Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2011

Por una Euskadi en paz y democracia
Suerte a Sortu

Carlos Tena
Rebelin


La proximidad de las elecciones municipales en Euskadi, a las que podra presentarse el nuevo partido abertzale Sortu, agrupacin presentada el pasado lunes en Bilbo, ha levantando una ola de condenas, suspicacias y comentarios despectivos, que demuestran la poca salud de este rgimen que se dice democrtico.

Comenzando por la Ley de Partidos polticos, a todas luces ilcita e impensable en un sistema basado en el respeto a las ideas, continuando por la detencin arbitraria y sin pruebas de decenas de ciudadanos, siguiendo con la criminalizacin de cualquier persona que se adhiera a los postulados independentistas, defendidos por una buena parte de la sociedad vasca, y terminando por las amenazas de un partido totalitario y de corte netamente fascista, como es el PP, la monarqua espaola en nada tiene que envidiar a la que rige en Marruecos, territorio en el que, al parecer, ninguno de los periodistas que hoy claman en Egipto (corresponsales de cadenas y diarios) observa ninguna conculcacin de los derechos humanos. Solo se referirn a ella cuando el jefe de turno les conceda venia (porque as lo ordena tambin el ministerio de Interior, va Casa Blanca) para iniciar su paseo por las capitales de aquel pas, en el caso de que el monarca alahuita, un dictador tan peligroso como Bush, Berlusconi o Mubarak, tuviera que soportar las manifestaciones populares en su contra.

La vergenza ajena que uno padece cuando contempla a colegas como Pepa Bueno o Rosa Molla, dando aparentes lecciones de independencia y objetividad ante las cmaras, es tanta como la ausencia voluntaria de criterio en ambas. Ellas y otros, quedaran sin voz ante un suceso para el que no hubieran recibido el plcet correspondiente. Ninguna de las dos citadas como muestra (a ellas aado a la mayora de periodistas que hablan hoy de Egipto y Tnez en los medios oficiales), se ven invadidas por el sonrojo, ante el verdadero ejemplo que s dieron los colegas que sufrieron en Irak, en sus carnes y en su profesionalidad, los ataques de unos mercenarios (asesinos del cmara Jos Couso) a quienes amparan Zapatero, Caamao, Jimnez y Conde Pumpido, segn la documentacin revelada por Wikileaks, para que no sean perseguidos, procesados, juzgados, y menos an condenados por un tribunal espaol.

En el asunto del nuevo partido vasco sucede exactamente lo mismo. Los periodistas reciben rdenes de cmo tratar el tema, haciendo hincapi en el rechazo de Sortu a la violencia de ETA, que se ilustraba manipuladoramente en la TVE, ayer mismo, con imgenes de algunas acciones armadas de ETA, con el solo propsito de influir negativamente en la audiencia, para que la desconfianza y el recelo sean el comn denominador a la hora de justipreciar al nuevo partido.

Hay quienes lamentan que ETA no siga en activo. Y no me refiero a los jvenes ms radicales, sino a aquellos que apuestan hoy para que no valga la mera condena de la violencia, de cara a que un partido pueda ser legal; sino que, en el colmo del cinismo y el despropsito, aplauden que se hurgue en las heridas y el dolor, con objeto de que a ese colectivo se le exija adems un perodo de arrepentimiento, contricin y propsito de la enmienda, que pudiera bastar al gobierno para comprobar sus buenas intenciones.

Y quienes lo demandan, curiosamente, se jactan en pblico y en privado de no condenar los crmenes y el genocidio sufrido bajo la dictadura franquista, que se sald con un milln de veces ms de vctimas, asesinatos indiscriminados, raptos, torturas y crceles repletas de verdaderos demcratas. No opina lo mismo usted, ciudadano Juan Carlos de Borbn?

Qu talla moral pueden tener el rey, Rajoy o Rubalcaba (que ahora echa la pelota a los jueces, para lavarse las manos en caso de que Sortu fuese legalizado), o cualquiera de los diputados y senadores en ambas cmaras, realmente incmodos ante la posibilidad de un escenario en el que no exista un apoyo social y poltico a la lucha armada?

Naturalmente que al PP y al PSOE (siameses en el fondo y gemelos en las formas) les conviene polticamente un Pas Vasco en el que resuenen disparos y bombas; de esa forma seguira viva la estrategia del miedo, llevando a sus predios los votos de una ciudadana amedrentada. Lo malo para ambos colectivos se produce, cuando quienes presuntamente amparaban a ETA rechazan tales acciones, condenan las acciones armadas y preparan a Euskadi ante ese esperanzador y nuevo panorama, donde la independencia sea un objetivo tan alto y elevado, como la profundizacin en eso que se llama democracia, concepto violentado hoy en casi toda Europa.

Los portavoces de Sortu, Rufi Etxeberra e Iigo Irun lo dejaron ntido y claro al afirmar: El objetivo del nuevo partido es cambiar la cultura poltica en la soberana, la independencia y el impulso progresivo a la convergencia y la acumulacin de fuerzas, como una herramienta para influir en el cambio poltico y social", insistiendo en que "No hay vuelta atrs/ porque el compromiso de este nuevo proyecto puramente poltico y democrtico es firme e inequvoco, no est sujeto a variables o factores de la situacin tctica. En esto no hay vuelta atrs; para terminar con una lapidaria frase: La izquierda abertzale rechaza todas las formas de violencia y se opone al uso de esta o la amenaza para obtener objetivos polticos, incluyendo la de ETA

Las reacciones no se han hecho esperar. Mientras Cayo Lara, desde IU, apoyaba sin reservas la legalizacin del nuevo partido abertzale, Jos Antonio Pastor, portavoz del PSE, en el poder en la Comunidad Autnoma Vasca, destacaba que la izquierda abertzale hubiese un paso en la direccin correcta, sealando que "No podemos ocultar la importancia de una declaracin que, por primera vez en la historia de este mundo, rechaza explcitamente la violencia de ETA". De acuerdo con Jon Abril, dirigente del Aralar, el Estado espaol tendra grandes dificultades para no legalizar el nuevo partido. No hay ninguna razn para prohibir el nuevo partido, dijo, por su parte un portavoz de Eusko Alkartasuna. Segn Mikel Arana, Ezker Batua-Berdeak (Izquierda Unida - Los Verdes): "Hoy es un da extraordinariamente importante puede marcar un antes y un despus en la poltica vasca y en la desaparicin de ETA".

Pero, como siempre, para su vergenza y oprobio profesional, el 99% de los periodistas de los medios pblicos y privados, a los que aado el 99% de los contertulios de todos los programas que se dan en el 99% de las televisiones autorizadas, no cedern ante la posibilidad de que Sortu sea legalizado. Y si existiera alguna persona que se mostrara a favor de esa alternativa, estoy seguro de que jams volvera a trabajar en el espacio en donde hubiera hablado (1).

Con ese periodismo y este rgimen monrquico, hemos de desear mucha suerte a Sortu, por su coraje y decisin. Si ETA ya ha silenciado sus armas, bienvenidas las voces que claman por la democracia, por la verdadera paz.

Hoy, tiendo la mano a los gestores de esta iniciativa, en la conviccin de que hay otras manos (que se dicen blancas), a las que les vendra al pelo una baera repleta de sangre, para justificar la continuidad de la tortura y el terrorismo de estado en todas sus formas.

nicamente tienen miedo quienes an creen en las pistolas. Verdad, Jos M Aznar?

Notas.

Me he permitido la licencia (para algunos, imperdonable) de alterar la obra de Jos Lus Zumeta (perdn, lagunak), para la portada de uno de los discos ms bellos del inolvidable msico y cantante vasco, Mikel Laboa, titulado Lore Sortu Orduko, para saludar el nacimiento de ese nuevo partido poltico, en el que se depositan miles de esperanzas por una Euskadi verdaderamente democrtica.

1.- Eso le ocurri a una colega annima (ni siquiera su nombre se vio en pantalla), que en la 1 cadena de RTVE, desde Nueva York, el 11-S, con un plano en la mano, mientras al fondo de la imagen se vean enormes columnas de polvo y humo, afirm: Quienes hoy respiren el polvo de ambas Torres destruidas, desarrollarn cnceres y otros tipos de enfermedades, dado que ambos edificios se construyeron con asbesto, material derivado del amianto, prohibido por las autoridades norteamericanas por su altsima toxicidad. Los bomberos de la ciudad, trabajadores de los servicios de limpieza y otros profesionales, ya han comenzado a morir por esa causa. Algunos de ellos fueron tratados en La Habana (Sicko, Michael Moore), para que su estado mejorara, ya que la sanidad americana les ha abandonado a su suerte.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter