Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2011

La Revolucin en el sistema mundo del siglo XXI

Leyde E. Rodrguez Hernndez
Rebelin


En una interesante reflexin titulada La suerte de Mubarak est echada, Fidel Castro Ruz, el lder de la Revolucin cubana, analiz que el mundo se enfrenta simultneamente y por primera vez a tres problemas: crisis climticas, crisis alimenticias y crisis polticas; pero en otra anterior referida a La grave crisis alimentaria se pregunt: Podr Estados Unidos detener la ola revolucionaria que sacude al Tercer Mundo?

La racionalidad indica que en esas condiciones globales de crisis climticas, crisis alimenticias y crisis polticas, Estados Unidos no tendra muchas posibilidades ni capacidad para resistir o detener una permanente ola revolucionaria que sacuda al Tercer Mundo. Sus poderosas armas nucleares, sus satlites y su poder meditico resultaran impotentes e inservibles frente al fervor revolucionario de los pueblos, independientemente de los colores de sus revoluciones y el contenido de sus reivindicaciones.

A inicios del siglo XXI, a Estados Unidos tambin le costar mucho trabajo contener el derrumbe de su imperio, causante, en su condicin de primera potencia imperialista, de guerras catastrficas para la humanidad y, por supuesto, de las tres problemticas esenciales enunciadas por Fidel en su reflexin.

Ante el empuje de una situacin revolucionaria mundial frente a la crisis global del capitalismo, la Revolucin y su impacto en la transformacin de las Relaciones Internacionales cobra vital importancia para los pueblos. Se espera que los nuevos procesos revolucionarios que surjan en el siglo XXI contribuyan al cambio radical de las Relaciones Internacionales actuales, todava bajo el control de un puado de potencias que se autoproclaman la Comunidad Internacional para mantener en jaque a los pases del Sur, sea mediante el control del capital, del Consejo de Seguridad de la ONU, el poder meditico o militar.

De ah la importancia de estudiar la Revolucin, desde su aspecto terico- conceptual y su significacin para transformar -ahora ms que nunca- las Relaciones Internacionales. El concepto de Revolucin ha sido abordado con relativa sistematizacin por la teora social y existen diferentes visiones del trmino, segn las diversas interpretaciones ideolgicas, clasistas e histricas.

Desde la antigedad los tericos de la poltica estuvieron interesados en los problemas asociados al cambio cclico de poder, los esfuerzos individuales y colectivos por derrocar un gobierno por medio de la violencia, as como en la comprensin de las justificaciones morales y econmicas de la Revolucin. Por lo general, le atribuan los sentimientos revolucionarios que aparecan dentro de un Estado a una discrepancia entre los deseos del pueblo y su situacin perceptible, divergencia sta que da lugar a un determinado desacuerdo poltico acerca de las bases sobre las cuales la sociedad debera organizarse y funcionar.

La teora poltica contempornea se ha encargado de distinguir entre las revoluciones genuinas y otros fenmenos que con frecuencia han sido llamados con el mismo nombre, por ejemplo: el golpe de Estado de carcter militar o apoyados por los militares, la prolongacin ilegal del perodo de gobierno de un lder o mandatario y otros actos de toma del poder relativamente sbitos por pequeos grupos de individuos de alto nivel; diversas formas de revueltas o rebeliones populares, campesinas, urbanas, religiosas y hasta los procesos de desintegracin o ruptura poltica conocidos en sus diversas formas: estatal, regional, colonial, tnica o religiosa. Sin embargo, ninguno de estos fenmenos tiene una necesaria u obligada relacin directa con el cambio revolucionario verdadero de la sociedad.

En el siglo XX los enfoques tericos burgueses de la poltica internacional analizaron la Revolucin como una forma de conflicto violento en las Relaciones Internacionales. La escuela del realismo poltico ha enfatizado que las revoluciones forman parte de la dinmica conflictiva de los Estados y de la inevitable lucha por el poder entre los principales protagonistas de la poltica internacional.

La visin evidentemente realista de Mark N. Hagopian defini la Revolucin como una prolongada crisis en uno o ms de los sistemas tradicionales de estratificacin (clase, condicin social, poder) de una comunidad poltica que implica una accin deliberada y dirigida por una elite para abolir o reconstruir uno o ms de dichos sistemas por medio de una intensificacin del poder poltico y el recurso a la violencia. [1]

En esa misma lnea de pensamiento, para Crane Brinton y otros tericos anteriores a la Segunda Guerra Mundial, las revoluciones tienen lugar cuando la brecha entre el poder poltico distribuido y el poder social distribuido dentro de una sociedad se vuelve intolerable.

En circunstancias de ese tipo las clases sociales que estn experimentando algunos de los beneficios del progreso desean desarrollarse de forma ms rpida que mediante las posibilidades concedidas por el sistema y por ello se sienten frustradas, paralizadas. El descontento por el reparto de los resultados econmicos, el prestigio social y el poder poltico se extienden. Los valores tradicionales son abiertamente cuestionados y un nuevo mito social desafa el viejo. Los intelectuales se alienan de la vida poltica y gradualmente pasan de nuevas crticas a retirar la lealtad al sistema poltico. Las elites gobernantes empiezan a perder confianza en s mismas, en sus creencias y en su capacidad para dirigir y resolver los problemas sociales. Las viejas elites devienen demasiado rgidas para atraer a las elites emergentes en sus filas y aceleran la polarizacin.

La Revolucin tambin se produce cuando hay una profunda contradiccin entre quienes quieren lograr un cambio rpido y aquellos opuestos al cambio. Segn Crane Brinton, el punto de ruptura es alcanzado cuando los instrumentos de control social caen, especialmente el ejrcito, la polica, estableciendo alianzas con los elementos descontentos o el gobierno en ejercicio demuestra ser inepto para usar esos instrumentos de control social. [2]

Por su parte, los enfoques liberales o institucionalistas tambin perciben en las revoluciones hechos de naturaleza violenta que perturban la evolucin gradual, ordenada de la sociedad. Estas nociones orientadas por las teoras del funcionalismo tuvieron preeminencia en la obra del socilogo norteamericano Talcott Parsons, quien enfatizaba en la necesidad del consenso y el equilibrio en la sociedad, observando en el conflicto algo ms bien anormal que rompe precisamente con el ordenamiento social. Parsons estaba ms interesado en el orden social que en el cambio social, en la esttica social que en la dinmica de los procesos, porque para su escuela el conflicto genera consecuencias perturbadoras y disfuncionales para la sociedad.

En Europa otra vertiente de esta corriente, que intenta conciliar el estudio del equilibrio y el consenso social con el conflicto, ha tenido marcada influencia a travs de la obra de los socilogos Max Weber, Ralf Dahrendorf y Emile Durkheim. An con sus reconocidas contribuciones tericas sobre el comportamiento colectivo, las creencias sociales, el liderazgo poltico y los procesos de integracin, el pensamiento funcionalista no se caracteriza por su carcter revolucionario, sino por sus finalidades pragmticas y encaminadas a la solucin de los problemas inmediatos de la sociedad para lograr la preservacin del orden social capitalista.

De una forma u otra, la mayora de los socilogos influidos por las ideas de Carlos Marx han considerado que el conflicto puede servir para fines sociales positivos o progresistas. El conflicto violento (revolucionario) ha sido catalogado un medio til para la resolucin de disputas al interior de una sociedad y entre los Estados-naciones en el escenario internacional. As muchos politlogos de nuestro tiempo aceptan el conflicto en calidad de una categora explicativa central para el anlisis del cambio social o el avance a partir de una teorizacin completa de la sociedad en sus aspectos de continuidad y cambio, que analiza en los condicionamientos clasistas y econmicos la base de toda contradiccin social y del conflicto revolucionario mundial.

Esa concepcin cientfica fundamental sobre la Revolucin social est expuesta en la obra de Marx, Engels y Lenin. Una premisa fundamental del marxismo ha sido que la agudizacin de las contradicciones del capitalismo crea las condiciones para la Revolucin que habr de derrotarlo y abrir cause a una sociedad ms justa y solidaria, atendiendo a la propuesta contenida en El Manifiesto del Partido Comunista de Marx y Engels. [3]

Mediante el anlisis de la situacin de las Relaciones Internacionales de mediados del siglo XIX, Marx y Engels diagnosticaron que la Revolucin sera protagonizada por el proletariado de los pases industrializados de Europa y, aos ms tarde, Engels previ cmo el desarrollo de Europa Occidental operaba contra la lucha violenta y a favor de la accin parlamentaria de la clase obrera. Posteriormente, Lenin condujo al Partido Bolchevique a romper el eslabn ms dbil de la cadena imperialista con la idea de que sera una contribucin a la Revolucin mundial que tendra su centro en Alemania, segn la lgica del pensamiento de Marx. [4]

Las revoluciones sociales estn determinadas por las leyes objetivas del desarrollo social y, en la contemporaneidad, tienen su origen en las contradicciones econmicas, sociales, polticas internas del sistema capitalista. Lenin estaba convencido de que las revoluciones no se hacen por encargo, no se pueden hacer coincidir con tal o cual momento, sino que van madurando en el proceso del desarrollo histrico y estallan en un momento condicionado por causas internas y externas. [5]

De esta manera, la interpretacin leninista sobre las revoluciones nos indica que, desde el siglo XIX y hasta la actualidad, la filosofa de Marx constituye una teora general vlida para estudiar el movimiento revolucionario de las sociedades mediante el empleo de cierto nmero de instrumentos especficos, categoras o variables bsicas, entre los cuales resulta fundamental el concepto de Modo de Produccin y de lucha de clases entre explotados y explotadores. La influencia de Marx trascender mucho ms all de los tericos o historiadores que, hasta el presente, han interpretado el mbito nacional e internacional inspirados en sus ideas, ya que su obra ofrece una visin metodolgica integral y coherente para el anlisis de la dinmica de los procesos sociales en la poca del modo de produccin capitalista.

Curiosamente, el historiador marxista britnico Eric Hobsbawm seal que el mundo capitalista globalizado, que emergi en la dcada de los noventa del siglo XX, ha resultado en muchas cosas enigmticamente parecido al que haba pronosticado Marx en 1848 en El Manifiesto Comunista [6] , pero ahora, sin duda, con ms complejidad por los conflictos y problemas globales derivados de la interaccin de mltiples fenmenos de carcter econmico, financiero, militar, tecnolgico y transnacional acumulados por el propio sistema capitalista que los engendra sin una perspectiva o posibilidad real de solucin.

Por eso la importancia de acudir a Marx y el justo elogio a su inevitable regreso en la coyuntura internacional actual. [7]

Las condiciones que son fuente del potencial conflicto humano, es decir los problemas socioeconmicos, los impulsos violentos y agresivos originados de la frustracin al medir lo concreto frente al ideal, la retirada y la alienacin de las estructuras sociales existentes, ms otros factores similares en la poca de Marx, estn volvindose ms comunes a escala planetaria.

En casi todas las latitudes del sistema mundial, por el influjo expansivo de las tecnologas de la informacin y las comunicaciones, la brecha entre el cumplimiento esperado de las necesidades y la consumacin concreta de las necesidades (aspiraciones o deseos) estn ensanchndose entre muchas naciones, pueblos e individuos. Especialmente en el Tercer Mundo: Medio Oriente, Asia, frica y Amrica Latina, escenarios regionales en los que el proceso de desarrollo social, econmico y poltico pocas veces es capaz de suministrar satisfacciones al ritmo creciente de las aspiraciones de los pueblos. En su conjunto, en esas regiones geogrficas, con dos terceras partes de la humanidad en el subdesarrollo, la pobreza y la marginacin, aumenta la desigualdad respecto al norte desarrollado, as como la posibilidad real de una ola revolucionaria.

En la era actual de un sistema capitalista globalizado y de avances impresionantes de la revolucin cientfico-tecnolgica, los problemas clasistas y econmicos sintetizados en el conflicto o contradiccin Norte-Sur ocupan un plano sobresaliente en la dinmica de las Relaciones Internacionales.

El conflicto Norte-Sur es una tendencia que se acenta despus de la desaparicin de la confrontacin Este-Oeste, que domin el contexto internacional durante la prolongada Guerra Fra. La brecha entre ricos y pobres o entre el Norte y el Sur tiende a incrementarse a una velocidad sin precedentes, porque los pases capitalistas desarrollados, donde reside poco ms del 20 por ciento de la poblacin mundial, se apropian o benefician del 80 por ciento de las riquezas productivas o naturales del planeta. En las ltimas dcadas del siglo XX y en la primera del XXI, las polticas econmicas neoliberales ahondaron el abismo y el saqueo que aleja a los pases subdesarrollados de las potencias centrales del capitalismo mundial.

Relacionado con el conflicto Norte-Sur aparecen graves problemticas globales: el crecimiento demogrfico exponencial en las regiones tercermundistas, la escases de alimentos, precisamente cuando el planeta entra en una fase crtica por el agotamiento de los recursos naturales no renovables, la crisis ecolgica por el deterioro del medio ambiente, la contaminacin de los mares, ros, la reduccin de los bosques, la afectacin de la capa de ozono de la atmsfera superior y las evidencias del cambio climtico con el paulatino derretimiento de las grandes masas de hielo concentradas en los casquetes polares de la Tierra y el consecuente calentamiento global, que amenaza con una terrible catstrofe de imprevisibles consecuencias para la supervivencia de la especie humana.

Esos problemas que aquejan a la humanidad son consecuencia directa de la desenfrenada explotacin y barbarie capitalista. La mxima responsabilidad por ese estado de cosas recae en los pases ms desarrollados del sistema capitalista que alcanzaron altos niveles de expansin econmica sobre la base de un modelo de vida y una economa altamente consumista y derrochadora.

Ante el panorama desolador del sistema capitalista, en particular de su periferia pobre y subdesarrollada, los cientficos sociales vuelven al pensamiento de Marx para adoptar nuevos modelos socioeconmicos que aprovechen ms eficientemente los recursos humanos y naturales, contribuyan a conservarlos, renovarlos con polticas de desarrollo sustentables en beneficio de la humanidad toda.

En el Norte tambin amplios sectores populares de los Estados Unidos y la Unin Europea sufren las desigualdades econmicas y las injusticias propias de las sociedades capitalistas divididas en clases sociales antagnicas bajo la llamada fase tecnotrnica o postindustrial. An en los tiempos de la globalizacin econmica el proceso de desarrollo capitalista siempre produce efectos perversos y asimtricos en relacin con los beneficios que obtienen los pueblos. En los pases del Norte y en los del Sur, la ruptura o desconexin con los mecanismos tradicionales de dominacin capitalista juega un papel crucial en el crecimiento del potencial de conflicto revolucionario engendrado por las contradicciones entre ricos y pobres o entre una privilegiada minora y las mayoras sometidas a la dictadura del capital.

La Revolucin ser inevitable en el sistema mundo del siglo XXI, pues a travs de la historia el conflicto de clase ha sido el motor del cambio social. Las revoluciones constituyen la nica va posible para resolver la contradiccin antagnica entre ricos y pobres al interior de las sociedades y en la transformacin de las Relaciones Internacionales hacia un sistema verdaderamente democrtico, justo y humano.

Para la bsqueda de ese objetivo, en el marxismo y las ideas de Lenin reposa la teora y estrategia de la Revolucin, porque como sealara el Che en definitiva, hay que tener en cuenta que el imperialismo es un sistema mundial, ltima etapa del capitalismo, y que hay que batirlo en una gran confrontacin mundial. La finalidad estratgica de esta lucha debe ser la destruccin del imperialismo (.) El elemento fundamental de esa finalidad estratgica ser, entonces, la liberacin real de los pueblos (...) [8] En el pensamiento de Che slo mediante la Revolucin se puede llegar a un orden social ms solidario, a la abolicin del capitalismo y a la formacin de un hombre nuevo. [9]

A la luz de los acontecimientos actuales en Venezuela, Bolivia, Ecuador y otros pases de Amrica Latina, e incluso de las revoluciones pacficas latinoamericanas del siglo XX, podramos decir que la Revolucin o la toma del poder poltico por los explotados no necesariamente entraan violencia o la guerra revolucionaria. Marx era consciente del papel de la violencia en la historia, pero la estimaba menos importante que las contradicciones inherentes a la vieja sociedad para el logro del ltimo fin de los proletarios y explotados: la derrota del capitalismo.

Marx previ una serie de choques de creciente intensidad entre el proletariado y la burguesa (explotados y explotadores) hasta la erupcin de una Revolucin que finalmente desembocara en el derrocamiento de la burguesa y la edificacin de una sociedad socialista. Con su propia dinmica y especificidad, en distintas regiones y pases del sistema internacional, la colisin inevitable entre clases sociales antagnicas ser una variable del cambio y de la emancipacin humana en el siglo XXI.

Las Revoluciones y el Sistema de Relaciones Internacionales

Los tericos marxistas no han ofrecido un estudio amplio y sistemtico sobre la repercusin de las revoluciones en el sistema de Relaciones Internacionales de nuestra poca. Algunos politlogos coinciden en que el sistema mundo moderno ha sido conformado en gran medida por las revoluciones, los conflictos y las guerras. [10]

Los ltimos cuatro siglos transcurridos estuvieron marcados por grandes e histricas revoluciones de carcter burgus, socialistas y/o de liberacin nacional. Para los tericos marxistas las revoluciones son las locomotoras de la historia porque aceleran los procesos de desarrollo y progreso humano. Desde el siglo XVII las revoluciones hicieron importantes aportes al desarrollo de la modernidad. Las revoluciones no solo han impulsado las transformaciones polticas y sociales al interior de las naciones, sino tambin la dinmica misma de las Relaciones Internacionales.

El sistema internacional de escala planetaria de nuestros das es el resultado de la expansin geogrfica y la complejizacin del sistema de Estados que emergi en Europa en el siglo XVII, despus de un largo proceso histrico que, iniciado aproximadamente en los siglos XIV y XV, abarcara varias centurias y convulsionaran ese continente.

En suma, el sistema internacional es consecuencia del surgimiento del capitalismo que estableci nuevas estructuras polticas y de la creacin de los modernos Estados-nacional-territoriales, que concretaron en la prctica las aspiraciones polticas de los intelectuales del Renacimiento y de la burguesa ascendente como clase dominante. Los siglos XVII, XVIII y XIX fueron el escenario de la expansin de este sistema hasta abarcar los cinco continentes.

El triunfante capitalismo europeo, con una tecnologa, una ciencia e instituciones polticas ms consolidadas, sometieron a su dominacin colonial a los territorios descubiertos y conquistados por la fuerza de las armas en Amrica, Asia y frica.

Las histricas revoluciones que impactaron esos siglos e influyeron en la evolucin y conformacin de un sistema de relaciones internacionales fueron las siguientes:

En el Siglo XVII: Las Revoluciones holandesa o inglesa.

En el Siglo XVIII: Las Revoluciones norteamericana, francesa, haitiana y su secuela en las revoluciones de Independencia en Latinoamericana, a inicios del siglo XIX.

En el Siglo XIX: Las Revoluciones europeas de 1848 [11] y la Comuna de Pars en 1871. [12]

La expansin del capitalismo cre el mercado mundial y puso en contacto a las regiones ms lejanas del planeta sobre la base de la ms brutal explotacin, saqueo, el genocidio de las poblaciones autctonas y la imposicin de la cultura europea. En este perodo histrico nuevos Estados surgiran en los continentes sometidos con el consentimiento de Europa o por la lucha de los pueblos por su independencia. La inclusin de las repblicas americanas al sistema internacional europeo que les extendi su reconocimiento de derecho, constituy la primera gran expansin del sistema, que hasta entrado el siglo XX mantendra su centro hegemnico en la Europa burguesa dominadora.

A fines del siglo XIX, en pleno desarrollo del capitalismo monopolista en su fase imperialista, dos nuevas potencias, una en Amrica: Estados Unidos, y otra en Asia: Japn, desafiaron a Europa su supremaca internacional. El sistema internacional a las puertas del siglo XX comienza a devenir global y el centro hegemnico inicia un desplazamiento hacia otros continentes.

Por la trascendencia de las revoluciones que estremecieron al mundo: la de Octubre o sovitica de 1917, la china de 1949 y la cubana de 1959, entre otras de liberacin nacional en el Tercer Mundo, el siglo XX inaugur una nueva era en la poltica internacional. El poderoso movimiento anticolonialista y antiimperialista, que se desarroll particularmente despus de 1945, dio el golpe definitivo al viejo sistema colonial de las principales metrpolis capitalistas. Ese proceso histrico condujo a la formacin de nuevos Estados independientes en casi todos los continentes, principalmente en el Tercer Mundo.

Las revoluciones tienen una inmediata influencia ms all de las fronteras nacionales de los Estados, introducen saltos histricos y conmociones sociales que determinan o condicionan la poltica exterior de los pases mediante una cinemtica de continuidad y cambio que repercute en el mbito global de las relaciones internacionales y contribuye a la evolucin y formacin del sistema internacional.

Por primera vez, en la historia de las Relaciones Internacionales, el sistema mundo alcanz una dimensin efectivamente global o planetaria. En la actualidad es un sistema integrado por ms de 190 Estados en interaccin, a los que se aade una multiplicidad de entidades transnacionales no directamente estatales con influencia poltica, en algunos casos mayor que la poltica exterior individual de muchos Estados.

El sistema internacional continu bsicamente heterogneo pese al colapso o la renuncia estratgica de la Unin Sovitica y el bloque socialista europeo, lo cual determin el fin de la confrontacin Este-Oeste y un cambio coyuntural en la correlacin de fuerzas favorable al sistema capitalista con Estados Unidos embriagado en su liderazgo unipolar. Esas modificaciones abruptas del mapa geoestratgico mundial colocaron a la formacin econmico-social capitalista en una supremaca incuestionable durante un determinado perodo histrico del sistema mundial.

Sin embargo, desde la izquierda, pensamos que el sistema internacional prosigue en una poca de trnsito del capitalismo al socialismo dado que en l coexisten todava en un dilema de cooperacin y hostilidad Estados capitalistas, imperialistas, socialistas, desarrollados y subdesarrollados con regmenes de diversos tipos: reaccionarios y revolucionarios. Debe tenerse en cuenta que la dinmica poltica internacional ya no slo se desarrolla entre los Estados, pues la solidaridad internacionalista entre los pueblos, las sociedades y sectores sociales dismiles, que luchan por un mundo mejor y posible, ha comenzado a desbordar los marcos nacionales para convertirse en una fuerza esencial de la transformacin revolucionaria de las Relaciones Internacionales.

Con las crisis mltiples que atraviesa la humanidad: crisis climticas, crisis alimenticias y crisis polticas, el escenario de la poltica mundial podra estar signado por nuevos procesos revolucionarios en lo que Lenin denomin los eslabones ms dbiles de la cadena imperialista. Las caractersticas especificas de esos cambios podran aportar elementos cualitativamente nuevos para la construccin de un sistema internacional pluripolar en alternativa a la recomposicin multipolar de las Relaciones Internacionales por iniciativa de Estados Unidos y la Unin Europea, potencias interesadas en la consecucin de un equilibrio de poder mundial que sirva para perpetuar la dominacin de los Estados ms dbiles del sistema y la prctica de una poltica coordinada hacia la contencin o el retroceso del fenmeno revolucionario global.

En ese escenario, las revoluciones en Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador representan la concertacin de una avanzada del polo de Sudamrica hacia la construccin de cinco polos de poder plural e ideales que favorezcan un genuino proceso revolucionario hacia el Socialismo en el siglo XXI, cuando todava el imperialismo sigue siendo la antesala de la Revolucin social, como lo advirti Lenin en 1917, pero ahora en una proporcin ms globalizada del conflicto Norte-Sur en las Relaciones Internacionales.

Los ms recientes ejemplos de insurreccin en Tnez y Egipto lo atestiguan. Y es solamente una avanzada.

 

 

Notas:

Correo Electrnico del autor: [email protected]



[1] Referencia de su obra: The Phenomenon of Revolution and International Politics, New York, Dodd, Mead, 1974, p. 1, citado por James E. Dougherty, Robert L. Pfaltzgraff en: Teoras en pugna en las relaciones internacionales, Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, 1993, p. 323.

[2] Alusiones sobre la Revolucin tomadas de la obra de Crane Brinton: Anatomy of Revolution, New York, Norton, 1938. Vase tambin sobre el tema de Lyford P. Edward: The Natural History of Revolution, Chicago, 1927, y George Pettee: The Process of Revolution, New York, Harper & Row, 1938. Ibdem.

[3] Para Marx y Engels la abolicin de la propiedad privada es un objetivo esencial de la revolucin Vase El Manifiesto del Partido Comunista. Editora Poltica, La Habana , 1982, p. 31.

[4] Lenin continu los estudios de Marx sobre la revolucin en la poca de una nueva fase del capitalismo, vase entre otros trabajos: El imperialismo, fase superior del capitalismo, Obras Escogidas, tomo I, Editorial Progreso, Mosc, p. 689; y sobre la doctrina marxista y las tareas del proletariado en la revolucin, vase El Estado y la Revolucin , Editora Poltica, La Habana, 1963.

[5] Informe en la Conferencia provincial de Mosc de los comits fabriles, 23 de julio de 1918, Obras Completas, Editorial Progreso, Mosc, t. 36, p. 475.

[6] Breve artculo titulado Marx y la globalizacin, que constituye la intervencin del clebre historiador marxista en un debate sobre Marx con el escritor Jacques Attali, el 2 de marzo del 2006, durante la Semana del Libro Judo en Londres. Vase en Rebelin: www.Rebeli o n.org

[7] Vase el folleto: Efectivamente Marx est regresando: un artculo en la prensa norteamericana y precisiones indispensables, que contiene el artculo de John Cassidy, El regreso de Carlos Marx, publicado en The New Yorker, 20-27 de octubre de 1997, y los comentarios de Ral Valds Viv, sobre ese revelador artculo, Editora Poltica, La Habana , 1998.

[8] Ernesto Che Guevara. Mensaje a los pueblos del mundo a travs de la continental. 1967. Escritos y discursos. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana , 1977, t. 9, p. 397

[9] Vase esa concepcin en el trabajo de Ernesto Che Guevara: El Socialismo y el hombre en Cuba. 12 de marzo de 1965, Ibdem, t. 8, p. 256.

[10] Vase de Hannah Arendt: On Revolution, Nueva York, Viking, 1965. Sobre la Revolucin y las Relaciones Internacionales, consltese del terico marxista britnico Fred Halliday, el captulo 6 de su importante obra Rethinking International Relations, The Macmillan Press, Ltd, London, 1994.

[11] La historia de Europa de 1789 a 1848 es la historia de las grandes transformaciones econmicas, sociales y polticas que asentaron, de forma definitiva, el capitalismo industrial, vase de Eric Hobsbawn, Las Revoluciones Burguesas, Seleccin de Lecturas, Editorial Pueblo y Educacin, La Habana , 1982.

[12] Marx y Engels utilizaron ampliamente la experiencia del movimiento revolucionario durante el ltimo tercio del siglo XIX para desarrollar su teora de la Dictadura del Proletariado. Durante ese perodo de la vida de Marx y Engels aparecieron obras clsicas tales como: La guerra civil en Francia y Crtica del Programa de Gotha, de Marx, los tomos II y III de El Capital, obra finalizada por Engels despus de la muerte de Marx, Anti-Duhring, Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofa clsica alemana y Origen de la familia, la propiedad privada y el estado, de Engels, entre las obras principales. Marx y Engels acompaaron su obra terica de una intensa actividad revolucionaria prctica.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter