Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2005

Durante todo este perodo, se ha cumplido con los pagos al Fondo sin refinanciacin alguna
Se puede festejar la salida del default?

Pablo Ramos
Agencia Periodstica del Mercosur


El canje del pasivo en cesacin de pagos lleg a su fin. Ahora los bancos estn de acuerdo. La deuda sigue siendo impagable. Hay quienes creen que no hay nada que festejar. El FMI siempre aprieta.

Con una aceptacin del cincuenta por ciento se habrn reestructurado ms de las dos terceras partes de la deuda total. Esta frase categrica fue expresada por el ministro de Economa argentino, Roberto Lavagna, el 12 de enero pasado. Ahora, el titular de Hacienda puede estar ms tranquilo: Argentina super, 48 horas antes del cierre del canje de deuda soberana ms grande de la historia, esa simblica cifra y se espera que, cuando se difundan los datos oficiales la semana que viene, entre el 70 y el 80 por ciento de los ttulos en moratoria hayan sido canjeados por nueva deuda.

Como hemos sostenido en este medio desde que Argentina inici esta operacin, todo lo que se ha dicho sobre la misma obedeci a globales operaciones de prensa.

Basta repasar las ltimas recomendaciones de las instituciones financieras, los pesos pesado, los cuales tuvieron al principio una posicin dura, y hoy ya hablan de explcitamente de ingresar al canje. E incluso, en los mercados donde se comercializan ttulos de deuda en cesanta de pagos, ya se ha formado un mercado de compra-venta de los bonos post-default, aunque stos an no existan fsicamente.

"Recomendamos presentar los bonos en default en la reestructuracin", comienza un informe del Credit Suisse First Boston (CSFB). Por su parte, en un documento del mismo tenor, el Deutsche Bank recomend que "los inversores deberan entrar en el canje".

Ambas instituciones se encuentran entre los grandes beneficiados por las operaciones de deuda externa argentina, realizadas sobre todo durante las dos ltimas dcadas. Por lo tanto, algunas especialistas sostienen que la reestructuracin de la deuda en cesacin de pagos no es tan beneficiosa para el pas, como sostiene el gobierno de Nstor Kirchner, y esconde grandes posibilidades de negocios para las corporaciones financieras.

Estas ya los hicieron cuando, en vez de responder antes sus clientes por haberles recomendado la compra de ttulos de un pas en severas dificultades, les vendieron a precio nominal unos papeles que en el mercado financiero internacional ya cotizaban slo en un 20 por ciento del mismo.

Hubo dos actores que mantuvieron su posicin desde el principio: el gobierno argentino y los bonistas organizados en dos grupos principales: dentro del pas, la Asociacin de Ahorristas Estafados por la Pesificacin y el Default, y en el exterior el Comit Global de Tenedores de Bonos, aunque se sospecha que est siempre fue un sello creado por los bancos para defender sus propios intereses y presionar al gobierno de Buenos Aires.

Para el primer caso, algunos sostienen que la propuesta argentina vari con respecto a la presentada en Doha, Dubai, hace ms de un ao. Que la quita final no ser del 75 por ciento como sostiene el Gobierno, sino que ser del 50 por ciento.

A esto debe sumrsele que la renegociacin no fue por el total de la deuda, que alcanzaba los 174.500 millones de dlares en diciembre de 2001, cuando el efmero gobierno de Adolfo Rodrguez Saa decret la moratoria unilateral. Las obligaciones en cesanta alcanzan los 81.800 millones de la moneda estadounidense. El resto incluye compromisos con los organismos multilaterales de crdito, como el Fondo, el Banco Mundial y el BID; y los ttulos emitidos con posterioridad al default, usados por el Estado para pagar deudas con proveedores, empleados pblicos y jubilados.

A los organismos multilaterales se les deben unos 78.000 millones de dlares, mientras que el resto unos 36.000 millones de la misma moneda- corresponden a ttulos emitidos en el mercado interno con posterioridad a diciembre de 2001.

Tanto estos ttulos postdefault como las obligaciones con los organismos oficiales se pagan desde entonces en tiempo y forma. De hecho, el ao pasado la Argentina desembols ms de 10.000 millones de dlares al Fondo y otras instituciones similares.

Entonces, segn los clculos oficiales, la deuda pblica total se habr reducido en ms de 40.000 millones de dlares, siempre considerando que la aceptacin va a superar el 70 por ciento de adhesin. As, una vez concluido el proceso se habr reducido el monto global de 174.500 millones de dlares a unos 134.000 millones. Habr que esperar los prximos reportes oficiales para determinar si esa apreciacin es cierta.

Este ao se deben pagar 14.000 millones, el 9 por ciento del PBI. Estn presupuestados giros por 4.800 millones. Unos 5.526 millones son compromisos con los organismos multilaterales, a los que se buscar refinanciarlos. Restaran 4.696 millones de dlares ms por los ttulos postdefault, que tambin habr que refinanciar.

Es conocida pblicamente la posicin de la administracin del presidente Nstor Kirchner de desendeudar a la Argentina, al menos en relacin con el Fondo Monetario Internacional. Para ello, durante todo este perodo en el cual la Argentina no mantiene ningn acuerdo con el Fondo, se ha cumplido con los pagos sin refinanciacin alguna. Es que la estrategia oficial es depender cada vez menos del organismo con sede en Washington un hecho sin dudas, positivo- pero a costa de pagos altsimos para reducir esta deuda oficial.

Hubo dos preguntas que acompaaron este proceso. Una se refera al xito del canje en tanto como porcentaje de aceptacin; esto parece hacerse resuelto. La otra gran incgnita que ningn especialista se anim a siquiera esbozar respuesta- es qu pasara con los que queden afuera del canje por propia decisin. Se habl de la va judicial, de embargos de embajadas, de aviones, hasta del buque insignia de la Armada local.

Ambas preguntas van de la mano. A porcentajes bajos de adhesin, la va judicial cobrara fuerza; con una alta aceptacin se hara difcil su concrecin.

Algunas voces se animan a decir qu podra pasar. Un vocero de la DSW (entidad financiera alemana) sostuvo que "ahora todo se centra en el papel del Fondo Monetario Internacional. Si el FMI acepta una cuota del 70 o 75 por ciento, no hay nada ms que hacer, los jueces indicarn que hubo un acuerdo entre ambas partes y el mercado se olvidar del tema".

As de sencillo ser el final de la lucha de los tenedores de bonos que pretendan cobrar el total de lo adeudado.

Sin embargo, el Fondo an hace reparos. Rodrigo de Rato, el mandams de esa institucin, asegur en las ltimas horas que la "reestructuracin de deuda debe ser amplia, por lo que debe abarcar la mayor parte de la deuda, y adems, debe ser realizada de buena fe". Un mensaje fcil de or pero difcil de comprender en un proceso en el cual la entidad a su cargo fue lentamente desplazada, si se tiene en cuenta que se estaran alcanzando los valores considerados recomendables por la misma entidad.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter