Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2011

La detencin de un espa israel en Egipto sugiere todo lo que Washington y Tel Aviv se juegan en este pas

Finnian Cunnigham
Global Research

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Un video amateur en el que se muestra la detencin en Egipto de un supuesto espa perteneciente a la Unidad de Reconocimiento del Estado Mayor Israel, el Sayeret Matkal, indica lo preocupado que est Tel Aviv por el torbellino en el que est inmerso el rgimen de Mubarak y sugiere que hay ya en marcha intentos de desestabilizar la revolucin popular egipcia por parte de fuerzas externas.

Mientras tanto, el sabotaje del principal gasoducto egipcio-israel, llevado a cabo en la madrugada de hoy (sbado) por atacantes desconocidos en la ciudad de El Arish, situada al norte del Sina, podra ser el comienzo de una campaa para desestabilizar Egipto y legitimar otra intervencin extranjera en ese pas, intervencin que favorecera los esfuerzos israeles y estadounidenses para salvar al rgimen que tan lealmente ha servido sus intereses y que ahora est escapando a su control.

El video (1), que se ha transmitido por el canal iran Press TV (2), muestra cmo el ejrcito egipcio se lleva a un hombre no identificado en medio de los gritos de los manifestantes contra el gobierno. Hay informaciones que advierten que fueron los manifestantes quienes inicialmente apresaron a dos israeles cuando viajaban en un coche en medio de un escenario de violentos enfrenamientos en la capital del pas, El Cairo.

Esos incidentes se producen tras los recientes comunicados del gobierno israel en los que afirma que sigue muy de cerca el levantamiento popular en Egipto, levantamiento que, tras once das de manifestaciones en la calle desafiando el toque de queda por todo el pas, amenaza con derrocar al rgimen de treinta aos de duracin de Mubarak, que ha contado con tanto apoyo de EEUU. A pesar de los intentos del rgimen para sacar a la gente de la calle a golpes, con piedras, cuchillos, armas y bombas de gasolian, el movimiento de protesta sigue firmemente adelante negndose a claudicar, de hecho es cada da ms fuerte.

Slo hace unos das se informaba de que Israel haba enviado equipamiento para dispersar a las multitudes a la asediada dictadura de Mubarak, con la que Tel Aviv y Washington cuentan como importante aliado.

Segn el Middle East Monitor, fuentes del gobierno israel dicen que el estado de Israel ha puesto todas sus capacidades a disposicin del General Omar Suleiman, el recin designado vicepresidente por Mubarak y desde hace mucho tiempo colaborador del Mossad, para proteger al rgimen de Egipto (3). Los medios occidentales estn vendiendo a Suleiman como el aparente heredero designado por Washington para un rgimen post-Mubarak.

Desde una perspectiva ms amplia, queda claro que Tel Aviv, y sobre todo su patrocinador de Washington, estn petrificados por la amenaza que el levantamiento egipcio representa para todos sus intereses vitales en Oriente Medio, frica del Norte y ms all. Esto explica las febriles comunicaciones militares y diplomticas de la pasada semana entre esas dos capitales y El Cairo. Si piensan en ello, las vehementes comunicaciones del presidente estadounidense Obama y todos los altos funcionarios de su gobierno, las seguridades de ayuda militar desde Washington y Tel Aviv, la descarada intromisin en los asuntos de un estado supuestamente soberano, y ahora, al parecer, la implicacin de agentes secretos, todo ello nos habla de una cosa: pnico.

Israel est viendo cmo pierde a un aliado y colaborador clave el Egipto del aparato militar de Mubarak- para la ejecucin de una guerra criminal contra el pueblo palestino y sus agresiones contra el Lbano, Siria e Irn. Sin su cmplice egipcio, la capacidad de Israel para emprender guerras en la regin se ve significativamente debilitada.

Para Washington, las apuestas son incluso ms altas. Tanto Egipto como Israel son piedras angulares de las ambiciones imperiales. Para el redil estadounidense, la prdida de Egipto con una poblacin de ms de 80 millones de habitantes, la mayor del mundo rabe- supondra la misma clase de trauma del que Washington est an recuperndose desde que perdi al Shah de Irn a causa de la revolucin iran de hace 32 aos. Con la inminente prdida aadida de Egipto un lder natural para el mundo rabe cuyo papel positivo ha sido distorsionado y suprimido por EEUU mediante su ttere Mubarak-, el trauma que se apoderar de los diseos geopolticos de EEUU ser an mayor.

Un Egipto verdaderamente independiente y democrtico asestara un golpe fatal a la injerencia y el belicismo imperialista. Sin el rgimen de Mubarak o de cualquier otro que Washington pueda manejar, el efecto domin de un Egipto liberado de la dominacin estadounidense enviara otro golpe fatal, menos formidable, que ayudara a que se vinieran abajo los regmenes de la zona apoyados por EEUU.

Esto, desde luego, seran buenas nuevas para la regin y ms all en aras al establecimiento de gobiernos que sirvan a los intereses econmicos de sus pueblos en oposicin a las pequeas elites corruptas y a sus amos de Washington. Podra tambin ser positivo para una nueva era de relaciones pacficas en una regin asolada por el conflicto donde hay especialmente un pueblo, el palestino, que tanto tiempo lleva luchando y esperando justicia.

Servira de intensa leccin para todos aquellos que puedan pensar ingenuamente de otra manera. Washington, con sus maquinaciones y prevaricaciones, est demostrando que se opone firmemente a todas las posibles virtudes y resultados que una revolucin democrtica en Egipto podra acarrear. El enmascarado que tanto tiempo lleva atormentando a esta regin est siendo descubierto.

El pueblo de Egipto no slo est derrocando a un tirano y su rgimen desptico. Est, por mor de la fuerza de su lucha por la democracia, revelando la brutal realidad de la implicacin del gobierno de Estados Unidos en su pas y en el mundo.

Por todas estas razones, tenemos que asegurarnos de que el imperio no devuelva arteramente el golpe. Adems de la edulcorada diplomacia de ida y vuelta para ayudar a Egipto en una transicin ordenada (lo que significa restaurar el orden en funcin de los intereses estadounidenses), podemos tambin esperar ms operaciones secretas en ese pas por parte de las fuerzas de contrainsurgencia israeles y estadounidenses que tratarn de hacer cuanto est en su mano para frustrar que el pueblo egipcio consiga sus derechos democrticos. Si miramos hacia atrs, podemos ver por qu los iranes tuvieron, por necesidad, que adoptar una posicin hostil hacia EEUU tras su revolucin. El eje israelo-estadounidense es la fuerza ms desestabilizadora y amenazante para la paz en Oriente Medio y en todo el mundo.

NOTAS:  

(1) http://www.youtube.com/watch?v=X6lGTj5yYKE&feature=player_embedded

(2) http://vodpod.com/watch/5499912-israeli-spy-detained-in-egypt-amid-unrest

(3) http://www.middleeastmonitor.org.uk/news/middle-east/2009-israel-places-resources-at-suleimans-disposal-qto-protect-the-egyptian-regimeq

Finnian Cunnigham es periodista y msico. Puede contactarse con l en: [email protected] .

Su pgina en Internet es: www.myespace.com/finniancunninghammusic

Fuente:http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=23088

rJV



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter