Portada :: Cuba :: Abu Ghraib acusa a Cuba en Ginebra
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2005

EEUU: acusador o reo de los derechos humanos

Emir Sader
Rebelin

Traducido para Rebelin por Santiago Alba


Desde que proclam su derecho a los ataques preventivos contra quien considere que atenta contra sus intereses y lo puso en prctica con la invasin de Iraq sin aprobacin de la ONU, el gobierno norte-americano se puso al margen de toda legalidad internacional. Las amenazas que sigue vertiendo contra Irn, Corea del Norte, Cuba, ms all de la ocupacin de Iraq, confirma que el gobierno de Bush desea sustituir la legalidad internacional por sus intereses valindose a ese propsito de la fuerza.

Cualquier iniciativa de ese gobierno en el plano internacional est inevitablemente contaminada, por tanto, por su doctrina belicista. Todo se hace con el objetivo de imponer y consolidar los intrereses imperiales en las cuatro esquinas del mundo.

De esa guerra contra la paz, contra la resolucin pacfica y justa de los conflictos y la soberana de los pueblos forma parte la iniciativa anual del gobierno norteamericano de intentar hacer aprobar una resolucin de condena de Cuba por supuesta violacin masiva y sistemtica de los derechos humanos. Es sin duda una paradoja que el gobierno que ms vulnera los derechos humanos en el mundo comenzando por el propio territorio cubano, ocupado ilegalmente hace ms de un siglo, en la base naval de Guantnamo- se atreva a patrocinar la condena del gobierno cubano.

Todos sabemos que no se trata de una discusin sobre los derechos humanos, pues de otro modo pases como Iraq, Afganistn, los territorios palestinos ocupados por Israel, la propia base naval de Guantnamo, seran centro de la preocupacin de la Comisin de Derechos Humanos de Ginebra. Se trata simplemente de una resolucin poltica mediante la cual el gobierno de los EEUU trata de apoyar la lucha de las fuerzas terroristas del exilio cubano, con sede en la Florida, contra el gobierno de Cuba. Nadie que se precie puede creer que se trate de un debate sobre derechos humanos, sazbiendo que se trata de una iniciativa poltica en el marco de la guerra infinita del gobierno de Bush.

El ao pasado y despus de muchas dificultades incluida la renuncia del gobierno peruano como agente de Washington para presentar la propuesta tras que el parlamento de ese pas impidiese al gobierno de Alejandro Toledo prestarse a ese papel- fue el difunto gobierno de Jorge Battle, de Uruguay, quien se rebaj a ese triste papel. A pesar de todas las presiones del gobierno de los EEUU, la mocin slo fue aprobada por un voto. El gobierno socialista de Ricaro Lagos, desobedeciendo una resolucin de su partido, vot al lado del gobierno Bush con el que acababa de firmar un vergonzoso acuerdo bilateral-, dando el voto decisivo.

Brasil y Argentina se abstuvieron de votar. Con esa actitud, terminaron por colaborar a que la operacin del gobierno Bush triunfase. El prximo 14 de abril se vuelve a discutir una nueva iniciativa del gobierno de los EEUU que sigue buscando alguien dispuesto a presentar su propuesta- en Ginebra.

En esta ocasin Brasil no puede mantener la misma posicin, aunque slo sea porque porque nuestro pas vot contra una resolucin similar de condena de China. El mismo argumento debe valer para esta resolucin la de que se trata de una operacin poltica del gobierno Bush contra Cuba que nada tiene que ver con los derechos humanos sino con el bloqueo econmico, con las agresiones terroristas que parten de territorio norte-americano contra Cuba y con todos los tipos de agresin que ese gobierno perpetra sistemticamente contra el rgimen cubano.

La decisin brasilea, al igual que la argentina, debe pesar decisivamente en el destino de esta otra grosera iniciativa del gobierno de Bush. Los que luchan por la resolucin pacfica de los conflictos mundiales, por el restablecimiento de las normas del derecho internacional en la relacin entre los Estados del mundo y la solidaridad como principio bsico entre los pueblos y los gobiernos, no pueden mantenerse ajenos y an menos colaborar para que esa demostracin de prepotencia estadounidense se imponga.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter