Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2011

Las dictaduras retroactivas
Reflexiones actuales e intempestivas con ocasin de la cada de algunas tiranas

John Brown
Iohannes Maurus


La relacin entre el poder poltico y la violencia siempre ha sido problemtica, pues todo poder poltico se basa, por brutal que sea en una apariencia de derecho, al tiempo que mantiene siempre dispuesto a intervenir el puo de hierro de los aparatos represivos. Por otra parte, en sus inicios, todo poder echa sus races en la violencia, al menos en el sentido elemental de que no se conoce ninguno que haya surgido de un consenso racional y del libre consentimiento de todos los individuos; y donde no hay libre consentimiento, siempre existe algn grado de coaccin y de violencia. Las teoras del pacto social siempre sirvieron para ocultar este hecho y dar una apariencia de continuidad entre el orden jurdico-poltico constituido y sus orgenes. As, el derecho establece retroactivamente la ficcin de que siempre ha existido y de que el ordenamiento jurdico-poltico vigente ha estado "siempre-ya" basado en el derecho. Esa intemporalidad del derecho nadie la ha expresado mejor que Jean-Jacques Rousseau cuando sentaba como principio metodolgico del Contrato Social el lema: "Dejemos de lado todos los hechos".

La ficcin jurdica de la intemporalidad del derecho tiene una importante funcin ideolgica y contribuye a que tambin en el eje temporal se produzca la saturacin del orden social que caracteriza al discurso jurdico. Para el derecho todo debe ser derecho: todas las situaciones del presente, pero tambin el propio origen del ordenamiento jurdico. Por ello es importante ocultar por todos los medios el trauma inicial: el momento inaugural de no-derecho en que se funda todo derecho. Frente a la saturacin jurdica, el "todo debe ser conforme a derecho", cuyo broche es la idea de Estado de derecho, esto es la identificacin del Estado con el derecho (Kelsen), el materialismo jurdico de Maquiavelo, Spinoza o Marx ha afirmado el fundamento no jurdico del derecho, o, en otros trminos, su continuidad rigurosa con las correlaciones de fuerza que rigen el orden natural. Para el materialismo jurdico, el origen del derecho no es jurdico, como tampoco lo es el fundamento del propio derecho. El derecho est siempre determinado -sobredeterminado- por realidades no jurdicas, sin que la recproca pueda afirmarse: el derecho no determina en su totalidad las realidades no jurdicas.

De lo anterior se deduce la necesidad de que en toda sociedad que se presente como un orden jurdico saturado, como ocurre en las sociedades capitalistas, que se declaran Estados de derecho, la pregunta sobre el origen del ordenamiento jurdico, esto es sobre el origen del soberano que dicta el ordenamiento, slo deba contestarse en trminos siempre ya jurdicos. Cualquier intento de romper el crculo vicioso del derecho mediante una reconstruccin de su origen histrico y de su fundamento material efectivos se convierte automticamente en un discurso subversivo. Afirmar que el fundamento del Estado es la lucha de clases, que el Estado, incluso el Estado de derecho es siempre y slo un aparato de dominacin de clase como afirma el marxismo, o, que la correlacin de fuerzas es el fundamento de toda soberana como sostiene Spinoza, es romper la saturacin propia del discurso jurdico, introduciendo un elemento extrajurdico no retraducible en trminos jurdicos.

Afirmaba Kant en sus Principios metafsicos del derecho que: El origen del poder poltico es inescrutable desde el punto de vista prctico para el pueblo que est sometido a l; es decir que el sbdito no debe razonar prcticamente σobre este origen, como sobre un derecho controvertido (jus controversum) con respecto a la obediencia que le debe. Porque, puesto que el pueblo, para juzgar vlidamente el poder soberano de un Estado (summum imperium) debe ya ser considerado reunido bajo una voluntad legislativa universal, no puede ni debe juzgar de otra manera ms que como agrade al poder soberano existente.[....] Porque si el sbdito que investiga hoy este ltimo origen quιsiese resistir a la autoridad existente debera ser castigado con toda razn, expulsado o desterrado (como proscrito- vogelfrei-, exlex) en nombre de las leyes de esta autoridad. Una ley que es tan santa (inviolable) que aun es un crimen en la prctica ponerla en duda, y por consiguiente impedir su efecto por un solo instante, es concebida de tal suerte que no debe ser mirada como procedente de los hombres, sino de algn legislador muy grande, muy ntegro y muy santo [...] (I. Kant, Principios metafsicos del derecho Segunda parte, XLIX, Observacin general). Esta prohibicin de investigar el origen del poder va acompaada para quien ose infirngirla de la terrible sancin que supone la muerte civil. El curioso en materia histrica se declarar "vogelfrei", lo cual significa que podr ser matado sin delito por cualquiera y que su cuerpo no ser enterrado, quedando entregado a los pjaros. En derecho germnico antiguo la declaracin de un individuo como "vogelfrei", es una condena de exclusin total del orden social equivalente a la declaracin de "homo sacer" en Roma. Quien explora lo extrajurdico queda as arrojado a lo extrajurdico, a los pjaros y a las fieras. La santidad de la ley slo se reconoce como tal si va acompaada de estas amenazas y maldiciones para quienes la transgredan.

Kant no es, sin embargo, tan ingenuo o tan conformista como algunos kantianos, pues reconoce que una revolucin triunfante puede ser origen de un poder legtimo, por mucho que su fundamento y origen se encuentren en la violencia: si sucede una revolucin y se establece una constitucin nueva -afirma Kant en los Principios metafsicos del derecho-, la injusticia de este principio y de su realizacin, no puede dispensar a los sbditos de la obligacin de someterse al nuevo orden de cosas como buenos ciudadanos, y no pueden dejar de obedecer honestamente a la autoridad soberana que est entonces en el poder. En otros trminos, y de manera no muy alejada de los planteamientos de Maquiavelo en el Prncipe, Kant reconoce que, de manera retroactiva, la violencia -victoriosa- se puede legitimar a s misma como fundamento del derecho y que, a partir del este origen puede inaugurarse una nueva ficcin de orden jurdico saturado, esperando, probablemente, que el tiempo borre la memoria de la violencia fundadora.

En estas ltimas semanas, estamos viviendo un proceso como el que describa Kant a propsito de la revolucin francesa, pero al revs, un proceso de deslegitimacin retroactiva. Despus de haber apoyado durante dcadas a toda una serie de regmenes de los pases rabes calificndolos como "pases rabes moderados" y "amigos de occidente", alabando sus progresos hacia la democracia y sus resultados econmicos, los Estados Unidos y la Unin Europea han tenido que reconocer que son regmenes tirnicos y despticos, que son "dictaduras". Las insurrecciones populares que estn teniendo lugar en Tnez y Egipto han hecho ya un milagro, que las potencias occidentales digan lo que nunca haban dicho: que los regmenes de Ben Ali y de Mubarak son dictaduras, regmenes basados en la violencia. Al igual que la violencia revolucionaria qued legitimada por la victoria de la revolucin, los regmenes amigos de occidente en el norte de frica se ven deslegitimados y reconocidos como los despotismos que siempre han sido gracias a la eficaz pedagoga de las poblaciones insurrectas. De este modo, para el Occidente acostumbrado a ocultar e ignorar el fundamento del poder de sus regmenes amigos y aliados, slo habrn sido dictaduras retrospectiva o retroactivamente. Cuando caigan, o mejor cuando derribemos a su vez al norte del Mediterrneo a las propias dictaduras capitalistas occidentales que se presentan como Estados de derecho, nos percataremos de lo que siempre haban sido.

Fuente: http://iohannesmaurus.blogspot.com/2011/02/las-dictaduras-retroactivas-reflexiones.html


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter