Portada :: Otro mundo es posible :: X Foro Social Mundial (Dakar)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2011

El Foro Social Mundial despus de Dakar
Entre la necesidad y la realidad

Esther Vivas
Rebelin


El Foro Social Mundial (FSM) concluy su ltima edicin en Dakar (Senegal). Unas 75 mil personas, una cifra muy importante, de organizaciones y movimientos sociales de todo el planeta se dieron cita, del 6 al 11 de febrero, en un proceso/evento que se afirma imprescindible en el marco de la actual crisis sistmica, como espacio de encuentro y de articulacin de redes, pero que muestra tambin sus lmites y debilidades.

La presente edicin del FSM se llev a cabo en un contexto innegable del carcter estructural y profundizacin de la crisis, despus de que la ltima edicin tuviese lugar en Belem (Brasil), en enero del 2009, meses despus del estallido de la misma. La actual coyuntura pone encima de la mesa la urgencia de espacios que permitan la coordinacin de luchas, avanzar en estrategias de accin a escala global y que visualicen que otro mundo es tan necesario como posible.

El Foro Social Mundial cumpli con el objetivo de mostrarse como un escaparate, una plaza, de las alternativas, un punto de encuentro de una gran diversidad poltica y temtica de colectivos, mayoritariamente africanos y muchos europeos. La presencia de Amrica Latina y de Asia, lgicamente, fue ms dbil. Y ofreci un espacio indispensable para la urgente organizacin de las resistencias colectivas que tuvo su mxima visualizacin en las casi cuarenta asambleas de convergencia de grupos, redes y colectivos que se llevaron a cabo y, sobre todo, en la multitudinaria Asamblea de Movimientos Sociales, con ms de tres mil asistentes, y que se convirti en una de las actividades centrales y ms visibles del Foro.

Una Asamblea que reafirm su compromiso en el combate contra el capitalismo y que aprob un calendario de movilizacin con las fechas centrales del 20 de marzo, como jornada internacional en solidaridad con las revoluciones en el mundo rabe, y el 12 de octubre, como da de accin global contra el capitalismo. Asimismo, la generacin de espacios de trabajo y confluencia antes y durante el FSM permitieron, tambin, el encuentro, el debate y la coordinacin de redes y organizaciones.

En Dakar vimos desde grandes conferencias y referentes del movimiento altermundialista a pequeos talleres y luchas annimas, todas ellas imprescindibles en este complejo combate por otro mundo posible. Las pequeas manifestaciones y protestas improvisadas que recorrieron el campus de la Universidad Cheikh Antha Diop, donde se celebraba el evento, pusieron de manifiesto la necesidad de vincular accin y reflexin. La llamada aldea de los movimientos sociales con carpas de mujeres, campesinos, habitantes, productores, migrantes, etc. fue uno de los espacios que mejor funcionaron con actividades, comedores populares y asistentes non stop.

El FSM en Dakar fue, tambin, un paso adelante muy importante respecto a la ltima edicin del Foro Social Mundial en frica, en Nairobi, en enero del 2007. Si aquella, podemos afirmar, fue la edicin ms controvertida del FSM con unas entradas a un precio inaccesible para la poblacin local, esponsorizacin por parte de multinacionales, etc., la edicin senegalesa no repiti dichos errores y el perfil general del Foro fue combativo.

Asimismo, el proceso hacia Dakar cont con el trabajo y el esfuerzo que algunas redes, como el CADTM frica, entre otras, realizaron para movilizar a colectivos sociales de base del frica Occidental y de la capital senegalesa. En este sentido, se organiz una caravana, das previos al evento, que recorri varios pases de la regin dando a conocer el proceso y sumando a nuevos participantes al evento y se dinamizaron actividades ligadas al FSM, como conciertos u otros, en los barrios perifricos y ms pobres de Dakar.

El Foro Social Africano, por su parte, la versin regional del Foro Social Mundial y un actor importante en su organizacin, cuenta con una sobre representacin de ONGs del continente en detrimento de redes y movimientos sociales, muy dbiles en la regin, lo que explicara, en parte, que estos tuviesen una menor presencia en Dakar.

Una situacin que se repite en el Consejo Internacional, organismo de direccin del FSM, con un desequilibrio importante entre ONGs y redes sociales, que en los ltimos aos han disminuido su perfil y presencia en el Consejo y consecuentemente su influencia. Si consideramos que el Foro Social Mundial ser til siempre y cuando sirva a los intereses de estos movimientos y a los procesos de transformacin socio-polticos, su prdida de peso debera ser un elemento a tener muy en cuenta.

A nivel organizativo, la presente edicin ha mostrado debilidades importantes. Empezando por el kaos organizativo que se vivi la primera jornada del FSM, en el que las actividades previstas no contaban con aulas asignadas y se desconoca dnde se organizaban las mismas, problema que prosigui, aunque en menor medida, durante todo el evento, pasando por la falta de un programa fcilmente accesible con las actividades diarias hasta el precio de la comida, muy superior a los estndares locales, y que despert fuertes crticas, sobre todo, entre los participantes africanos.

Segn explicaron los organizadores, el kaos inicial se debi a que el Gobierno sustituy al rector con el que se haban establecido los acuerdos de cesin de aulas y el nuevo no reconoci los mismos, no dej los espacios ni suspendi las clases, como se haba acordado. En consecuencia las organizaciones que tenan previstas actividades tuvieron que alquilar o nuevos espacios en la ciudad u ocupar carpas o salas vacas en la universidad.

De este modo, el FSM se llev a cabo en una universidad repleta de estudiantes que inicialmente miraban con recelo a los altermundialistas que ocupaban su recinto, ya que nadie les haba informado del encuentro. Aunque finalmente varios de estos mismos estudiantes se sumaron al Foro e incluso algunos, como el llamado movimiento de estudiantes no orientados , segregados por sus orgenes humildes y que luchan por acceder a una universidad tericamente pblica pero a la prctica no accesible a todo el mundo, se sumaron al evento con su protesta.

En lo poltico es necesario sealar el boicot sistemtico a las actividades del pueblo saharaui realizado por una parte de la delegacin marroqu, financiada directamente por el gobierno de Marruecos, e integrada, como denunciaron miembros del CADTM y de ATTAC Marruecos, por personas que no tenan nada que ver con colectivos y movimientos sociales. Agresiones, insultos y boicot a los seminarios e intervenciones de los participantes saharauis fueron la estrategia seguida. Varios asistentes al FSM denunciaron los hechos y organizaron una manifestacin improvisada en el campus de la universidad, donde participaron varios miembros del CADTM y de ATTAC Marruecos quienes denunciaron la mala imagen que estas prcticas estaban dando a aquellos participantes y organizaciones sociales marroques que nada tenan que ver con estos hechos. Frente a estos sucesos, un posicionamiento rotundo del Comit Organizador del FSM hubiese sido ms que necesario.

Otra debilidad poltica a sealar fue que a pesar de que las revueltas sociales en Tnez y Egipto tuvieron una presencia transversal y estuvieron muy presentes en el quehacer cotidiano de los activistas pendientes de la cada o no de Mubarak, estos procesos revolucionarios en el norte de frica no tuvieron una centralidad poltica a la altura de lo que significan tanto para el continente como a nivel mundial. Las lecciones del levantamiento del pueblo tunecino y egipcio hubiesen tenido que ser el leitmotiv de este Foro Social Mundial.

Ms en general, los lmites del FSM son tambin los lmites del perodo, de dificultad para trascender los ncleos activistas y llegar a nuevos sectores sociales. El Foro pas prcticamente inadvertido en la ciudad de Dakar.

A nivel internacional, la falta de una dinmica de movilizacin que empuje es una de las grandes debilidades que enfrenta el proceso del FSM, al erigirse como un espacio de referencia, plural y diverso, en un contexto en el que no se dan protestas de referencia coordinadas a escala global. Con lo cual, la falta de presin desde abajo, desde la accin, podra escorar al Foro a posiciones ms institucionalistas.

El Foro no tiene ya la centralidad que tuvo en sus comienzos, en la fase de ascenso del movimiento altermundialista, aunque su existencia es importante como marco general de trabajo y encuentro, siempre y cuando se mantenga en sintona con las luchas sociales.

Otros debates y contradicciones enfrentan al Foro Social Mundial: cmo integrar y/o visualizar los procesos de resistencia a escala local con un encuentro de las caractersticas del FSM? Cmo mantener este espacio como un referente til para la transformacin poltico y social en un contexto faltado de victorias concretas? Y es que el sesgo entre necesidad y realidad es an muy grande.

El Foro Social Mundial se sita en un frgil equilibrio entre lo global y lo local, entre ONGs y movimientos sociales, entre institucionalizacin y autogestin, etc. Se trata de una tensin constante. Nairobi, en el 2007, nos ense la peor cara del FSM; Mumbai, en el 2004, una de las mejores. La clave no olvidar a quin y para qu sirve el Foro Social Mundial: un contrapunto, que debera ser, infranqueable al capitalismo global.

Esther Vivas participante en el Foro Social Mundial 2011 en Dakar.


+info: http://www.esthervivas.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter