Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-03-2005

Salir de Gaza

Ignacio Ramonet
La voz de Galicia


EL GOBIERNO israel de Ariel Sharon ha votado en favor de la retirada de Gaza. Es una decisin lgica y valiente que esta creando tensiones fuertes en el interior de Israel donde la mayora de la poblacin la aprueba, mientras una minora de extrema derecha est dispuesta a todo por retardar esa retirada. Sobre todo los ocho mil colonos que un tiempo adoraron a Sharon y ahora estn amenazando con matarlo, como lo hicieron con Isaac Rabin.

Los tiempos han cambiado desde aquella provocacin del general Sharon al presentarse el 28 de septiembre de 2000, protegido por decenas de policas, en la Explanada de las Mezquitas (el monte del Templo para los judos). As se puso en marcha un nuevo engranaje trgico: la segunda Intifada, protestas de civiles palestinos, brutalidad desproporcionada de la represin, nios y adolescentes palestinos abatidos por las balas, horrible linchamiento de dos militares israeles, represalias contra los rabes israeles, atentados suicidas en las calles de las ciudades israeles, reocupacin militar de las ciudades autnomas palestinas, provocaciones de colonos extremistas, nuevos y odiosos atentados contra civiles israeles, etctera. La espiral de violencia pareca no tener fin.

El choque planetario del 11 de septiembre de 2001 no interrumpi el ciclo de venganzas y represalias. Barbarie cotidiana. Regresin poltica. Con llamadas, entre los fanticos de ambos campos, a la limpieza tnica o a la segregacin de las poblaciones. Retorno a la desesperacin de los civiles palestinos, cuyas condiciones de vida se han vuelto infernales debido a los sucesivos bloqueos de las ciudades. El PNB palestino por persona y ao ha disminuido sensiblemente, pasando de 2.245 dlares en 1992 a menos de 1.300 en 2004. Y retorno de la inquietud y el miedo en el seno de la sociedad israel, que, traumatizada y martirizada, sigue siendo no obstante mayoritariamente partidaria de un acuerdo de paz. La muerte de Arafat y la eleccin democrtica de Mahmud Abbas parecen haber despejado el horizonte.

En Gaza, un milln de palestinos viven hacinados en condiciones de miseria indescriptibles, mientras que unos ocho mil colonos judos extremistas, protegidos por soldados armados hasta los dientes, ocupan un tercio del territorio, constituido por las tierras mejor regadas... Despreciando el derecho internacional, Israel promovi la implantacin de poblaciones judas venidas en muchos casos de ultramar.

Huelga decir que la actitud colonial de las autoridades repugna a numerosos ciudadanos israeles. Porque este singular estado no se parece a ningn otro. Ciertamente, es el fruto de las tesis formuladas en 1896 por Theodor Herlz. Pero el estado de Israel surge tambin, indiscutiblemente, del antisemitismo europeo, de los pogromos rusos y del genocidio nazi. Constituye el puerto y el refugio al que se han acogido millones de perseguidos en busca de un espacio de libertad. As pues, para todos ellos, y en particular para los supervivientes de los campos de exterminio, Israel no es solamente un proyecto nacional, sino tambin un proyecto moral.

Un proyecto moral hasta ahora traicionado. Pero que podra cobrar de nuevo sentido despus de la retirada de Gaza y ms aun si a eso le sigue el reconocimiento mutuo de seguridad y de soberana.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter