Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2011

El aporte de Gramsci al marxismo

Alirio Montoya
Rebelin


Cuando Nstor Kohan dictamin la siguiente aseveracin en su artculo Gramsci y Marx. Hegemona y poder en la teora marxista, sent como que me trag la tierra, y es que escribi: Marx quedar, eso s, en la historia de las ideas. Pero lo har a lo sumo, como aquel que supo visualizar el factor econmico de la vida social. En el cementerio de las teoras clsicas su cadver permanecer encerrado entonces dentro del sarcfago del economicismo. Por no haber teorizado sobre la poltica, el poder y la dominacin sus reflexiones estn envejecidas y resultan a los ojos de los contemporneos absolutamente perimidas u obsoletas. Pero al adentrarnos a la lectura y estudio de ese artculo logramos percatarnos que la afirmacin de Kohan es bastante atinada, puesto que Marx no tuvo tiempo de teorizar sobre las ideas estrictamente polticas, aunque de manera implcita encontramos generalidades en varias de sus obras. Para el caso, en El Manifiesto Comunista y en El 18 Brumario de Bonaparte logramos observar la esencia de las ideas polticas de Marx, aunque sean dispersas, pero ah estn.

En verdad a Marx no le qued suficiente tiempo para darle forma a la teora poltica marxista. Friedrich Engels se concentr ms en la construccin sistematizada del Materialismo Dialctico en su obra La dialctica de la naturaleza; pero es Lenin quien da los primeros aportes polticos a la teora marxista y, finalmente, Antonio Gramsci es quien perfecciona las ideas polticas del marxismo. Gramsci fue un militante fundador del Partido Comunista de Italia, fue encarcelado y desde los barrotes de las celdas se diseminaron sus ideas polticas. Las categoras que Gramsci le incorpora al marxismo son de gran importancia.

Me atrever en estas lneas a tratar de exponer, y por qu no a reflexionar sobre las mismas. Pero en este espacio trataremos de entender brevemente las categoras sociedad civil, sociedad poltica, hegemona y bloque histrico. De este bloque histrico surge la conviccin gramsciana consistente en que los hombres, a la vez que construyen la historia, son producto de ella misma. Ese es su pensamiento poltico-filosfico. Gramsci centraliza y esquematiza su pensamiento en el anlisis de las relaciones de la estructura socio-econmica y la superestructura jurdica-poltica, lo cual forma lo que es el bloque histrico. Este bloque histrico entraa una visin terica-prctica del materialismo histrico. Y nos dice Emilio Betancourt que En el contexto del bloque histrico, el Estado no slo es un aparato de dominacin de una clase por otra, sino que refleja la sntesis coercin-consenso y la sntesis hegemona-dominacin que caracterizan el ejercicio del poder poltico.

No en vano el comandante Hugo Chvez hace el llamado a leer a Gramsci, porque a lo mejor ha logrado comprenderlo en tanto que, la sociedad venezolana ha sido gobernada por la oligarqua de ese pas por muchos aos; pero sobre todo, porque Gramsci hace la invitacin a una relacin dialctica entre teora y prctica. Ahora bien, cmo est configurado el bloque histrico actualmente en la sociedad salvadorea? Quin se atrevera a desglosar y explicarnos esta relacin y realidad dialctica? Es el FMLN un partido de gobierno o un partido en el gobierno? Cul es la caracterizacin de esa dupla hegemona-dominacin en el ejercicio del poder poltico? O para ser ms comprensible quin ejerce el poder poltico en este nuevo gobierno? Por lo hbrido de este gobierno en donde hay gente de derecha y un partido poltico que representa la derecha social del sistema es muy difcil llegar por ahora a una conclusin gramsciana. En efecto, el FMLN es considerado por algunos como la derecha social del sistema capitalista en el cual se desarrolla. Eso hay que discutirlo; porque a mi juicio, es una formacin poltica socialdemcrata; para otros ha de ser un partido Revolucionario y Socialista. Dagoberto Gutirrez dice que es la izquierda de la derecha.

Para Antonio Gramsci la filosofa es claramente la concepcin del mundo histricamente materializada a travs de la accin poltica. Vean que importante. Porque en esa direccionalidad se puede precisar que hay una concatenacin indisoluble entre la filosofa, la historia y la poltica; y de ellas nace la ideologa en el entendido pleno y ms alto de concepcin del mundo que se manifiesta implcitamente en el arte, en el derecho, en la actividad econmica, en todas las manifestaciones de la vida individual y colectiva. Ese es el punto; en todas las manifestaciones de la vida individual y colectiva. Ser un verdadero revolucionario y socialista si mi accionar individual est regido por comportamientos propios de un burgus? Ser un militante de Izquierda Revolucionaria si paso consumiendo a diario en la Gran Va, Galeras, Macys o paso hurgando compulsivamente mi BlackBerry o iPhone? Queda a criterio de cada militante de Izquierda Revolucionaria hacerse una autoevaluacin. Creo que terminar llorando. Cualquiera puede decir que esta observacin puede lindar con un marxismo infantil. Pero en qu estamos; a favor de transformar o cambiar este sistema o, para ser ms suave, este modelo neoliberal.

Nos dice el profesor Betancourt que La filosofa de la praxis debe surgir primeramente como crtica a la filosofa religiosa y al mecanismo determinista, y consolidarse en la lucha poltica por la hegemona ideolgica de la sociedad. Le escuch decir a Jos Luis Merino (Comandante Ramiro Vsquez), de quien tengo un buen concepto, que en esta coyuntura debemos demostrar quin lleva la hegemona. En verdad, quin llevar la hegemona en esta coyuntura poltica? Hay que tomar muy en cuenta que la estructura de las organizaciones que difunden la ideologa est encajada en una superestructura que se expresa en las iglesias, en la estructura educativa y en la prensa. En base a estos parmetros quin tiene la hegemona, cuando la Iglesia institucionalmente es reaccionaria, cuando los alumnos estn siendo educados con libros que llevan la rbrica de la ex ministra de educacin Darlin Meza, y cuando los medios de comunicacin estn siendo controlados por la ultraderecha.

Ahora es necesario precisar sobre la sociedad civil y la sociedad poltica, porque significan la unidad dialctica que conforman la superestructura del bloque histrico. Por sociedad civil hemos de entender como el terreno donde se nutre y se afinca la ideologa de la clase dirigente; y por sociedad poltica entendemos por aquella estructura donde se encuentran los burcratas y los militares. Segn Gramsci esto no implica llanamente el papel de ejercer la dominacin, sino tambin la direccin; es decir, una combinacin entre coercin y consenso. Pero quin domina y quin dirige en El Salvador; ese es el interrogante a formularse.

Estas son en s algunas categoras polticas acuadas por Antonio Gramsci al marxismo. Ahora bien, dice un amigo filsofo que al marxismo hay que inyectarle ciertas dosis de re-conceptualizaciones, a manera de adaptar esas categoras marxistas de antao a la realidad. Por supuesto, no distorsionando su espritu. Porque dice este filsofo- que el estructuralismo llev a interpretaciones errticas del marxismo, y luego fueron llevadas a la prctica, de ah su degeneracin y derrumbe del socialismo en la ex Unin Sovitica. Para el caso, en la dcada de 1920 en El Salvador, las asociaciones anarcosindicalistas fueron nutriendo la lucha de clases que desemboc en la insurreccin de 1932. Eran marxistas esos trabajadores, proletarios, indgenas y campesinos? Por supuesto que no. Qu es una interpretacin estructuralista? Simplemente es querer interpretar y adaptar la realidad a un esquema preestablecido. As de fcil.

Pongamos un ejemplo ms reciente. Ahmad Hashem al Sayed, un abogado egipcio y desempleado se inmol porque la polica le decomis las frutas y verduras que venda. Mohamed Faruk Mohamed Hasan, de 50 aos, otro abogado se inmol en protesta porque la polica nunca dio con el paradero de su hija desaparecida. Otro Ingeniero, que venda en las calles de El Cairo se inmol. Y esa cadena de protestas gener una insurreccin popular, dando como resultado la cada del rgimen de Mubarak. Estas personas eran marxistas? No. Saban conceptualizar y diferenciar entre su condicin de profesionales sin empleo y sin posibilidades de ejercicio de su profesin? No. Estaban conscientes que ocupaban un lugar en la lucha de clases? No.

La gente que est desilusionada en El Salvador con este nuevo gobierno de izquierda conoce acerca de su condicin de clase a la luz del marxismo? Los militantes del FMLN conocen de marxismo? A lo mejor no. Si el Ejecutivo no le da respuestas al engorroso tema de la focalizacin o racionalizacin del subsidio al gas tendr a la gente en las calles. Si no cumple con su Fbrica de Empleo probablemente y la gente se manifieste en las calles. Cul es la leccin que nos deja el hecho de estudiar marxismo y no llevarlo a la prctica? Esos interrogantes son de contestar. Muchas veces la combinacin entre teora y prctica es necesaria, pero a veces la prctica es ms indispensable que la teora. Pero, por esa realidad no dejaremos en modo alguno de teorizar sobre el marxismo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter