercambio acadmico, religioso y cultural, sobre la base de restaurar la poltica, ya seguida por W. Clinton, del Intercambio pueblo a pueblo.

- Cualquier persona en estados Unidos puede enviar 2.000 dlares anuales a Cuba para beneficiar a quien considere, con excepcin de miembros del gobierno y militantes de Partido Comunista de Cuba. Permitiendo as las remesas no familiares. Dentro de ello, las iglesias pueden recibir un monto ilimitado de dinero para sus actividades.

- Es posible recibir herencias por el mecanismo de las remesas mediante el envo, a Cuba, de giros postales no superiores a los 50.000 dlares.

- Se toman medidas que en la prctica permiten a los cubanos recibir las remesas en CUC, lo cual las libera del descuento interno del 20%, al no recibirlas en dlares.

-Se ampla el nmero de aeropuertos desde los que se pueden hacer viajes directos a Cuba. Hasta ahora son tres: Miami, Nueva York y Los ngeles.

En particular la apertura al intercambio acadmico, en medio de la coyuntura que actualmente atraviesa Cuba, se convierte para Obama en un canal adicional de comunicacin para pulsar la situacin interna cubana de manera ms cercana. Aunque tambin para que la parte cubana explore el pensamiento de cmo se ve a Cuba dentro de la realidad estadounidense en la actualidad. Tratndose, en realidad, de una avenida en ambos sentidos.

Sin duda Obama tambin mueve dinero hacia Cuba o facilidades para obtenerlo, considerando que ello tendr algn impacto en la apertura del negocio privado en la isla.

Sin embargo los ciudadanos estadounidenses comunes siguen siendo los nicos que no pueden viajar libremente a Cuba, aunque el gobierno decidi ampliar las categoras de los que pueden hacerlo por medio de una licencia.

Lo cual quiere decir, de todos modos, que no se puede viajar a Cuba simplemente por motivos libres, pues se parte de que esto beneficiaria al turismo cubano, que se consideraun negocio gubernamental.

De acuerdo con la estrategia del presidente con respecto a Cuba, hay que viajar dentro de alguno de los propsitos que sirven para promover la subversin interna. Habindose declarado por la administracin que tales flexibilidades en los viajes no tienen nada que ver con un intento de mejorar las relaciones con la isla, sino de situar a la administracin estadounidense en mejores condiciones para influir en la poltica interna cubana.

En nuestra opinin esto indica que la orientacin que domina ahora en la poltica hacia Cuba no est liderada directamente porla extrema derecha de Miami, sino por un sector de la poltica estadounidense, tambin de extrema derecha, pero con propsitos e instrumentos que buscan el acercamiento, el tendido de puentes, aunque no entre los gobiernos, sino entre las sociedades. Desplegando con sentido mercantil una serie de medidas que persiguen, a nuestro entender, los objetivos siguientes:

- Ayudar econmicamente a aquellos sectores de la sociedad civil que por tener vnculos o familiares en Estados Unidos se les considera ms proclives a compartir los intereses de la poltica estadounidense.

- Promover la influencia familiar acercando a sus miembros, de ambos lados del estrecho de La Florida, sobre la base de una plataforma de ayuda mutua e intereses comunes que impacten ideolgicamente en la sociedad civil cubana.

- Limitar al mximo lo que ellos llaman la dependencia de los cubanos con respecto al gobierno.

- Evitar que los cubanos puedan identificar la mejora personal o familiar con acciones del gobierno cubano, sino con sus familiares en Estados Unidos y, en ltima instancia, con acciones del gobierno estadounidense dirigidas a beneficiarlos.

- Generar un rgimen de competencia, en trminos de velocidad y nivel de soluciones materiales, quesea desfavorable al gobierno cubano en cuanto al tratamiento de los problemas ms apremiantes de la poblacin.

-Siempre que sea posible, tratar de enfrentar al liderazgo poltico y la sociedad civil. Adoptando medidas que puedan resultar difciles de aceptar al gobierno para hacerlo aparecer como inflexible ante sus ciudadanos.

No obstante, las medidas de flexibilizacin que Obama adopta con la sociedad civil, y que permiten que la poblacin sufra de manera menos directa las dificultades del bloqueo, quiranlo o no los polticos estadounidenses, alivian la situacin interna, en trminos de buena parte de las necesidades materiales ms apremiantes. Aunque tales medidas consideramos que no producen tampoco un efecto proporcional de simpata hacia Estados Unidos.

Muchos ciudadanos, bastantes ms de los que Obama quisiera, no aceptan las mercaderas que est entregando el presidente, a cambio de concesiones polticas a Estados Unidos.

En la actualidad la sociedad cubana es polticamente ms compleja y heterognea, pero sigue siendo una sociedad revolucionaria en la que el socialismo contina disfrutando de la preferencia de la inmensa mayora de la poblacin. La lucha que se libra hoy dentro de Cuba es para mejorar el socialismo, no para volver al capitalismo. Mucho menos tratndose del capitalismo que nos correspondera aceptar si Estados Unidos volviera a tomar el control de la nacin cubana.

El bloqueo continuar, tal vez reservando medidas ms fuertes que puedan adoptarse ms adelante, pues hasta ahora la administracin estadounidense no ha dado la menor seal en trminos de una verdadera flexibilizacin del bloqueo, todo lo contrario.

Adems las medidas adoptadas por Obama se complementan, ya que unas persiguen presionar lo ms posible sobre el gobierno, mientras suaviza aqullas que puntualmente afectan de manera ms directa a la sociedad civil cubana.

Como dijimos hace algn tiempo, Obama ha dividido el bloqueo en dos. Lo hizo desde principios de 2008 y ahora refuerza esa dinmica, estilo tijera, alrededor del cuello de la direccin poltica cubana. Ambos aspectos son inseparables. Pues, al parecer, contina adoptando medidas de flexibilizacin con la sociedad civil cubana pero seguir al mismo tiempo ejerciendo presiones de todo tipo contra el gobierno.Ambos tipos de medidas se complementan en el propsito de generar el ambiente interno en Cuba que Obama considera ms conviene para su poltica.

Por qu insiste Obama en esa poltica?

La razn parece obvia. El escenario actual dentro de Cuba es percibido por el Presidente como favorable para seguir una poltica de subversin, orientada en la direccin de lograr el cambio de rgimen, tratando de aprovechar una coyuntura interna en Cuba, caracterizada por las situaciones siguientes:

Tales situaciones, estoy convencido, pueden estar siendo interpretadas por la administracin estadounidense actual como las ms propicias para intervenir en Cuba, tratando de orientar los procesos internos hacia las condiciones ms convenientes para lograr el cambio de rgimen. Es decir, de lo que se tratara ahora es de aprovechar la situacin para arrebatar de manos de la direccin revolucionaria cubana la orientacin de los cambios que Cuba est obligada a hacer para salvar el socialismo.

Por lo tanto la poltica de Obama con respecto Cuba no ha cambiado, contina siendo consecuente con la forma, mtodos e instrumentos con los que la defini durante su discurso de campaa en Miami a finales de 2008; mantener el bloqueo y eliminar restricciones para buscar el acercamiento a Cuba; presionar sobre el gobierno y flexibilizar lo que afecte directamente a la sociedad civil cubana; conversar con Cuba slo lo indispensable y de la manera ms oportunista posible.

Blog del autor: http://www.estebanmoralesdominguez.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter