Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2011

La Associaci Valenciana d'Ateus i Lliurepensadors rechaza el programa de educacin sexual elaborado por el arzobispado para los colegios
AVALL estudia la adopcin de medidas legales contra el programa escolar de la Iglesia catlica

Rebelin


La sociedad valenciana acaba de sufrir un ataque frontal a su sistema de convivencia. Se trata no solo de una agresin muy grave a los principios democrticos en los que supuestamente est inspirado nuestro sistema poltico, sino una situacin sin precedentes desde la restauracin democrtica.

Como es sabido, el Arzobispado de Valencia ha encargado a la seccin espaola del Pontificio Instituto Juan Pablo II, cuya sede est en Valencia, un programa de educacin sexual dirigido a los colegios. Esta gua formativa, titulada "Educar la sexualidad para el amor, intenta transmitir a nios de entre 5 y 14 aos una visin de la sexualidad acorde con la doctrina de la jerarqua catlica. Sin embargo, este documento no se va a quedar en una declaracin de intenciones, sino que va a ser el material a partir del cual se imparta la docencia. Es decir, la Generalitat va a tolerar que se impartan en aulas de colegios de la Comunitat Valenciana un temario no solo diferente sino opuesto al dictado por la propia Generalitat, el PIES (Programas de Intervencin de Educacin Sexual), elaborado por tcnicos de sanidad.

Donde el PIES hablaba de contracepcin, este panfleto habla de contencin, castidad y fertilidad. Donde el PIES habla de reconocer la diversidad sexual y la diversidad de modelos de familia, este panfleto habla de funcionalidad y disfuncionalidad. Donde el PIES habla de sexualidad responsable, este panfleto habla de pudor y autocontrol. Donde el PIES habla de salud y de prevencin de contagio de enfermedades, este panfleto habla de vicios. Donde el PIES habla de reflexin crtica frente a las desigualdades por razn de gnero, este panfleto habla de natalidad, erotismo y pornografa. Donde el PIES habla de la sexualidad en la construccin social y de la necesidad de reconocer la igualdad entre hombres y mujeres, este panfleto habla de la diferenciacin sexual, del noviazgo y del celibato.

Comprobamos, por tanto, que el giro ha sido radical, en la medida en que los criterios cientficos han sido sustituidos por prejuicios que atacan a estos frontalmente. Cmo es posible que el Gobierno de todos abdique de sus obligaciones y se humille ante un sistema de creencias que no solo no es compartido por todos los habitantes de su demarcacin sino que desafa el conocimiento cientfico internacionalmente consensuado, e incluso el ms elemental sentido comn? Se han variado los principios polticos que sustentan nuestra convivencia y hemos adoptado los teocrticos? Van a ser estos principios los que rijan en los centros de salud o en los hospitales a partir de ahora? Si se deja pasar esta atrocidad sin respuesta cul ser el siguiente paso? Vamos a negar la esfericidad de la tierra? Vamos a ensear creacionismo en los colegios? La Constitucin no se puede quedar a las puertas de los colegios privados o concertados. Esta situacin abrira la puerta a que el da de maana otras confesiones religiosas pudieran imponer sus contenidos curriculares. Educaremos en la sumisin de la mujer y en la necesidad de que cubra su cuerpo y su cara como lo aseguran intrpretes del Corn? Ensearemos en los colegios que las transfusiones de sangre estn prohibidas porque lo deca Jehov?

Pero es todava peor. Este panfleto, que ya est en poder de los colegios religiosos (privados y concertados) de la dicesis de Valencia, se pretende que pueda ser aplicado tambin en los colegios pblicos bajo este argumento: "los consejos escolares tienen autonoma para aprobar aquellas actividades o programas extraescolares que consideren. Los centros, si es aprobado por su consejo escolar, pueden decidir este tipo de cuestiones que son voluntarias dentro de su libertad". Y dnde queda la libertad de los padres que se encuentren en minora en un colegio pblico para elegir que sus hijos sean educados segn criterios cientficos? La democracia no es tanto la imposicin de la voluntad de la mayora como el respeto de las minoras. Y, sinceramente, no creemos que aquellos que consideran a la ciencia como una forma de conocimiento inferior al prejuicio y el dogma religioso sean mayora en la Comunitat Valenciana.

En qu documento de la OMS (Organizacin Mundial de la Salud) se habla de que la masturbacin es un vicio? Si las relaciones sexuales humanas han de ser realizadas por los esposos que acogen la vida y se ha de entender acoger la vida como procrear, no sern tampoco relaciones sexuales humanas las que tengan parejas heterosexuales estriles, o ancianas, o que no sean miembros de la Iglesia Catlica y vivan en concubinato? Qu puede pensar el hijo de una familia monoparental u homosexual cuando sus profesores tildan a su familia de disfuncional? Cmo podemos permitir que una asociacin de clibes se permita desde un aula dar lecciones de moral, sexual o de otro tipo, y juzgar a los padres de un menor? El autodominio y la continencia en materia sexual no parecen haber tenido mucho xito dentro de la Iglesia catlica, habida cuenta de los miles de casos en todo el mundo que se han hecho pblicos, y de aquellos otros que nunca se darn a conocer, donde han estado implicados sacerdotes e incluso obispos en delitos de pederastia.

Estamos ante una situacin tan grave que el silencio solo puede ser entendido como complicidad o sumisin. No es posible dejar sin respuesta una agresin tan profunda a nuestro sistema de convivencia. Si las personas de bien no levantamos la voz ante esta situacin, la escalada puede seguir hasta lmites difciles de prever. No queremos avergonzarnos de ser valencianos. No queremos ser blanco de las burlas, ni podemos resignarnos a un ridculo internacional de este calibre. Por todas estas razones, AVALL (Associaci Valenciana dAteus i Lliurepensadors) va a estudiar la adopcin de medidas legales que tengan por objetivo frenar este ltimo delirio de regional-catolicismo. Creemos que hay indicios de delito contra la salud pblica por el asunto de los preservativos. Creemos que hay indicios de delito en la vejacin a los homosexuales. Creemos que hay indicios de delito en la supeditacin de los intereses generales a una confesin religiosa.

La sumisin quiz sea una virtud para aquel sistema de creencias que ha renunciado a la razn, pero desde luego no puede ser una virtud para una ciudadana crtica, consciente de s misma y que aspira a vivir en el siglo XXI.

Associaci Valenciana d'Ateus i Lliurepensadors

http://www.ateusvalencians.es
http://ateusvalencians.blogspot.com/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter