Portada :: Colombia :: Dilogos del gobierno con el ELN
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2004

Pronunciamiento del Ejrcito de Liberacin Nacional (ELN)
Colombia: El acuerdo humanitario y los camino de la paz

Rebelin


Pronunciamiento

EL ACUERDO HUMANITARIO Y LOS CAMINOS DE LA PAZ

1. La paz no es slo ausencia de confrontacin militar.

Para los colombianos la paz es una especie de sueo, algo que quisiramos alcanzar pero que no hemos podido, la guerra es la cruda realidad que vivimos cada da, desde hace ms de 40 aos. Junto a esta guerra pervive la crisis de una sociedad que reproduce y ampla, en dimensiones apocalpticas, las condiciones del conflicto.

La existencia de unas estructuras sociales antidemocrticas, injustas, oprobiosas, que el Estado se ha negado reformar y la represin violenta de las luchas por las reformas, son las causas originarias y que reproducen cada da la existencia de la guerrilla colombiana. En medio de tales condiciones de la poblacin, tan slo basta un reducido nmero de personas decididas para poner en marcha un nuevo movimiento guerrillero.

La paz con trasformaciones sociales es el sueo de la guerrilla y de la mayora de los colombianos. Y la desmovilizacin de la guerrilla dejando intactas las estructuras de poder ha sido el propsito de todos los gobiernos, por eso las 7 desmovilizaciones de finales de los 80 y principios de los 90, lo reconfirmaron con crudeza.

Pensar hoy en una posibilidad real de solucin poltica implica tener la certeza que este crculo vicioso no se vuelva a repetir, sera ingenuo que la guerrilla de hoy repitiese los caminos equivocados de ayer, como tambin irresponsable y mentiroso de nuestra parte decir las cosas a medias, pues estamos convencidos que la paz no es slo la ausencia de confrontacin militar, y que una solucin poltica slo ser posible si se dan transformaciones sociales, econmicas y polticas.

En el marco de ste pensamiento y de accin, reafirmamos nuestro carcter de Fuerza Beligerante, pues estamos convencidos en la bsqueda de una paz con justicia social, porque encarnamos un proyecto poltico que tiene grandes identidades con diversas organizaciones democrticas y sociales, a la vez que somos oposicin poltica y armada contra el Estado respetamos la legislacin internacional y el DIH. No compartimos y cuestionamos con nuestra prctica el terrorismo y el narcotrfico.

2. El drama social exige cambios del gobierno .

El drama social se ha convertido en tragedia como producto de las lesivas polticas que se derivan del modelo neoliberal impuesto por las doctrinas del TLC y la abierta ingerencia de las Corporaciones Transnacionales. La crtica y la protesta social a sus devastadores resultados es desoda por el gobierno y por el contrario se implementa la judicializacin de las organizaciones sociales y la penalizacin de su protesta, la eliminacin de los derechos laborales y de la seguridad social, los despidos masivos de trabajadores, el incremento de las obligaciones tributarias, la continuidad de la represin generalizada, el destierro de pobladores del campo y la ciudad hoy se suman a los millones de desplazados.

Un gobierno ajeno a las demandas de la sociedad es el principal agente reproductor de los conflictos de hoy y de maana. Por eso los caminos hacia la paz exigen del gobierno una modificacin sustancial de sus polticas, pues de lo contrario toda tentativa de paz ser vana.

3. El gobierno colombiano no est preparado para la paz.

El gobierno colombiano no est preparado para asumir una poltica de paz, por cuanto est montado y comprometido con una estrategia de guerra contra el movimiento popular y el movimiento insurgente. La persecucin, el atropello, la violacin de los derechos humanos lo confirma da a da, pero tambin el ajuste a la legislacin, como el estatuto antiterrorista, lo alejan cada vez ms de una verdadera opcin de paz.

No podemos hacernos ilusiones que los caminos de la paz sean posibles en este gobierno; existe un ambiente tenso y lleno de desconfianzas, a ms de las producidas en 40 aos de guerra, la agudizacin de la confrontacin cotidiana las ha exacerbado. Pero sea hoy o en el futuro es una obligacin trabajar por alcanzar este objetivo cierto para la patria.

4. El acuerdo humanitario y los caminos hacia la paz.

Con el objetivo de despejar estas dudas, de abrir caminos que hagan viable la solucin poltica hemos propuesto la realizacin de un Acuerdo Humanitario sobre tres temas esenciales: a) Limitacin sobre el uso de las minas y artefactos explosivos, b) Amnista general para los Presos Polticos y Prisioneros de Guerra, y c) Cese al fuego bilateral y temporal.

Un acuerdo de esta naturaleza crear las bases iniciales de confianza y dar la seriedad bsica que cualquier proceso de solucin del conflicto requiere. Este paso ensear la real voluntad de las partes para avanzar en un proceso de paz.

El ELN entiende que la bsqueda de la paz no es slo el silenciamiento de los fusiles, sino de cambios en la realidad social y poltica en que se desenvuelve la vida de todos los colombianos, por eso el Acuerdo Humanitario es el primer paso en la construccin de dicho camino. El segundo paso es la construccin de las propuestas sobre las transformaciones que el pas necesita en todos los rdenes, con la participacin de la sociedad.

El Estado y la Insurgencia debemos propiciar la creacin de los escenarios para que el conjunto de la sociedad participe en la construccin de propuestas que apunten a resolver la crisis de la sociedad. A este proceso de participacin directo y protagnico de la sociedad es al que hemos denominado la CONVENCIN NACIONAL, como un ejercicio de la democracia directa donde la sociedad es quien disea el futuro que nos obliga a todos

5. Un obstculo para la paz.

Por ser un momento sumamente complejo, de mltiples heridas abiertas, se requiere tratar el asunto de la paz con responsabilidad y seriedad. Fenmenos como el dilogo del Gobierno con los paramilitares acrecienta las tormentas de la incertidumbre. Para todo mundo es un "dilogo entre aliados", pues la verdadera guerra de los paramilitares ha sido esencialmente contra la poblacin desarmada e indefensa, los registros de tal "confrontacin" son ampliamente conocidos en las listas de masacres, en los cientos de miles de vctimas y en los millones de desplazados, todos ellos gentes pobres y humildes. Esta es la prioridad a resolver, antes que aplicar la generosidad a los victimarios y de legalizar las grandes fortunas que los jefes paramilitares acumularon en el negocio del narcotrfico.

6. Reivindiquemos la verdad.

El ELN considera que cualquier proceso de dilogo debe ser de cara al pas, transparente y con informacin objetiva a la opinin nacional e internacional. En esta sana lgica se requiere de una filosofa y una tica en la comunicacin, donde la verdad deje de ser la primera afectada. La verdad, la transparencia y el apego a la objetividad son el camino cierto que nos podrn conducir a un futuro de paz.

7. La facilitacin nacional e internacional .

Trabajar por la paz de Colombia es tambin un aporte en la construccin de la paz en el mundo, por eso propugnamos por un proceso abierto a la contribucin internacional. Al igual que Mxico otros pases vienen apoyando y facilitando las gestiones de paz, sobre la base que la resolucin del conflicto es un asunto de manejo soberano y un esfuerzo principal de todos los colombianos. Siempre saludaremos con beneplcito todos los esfuerzos nacionales e internacionales que han estado prestos para acompaarnos con la equidad e imparcialidad que las complejidades del conflicto colombiano lo requiere.

Comando Central

Ejrcito de Liberacin Nacional

Montaas de Colombia

Junio 14 de 2004




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter