Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2011

Un dilogo con el periodista y dramaturgo Antonio Callado
Un Kuarup para Antonio Callado (II)

Jorge Vital de Brito Moreira
Rebelin

Traducido para Rebelion por Catherine Bryan


Antonio Callado, periodista, novelista, dramaturgo y bigrafo, naci en Niteri, Rio de Janeiro, el 26 de enero de 1917.
Un Kuarup(1) para Antonio Callado (I)
Jorge Vital de Brito Moreira (28-01-2011)
A.C. Yo fui preso mientras estaba escribiendo el Quarup, de manera que todo eso fue modificando el proyecto inicial. Est claro que all existe una idea generalizada de Brasil, de lo que esper, de lo que pensaba que se haca: yo realmente pens, en los aos 60 de la dictadura militar, que Brasil pasaba por su ltima experiencia del tipo autoritario y que de all fuera a partir para una importante organizacin de su vida social. Nosotros soportamos un rgimen militar que estaba empezando cuando escrib el Quarup en 1967 y me pareci seguro que Brasil (con el adelanto que ya tena del punto de vista cultural, del punto de vista econmico, todo junto), que aquella experiencia autoritaria, anticuada de dictadura violenta y militar, fuera la ltima y que de all en adelante nosotros bamos a tener un tipo de vida diferente. Eso, infelizmente no sucedi, como t sabes muy bien.

J.V. Segn la maestra, Ligia Chiappini Moraes Leite, tu obra, especialmente desde el Quarup, ha sido leda como la expresin de un proyecto nacional y popular de la cultura brasilera. Cul es tu concepto de nacin y de lo popular hoy, en 1994? Cules son las diferencias en relacin con los aos 60? Quin es el pueblo brasilero? Es posible pensar en organizarlo todava? Cul es el papel del intelectual y de la literatura en esta nueva situacin?

A.C. Bueno, en primer lugar, cuando se habla de que nosotros tenemos un proyecto, t sabes muy bien que no es exactamente as, quiero decir, uno no empieza la vida con un proyecto y luego va realizando las cosas del proyecto. Las cosas suceden y uno reacciona a ellas. No hay duda ninguna de que el Quarup fue un proyecto en el sentido de que es un libro, digamos, extenso y en l estn encerradas muchas experiencias de mi vida. Fue el primer libro que hice planeando realmente las cosas de una forma rigurosa porque, inclusive, mucho de lo que pasa en el Quarup yo viva en aquel momento.

Yo fui preso mientras estaba escribiendo el Quarup, de manera que todo eso fue modificando el proyecto inicial. Est claro que all existe una idea generalizada de Brasil, de lo que esper, de lo que pensaba que se haca: yo realmente pens, en los aos 60 de la dictadura militar, que Brasil pasaba por su ltima experiencia del tipo autoritario y que de all fuera a partir para una importante organizacin de su vida social. Nosotros soportamos un rgimen militar que estaba empezando cuando escrib el Quarup en 1967 y me pareci seguro que Brasil (con el adelanto que ya tena del punto de vista cultural, del punto de vista econmico, todo junto), que aquella experiencia autoritaria, anticuada de dictadura violenta y militar, fuera la ltima y que de all en adelante nosotros bamos a tener un tipo de vida diferente. Eso, infelizmente no sucedi, como t sabes muy bien.

J.V. Pero, de cierta forma, algunas expectativas que tradujiste, expresaste, representaste en el Quarup, han continuado por un mayor perodo de tiempo, por ejemplo, la Teologa de la Liberacin, que ha tenido una gran penetracin en Brasil

A.C. Tuvo y an tiene, no hay duda. No, yo no estoy diciendo que el pas acab, que no hay nada ms para hacer. No es eso, pero el pas todava no ha entrado en una ruta que uno pueda decir bien, ahora est cierto, tiene mucha cosa errada, pero el pas asumi su propio gobierno, asumi su propio destino. Eso yo creo que an no ha sucedido. Hay oportunidades, el pas es rico. El pas tiene muchos recursos a explotar. El pas todava no se ha educado. T puedes observar el porcentaje de nosotros que sabe leer, escribir, y que adems busca libros para leer (procura dar forma a las cosas), es muy pequea. Nosotros estamos cargando una masa de personas que nosotros mismos abandonamos y que, por lo tanto, no forma parte del pas. Ellas solamente sufren la vida, sin saber exactamente lo que es eso. Entonces, todo eso es indicio de un desorden an muy grande en el pas. Todo eso es lamentable. Nosotros aguantamos 20 aos de dictadura y todava no hayamos resuelto los problemas fundamentales de modo a poder decir: bueno, eso acab, de aqu en adelante vamos a tener una cosa que ensee la razn de ser. Infelizmente, no creo que nosotros hayamos llegado a este punto.

J.V. Todos los indicadores socio-econmicos se empeoraron, cierto? El desempleo, el hambre, el abandono de nio y su asesinato; en fin los derechos humanos bsicos an son inexistentes para la mayora de la poblacin.

A.C. Es una concentracin de la riqueza indita! Nosotros tenemos una clase rica en Brasil, que tiene gigantescas compaas formidables en las grandes ciudades de So Paulo. Yo tuve la oportunidad de hacer conferencias y visitarlas. Yo voy a Campinas y me quedo bobo al ver que el interior de So Paulo tiene ms de dos veces el producto interno bruto de Argentina. El estado de So Paulo es un gran pas, sin embargo, aquello no se comunica al resto de Brasil, no est en el mismo nivel. Dentro de So Paulo uno ve miseria, ve desempleo. Cmo es posible eso? Cmo es posible que el pas an est tan confuso?

J.V. Pasemos a otra pregunta, que es muy importante para el trabajo mo: algunas veces yo he ledo que tu formacin es catlica. Algunos crticos han sealado la relacin entre arte, poltica y religin en la obra tuya. El catolicismo contina siendo la base de tu pensamiento poltico o ya no crees en esa formacin?

A.C. Yo ya no creo ms (para poner las cosas muy claras) en la formacin catlica, en Dios, en los dogmas. Ya estoy lejos de todo eso hace mucho tiempo. Cuando yo hablo de una formacin catlica lo que quiero decir es que uno no escapa de la presin de una educacin. No que yo haya estado en colegio religioso de curas. Nada de eso. Pero dentro de mi casa haba realmente aquel clima: mis tas iban a la misa pero mi madre no era muy catlica. Sin embargo yo pienso que cualquier tipo de experiencia religiosa yergue el pensamiento de las personas, lo quita de la cosa ms contingente, del da tras da. La gran msica del occidente, por ejemplo, est profundamente ligada a la religin. Bach, Mozart, en todos ellos la ligacin es enorme Hoy en da vivimos (yo dira que los brasileos piensan que no) en un pas muy ateo. En Brasil, uno tiene la religin oficial que est, en nuestros das, muy distante del pueblo. T ves personas como Don Luciano de Almeida que me parece una bella figura, un hombre que va en serio los de la Teologa de la Liberacin (que son nuestros amigos muy activos, y muy conectados directamente a las cosas polticas) traen la alternativa religiosa para el pueblo, pero el pueblo, el grande pueblo no est interesado Y no hay tampoco la ligacin cultural que existe en otros pases civilizados. Sobretodo en relacin a la msica La msica de iglesia, la msica de concierto desaparecieron; adems nunca hubo realmente en Brasil una conexin profunda, pues todo aqu es muy superficial.

La Teologa de la Liberacin mantiene, en el terreno poltico, la necesidad de la idea religiosa, esto es, de una dimensin arriba de la experiencia humana vulgar que todo el mundo tiene. Yo tengo la impresin que eso est desapareciendo en Brasil. Nosotros estamos en un pas ateo, en un pas de un realismo pequeo, menor.

J.V. Y sin embargo, las experiencias que hubo en la Unin Sovitica, en China, o Cuba, sus intentos de derrotar o sustituir la religin en la vida de sus pueblos, fracasaron. Polonia contina catlica, Cuba contina con la santera, el vodu, el catolicismo, etc.

Hasta el momento mi impresin es que cuando el Estado ha tratado de competir o superar la religin, l fue derrotado. Ahora, el problema para m es el siguiente: el lado progresista (el que lucha por la justicia social) de la iglesia que se expresa en la Teologa de la Liberacin, tambin fue derrotado relativamente. Ese papa polaco, Juan Pablo II, es una autoridad conservadora, que no tiene el mnimo inters en mejorar la situacin socio-econmica de los pobres y oprimidos. Esa es mi lectura actual. Mi problema es, cmo preservar la religiosidad sin religin organizada, burocratizada, porque la dimensin de que t hablas, esa relacin de comunin csmica entre el individuo, la naturaleza y el universo (esa esfera que algunos freudianos identifican con el retorno al tero materno), son cosas extremamente importantes para la vida de las personas y las comunidades.

Yo creo que tratas de hacer eso en el Quarup pero lo que ms me impresion es que t has utilizado el mito cristiano del sacrificio del hijo sin el consentimiento de la madre, para ensear la espectacular revuelta de la mujer y de los oprimidos: Dios sacrifica a Jess sin el consentimiento de Mara y ella, indignada, se subleva, lo destrona y asesina a Dios. Es el mito Mariano. Incluso, en mi entendimiento, es el centro figurativo de la novela Quarup. Es el centro de la lucha simblica contra la dictadura y el autoritarismo en Brasil. Y esa narrativa, ese imaginario, sirve muy bien al movimiento feminista.

Y sin embargo, hay otra lnea narrativa que parece contradecir esa lnea feminista que es la siguiente: Nando, despus de que es preso, torturado, lisiado por la dictadura, pasa algn tiempo haciendo un apostolado de amor en la playa. En tu opinin, l se est liberando y liberando a esas mujeres o l las est utilizando como objetos sexuales?

A.C. Nando est menos utilizando a esas mujeres que realizndose porque en la realidad, Nando tiene una gran pasin por Francisca. Con esa forma de amar, el siente un exceso de vida, de amor, que el procura distribuir, digamos. En la idea de Nando, l est pensando en un mundo en que esos valores sobreviviran. Lo que es exactamente lo contrario de lo que est aconteciendo en un pas como Brasil. Nuestro pas esta extinguiendo ese tipo de imaginacin que Nando mostraba cuando se estaba relacionando con la prostituta pero viendo a Francisca en ella. Esa forma de amor slo es posible, creo, dentro de una experiencia de tipo religioso. Creo que eso no pasa si uno es ateo y absolutamente inmediatista; y por ms inteligente que t seas, del punto de vista de la cultura como aprendizaje, no es suficiente para tener una experiencia mstica, en el sentido de ultrapasar el lmite del puro pensamiento racional.

J.V. Y tuviste esa experiencia mstica?

A.C. Mira, cuando escrib el libro y, dentro de mi entendimiento, yo dira que la tengo todo el tiempo. Quiero decir, yo no soy demostrativamente religioso, ni nada. Yo no soy una persona expansiva, pero, en mi entender, o el mundo tiene esa dimensin religiosa tambin o no significa nada para m, para decir la verdad.

J.V. Entonces dices que si no hubiera esa dimensin, la vida no tendra mucho valor.

A.C. S, yo realmente tengo esa cosa muy dentro de m y creo que es muy valiosa. Creo que en Brasil, nosotros perdemos una dimensin muy importante de esa llamada civilizacin. Y no por ser cristiana, sino porque fue la religin que nos toc. Si fuera el Budismo tambin servira, pero esa dimensin de una religin universal que va en serio es importante y nos est faltando Tampoco tenemos una gran ligacin cultural con Inglaterra, Alemania, Francia, Estados Unidos. Todos esos pases, a pesar de encontrarse en una etapa de casi completo ateismo tecnolgico (esa cosa banal e idiota que ellos persiguen), an tienen aquella dimensin. En Brasil estamos ligados a una cultura sumamente superficial

J.V. Eso es lo que pas conmigo cuando estuve recientemente en Salvador buscando ciertos valores que parece que ya no existen por all. Como sabemos, Glauber Rocha, un cineasta genial reconocido en todo el mundo, naci en Bahia. En Salvador, la capital, hay un cineteatro con el nombre del fundador del cinema novo pero he buscado por las casas de video, una pelcula de Glauber Rocha para alquilar o comprar y no encontr ninguna. Es absurdo, es una cosa que no da para creer. En Salvador, uno puede encontrar toda esa basura, toda esa cosa horrorosa de Silvester Stallone, pero una pelcula de Glauber es imposible. Stallone y otros son lo peor de la cultura americana, invadiendo a nuestro pas; dominando el espacio imaginario de los brasileos

A.C. Nuestro problema es: nosotros somos muy dbiles. No es una cuestin de decir: No permita la entrada de la pelcula americana. Eso es imposible. Entra, pero si el pas tiene una cultura fuerte, uno absorbe eso y va adelante. De modo que, en nosotros la cultura es muy superficial; cualquier cosa arranca las races Realmente, todo es muy tenue aqu en Brasil. Si no tenemos cuidado, la cosa cultural desaparece.

J.V. Esto de que nosotros hablamos tambin tiene relacin con el problema aplastante de la industria cultural, de la media y de la TV Globo en la formacin del espacio, del tiempo y de las mentalidades del pueblo brasileo. En esta situacin, qu es lo que la literatura y la crtica literaria an pueden hacer?

A.C. Yo creo que la literatura puede hacer muy poco. La literatura puede estar, en parte, motivada por un acontecimiento pero no puedes controlar eso. Uno no puede decir: voy a escribir una novela sobre cmo sera Brasil si fuera gobernado por Lula. No es posible eso Entonces, la literatura es una cosa que solamente puedes hacer con la emocin. Ve, por ejemplo, nuestro querido Glauber Rocha. El Brasil que l senta era el Brasil de Antonio das Mortes, de aquella cosa inmensa y toda poderosa. Todo eso es parte de lo que hay en Brasil, pero en Glauber era un asunto tan fuerte que l llegaba a perder el equilibrio. l senta con tanta fuerza que no haba otra alternativa: l tena que expresarlo. Uno podra decir que Glauber decidi salvar nuestro Brasil, haciendo tal pelcula, pero no era exactamente eso. l hacia tal pelcula porque aquello tena que salir de alguna manera Entonces, para m, no existe ese tipo de arte y sera un libro malo si yo dijera: voy a hacer una novela para que Brasil quede as, o as. Eso no existe. Entonces, volviendo a lo que estaba hablando, Brasil es un pas que todava no ha dicho para qu vino. Entonces la pregunta es qu es lo que t puedes hacer dentro del pas?

Adems, toda Amrica Latina se encuentra en esa misma situacin. Mxico, por ejemplo, un pas con un pasado tan interesante, Mxico tan poco consigue encontrarse como nacin moderna.

J.V. Estoy de acuerdo. Viv en Mxico durante 9 aos y hoy me parece que contina igual o an peor que ayer.

A.C. Toda la Amrica Ibrica se qued en ese limbo

J.V. En cuanto a la modernidad, posmodernidad o no modernidad de una nacin, yo he visto que t tienes all el libro As razes do Iluminismo de Sergio Paulo Rouanet y tengo una pregunta sobre esa cuestin. T, que has enseado clases en USA, sabes que all an hay pugnas entre las diferentes corrientes de crtica literaria. En esas pugnas se encuentran el formalismo ruso, la fenomenologa, la esttica de la recepcin, el estructuralismo, el posestructuralismo, el anlisis marxista lucaksiano, la crtica feminista, etc. En fin, nosotros que estudiamos literatura y la crtica cultural, giramos en torno de esos discursos y discusiones. Actualmente, una discusin que est en el centro de inters es la que opone Habermas, por un lado y Foucault y los posestructuralistas por otro; la que trata de la cuestin modernidad/posmodernidad. Como sabes, para los posestructuralistas como Derrida y Foucault, las nociones de autor, texto, lector, sujeto/objeto, historia, geografa, verdad, causalidad, representacin sufrieron un cuestionamiento y una revisin profunda. Cul es tu posicin delante de esas elaboraciones? Cules son, en tu opinin, las ventajas y las desventajas de la utilizacin de esas nuevas teoras para el anlisis, la representacin y la lectura (interpretacin) de la historia de Brasil?

A.C. Mira, voy a decirte una cosa con toda sinceridad. Este es un campo donde estoy muy poco informado, pero realmente muy poco. No me pude interesar mucho por esas cuestiones. Me provoca una especie de cansancio Pero a m me gustara preguntar: Qu es lo que t piensas de todos esos movimientos? T crees que esos movimientos han llevado a un mayor conocimiento del arte? y sobretodo esos movimientos han abierto otros caminos para el arte? o t piensas que la cosa es, digamos, medio bizantina?

J.V. Personalmente, creo que la cuestin es muy compleja. Pero creo que hay los dos lados: pienso que hay intelectuales que han utilizado este tipo de elaboracin para encontrar formas de luchas liberadoras, buscando, por ejemplo, revelar lo que est excluido, revelar lo que fue dejado afuera, lo que fue ocultado, lo que la historia oficial no revela. En ese sentido, creo que no hay necesariamente incompatibilidadEn esa direccin me parece que hay desarrollos tericos interesantes ligados a la idea de que la relacin entre el signo y el referente es una relacin arbitraria; o sea, que la relacin entre la palabra y la cosa es una relacin arbitraria. Del mismo modo, algunos posestructuralistas llegaran a la idea: si la relacin entre significante/significado es arbitraria entonces lo que establece el sentido entre ellas es el juego de sus diferencias. As, importantes nociones o conceptos centrales como Dios, Familia, Propiedad, Estado, etc. u oposiciones como hombre/mujer, blanco/negro, etc. son solamente signos, signos que presentan las mismas caractersticas que cualquier otro tipo de signo, o sea, que no existe ninguna substancia por detrs de ellos pues ninguno de ellos puede estar afuera de la cadena de las diferencias entre los signos, ni puede constituirse en significante fundamental de cosa ninguna. Creer en significantes fundamentales es creer en una ilusin histrica...

A.C. Eso presenta aspectos interesantes. Puedes continuar.

J.V. Sin duda, todo eso parece interesante. Sin embargo, yo pienso que es muy difcil que podamos construir algn tipo de conocimiento estable, slido, cientfico, como fundamento para una intervencin duradera en la sociedad, sobre esas bases tericas.

Siguiendo esa argumentacin, llegamos a conclusiones muy difciles de aceptar, como por ejemplo aquella que afirma que no existe sujeto de la historia. Luego, aparece la pregunta, si no existe sujeto de la historia (la clase de los propietarios de los medios de produccin y la clase de los trabajadores explotados), entonces quin o quines hacen la historia social?

En ese punto, si t me permites un comentario rudo, yo dira que frecuentemente esos tipos de teorizacin tienden a caer en discusiones bizantinas y paralizadoras. En otras palabras, pienso que es una discusin compleja por un lado, pero por otro lado, hay el peligro de que ese tipo de enfoque nos conduzca a algn tipo de escapismo, colaborando para el inmovilismo y la paralizacin del individuo y de los grupos polticos. Para un pas como Brasil, que como hablbamos, tiene tantos problemas elementales para resolver, para solucionar, creo que el intelectual de nuestro pas o del tercer mundo no debera darse el lujo de paralizarse por causa de enfoques como esos. Los pases ricos no deberan, pero todava pueden darse ese lujo. Nosotros no podemos pero tampoco podemos ignorar las nuevas teorizaciones que aparecen en el primer mundo, no es verdad?

A.C. Claro, pero sigue un poco ms

J.M. T sabes que segn representantes de la Escuela de Frankfurt, Theodor Adorno y Horkheimer (que nacieron y se educaron en la tradicin marxista, pero se quedaron tan indignados y perplejos frente a los crmenes del stalinismo), trataron de reconstruir el marxismo llevando en consideracin que la Razn (el gran triunfo de la civilizacin occidental moderna), en vez de conducir a la humanidad a la conquista de la libertad, la igualdad y la fraternidad, (en fin, a una sociedad feliz), la Razn se ha convertido en una razn burocrtica, mercantilizada, destructiva para los hombres y la naturaleza. Ese tipo de razn es la que es responsable por la contaminacin de las aguas, de las selvas, de los bosques, por la destruccin del planeta tierra y por el exterminio de las especies animales y vegetales, adems del propio ser humano.

Naturalmente, uno puede ver el lado crtico y sensato del raciocinio pero tambin tengo muchas dificultades para visualizar y aceptar un nuevo mundo sin la presencia de algn tipo saludable de Razn y de CienciaHoy tambin es muy frecuente (dentro y fuera de los medios acadmicos y de los USA), el cuestionamiento de la Nacin, del Estado, etc. y todo eso (con tal de que no sea una defensa de la derecha en pro del neoliberalismo) tiene un lado que puede ser productivo, pero, por otro lado, tengo muchas dudas sobre lo que se puede hacer con todo eso. En realidad, tengo muchas ms preguntas y dudas que respuestas en lo que se refiere a la discusin moderno/posmoderno y sobretodo, cmo los oprimidos de los pases del tercer mundo pueden beneficiarse de todo eso.

A.C. Claro. Bueno yo estaba leyendo el libro de Rouanet La idea fundamental de l (esa creencia iluminista de l), esa cosa como l la exprime, me parece muy buena. Pienso que es muy lcido.

J.V. S, l es un pensador muy inteligente

A.C. Para m, lo que el dice es ms aceptable. Es lo mismo que t estabas diciendo, quiero decir, uno tiene que cometer una gran violencia para llegar a la conclusin de que la razn destruy el mundo. Yo, realmente, no pienso que eso sea una cosa aceptable. T puedes encontrar descaminos terribles, pero no desde el punto de vista fundamental, o entonces nosotros estamos completamente perdidos en la floresta; no tenemos la mnima idea de cmo salir de nuestra perplejidad

Pero por otro lado, tambin tengo la impresin que hay, en un pas como Estados Unidos, espacio para todo. Debido a esa gran riqueza, a ese gran bien estar, a las grandes universidades y a las grandes donaciones presupuestales, hay dinero para todo lo que se quiera hacer, cierto? Entonces, no tiene gran importancia para ellos si un grupo de personas se rene para defender ideas, aun si ellas son de un tipo muy particular; a menos que sea en un espacio tan sombro que acaba resultando en situaciones de locura completa, como la de aquellos religiosos que fueron exterminados all en Texas.

J.V. Waco fue absolutamente terrible

A.C. Y eso es el resultado de un pas sper-rico que tiene medios para todo lo que se quiera hacer. Pero, cmo es posible que aquel to, David Koresh, llegara a todo aquello? l pareca un prncipe de Alemania del siglo VIII, l tena una ciudad. Qu es eso? Dnde estamos? Slo en un pas como los Estados Unidos pueden ocurrir cosas brbaras como esas. Ellos estn experimentando con todo y hay muchas cosas perfectamente dispensables y hay mucha estupidez. Y en ciertos casos puede suceder lo que sucedi con aquel otro loco que estaba en la Guyana, el tal reverendo Jones: aquel suicidio colectivo, aquella cosa horrorosa. Es que, en EUA, todo puede tener proporciones gigantescas: la religin de los mormones, por ejemplo. Sus monstruosidades son gigantescas en casi todo lo que hay, no es cierto? Aqu una vez ms es a Karl Marx a quien debemos recorrer para explicar todo eso. En USA, ellos han tenido una acumulacin de capital tan gigantesca que tienen medios y recursos para todo.

J.V. Y asume muchas formas que se puede tambin echar en la basura, pues en todo hay un gran desperdicio. El ejemplo ms obvio son las toneladas y toneladas de comida y alimentos que ellos tiran diariamente en la basura. Es impresionante.

A.C. Lo peor es que nosotros aqu tiramos toneladas de comida de una manera aun ms estupida porque no tenemos lo suficiente para alimentarnos. All, ellos lograron tambin una gran acumulacin primitiva de capital en el sentido marxista. Resultado, all t puedes hacer todo lo que uno quiera. Hoy ellos son la nica gran potencia. Ellos acabaron con la Unin Sovitica a poder del dinero. Ellos obligaron a la Unin Sovitica a que hiciera una corrida armamentista que llev a los soviticos al colapso. En cuanto a eso yo no tengo la menor duda.

J.V. Ellos derrotaran a los rusos por ese camino

AC. Acabaron con los rusos. Ronald Reagan fue el ltimo captulo de la disputa, con aquella cosa del imperio del mal.

J.V. Y el Star Wars program: las guerras de las estrellas.

A.C. EUA coloc una masa tan grande de dinero en aquella competicin con la Unin Sovitica que sta se vino abajo.

J.V. Cmo fue posible que los gobernantes rusos prolongaron una corrida armamentista tan estpida?

A.C. Ellos se dejaron imbecilizar con el negocio de Stalin, uno puede ver claramente ahora. Y ellos se olvidaron de una cosa importantsima de los enseamientos de Marx: La acumulacin primitiva de Capital. Como t sabes, la Inglaterra hizo esa acumulacin. Sali de una isla y domin todo el mundo. Los Estados Unidos acumularan tanto capital que hoy nadie llega cerca de ellos. Ni Japn ni nadie. En EUA, ellos tienen todo. La Unin Sovitica se olvid de que an no haba acumulado lo suficiente para enfrentarse con una potencia como los Estados Unidos

Nosotros no podemos negar que los rusos conquistaron el espacio de una manera dignsima, pero casi todo el dinero fue en esos emprendimientos. Los estadounidenses tenan el dinero para eso y mucho ms. Era una lucha sin gloria para la Unin Sovitica.

Pero vamos a volver a la cuestin de la circulacin de las nuevas ideas en los Estados Unidos. Hoy se puede observar que todas las ideas interesantes que aparecen en Francia (por ejemplo, las ideas estructuralistas de Levi-Strauss, o posestructuralistas de Derrida), llegan a EUA y ellos las adoran: las ponen en su lugar, empiezan a hacer perfeccionamientos, etc. y universidades enteras se dedican a ensearlas. Los estadounidenses no tienen problemas con eso: cuando todo eso termine, terminar y listo. Pero, simultneamente, EUA tiene un lado evidentemente fundamental y serio de la cultura de ellos que es una cosa rectilnea y que sigue adelante, pues ellos son los herederos del Imperio Britnico, un proyecto de dominacin que ellos continan llevando adelante.

J.V. Sin duda ellos pueden darse lujos de todos los tipos; incluso, actualmente, gran parte de esa produccin intelectual superflua ya est siendo tirada al basurero. Pero, ellos continan atentos. Creo que ellos estn tratando de cortar las gorduras por causa de la gran deuda externa, de la crisis econmica, de la competencia con Alemania, Japn, el mercado comn europeo y la transferencia de la propiedad americana a otros pases, etc.

A.C. Eso tambin es muy interesante.

J.V. Si, es interesante no olvidar uno de los mecanismos econmicos que les condujo a esa situacin: La produccin industrial estadounidense ha estado perdiendo en productividad en relacin a la produccin industrial de Alemania y Japn. Para enfrentar la competencia, ellos abaratan el precio de las mercancas a travs de la desvalorizacin del dlar pero a la par se desvaloriza el capital y los ttulos de propiedad que pertenecen a EUA y luego son adquiridos por otros pases.

A.C. Como el Rockfeller Center

J.V. Claro, como podemos notar, hay en EUA, todo un conjunto de problemas y contradicciones que ellos estn obsesionados en resolver rpidamente pero, no ser fcil.

A.C. Todas las contradicciones. Ellos pueden darse el lujo de todo, pueden hacer todas las experiencias con la mayor tranquilidad porque hicieron una brutal acumulacin de capital y tienen una gran variedad de medios Realmente, hoy da, es la nica gran potencia y es el pas ms rico del punto de vista de todo que se quiere comprar. Uno puede preferir estar (esta es una cuestin personal) en Inglaterra, en Francia (y esos pases tambin tienen cosas muy interesantes), pero es en los Estados Unidos donde uno puede encontrar de todo. Y eso es un gran triunfo de la tesis marxista.

(Continuar)

Nota:

(1) El Kuarup o El Quarup es la ms grande fiesta ritual de los indgenas brasileos del Alto Xing.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter