Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-02-2011

Resea de Tambin la Lluvia
Las guerras populares que estn al llegar

Larry Portis
Counterpunch

Traduccin Carlos Valladares


Las generaciones vienen y van. Pero de alguna manera -levantndose sobre los hombros de gigantes- la humanidad avanza hacia algo mejor. ste es al menos el mensaje de esperanza que sostiene Iciar Bollain en su nueva pelcula Tambin la lluvia. En mi opinin ella muestra cmo este lento camino hacia un mundo mejor a travs de la lucha es una realidad.

Tambin la lluvia cuenta la historia de un equipo de rodaje extranjero que va a rodar una pelcula a Bolivia y que se encuentra de bruces con las revueltas contra la privatizacin del agua del ao 2000. En principio parece una buena idea pero no parece que haya nada de excepcional en ello. A la fin y a la postre hay revueltas en muchos lugares de la misma manera que se encuentran por doquier equipos de rodaje filmando pelculas. Entra dentro de lo normal que algunas veces determinados eventos afecten la sensibilidad de aquellos extranjeros que se encuentran en situaciones de privilegio. No obstante el verdadera valor de esta pelcula est en cmo se cuenta la historia.

Iciar Bollain, nacida en Madrid en 1967, tiene claro dnde est. Uno de los primeros fotogramas de la pelcula se lo dedica a Howard Zinn. Y entendemos el por qu segn nos adentra en la historia. A la vez se nota bastante la influencia de Ken Loach. Iciar Bollain fue actriz antes de dedicarse a escribir guiones y dirigir pelculas, y uno de sus papeles lo interpret bajo la direccin de Ken Loach en Tierra y libertad (1995). Tambin trabaj en la sensacional Sublet (1991) que dirigi Chus Gutirrez. De hecho Gutirrez y ella son amigas y estrechas colaboradoras.   Ambas son parte de una generacin de directoras espaolas de cine de extraordinario talento y con una actitud social crtica que no tiene parangn en ningn otro pas.

En resumen: sta joven cineasta con conciencia social y poltica est en la vanguardia del nuevo cine espaol, quizs el ms rico en cuanto a creatividad combativa y productividad.

sta es la historia. El equipo de filmacin, bajo la direccin de Sebastin, interpretado por Gael Garca Bernal -conocido por su papel de Che Guevara tanto en Fidel (2002) dirigido por David Attwood como en Diarios de la motocicleta de Walter Salles, y por otras pelculas de xito como The King (2005) de James Marsh- llega a la Cochabamba. Sebastin empieza entonces el casting para seleccionar a los figurantes de su pelcula sobre el esclavizamiento de los indios de La Espaola en 1511. El guin cuenta el enfrentamiento entre los jefes militares de los conquistadores, y Bartolom de Las Casas y Antonio de Montesinos en el momento en que los pueblos indgenas estn siendo esclavizados y explotados. La manipulacin, la tortura, las mutilaciones y las masacres son el destino que espera a estos indios.

Fue justo antes de la Navidad de 1511 cuando Montesinos, un fraile Dominico, dio un famoso sermn frente a las lites coloniales de La Espaola. La homila fue un acto de valenta, a pesar de la autoridad que le daba el ser representante la Iglesia Catlica. Montesinos dio una reprimenda a su respetable congregacin Yo soy la voz de Cristo que clama en el desierto... Esta voz dice que estis en pecado mortal, que vivs y mors en pecado mortal, por vuestra crueldad y por la tirana que ejercis en vuestro trato con esta gente inocente. Decidme pus, Con que derecho tenis a estos indios en esta horrible y cruel servidumbre? Bajo que autoridad habis librado esta detestable guerra contra esta gente que viva en paz en su propia tierra?

Bartolom de las Casas presenci este extraordinario acto de valor, que por otra parte no convenci a ninguno de los colonos que lo presenciaron. Entonces se ali con Montesinos en una lucha de por vida que tena como moto hacer pblicas las atrocidades cometidas por los conquistadores en Nueva Espaa y combatir las emergentes teoras racistas que las justificaban.

De esta manera, con los actores, actuando en su pelcula como actores de Sebastin, declamando las palabras originales de Las Casas y Montesinos, Iciar Bollain denuncia las prcticas genocidas que acompaaron a la conquista imperial de aquellas ricas tierras y al sometimiento de aquellas gentes. Su pelcula dentro de una pelcula nos arroja al pasado, a los orgenes de este perverso colonialismo contemporneo, y las palabras que se pronuncian para invocarlo son las palabras literales de aquellos que lo vivieron. All, en aquella selva an virgen, en las proximidades de un claro, al lado de un ro tranquilo y plcido de cuyo fondo poco profundo los recin esclavizados indios bajo la amenaza de palizas o amputaciones- recogan pepitas de oro para sus fuertemente armados amos espaoles, empezamos a perder nuestra orientacin histrica.

O quizs la ganamos, porque poco a poco nos vamos dando cuenta de las conexiones entre las experiencias de los indgenas durante los comienzos de la colonizacin imperialista occidental, y la dominacin colonialista contempornea y las actuales condiciones que sufren sus descendientes. Despus de todo los figurantes que interpretan a los indios parecen aprehender inmediatamente el sentido de las palabras recitadas por los actores que interpretan los papeles de Las Casas y Montesinos, aunque no digan nada. Necesitan los dos dlares diarios que les paga la productora de la pelcula. Esto es poco incluso en un pas en donde el salario medio de un trabajador es de 70 dolares al mes, y donde la mayora debe luchar para sobrevivir con mucho menos.

Resulta que la persona elegida -de entre los cientos que fueron a trabajar- para el papel de Hatuey, jefe de los Tanos -es un importante activista en el creciente movimiento contra la privatizacin del los recursos acuferos. Este hombre, Daniel -interpretado por Juan Carlos Aduviri- llegar a ser un problema porque la represin del movimiento de protesta amenaza seriamente la finalizacin de la pelcula.

Daniel rpidamente se convierte en una figura carismtica de la revuelta y el director de la pelcula y su productor, Costa -interpretado por el conocido actor Luis Tosar- se empiezan a preocupar seriamente ante el peligro que sufre su pelcula cuando Daniel empieza a criticar elocuentemente a las autoridades, al gobierno Boliviano, a las corporaciones multinacionales y al Fondo Monetario Internacional. Ven a Daniel en la televisin liderando las manifestaciones contra las nuevas leyes que permiten a las grandes corporaciones el control del agua, leyes que incluso prohben la recogida el agua de lluvia para uso personal, o que al menos imponen la obtencin de una licencia para poder hacerlo. -Qu va a ser lo siguiente?, grita a la multitud, -impedirnos el uso del sudor de nuestra frente, de las lgrimas de nuestros ojos, o de nuestros orines?.

Los miedos del director Sebastin y del productor Costa se hacen realidad sbitamente al ser Daniel violentamente maltratado y arrestado. Que vamos a hacer ahora? Lo necesitan para la escena crucial de la pelcula, en la que l, en tanto que lder de los rebeldes tanos es colgado en la cruz junto a doce de sus seguidores, cada uno en representacin de los discpulos de Cristo, antes de ser quemado en la hoguera en la mejor tradicin inquisitorial. La nica solucin para Sebastin y Costa es la de sobornar al corrupto jefe de la polica militar. Daniel sale de la crcel bajo custodia del productor, pero con el compromiso de que ser arrestado de nuevo despus de rodar la escena final, dejando as a Daniel listo para su segunda crucifixin, esta vez real.

En efecto la ltima escena casi no puede ser filmada al coincidir con la llegada de la polica y el arresto de Daniel. Pero, mira por donde! la figuracin india pasa al ataque, consigue tomar control del coche de polica, someten a las fuerzas del orden y rescatan a Daniel. En ese momento la insurreccin en la Cochabamba ya se ha extendido por toda la ciudad, estando ahora todo el trfico bloqueado y dndose paso a duros enfrentamientos en los que la poblacin monta barricadas en torno a sus casas para luchar contra las fuerzas de un orden que para ellos no es ms que un desorden hecho de pobreza, humillacin y destruccin de vidas.

Y, como no poda ser de otra manera, el levantamiento popular fue un xito. La gente de Bolivia mostr al mundo que la accin colectiva puede derrotar a los polticos corruptos y a los planes de ajuste estructural de los expertos del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y a la crueldad de los carroeros multinacionales del capitalismo.

Es razonable pensar que, al no haber sido este un evento real, puede que se nos est contando un cuento de hadas. No este el caso. En todo su arte, y cranme cuando les digo que Iciar Bollain es igual a cualquier director de cine en lo que hace, la pelcula capta todos los matices de las emociones que nacen de la participacin en acontecimientos dramticos. En todo momento, los espectadores se ven obligados a preguntarse cmo reaccionaran ante una situacin similar.

Una de las ironas de esta historia es que los actores que interpretan a Las Casas y Montesinos, los hroes de la pelcula de Sebastin, son los ms insensibles y cobardes cuando se encuentran en medio de la revuelta y de la brutal represin que intenta sofocarla. El miembro ms valiente del equipo resulta ser un actor relativamente mayor y algo cnico que interpreta el papel de cruel jefe de los conquistadores. Al final no tenemos la seguridad de hasta qu grado el privilegiado equipo de rodaje ha sabido comprender los vnculos entre privilegio, apropiacin, pobreza y rebelin tanto en la actualidad como en el pasado.

Sera un error pensar que esta guerra del agua es una situacin lejana y sin relacin con otras situaciones padecidas por los pases industrializados -o deberamos decir pases post-industrializados?-. En algunos de ellos, Estados Unidos, Australia, a travs de Europa, y en otros continentes la excesiva extraccin de agua subterrnea y su contaminacin qumica estn preparando el terreno para una caresta generalizada. A esto hay que sumarle el proceso cada vez ms generalizado de "fracturamiento hidrulico" debido a la sobre-extraccin de gas natural en los estratos de pizarra, y es una indicacin ms de que la persecucin de beneficios a corto plazo contina anulando cualquier legtima inquietud sobre la gestin de los recursos naturales. En Australia, por ejemplo, los propietarios no tienen derecho a negarse a la extraccin y explotacin de los recursos de su subsuelo por parte de las grandes corporaciones, sin importar las consecuencias.

Aqu vemos cmo se puede utilizar la nocin de comunes contra la colectividad. En estas condiciones las guerras del agua como la librada recientemente en Bolivia van a estallar por doquier en un futuro prximo.

En ultima instancia, se van a necesitar la misma clase de movimientos populares como el que triunf en la Cochabamba en otros lugares del mundo. Por esta razn pelculas como Tambin la lluvia son de vital importancia. Todo el mundo debe llegar a entender que lo que les pas a los indios Tanos al principio del siglo XVI tiene una relacin directa con los estragos actuales de nuestro tejido social y de nuestro medio ambiente.

Fuente: http://www.counterpunch.org/portis01212011.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter