Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2011

Tnez
La multitud postfordista en las calles de la postcolonia

Akis Gavriilidis
Kontainer

Traducido por John Brown


Michel Foucault, fue, por excelencia, uno de los pensadores que quedaron asociados a mayo del 68 y a su legado tanto terico como prctico. Lo que se sabe algo menos es que Foucault, en mayo y en los meses anteriores de 1968, no estaba en Pars, ni siquiera en Francia. Se encontraba en Tnez donde ense filosofa durante dos aos en la universidad de la capital.

Durante su estancia en este pas "agraciado por la historia, que vio en directo a Anibal y a San Agustn" 1 , l mismo vio "en directo" la explosin de un movimiento estudiantil, bastantes meses antes del de Francia, que le caus una tremenda impresin y lo llev a interesarse por primera vez en mucho tiempo de manera tan inmediata por la poltica y a intervenir personalmente en ella : durante un cierto tiempo escondi en su casa la multicopista de sus alumnos y, despus, a sus propios alumnos sometidos a la dura represin de Burguiba. Como resultado, recibi bastantes advertencias de la polica y sufri una agresin acompaada de una paliza (algo parecido a lo que ocurri hace unos das a Dimosthenis Papadatos Anagnostpoulos a manos de la autodenominada brigada "anti"terrorista) 2 .

Este insignificante detalle puede servir de recordatorio de los movimientos capilares, infinitesimales dentro de los cuales se constituye, incluso en el siglo XXI, un "vaivn" (un tira-y-afloja, un toma y daca, un " aliş-veriş " en la lengua que estaba en uso tanto en Grecia como en Turqua) entre los complejos lugares que solemos interpretar conforme al binomio esencialista "Oriente/Occidente".

El actual levantamiento de la multitud postfordista en las calles de Tnez, de Sidibuzid y otras ciudades con nombres que parecen salir de las pginas de Prokopios o de los versos de Kavafis como Karchidona o Al Manastir , se podra leer tambin como una forma encantada e inconsciente de corresponder al regalo que con la misma inconciencia ofreci aquel lejano abril de 1968, con el improbable encuentro entre un "joven archivero" que intentaba desertar del asfixiante puritanismo de la primera generacin francesa de posguerra y una primera generacin postcolonial de estudiantes magrebes de ambos sexos que se sublevaron con referencias ideolgicas trotskistas y maoistas, antes de que se impusiera el asfixiante puritanismo musulmn como "nica va" para sus sociedades.

Hablando de la misma poca, Paolo Virno dira ms tarde:

" La experiencia decisiva de mi juventud fue la lucha revolucionaria en un pas capitalista desarrollado (), que ya tena un elevado porcentaje de diplomados. No particip en ningn levantamiento contra la pobreza ni contra la dictadura, sino en un enfrentamiento radical que tena por objetivo la destruccin de esta forma contempornea de barbarie que constituye el trabajo asalariado. No ramos "tercermundistas" sino "americanistas". Luchando en la FIAT de Turn, pensbamos en Detroit, no en Cuba ni en Argel " 3 .

Lo importante de la revolucin tunecina, la primera desde hace dcadas en un pas rabe o mediterrneo, es que retoma este hilo que pareca definitivamente perdido, y muestra que ya no slo "Turn", sino el propio "Argel" pueden pensarse como los equivalentes actuales de "Detroit" y no slo pueden pensarse, sino que son un mismo taller de experimentacin del xodo frente a la "forma actual de barbarie". Los diplomados subempleados, los vendedores ambulantes de los mercados, los camareros y los empleados de los hoteles, los jueces con sus togas, las mujeres con sus cabellos descubiertos o cubiertos que salieron a la calle no luchaban por la independencia, la descolonizacin, el Estado nacional-social como "primer paso hacia el socialismo", lo que encendi su deseo, el objetivo inicial y final -a la vez que la herramienta- de su xodo era la propia vida: la comunicacin, las capacidades afectivas y lingsticas, la movilidad y, naturalmente, Internet, twitter, los mviles, que ya no hay que esconder como sus antecesores escondan las multicopistas, porque son tan numerosos y tan difusos que a " ningn general de la Libia occidental " como el del poema de Kavafis le valdra la pena siquiera buscarlos..

Desde esta perspectiva, el diciembre-enero tunecino es claramente el primo carnal del diciembre-enero griego de hace dos aos. De nobis fabula narratur , dira Escipin el Africano...

NOTAS

1 Palabras dirigidas por Foucault a su colega Jelila Hafsia (cf. Didier ribon, Michel Foucault )

2 Se trata de un miembro de las juventudes del partido de la izquierda parlamentaria Synaspisms, que fue detenido, golpeado y humillado por agentes de la brigada antiterrorista griega que lo "confundieron" con un terrorista. http://rednotebook.gr/details.php?id=1454.

3 Postfordismo - tica poltica , entrevista publicada en la revista griega Panoptikn .

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter