Portada :: frica :: Revueltas en el norte de frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2011

Libia
Preparativos de guerra

ngeles Maestro
Rebelin


Los levantamientos en Libia, coincidiendo con las luchas populares del resto de pases del Magreb y Masrek, responden a razones semejantes a las del resto de pases pero tienen connotaciones bien diferentes.

En parte son el resultado del hartazgo de un pueblo que ha visto deteriorarse gravemente sus condiciones de vida en los ltimos aos al tiempo que comprueba la corrupcin y el enriquecimiento de las camarillas cercanas al poder.

En 1969 la lucha anticolonial derroc la monaqua fantoche del rey Idris, nacionaliz la industria petrolera y las grandes empresas bajo control de EE.UU y Gran Bretaa y gener un desarrollo agrario e industrial que permiti mitigar las graves desigualdades sociales y el acceso de la poblacin a la vivienda, la educacin y la sanidad pblicas. No era una revolucin socialista pero se situ claramente contra el imperialismo y el sionismo. Kadhafi formaba parte destacada del eje del mal y Reagan bombarde Bengasi y Trpoli en 1986.

La situacin cambi radicalmente a partir de los aos 90, cuando el gobierno da un giro de 180 grados y empieza a abrirse a la penetracin extranjera,   sobre todo tras la invasin de Iraq en 2003. Las grandes empresas petroleras, fundamentalmente europeas, van controlando porciones cada vez mayores del crudo y del gas, se privatizan las industrias y, sobre todo, cediendo a las exigencias del FMI se van eliminando los subsidios a los productos alimenticios, combustible y se van anulando las medidas de proteccin social.

Mientras el pueblo se empobreca y la corrupcin y el nepotismo se extenda, Kadhafi era recibido con gran pompa por los gobiernos europeos convertido en un aliado un poco excntrico. El estallido de la ira popular tiene pues rices semejantes a la que ha hecho levantarse a otros pueblos rabes, cuyos responsables son los gobiernos corruptos que han aplicado las polticas impuestas por el imperialismo.

Pero hay otros elementos. Sobre el caldo de cultivo de la legtima indignacin popular es preciso analizar quin est dirigiendo la oposicin. El elemento poltico fundamental es la Conferencia Nacional de la Oposicin Libia integrada por el Frente Nacional por la Salvacin de Libia (FNSL), fundado en 1981, financiado por la CIA y con oficinas en Washington, con una organizacin militar, el Ejrcito Nacional Libio, y por la Unin Constitucional Libia, organizacin monrquica que reclama lealtad al rey Idris. Ambas organizaciones reclamaron inmediatamente la intervencin internacional.

Y la comunidad internacional est respondiendo. Las inmensas riquezas derivadas del control absoluto del petrleo y el gas, a los que hasta ahora no estaba accediendo EE.UU., son sin ninguna duda el objetivo de las intervenciones humanitarias, dirigidas por los mismos que han sido y son los responsables directos de las mayores matanzas y sufrimientos perpetrados contra los pueblos.

Lo primero que vot el Consejo de Seguridad (CS) de la ONU han sido las sanciones a Libia, las mismas que asolaron al pueblo iraqu antes de la invasin, y el mismo CS que asisti sin rechistar a las masacres israeles sobre Gaza y Lbano. Y para que no quepa duda de lo que se prepara, la evacuacin de civiles britnicos y alemanes se est realizando mediante barcos de guerra fuertemente armados, mientras el gigantesco portaviones USS Enterprise y la Sexta Flota se encaminan hacia Libia. Por su parte, la OTAN discute la imposicin de una zona de exclusin area y el establecimiento de corredores militares desde Egipto y Tnez, los cuales adems de cercar las instalaciones petroleras y de gas pondran la bota militar sobre las esperanzas de democracia y soberana de estos pueblos.

Al tiempo que Sarkozy clamaba por bombardeos selectivos para evitar que Kadhafi ataque a su pueblo con armas qumicas, Francia y Reino Unido, avanzadilla de las posiciones de EE.UU. en Europa han reconocido ayer al Consejo Nacional Libio de Transicin (CNLT) integrado fundamentalmente por el FNSL y por la UCL que pretende restaurar la monarqua. Este gobierno provisional con sede en Bengasi est as mismo clamando por una intervencin militar de la OTAN. Es legtimo hacer paralelismos entre esta oposicin y las revueltas populares en Tunez, Egipto y dems pases rabes? Alguien les ha odo reclama una intervencin militar?

Por si hay alguna duda, comprensible en estos tiempos de tanta mentira meditica, acerca de la peticin reiterada del gobierno provisional de una intervencin militar informo de algo vivido directamente. Cuando asista a una reunin preparatoria de una prxima manifestacin en solidaridad con los levantamientos de los pueblos rabes y al exigir que se explicitara con toda claridad que los convocantes nos oponamos radicalmente a cualquier intervencin extranjera y exigamos al gobierno espaol que no participara en accin alguna de la OTAN, ni prestara las bases, la representante de Casa Libia dijo que su organizacin segua las directrices del gobierno provisional reclamando una intervencin militar y que si la propuesta citada se aceptaba, ellos no suscribiran el Manifiesto. La propuesta se acept.

Para cualquiera que se moleste lo ms mnimo en informarse est claro que las organizaciones libias anteriormente son criaturas de la CIA y/o expresin de una monarqua que debe su existencia al sometimiento al colonialismo. Nada nuevo, por otra parte; es lo mismo que ocurri con la oposicin iraqu o con los jefecillos locales que hacen el trabajo sucio y esperan ocupar su lamentable cuota de poder aupados por las armas del imperio.

No me cabe duda de que entre los alzados hay sectores del pueblo libio que rechazan la intervencin extranjera y, que como en otros pases rabes, reclaman democacia y justicia social. Cuando oigamos su voz an dbil o sepultada por la propaganda merecern el apoyo y la solidaridad que estn generando las dems luchas populares rabes,; pero debern diferenciarse ntidamente de quines no son ms que esbirros del imperialismo en Libia.

Despus de lo que sabemos, de lo que hemos conocido directamente de su propaganda de guerra como pretextos inventados para masacrar, deponer gobiernos que no se les someten y asesinar a centenares de miles de personas, Alguien puede creer que estn vertiendo lgrimas por los sufrimientos de ningn pueblo y mucho menos que la OTAN, la mayor maquinaria de guerra y de destruccin se apreste a realizar intervenciones humanitarias?

Por otra parte, la intervencin en Libia servira perfectamente como aviso para navegantes para los dems pueblos rabes. Esa y no otra es la lectura del apoyo de la Liga rabe a un ataque a Libia: sera el mejor regalo que se les podra hacer a corruptas petromonarquas que ven sus tronos tambalearse por la ira popular.

No puede haber la menor duida: es al pueblo libio y a los pueblos rabes a quienes corresponde decidir sobre sus gobiernos en su legtima lucha por la democracia y la soberana sobre sus recursos, que inevitablemente les lleva a confrontar con el sionismo y el imperialismo.

A nosotros nos toca hacer todos los esfuerzos posibles por intentar detener los proyectos criminales del imperialismo, a defender la lucha por la autodeterminacin de los pueblos y a impedir que ni un slo soldado, ni una sla base se utiliza para atacar a ningn Estado.

Como en Iraq, el problema central no es quin es Sadam o Kadhafi, sino que papel juegan los recursos de sus pueblos en los planes de dominacin y expolio de las grandes potencias. Hoy como entonces: No a la guerra imperialista!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter