Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-03-2011

Sudn del Sur, nuevo enclave neocolonial

Jos Steinsleger
La Jornada


I

Y mientras los pueblos del Magreb y Medio Oriente embisten contra los regmenes polticos y los frgiles tinglados institucionales de las autocracias y burguesas rabes, Washington y Tel Aviv entrecruzan guiadas para celebrar la balcanizacin del milenario y potencialmente ubrrimo Sudn.

Escribo Sudn y la memoria evoca el noveln Las Cuatro Plumas, escrito por A.W. Mason para exaltar las hazaas del colonialismo ingls en la guerra del Sudn (1884-99), el filme Khartoum (1966), con Charlton Heston y Laurence Olivier, y un sello postal sudans que, por ignorancia, vend a un filatelista uruguayo en mucho menos de su valor real.

Luego supe que a inicios del siglo pasado, los ingleses tuvieron que resolver en Sudn un problema ms complejo que el control poltico y militar, y que de un modo u otro se proyect hasta nuestros das: la incautacin de sellos postales con un grabado que representaba el servicio de correos por camelleros.

El papel de los sellos tena un filigrana fcilmente visible con lupa: la Cruz de Malta. Y los sudaneses presentaron su queja pues al humedecer los sellos con la lengua les pareca estar besando el smbolo del cristianismo. Londres orden una nueva emisin, sustituyendo la filigrana de la Cruz de Malta con smbolos del Islam.

Con un territorio 20 por ciento mayor y una poblacin 2,7 veces menor a la de Mxico, el 9 de julio entrante Sudn dejar de ser el pas ms grande del continente negro. Y Sudn del Sur se convertir en el Estado independiente nmero 54 de Africa. Para seguir, desplegamos el mapa.

Ubicado en el llamado Valle del Nilo (y por ende con gran influencia egipcia desde la poca de los faraones), Sudn empez a manifestar una suerte de protoconciencia nacional en el perodo final de la dominacin otomana en Egipto (1820-76). La actual capital de Sudn (Karthoum o Jartum) fue expresamente fundada en 1820 por Mohammed Al, el pach pro turco de El Cairo.

La expansin de los otomanos en Sudn acab en pesadilla. En el sur se enfrentaba con las celosas autonomas tnicas y religiosas de animistas y cristianos, en tanto que la apertura del canal de Suez (1869) incrementaba de forma exponencial el inters de las potencias coloniales.

Por otro lado, la gran insurreccin mahdista (de mahid, el guiado), liderada en el norte de Sudn por Mohamed Ahmed (a quien los ingleses pintaban como el Bin Laden de la poca) con el fin de unificar todo el Valle del Nilo (1881). Corrompido y en quiebra, el sultanato egipcio solicit la invasin militar directa de Londres (1882).

Los mahdistas derrotaron a los ingleses, ocuparon Jartum, y establecieron el primer gobierno nacional de Sudn. El juicio y fusilamiento del mtico general Charles G. Gordon (quien en las novelas y leos romnticos de la poca, y en las pelculas de Hollywood muere en combate), estremeci a Inglaterra (1885).

Londres no admiti la existencia de un Estado que se opona a su estrategia de formar en Africa oriental un corredor continuo de colonias para unir El Cairo con El Cabo. La reconquista de Sudn (1896-98) cont con el apoyo de Francia, tropas egipcias mejor entrenadas y artillera moderna.

Un sanguinario general irlands, el famoso Horacio Kitchener, Lord Kitchener (mejor visualizado como el bigotudo que en los carteles de reclutamiento de la primera guerra mundial sealaba a los ingleses con un dedo descomunal: Britons! Wants you Join your countrys army, venci a los sudaneses en la cruenta batalla de Omdurman (1898).

Inspirado en el sistema "concentracionario" de la poblacin civil (inventado por el general espaol Valeriano Weyler en la guerra de Cuba, 1895-98), Kitchener y un joven con futuro que luchaba a su lado, Winston Churchill, emplearon el mismo mtodo de exterminio en la guerra contra los boers (Sudfrica, 1900-02).

La instauracin del protectorado anglo-egipcio (1899) y la frrea exigencia de Londres para impedir cualquier tipo de contacto entre el norte y el sur de Sudn, hundi al pas en el atraso, la pobreza y el marasmo poltico y religioso que las potencias imperialistas estimularon desde mucho antes y despus de su independencia formal (1956).

En la siguiente entrega abordaremos las tribulaciones postindependentistas de Sudn y el trabajo de zapa de uno de los inductores del genocidio en la regin de Darfur, ademms de entusiasta partidario del separatismo sudans. Palabras del general Hayem Laskoff, ex jefe de personal del Estado Mayor de Israel:

El xito de Israel en desarrollar sus relaciones con Estados del oeste de Africa especialmente con los que estn situados al sur del gran Sahara que bordea los Estados rabes africanos supondr importantes beneficios econmicos para nuestro pas, beneficios que harn que se supere su debilidad estratgica en otras reas a causa del cerrado grupo de Estados rabes que lo rodean, y llegar as al corazn de la espada rabe, en un lugar en el que los rabes no se lo esperan.

II

Para llegar al ordenado y prolijo plebiscito (democrtico?) que el 15 de enero pasado rompi la integridad poltica de Sudn, el pas ms grande de Africa (as como sus milenarios lazos culturales con Egipto en el Valle del Nilo), el imperialismo ensay durante cien aos todas las variables de la nica dictadura terrorista realmente existente: la del capital.

Nada fue descartado: intrigas, sabotajes, golpes militares, campaas de difamacin, bloqueo econmico, enardecimiento de las diferencias sociales, importacin de mercenarios, bombardeos a precarios laboratorios farmacuticos sealados como fbricas de armas de destruccin masiva y masacres de aldeas y comunidades que, mediticamente, se endosaban a los odios tnicos y religiosos.

Desde el Tratado Anglo-Egipcio (1899), y tras la cada de la dominacin otomana en El Cairo (1914), los ingleses se volcaron a fomentar las fricciones que de suyo existan entre los pueblos sudaneses. En 1924 (y contra las objeciones del propio sultn egipcio elegido por Londres), los ingleses dividieron a Sudn en dos territorios separados: rabe musulmn (norte), y animista y cristiano (sur).

Hasta la revolucin del Grupo de Oficiales Libres que derroc la monarqua egipcia (1952), los movimientos nacionalistas y revolucionarios sudaneses de unidad poltica con Egipto, fueron duramente reprimidos. Entonces, El Cairo descoloc a Londres: abandon las pretensiones de soberana sobre Sudn, apoy su independencia, y as se puso fin a 55 aos de gobierno britnico en Karthoum (1956).

La independencia de Sudn fue una de las ms infelices de Africa. Mas no slo por sus estructuras de tipo feudal, que en el occidente del pas se vieron agravadas por el avance de la desertificacin, las sequas, el consecuente flagelo del hambre y un crecimiento demogrfico explosivo. La cizaa poltica y religiosa sembrada por los ingleses, ya renda frutos superlativos de enardecimiento poltico, violencia social y confusin institucional.

El vasto territorio sudans recibi el impacto de nueve pases fronterizos, con distintos niveles de crisis y conflictos blicos: el propio Egipto, Libia, Somala, Chad, Uganda, Repblica Centroafricana, Congo, Etiopa y Eritrea. Sucesivamente, las guerras en Chad, Etiopa, Uganda y Eritrea, desplazaron a millones de refugiados que, en situacin lmite, se instalaron en Sudn.

Para remate, Dios maldijo an ms a los sudaneses. Fuera de las compaas mineras que daban por hecho la existencia de importantes reservas de uranio, las compaas petroleras detectaron en el sur de Sudn y en la regin occidental de Darfur, ingentes yacimientos de petrleo.

Ahora bien. En 1914, cuando el petrleo flua en abundancia en los pases del Magreb y Medio Oriente, siete potencias coloniales de Europa dominaban el continente africano. Pero en 2011, cuando la curva de produccin de petrleo se aproxima al cenit (pico de Hubbert), slo dos se miran feo en Africa: China y Estados Unidos.

Los clculos del geofsico texano M.King Hubbert (que hasta la fecha no han sido refutados), estiman que el recurso no renovable que mueve los engranajes de la economa mundial, empezar su descenso irreversible en 2015.

Si damos crdito a los informes que destacan que para 2012 Estados Unidos estara en posicin de importar de Africa cantidades de petrleo (equivalentes a las que importa actualmente de Medio Oriente), la sorpresa mundial deparada por las repentinas, sbitas (y legtimas) revoluciones democrticas de los rabes, as como la previsible y silenciosa particin de Sudn (que se vea venir), se torna ms comprensible.

Qu sigue despus de la particin de Iraq y, posiblemente, Libia? Algn pas latinoamericano productor en gran escala de petrleo, que podra ser balcanizado para terminar con la atroz violencia y masacres que sacudieron a pases como Sudn en aos recientes?

Mientras que a los palestinos y a los sahaures no se le reconoce el derecho a tener un Estado, el referndum que el 9 de julio prximo har de Sudn del Sur un estado independiente, fue automticamente reconocido por Estados Unidos, Israel y la Unin Europea.

Reconocimiento que empata con el inters de las grandes corporaciones econmicas de dividir a los pases productores de petrleo, y el de Israel en particular, con el fin de consolidar su superioridad por mediacin de la balcanizacin del Medio Oriente.

En el transcurso de la ltima guerra civil de Sudn (2003-2008), Israel enviaba armas a los movimientos de liberacin a travs de Etiopa y Kenia. Los grupos separatistas de Darfur y Sudn del Sur visitaban con regularidad Tel Aviv (donde abrieron oficinas), y coordinaban sus acciones con el Mossad.

Los plumferos del sionismo, directores de cine y actores de Hollywood como como Spielberg, Mia Farrow y George Clooney, se encargaban del resto: hacer llorar al mundo por la carnicera que cometa el gobierno del norte de Sudn. Islamista, claro que s. Y tan represivo como el que hoy agoniza en Libia.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2011/02/23/index.php?section=opinion&article=027a2pol

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter