Portada :: frica :: Revueltas en el norte de frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-02-2011

Libia entre la esperanza de la liberacin y el riesgo de la somalizacin

Mohamed Tahar Bensaada
Oumma.com

Traducido para Rebelin por Caty R.


Si la determinacin del pueblo libio de liberarse del rgimen sanguinario de Gadafi no ofrece ninguna duda; aunque una parte del ejrcito y una mayora de las tribus se han puesto del lado de los insurgentes y la liberacin de toda la regin oriental de pas de las garras de los milicianos auguran la prxima cada del rgimen, cada vez ms aislado en el interior y en el escenario regional e internacional, otras evoluciones podran anunciar perspectivas menos venturosas.

Si reunimos todos los elementos del puzzle libio que conocemos hasta ahora, son posibles cuatro escenarios. El primero sera que Gadafi consiguiera matar la insurreccin popular gracias a los batallones militares que le son leales y a las legiones de mercenarios extranjeros dirigidas por el exjefe de los servicios de inteligencia y actual ministro de Asuntos Exteriores, Moussa Koussa, y los hijos menores de Gadafi, Moatassim y Khmis. El segundo escenario, el ms deseable, es que el pueblo libio siguiera los ejemplos de Tnez y Egipto. La intervencin de lo que queda del ejrcito contra el clan de Gadafi y sus mercenarios permitira al pueblo libio proyectar con ms esperanza un perodo de transicin democrtica y pacfica.

El tercer escenario sera una intervencin militar directa de la OTAN o de los estadounidenses solos, bajo la cobertura de la ONU, que vendra a reemplazar la pasividad o la impotencia del ejrcito libio frente a los milicianos pagados por el rgimen. Finalmente, el cuarto escenario sera una divisin del pas en una regin oriental liberada y una parte de la regin occidental bajo el control de las fuerzas pro Gadafi durante un perodo indefinido. Conviene examinar cada uno de los escenarios y sus implicaciones, tanto internas como regionales. Dejaremos de lado el primer escenario, ya que parece muy improbable a la vista de la evolucin de los ltimos das. Dado su enorme descrdito, el rgimen de Gadafi no tiene ninguna oportunidad de recuperar el control total de pas que tena antes.

El segundo escenario

El segundo escenario, que el pueblo libio se liberase del rgimen de Gadafi gracias a la combinacin del levantamiento popular con la neutralidad condescendiente del ejrcito no es factible en las mismas condiciones. Por una parte, al contrario de Tnez y Egipto, el rgimen libio no cuenta slo, ni principalmente, con el ejrcito para acabar con la insurreccin popular puesto que puede movilizar a miles de mercenarios entrenados desde hace aos para ese trabajo sucio. Por otro lado, al contrario que los ejrcitos de Tnez y Egipto, el ejrcito libio fue voluntariamente desarticulado, desorganizado y compartimentado por el rgimen desde el intento de golpe de Estado de 1996, en particular por la instigacin de los hijos menores Moatassim y Khmis y su instructor, el exjefe de los servicios secretos y actual ministro de Asuntos Exteriores Moussa Koussa. Aunque el cambio de bando de algunas unidades al lado de los insurgentes podra desempear un papel importante en el desenlace de la situacin, es difcil evaluar las autnticas relaciones de fuerzas entre las unidades leales y las unidades rebeldes y su repercusin sobre el terreno.

Y es de este elemento del que depende en gran parte la realizacin de este segundo escenario. Nadie duda de que la determinacin popular, la desercin de un nmero cada vez ms importante de polticos y diplomticos y el aislamiento cada vez mayor del rgimen en el escenario regional e internacional podran acelerar el cambio de las unidades del ejrcito que todava no han tomado una posicin. Pero el tiempo apremia. Si la situacin perdura y las masacres a puerta cerrada prometidas por Gadafi continan, ese escenario, que sera beneficioso para Libia, corre el riesgo de ser sustituido por otros escenarios menos venturosos.

El tercer escenario

En efecto, si el ejrcito libio, o lo que queda de l, no asume sus responsabilidades, existe un grave peligro de que las potencias extranjeras, que hasta ahora se mantienen pasivas y cmplices por razones geopolticas inconfesables, se arriesguen a montar una operacin militar bajo cobertura humanitaria que ciertamente liberara a Libia del dictador pero que se limitara a imponer un rgimen democrtico pro occidental. Este escenario no es totalmente improbable en vista de las ltimas evoluciones diplomticas.

El presidente Obama acaba de declarar que ha pedido a su administracin que le presente todas las eventualidades y posibilidades en el marco de la gestin de la crisis libanesa. Se sobreentiende que los estadounidenses podran proyectar una intervencin directa. Los britnicos han comenzado a sondear a su opinin pblica declarando que no dudarn en organizar una operacin militar dirigida a repatriar a sus ciudadanos que se encuentran actualmente en Libia.

Por supuesto la intervencin militar estadounidense o de la OTAN, bajo cobertura de la ONU, no tiene que parecerse necesariamente a la invasin de Afganistn o Irak. Podra ser que los estadounidenses se conformasen con una incursin del tipo de la intervencin area dirigida contra Serbia durante el conflicto de Kosovo. Pero sera suficiente una intervencin semejante para desalojar al rgimen de Gadafi si ste sigue beneficindose de la ayuda de sus mercenarios extranjeros? El presidente Obama tambin aadi que su administracin est concertndose con sus aliados para coordinar los pasos a seguir. Se refiere slo a sus aliados de la OTAN? O incluye tambin a sus aliados los Estados rabes vecinos, que estn corriendo el riesgo de que les golpeen directamente las evoluciones de la crisis libanesa, y son tres: Egipto, Argelia y Tnez?

Si por desgracia no hubiera otro remedio para desalojar a Gadafi que la intervencin estadounidense, las cosas deberan evolucionar de forma diferente a lo que sucedi en Tnez y Egipto. Si en esos pases todava no se puede prever nada sobre el futuro desarrollo de la transicin democrtica segn las relaciones que instauren con las potencias occidentales, y con Estados Unidos en particular, est claro que una intervencin estadounidense en Libia no dejara ninguna o muy relativa- oportunidad de desarrollo independiente a la joven repblica democrtica libanesa que nacera de semejante escenario. Eso no augura nada bueno en la regin.

Si ese escenario llegase a hacerse realidad, sera sencillamente catastrfico. Lo que no lograron hacer en Egipto una transicin democrtica autoritaria bajo el control de su hombre, Omar Suelimn- y lo que no consiguen en Argelia un Estado completamente sometido a su juego, es decir, liberado de la duplicidad diplomtica de Buteflika- Podr conseguirlo Estados Unidos gracias a una crisis humanitaria en la que todo indica que podran haberla deseado? Ser Libia la futura base de maniobras estadounidense en la regin? Un pas de 6 millones de habitantes pero que disfruta de un PIB de 100.000 millones de dlares, es decir el equivalente a dos tercios del PIB de Egipto que tiene 85 millones de habitantes podra, en efecto, marcar la diferencia tanto en un sentido como en el otro. En el plano estratgico el control de Libia no es en absoluto un asunto menor.

El cuarto escenario

Con o sin intervencin estadounidense, podra caer Libia en un escenario de tipo somal? Es una perspectiva extremadamente grave, pero a la vista de cierto nmero de elementos, por desgracia no se puede descartar. La liberacin de la regin oriental, en la que numerosas ciudades empezando por Benghazi, Derna, Elbeida y Tobrouk han cado, en los primeros das, en manos de los insurgentes, y el hecho de que el rgimen concentra sus ltimas fuerzas en la regin occidental, si esta situacin se estabiliza sobre el terreno, augura un escenario de divisin de facto del pas. Pero es cierto que el hecho de que una localidad como Mesrata, situada al oeste de Trpoli, haya cado en manos de los insurgentes constituye un feliz acontecimiento que favorece la preservacin de la unidad nacional del pas.

Pero las aventuras de un clan asediado que juega la ltima carta del tribalismo podran favorecer el escenario de una posible somalizacin. Ese escenario es tanto ms probable en cuanto que no slo existe una situacin de hecho en la que ya cada uno de los protagonistas controla un territorio determinado. Ms grave, ese escenario podra tambin alimentarse de un tribalismo que permanece como una realidad sociolgica en Libia, un tribalismo que el rgimen ha alimentado e instrumentalizado y que ahora quiere utilizar como su ltima oportunidad de supervivencia. Pero ese escenario slo puede convertirse en realidad si las potencias extranjeras tienen inters en jugar esta carta si fallan otras.

El escenario de la somalizacin, que no es deseable para el pueblo libio, no slo constituye un grave peligro para Libia como sociedad y nacin. Tambin es un peligro para la seguridad nacional de los pases vecinos: Egipto, Argelia y Tnez. Algunas fuentes occidentales, muy interesadas, ya empiezan a comercializar informacin de un presunto emirato de al-Qaida en la regin liberada de Derna! Es un escenario experimentado en otras partes por razones estratgicas y geopolticas inconfesables. Algunas regiones en Libia sern una copia de las regiones denominadas tribales en la frontera de Afganistn y Pakistn, con el fin de crear zonas de tensin propicias a todo tipo de maniobras militares y diplomticas?

Conseguir el pueblo libio triunfar sobre todos los manejos que se traman en secreto para vaciar la revolucin de su contenido liberador, al tiempo que se desembaraza del odiado rgimen de Gadafi? De todos los escenarios expuestos, ser capaz el pueblo libio de imponer el que corresponde a sus aspiraciones democrticas, a sus intereses nacionales y a los intereses nacionales de los pueblos vecinos? Si la culpable y escandalosa pasividad de los Estados vecinos slo puede suscitar el asombro y la indignacin, incluso aunque los fuertes factores estratgicos y diplomticos podran explicarla, es un hecho que la actitud de los pueblos anda muy lejos de estar a la altura de los desafos que ahora tienen como escenario a Libia, pero que pueden influir gravemente en la paz y la seguridad de toda la regin

Fuente: http://oumma.com/La-Libye-entre-l-espoir-de-la


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter