Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-01-2011

El nuevo sueo americano: Visitar Cuba

Carlos Tena
Rebelin


El gobierno del presidente Obama puso en marcha, hace slo unas semanas, nuevas medidas destinadas a permitir ms viajes desde Estados Unidos a Cuba, generando entre la poblacin todo tipo de reacciones (furibundas entre la mafia de Florida y ms templadas en el resto de la nacin), y que de inmediato hizo que me preguntara si entre esos ciudadanos con pasaporte USA (fuesen o no de origen cubano), no intentar colarse en la isla algn sayn con aviesas intenciones, como se viene dando desde 1960, cuando la CIA y el FBI, contando con el apoyo de cientos de mercenarios y terroristas, cometan todo tipo de atentados, tratando en vano de asesinar a Fidel Castro en ms de 638 ocasiones*. Estoy convencido del peligro, mxime con la propaganda que se est concediendo al caso de Luis Posada Carriles, que transcurre en El Paso (Texas) por sendas tragicmicas, dignas de un poder judicial como el existente en los USA. La prensa de los USA llama luchador anticastrista a uno de los ms sanguinarios asesinos que se pasean libremente por Miami.

Ese proceso cantinflero que comanda la jueza Cardone contra aquel ciudadano (nacionalizado en Venezuela), no deja dudas acerca de la condicin de la justicia norteamericana en su inequvoca vocacin por remedar la que Fulgencio Batista impuls en Cuba durante su dictadura, o lo que es an ms terrible, imitar la que estuvo vigente durante el III Reich. Tampoco deja lugar a dudas la parcialidad, subjetividad y arbitrariedad de los jueces, fiscales y dems funcionarios en esa farsa procesal, comenzando con el cargo por el que el terrorista ms sanguinario de cuantos protegen los senadores republicanos del estado de La Florida se sienta en el banquillo: simplemente es un mentiroso, que accedi a territorio yanqui falseando documentos y fecha de entrada.

Todo lo que los gobiernos de Venezuela y Cuba han demostrado fehacientemente, no vale para la justicia de Obama, a la hora no ya de juzgar a Posada por crmenes como la voladura del avin de Cubana de Aviacin (Vuelo 455, el 6 de octubre de 1976. Barbados, 1976), que cost 73 vctimas inocentes, sino siquiera para extraditar al asesino en cuestin, a quien espera la justicia venezolana desde hace ms de una dcada. No vale igualmente que el propio mercenario ex agente de la CIA, admitiera pblicamente el sangriento hecho, en una entrevista publicada por el diario estadounidense The New York Times en Julio de 1998; ni las recientes declaraciones del terrorista salvadoreo Francisco Chvez Abarca*, detenido en Caracas y extraditado a La Habana en 2010. Los magistrados yanquis se niegan a incluir cualquier testimonio contra Carriles. Algo huele a podrido en El Paso.

Volviendo a los viajes de EEUU a Cuba, no caben dudas acerca de que por parte del gobierno de la Revolucin, se tomarn las medidas tcnicas, aeronuticas, policiales y de todo tipo, para evitar que entre los tres millones de turistas norteamericanos (que se esperan a lo largo de los prximos aos), arribe a territorio cubano un solo visitante con intenciones criminales, o lo que es ms correcto, un asesino disfrazado de simptico trotamundos; como tambin tengo la certeza de que entre las autoridades del gobierno de Barak Obama, existirn funcionarios que traten de que no se exporte ms terrorismo hacia la isla, sencillamente porque se pone en juego la vida de sus conciudadanos, aunque este ltimo dato no sea de importancia capital para Ileana Ross Lethinen, alias La Loba, o los hermanos Daz Balart, Orlando Bosch o cualquiera de los implicados en hechos delictivos contra la isla ms digna del globo.

Tambin es cierto que las medidas anunciadas por la administracin de Obama el pasado 14 de enero, no implican el levantamiento del embargo estadounidense a la isla, sino que facilitan en parte el turismo estadounidense, as como las visitas organizadas por escuelas, iglesias y grupos culturales, permitindoles organizar vuelos chrter como parte de un plan destinado a aumentar los contactos personales entre ambos pases. Ese gradual, pero imparable aumento de las visitas de norteamericanos a Cuba, se viene constatando desde hace pocas fechas.

Un visitante que lleg a la misma casa de huspedes en la que yo mismo me aloj en La Habana, del 5 de noviembre al 20 de diciembre de 2010, me asegur que en ese ltimo mes del ao hubo unos 20 vuelos diarios procedentes de Miami. Ahora, las agencias de viajes podrn organizar vuelos muy econmicos con propsitos culturales, que permitiran (si la administracin Obama interpreta con flexibilidad sus propias reglas) incluir cualquier temtica: desde observacin del tocororo o el tot, la cra de cocodrilos, o las visitas a los templos de santera en Regla y Guanabacoa.

Sin embargo, los agentes tursticos en la zona (Repblica Dominicana, Mxico, Jamaica, Puerto Rico, etc.) se han mostrado algo preocupados por el ms que probable desvo del turismo de los USA hacia la Mayor de las Antillas, en detrimento de otros destinos. No va a haber una explosin inmediata de turismo estadounidense a Cuba por estas medidas, pero eso eventualmente ocurrir, dice Andy Dauhaire, un conocido economista que dirige la Fundacin Economa y Desarrollo de Repblica Dominicana, pero cuando eso ocurra, va a haber un impacto significativo sobre varios destinos tursticos como Cancn, Bahamas, Jamaica y Repblica Dominicana. Un estudio del FMI de 2008, titulado Se acabaron las vacaciones: Implicaciones para el Caribe de una Apertura del turismo de Estados Unidos a Cuba, conclua que el levantamiento total de la prohibicin a los viajes a la isla producira un cambio ssmico en la industria turstica de aquel rea.

A todo esto, lo ms importante en torno a las nuevas medidas y su posible alcance, surge de la declaracin del Ministerio de Asuntos Exteriores cubano (Minrex), ese mismo 14 de enero de 2011, publicada, radiada y leda en todos los medios de difusin, con objeto de clarificar la verdadera repercusin social, econmica y poltica de ese decreto del gobierno Obama*.

Por mi parte, que sean bien recibidos los ciudadanos norteamericanos honestos y pacficos que llegaran a Cuba desde los USA. Nadie duda de que ambos pueblos pueden y deben mantener una poltica comn fraternal y de colaboracin mutua. La Revolucin podra ayudar al presidente Obama en muchas materias, y Barak podra demostrar su inteligencia y coraje tomando algunas valientes decisiones, como las que Carter dict durante su mandato a finales de los 70.

Es preciso el levantamiento gradual del embargo y la derogacin de la ley Helms-Burton. Ah, y una visita oficial a La Habana para charlar con Ral Castro.

Pero me hago una pregunta: Sabe el presidente de los USA qu es la libertad?

---------------------

Notas.- (Link de enlace): http://documentalesatonline.blogspot.com/2010/05/638-maneras-de-matar-castro2006.html

(2) El terrorista de nacionalidad salvadorea, Francisco Chvez Abarca, confes haber sido contratado por el prfugo Luis Posada Carriles para realizar actos desestabilizadores en Venezuela. Asimismo, Chvez Abarca confes que reciba instrucciones en clave a travs de un correo electrnico donde mencionaba un restaurante ubicado cerca del Aeropuerto Internacional Simn Bolvar de Maiqueta, donde se encontrara con tres personas, entre ellas dos venezolanos para iniciar con el plan desestabilizador. El terrorista afirm que los que estaban contratando estas acciones en contra del Gobierno venezolano estaban dispuestos a realizar lo que fuera necesario para lograr su cometido. El detenido confes igualmente ante las cmaras de TELESUR, que fue enviado a Venezuela para realizar acciones de conspiracin y que intent entrar al pas con pasaporte falso, as como que particip con la ayuda de Posada Carriles en los atentados contra sitios tursticos en La Habana en 1997, en uno de los cuales perdi la vida el joven italiano Fabio Di Celmo.

(3) DECLARACION DEL MINREX (Ministerio de Asuntos Exteriores de la Repblica de Cuba)

14 de enero del 2011, el Gobierno de los Estados Unidos anunci nuevas medidas sobre Cuba. Aunque habr que esperar por la publicacin de las regulaciones para conocer su verdadero significado, de acuerdo con la informacin preliminar dada a conocer por la Oficina de Prensa de la Casa Blanca, las medidas consisten en:

- Autorizar los viajes de norteamericanos a Cuba con fines acadmicos, educacionales, culturales y religiosos.

- Permitir a ciudadanos norteamericanos enviar remesas a ciudadanos cubanos en cantidades limitadas.

- Autorizar a los aeropuertos internacionales de EE.UU. a solicitar permiso para operar vuelos chrter directos a Cuba bajo determinadas condiciones.

La adopcin de estas medidas es el resultado del esfuerzo de amplios sectores de la sociedad norteamericana que durante aos han reclamado mayoritariamente el levantamiento del genocida bloqueo contra Cuba y la eliminacin de la absurda prohibicin de los viajes a nuestro pas.

Es expresin tambin del reconocimiento del fracaso de la poltica de los Estados Unidos contra Cuba y de que busca nuevas vas para lograr sus objetivos histricos de dominacin de nuestro pueblo. Aunque las medidas son positivas, se quedan muy por debajo de esos justos reclamos, tienen un alcance muy limitado y no modifican la poltica contra Cuba.

El anuncio de la Casa Blanca se limita, en lo fundamental, a restablecer algunas de las disposiciones que estuvieron en vigor en la dcada del noventa bajo el gobierno del presidente Clinton y fueron eliminadas por George W. Bush a partir del 2003.

Las medidas solo benefician a determinadas categoras de norteamericanos y no restituyen el derecho a viajar a Cuba de todos los ciudadanos norteamericanos, que seguirn siendo los nicos en todo el mundo que no pueden visitar nuestro pas libremente.

Estas medidas confirman que no hay voluntad para cambiar la poltica de bloqueo y desestabilizacin contra Cuba. Al anunciarlas, los funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos dejaron bien claro que el bloqueo se mantendr intacto y que se proponen usar las nuevas medidas para fortalecer los instrumentos de subversin e injerencia en los asuntos internos de Cuba. Esto confirma la denuncia expuesta en la declaracin del MINREX del 13 de enero pasado.

Cuba siempre ha favorecido los intercambios con el pueblo norteamericano, sus universidades, sus instituciones acadmicas, cientficas y religiosas. Todos los obstculos que entorpecen las visitas de los estadounidenses a Cuba siempre han estado, y siguen estando hoy, del lado del gobierno de Estados Unidos.

Si existiera un inters real en ampliar y facilitar los contactos entre nuestros pueblos, Estados Unidos debera levantar el bloqueo y eliminar la prohibicin que hace de Cuba el nico pas al que los norteamericanos no pueden viajar.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter