Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2011

Un Egipto libre significa libre de EEUU

Glen Ford
Black Agenda Report

Traducido para Rebelion por Mariola y Jess Mara Garca Pedrajas


El imperialismo de EEUU se enfrenta a un cambio de la marea en el mundo rabe, pero tiene pocas herramientas para resistir la revuelta que no sean las clases corruptas de los cmplices locales, que son los objetivos de la ira y la indignacin del pueblo. Es un claro signo de que EEUU est muy nervioso el que se vea al presidente Obama debatindose, intentando parecer, por un lado, que est del lado de la rebelin popular de Egipto mientras que maniobra desesperadamente para mantener a los hombres leales a Washington bajo control.

Crece la comprensin de que, si Egipto quiere ser libre, debe echar del poder a aquellos que se han beneficiado vendiendo la nacin a los estadounidenses.

La rebelin popular en Egipto le ha quitado ya varios aos de vida al poder imperial de EEUU. Incluso si la rebelin fracasa de alguna manera de la noche a la maana lo que no puede y no debiera ocurrir ya ha conseguido captar y enfurecer a millones de personas en todo el mundo rabe. Un cambio en la marea est teniendo lugar en la regin, de un tipo como no se ha experimentado en las dos ltimas generaciones, y puede que desde el llamado despertar rabe que sigui a la Primera Guerra Mundial. Los estadounidenses tienen pnico porque, incluso con una maquinaria militar que es ms costosa que la de las fuerzas armadas del resto del mundo juntas, EEUU no posee las herramientas para controlar a todo un pueblo que est empeado en conseguir la autodeterminacin. Y cuando se trata del mundo rabe, estamos hablando de pueblos que tienen lazos que cruzan las fronteras, desde el ocano Atlntico hasta el ndico.

Con la excepcin de la invasin de Irak en 2003, EEUU ha dominado la regin principalmente cooptando o creando abiertamente clases dirigentes corruptas en los diferentes pases rabes. Aunque el proceso suele empezar mediante el cuidadoso cultivo de un hombre fuerte o un rey, la sumisin de todo un pueblo a la voluntad de Washington - especialmente uno enorme como el de Egipto requiere que las grandes corporaciones estadounidenses y las instituciones financieras globales se hagan con el control completo de la poltica econmica local. Se crea toda una clase de hombres de negocios que estn aliados con los poderes corporativos extranjeros, no con sus propios compatriotas. Su trabajo es hacer seguros a sus pases para el capital extranjero, y el de ser herramientas serviciales de la poltica exterior estadounidense y, en el caso de Egipto y Jordania, incluso socios de Israel.

EEUU no posee las herramientas para controlar a todo un pueblo que est empeado en conseguir la autodeterminacin.

Con el fin de cumplir su trato con el imperialismo de EEUU, los dirigentes locales no tienen otra opcin que hacerle la guerra continuamente a su propio pueblo. El acuerdo de estos polticos corruptos y hombres de negocios con Washington requiere que aplasten las aspiraciones nacionales de sus compatriotas. No hay salida a la lgica de esta poltica de estado que no sea librar al pas de la garra del imperialismo, que es una forma de dominio extranjero.

Es por eso que es un claro signo de que EEUU est muy nervioso el que se vea al presidente Obama debatindose, intentando parecer, por un lado, que est del lado de la rebelin popular de Egipto mientras que maniobra desesperadamente para mantener a los hombres leales a Washington bajo control. Hombres como el antiguo jefe de inteligencia, Omar Suleiman, el vicepresidente puesto a dedo por Hosni Mubarak, que era tambin el chico para todo de Amrica para sus detenciones extraordinarias en la llamada Guerra contra el Terror. Pero el pueblo egipcio lo conoce ms como el hombre que hizo una guerra de terror contra ellos. Y hay un montn de Suleimans egipcios al servicio de Washington en el gobierno, el ejrcito, y en los negocios. En realidad, todos estn en el negocio de beneficiarse del imperialismo.

Es por eso que los manifestantes de la plaza Tahrir siguen ampliando la lista de hombres que son inaceptables para el futuro de Egipto. Empieza con una persona: Mubarak. Ahora, mientras la revolucin avanza, la lista de sus enemigos se hace ms larga, y el pueblo se da cuenta de que una clase entera de traidores a la nacin debe ser despojada del poder. Crece la comprensin de que, si Egipto quiere ser libre, debe echar del poder a aquellos que se han beneficiado vendiendo la nacin a los estadounidenses. Y el resto del mundo rabe puede aprender la misma leccin. Y con todo su podero militar, Washington no tiene ni idea de que hacer si pierde a su cmplice rabe con el imperialismo de EEUU.

Fuente: http://blackagendareport.com/content/free-egypt-means-freedom-america


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter