Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2004

Un general mexicano-estadounidense al servicio del Imperio

Jorge Mariscal
Rebelin

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


En su tema de portada de diciembre 2003, la revista Hispanic public un artculo sobre el teniente general Ricardo Snchez intitulado Soldado de fortuna: lejos de casa, el teniente general Ricardo Snchez dirige el esfuerzo por estabilizar Irak en la posguerra. Snchez fue el mximo comandante en Irak durante el primer ao de la ocupacin.

Rick Snchez, como lo llamaban durante su juventud, pas su infancia a 3 kilmetros de la frontera mexicana en Rio Grande City en Starr County, Texas. Hoy en da, Starr County sigue siendo el condado ms pobre de Estados Unidos. Hijo de una familia monoparental, su madre, carente de educacin, lo hizo pasar una vez un da recogiendo algodn como ella lo haba hecho para que aprendiera el valor del trabajo duro.

En 1973, hizo lo imposible y se gradu de la Texas A&I University con dobles asignaturas en historia y matemticas, entr al ejrcito y ascendi rpidamente. Tambin tiene una maestra en investigacin de operaciones y en ingeniera de anlisis de sistemas de la Escuela Naval de Postgrado.

Segn las estadsticas de 2002 del Departamento de Defensa, slo un 4,1% de todos los oficiales en servicio activo en las fuerzas armadas de EE.UU. son de origen hispnico (en comparacin con un 8,5% de africano-estadounidenses). Como el latino de mayor rango en el U.S. Army y slo el noveno general latino en la historia del ejrcito, Snchez considera que representa un modelo para jvenes latinos. Declar a la revista Hispanic: Te guste o no, una vez que eres honorado con este tipo de responsabilidades, y lo que es an ms importante, bendecido por todas esas grandes personas a travs de los aos, que te permitieron tener xito, es inevitable que seas considerado como un modelo.

Es verdad que los modelos son escogidos a menudo de entre los pocos que parecen desafiar las expectativas. Pero la reciente historia de Ricardo Snchez revela un rea ms urgente de preocupacin para las familias latinas la forma en la que la cultura militar contradice los valores bsicos de la decencia y del servicio a los dems que se ensean en la mayora de los hogares y comunidades latinas de clase trabajadora.

Las afirmaciones de Snchez en su entrevista en Hispanic merecen nuestro anlisis. Dijo: Cuando me hice soldado, la tica y el sistema de valores de la profesin militar correspondieron casi a la perfeccin a mi propio patrimonio. Me result muy fcil adaptarme al sistema militar de valores. A la luz de recientes revelaciones sobre el papel de Snchez en el abuso de prisioneros realizado por personal de EE.UU. en la prisin Abu Ghraib, hay que preguntarse qu entiende Snchez por la tica y el sistema de valores de la profesin militar y los valores de su patrimonio.

Documentos oficiales obtenidos por el Washington Post en junio, revelaron que Snchez tuvo una conexin directa con los mtodos inhumanos de interrogatorio empleados contra prisioneros iraques. Aunque en octubre de 2003 redujo ligeramente la cantidad de prcticas extremas, autoriz la continuacin del uso de mtodos como la utilizacin de perros guardianes para incitar miedo, la reclusin en solitario durante ms de 30 das y la manipulacin de la dieta de un prisionero. Snchez no elimin estos mtodos hasta que salieron a la luz las revelaciones de los medios sobre el escndalo de la tortura.

A medida que avanzaba la investigacin del escndalo de Abu Ghraib, se supo que el Comit Internacional de la Cruz Roja haba presentado numerosas quejas sobre el tratamiento de prisioneros en Abu Ghraib y en otras instalaciones carcelarias de EE.UU. en Irak. Aunque esos informes fueron entregados a las autoridades de EE.UU., Snchez declar ante el Comit de Servicios Armados del Senado que nunca los haba visto y que no saba de los abusos.

Pero un oficial militar citado en el artculo del Washington Post afirm que, en realidad, Snchez estuvo presente en la prisin y que en varias ocasiones presenci el abuso mientras ste tena lugar. Segn un informe, la versin completa de una foto ampliamente circulada de un guardia estadounidense sujetando un perro ante un prisionero iraqu desnudo en cuclillas, muestra al teniente general Snchez situado a la derecha, observando la escena.

El Pentgono sigue negando estas acusaciones y, como era de esperar, la familia de Snchez se ha apresurado a defenderlo. En la emisora local de NBC en Texas del sur, su hermana Diane Snchez declar: Conozco a mi hermano y s qu clase de persona es, y es un hombre de muy alta moral y elevados estndares.

A pesar de las protestas de su hermana, jvenes latinos y latinas que buscan modelos tendrn que preguntarse en qu medida Snchez estuvo dispuesto a abandonar su alta moral y sus elevados estndares al servicio del salvaje poder imperial. En qu medida transform el proceso de asimilacin y del xito hispnico a un pobre muchacho mexicano-estadounidense en un capataz del rgimen de torturas Bush/Rumsfeld? Si el gran sindicalista Csar Chvez nos ense que la mayor contribucin que podemos hacer es servir a los pobres y a los oprimidos, no debemos ver las acciones del teniente general Snchez como una brutal corrupcin de los valores latinos?

Cuando el Pentgono anunci en mayo la salida de Irak del teniente general Snchez, muchos supusieron que sera ascendido a general de cuatro estrellas y que se le dara el mximo puesto en el Comando Sur de EE.UU. a cargo de Amrica Latina. Pero no pas mucho tiempo antes de que NBC News informara que aunque Snchez podra an ser nominado para una cuarta estrella, el escndalo del abuso de prisioneros podra complicar ese proceso. En una entrevista con la BBC, la general de brigada Janis Karpinski, que estuvo a cargo de las unidades de polica militar de EE.UU. en las prisiones iraques, sugiri que Snchez estaba perfectamente informado sobre los abusos.

Este Horatio Alger hispnico, que cree que sus valores culturales coinciden con los de los militares, podra seguir sirviendo como modelo para algunos jvenes. Pero como antes Colin Powell, debe ser visto ahora por las familias latinas como un anti-modelo cuyos supuestos principios ticos y valores fueron arrollados con demasiada facilidad por la cultura fundamental de violencia y racismo de los militares, una cultura que queda al desnudo especialmente en tiempos de guerra. Los latinos y latinas deben rechazar el ejemplo del teniente general Snchez para iluminar el sitio en el que el orgullo tnico conduce a un compromiso con la justicia social universal.

Sea cual sea su futura tarea, Rick Snchez quedar inscrito en la historia como el general mexicano-estadounidense que aprob el uso de perros de ataque contra prisioneros iraques desnudos. En el futuro, estudiantes perspicaces sealarn que los perros fueron una de las armas ms efectivas utilizadas por los invasores y colonizadores espaoles de Mxico para incitar el terror en la poblacin indgena. Notarn la inquietante irona del teniente general Snchez, el Hispnico del Ao con races mexicanas, que suelta los perros de la guerra contra otros pueblos colonizados.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter