Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2011

Pacto social y vida cotidiana
El argumentario del Gobierno

Miguel Romero
Rebelin


1. La prensa del martes da 15 de febrero recoge estas declaraciones del secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granados: Vamos a poner barata la mercanca de la contratacin. Se trata de una manera suelta y chistosa de definir uno de los acuerdos del pacto social para estimular la creacin de empleo (sic), es decir, la exencin total o parcial de las cuotas empresariales por nuevas contrataciones, precarias por supuesto, de jvenes y parados de larga duracin mayores de 45 aos. Lo de poner barata se refiere a los empresarios; a la caja de la Seguridad Social la decisin va a costarle cara: unos 235 millones de euros.

Es instructivo comparar el lenguaje desinhibido del secretario de Estado con los discursos solemnes de unos y otros cuando la firma del pacto. En realidad, el contenido real del pacto se entiende mejor cuando los gestores de su aplicacin se explican sin formalidades, ni las obligadas autocensuras previas a la firma, que cuando se leen los argumentarios de los sindicatos firmantes, tratando de vendernos por buena una mercanca averiada.

2. A finales de enero, cuando se estaba cocinando el pacto, alguien filtr que el gobierno haba ofrecido no recuerdo qu a CC OO y UGT a cambio de su apoyo a la prolongacin de la vida llamada til de las centrales nucleares. La filtracin provoc crticas inmediatas de organizaciones ecologistas y una reaccin airada de los sindicatos, que la atribuyeron a la supuesta intencin de algn miembro del gobierno de torpedear el pacto social. Poco despus, Rubalcaba y Zapatero hicieron el desmentido de rigor y se pas pgina. Ahora, tras una cuarentena de slo dos semanas tras la firma del pacto, el gobierno ha anunciado el 15 de febrero esa prolongacin que entonces se consider poco menos que un infundio.

El giro nuclear de Zapatero slo es una sorpresa para ingenuos: forma parte de la poltica puesta en marcha por el gobierno desde el pasado mes de mayo, que se va a aplicando sin pausa, pero en dosis adecuadas para que encuentre los menos obstculos posibles. La firma del pacto social ha facilitado esa poltica; en los prximos das y semanas llegarn otras dosis.

Les durar a CC OO y UGT la indignacin contra quienes les vincularon con las intenciones pro-nucleares del gobierno? Ahora que las intenciones se han convertido en hechos, manifestarn con similar energa su rechazo a estas medidas?

Miguel Romero es editor de VIENTO SUR

Post-data: Cambiando de tema, aunque no del todo. Parece que finalmente no se pagarn los 25 millones de euros en bonus a altos cargos de Caja Madrid comprometidos por el anterior presidente Miguel Blesa, una vez descontados los 4,8 millones ya pagados a uno de estos ejecutivos, que es muy dudoso que sean devueltos. Rato y Esperanza Aguirre ha debido pensar que cancelar el pago tendra un buen efecto poltico, en plena campaa pre-electoral.

Hay un punto oscuro, entre otros, en esta historia. En el Consejo de Administracin de Caja Madrid hay representantes de Izquierda Unida y, en ese u otros rganos de gobierno de la entidad, hay representantes del PSOE, organizaciones sindicales, ayuntamientos, etc. Nadie saba nada de esto? Porque si no lo saban, habra que concluir que Blesa poda manejar nada menos que 25 millones de euros como dinero negro. Y si lo saban, hay que suponer que lo aprobaron. Y si lo aprobaron, alguien va a pedirles cuentas?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter