Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-03-2011

Entrevista al eco-socilogo Didac S.-Costa (I)
Nuestro objetivo es la autosuficiencia de los elementos industriales y herramientas que generalmente adquirimos a empresas capitalistas internacionales"

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Didac S.-Costa es un eco-socilogo que ha estado durante siete aos en Amrica Latina desarrollando tareas e investigacin en el mbito de la economa alternativa, comunidades, ecociudades y movimientos sociales, como miembro del comit de organizacin de los campamentos de juventud del Forum Social Mundial a Porto Alegre y Belem. Didac S-Costa es uno de los creadores de la EcoXarxes Montseny i Ecoseny y es tambin impulsor de la CIC (Cooperativa Integral Catalana) y de Ecolnia.

Qu es la Ecolnia?

La Ecolnia Postcapitalista y PostIndustrial es un proyecto de colectivizacin industrial, una propuesta de eco-polgono cooperativo y sostenible que estamos comenzando a organizar en una antigua colonia industrial abandonada desde hace 10 aos en las orillas de un ro en Catalunya. Comenz en el siglo XII siendo un molino de harina ya, y fue muy activo y poblado desde principios del siglo XIX hasta mediados del siglo XX.

Como muchas otras colonias en Catalunya, constitua un modelo de vida y trabajo en el que se unan tres aspectos centrales: generacin de energa con el ro, trabajo industrial (normalmente textil) y vivienda de los trabajadores. En sus buenos tiempos haba ms habitantes en la colonia que en los pueblos de los alrededores. Y, como en la mayora de las colonias industriales, haba duras condiciones de trabajo y explotacin laboral. Alejados de los sindicatos y las revueltas de trabajadores de las ciudades, muchas veces con formas de pago internas (vales por el trabajo que luego podan ser consumidos en tiendas del mismo propietario en la colonia), e invariablemente con una pequea iglesia, que adems de las funciones de culto, cumpla una estratgica funcin de adoctrinamiento y sumisin de los trabajadores a las rdenes del patrn. Igual funcin cumpla la escuela para los hijos de los trabajadores.

Este espacio, que cuenta con 35 viviendas (de 40 m2 y cuatro habitaciones cada una), 12.000 m2 de naves industriales, una pequea escuela, comedor comunitario, teatro e iglesia, est siendo comprado colectivamente por una de las cooperativas de vivienda asociadas a la Cooperativa Integral Catalana (CIC).

Queremos hacer all un nuevo modelo de polgono industrial ecolgico y cooperativo, con formas de propiedad y trabajo colectivizadas, que retomen las singulares experiencias de colectivizacin y control obrero llevadas a cabo en Catalunya durante la Revolucin Espaola, excluyendo, felizmente, el difcil y trgico contexto de Guerra Civil y de enfrentamiento al fascismo internacional, adquiriendo mediante la compra colectiva y organizando desde un primer momento un espacio de produccin en un rgimen colectivista.

El alto coste de esta compra, 400.000 ms otros 200.000 en reformas, se resuelve mediante la capacidad de trabajo y compra conjunta que ofrece la Cooperativa Integral Catalana y las Eco Redes. 35 familias podrn adquirir uno de estos 35 pisos con una hipoteca de 100 al mes hasta alcanzar los 25.000 (o bien con una compra por avanzado de 15.000 , que evita los intereses a la banca tica, a quien solicitaremos la hipoteca).

Una vez adquirido uno de estos pisos en un rgimen de "propiedad cooperativa", sta se podr alquilar a otras personas cuando sus propietarios no estn, y en caso de abandonarlo podr ser vendida por el mismo valor.

Por lo tanto, al entender que vivimos an en un mundo muy distinto al que nos gustara ver, y que es necesario construir caminos de transicin para andar hacia l, planteamos an regmenes de propiedad, pero matizando su uso en formas de propiedad cooperativa, a medio camino entre la propiedad privada y una completa colectivizacin de los espacios de residencia. Por tanto, admitimos en el marco colectivista de la propuesta la propiedad individual-cooperativa, pero no determinados usos de esa propiedad como la especulacin o el abandono.

En cuanto a los espacios de produccin, tambin podrn ser adquiridos individualmente?

Los espacios de produccin no podrn ser adquiridos como las viviendas, sino que tendrn un rgimen de alquiler con precios sociales, con los precios ms bajos que se pueda hallar en el mercado: 1 /mes el m2. En los espacios de produccin, cooperativas, empresas sociales, autnomos o artistas con proyectos colectivos o individuales, afines a la propuesta, podrn organizar actividades econmicas autnomas, respetando unos mnimos acuerdos comunes. Por otro lado, la CIC organizar algunas de las producciones que se podran llevar a cabo. Pensamos en industrias de aquellos elementos ecolgicos cuya fabricacin estn en la lnea de lo que esperamos ver y vivir en un mundo ms sostenible y decrecentista, elementos que ayuden a eco aldeas y propuestas similares a disponer de lo necesario, por ejemplo calentadores solares de agua, molinos de viento, bicicletas elctricas, software y hardware libre, etc.

A diferencia de otras propuestas de eco aldeas o comunidades, nuestro objetivo no es tanto lograr la autosuficiencia alimentaria del espacio, sino la autosuficiencia como colectivos, y a nivel nacional, de los elementos industriales y herramientas que generalmente adquirimos a empresas capitalistas internacionales, desde las palas y los arados, hasta los ordenadores y herramientas bsicas.

Qu significa el concepto de cooperativa integral?

La cooperativa integral es una propuesta que cuenta con tan slo un ao de vida pero de la que forman parte ya 350 socios y un millar de amigos y participantes de la web social con la que organizamos nuestros debates y proyectos (http://cooperativa.ecoxarxes.cat).

El concepto integral hace referencia a que no se trata de una cooperativa nicamente de trabajo o nicamente de consumo, sino que une ambas cosas y muchas otras como la educacin, mecanismos de renta bsica cooperativa, ecotiendas, centrales de compras, participacin comercial en festivales y encuentros, estructura legal para ayudar a las eco redes y otras iniciativas semejantes en Catalunya, eventos culturales, espacios de formacin, etc.

El objetivo a largo plazo es lograr construir mecanismos socioeconmicos y laborales que nos permitan prescindir lo ms posible de las estructuras industrial-capitalistas, que como tantos otros colectivos entendemos que son social y ecolgicamente destructivas. Tras dcadas de luchas y reclamaciones desde los movimientos sociales y las izquierdas para que los estados, las empresas y las instituciones internacionales llevaran a cabo cambios que las hicieran ms humanas y sostenibles con un pobre resultado, nosotros y muchos otros colectivos que construyen alternativas en todo el mundo, hemos pasado de la protesta a la construccin de alternativas y a la desobediencia civil pacfica ante leyes como el monopolio estatal de la educacin infantil, por ejemplo, que merecen ser desobedecidas.

Estbamos, creo, en el tema de la estructura patolgica de los sistemas de distribucin

Tambin la estructura patolgica de los sistemas de distribucin agroalimentaria global, que aumenta sus beneficios a la par que aumenta el hambre en el planeta, la destruccin ambiental y social entre campesinos y pequeos comerciantes del mundo entero; el creciente e inmenso poder de las grandes corporaciones, que estn muy por encima de nuestros gobernantes elegidos democrticamente; y la connivencia entre estas estructuras social y ecolgicamente destructivas con el poder establecido, nos llevan a la necesidad tica y ciudadana de desobedecer, imaginar, crear y trabajar en la construccin de estos otros mundos posibles sin solicitar permiso a nadie.

El elemento principal para el dominio del actual sistema hegemnico se ha basado en la divisin y atomizacin de familias e individuos, que desde la escuela son educados para obedecer a un maestro, que luego ser el patrn, el cura o el telediario, y para desconfiar y ser incapaces de organizarnos en forma horizontal. A pesar de este grave dficit de relacin interpersonal de nuestros sistemas de socializacin primaria, Internet y las nuevas tecnologas abiertas, horizontales y en red permiten generar propuestas como la CIC o las EcoXarxes (EcoRedes): sistemas bioregionales de economa de intercambio y apoyo mutuo, con monedas locales. El mayor logro de estas iniciativas es haber conseguido dar con una ecuacin que permite poner en comn y multiplicar los talentos y esfuerzos de centenares de individuos y colectivos, sin que pierdan su autonoma al integrarse en estas redes de trabajo.

Los socios de la Cooperativa Integral pagan una cuota mensual de 6 euros por la que reciben 6 ecocoops, la moneda social de la cooperativa. La CIC participa junto a las otras 8 eco redes catalanas y 300 redes de intercambio en el mundo, en el CES (Community Exchange Systems, sistemas comunitarios de intercambio), una herramienta virtual que permite contabilizar, organizar y mantener intercambios entre las distintas economas y monedas bioregionales.

Qu personas forman parte del proyecto?

Actualmente el proyecto de la colonia est formado por unas 85 personas interesadas y apuntadas en la web social, unas 60 interesadas en residir y trabajar, y entre 10 y 20 que hasta ahora focalizan y organizan los trabajos previos para iniciar el proyecto. En pocas semanas llevaremos a cabo un gran encuentro en el que se concretar los compromisos y las aportaciones econmicas definitivas del centenar de personas que hasta ahora han mostrado inters.

En un sentido ms amplio, la colonia es un proyecto de la CIC, y por tanto su concepcin de colectivizacin no se refiere nicamente hacia adentro, sino tambin hacia fuera, hacia todo el colectivo de los 350 socios actuales de la CIC, el millar de personas amigas que frecuentan nuestros espacios y herramientas, las ecoredes, y los nuevos socios, usuarios y proyectos.

En cuanto al perfil de las personas que integran el proyecto, hay una gran diversidad de edades, oficios, aficiones, inquietudes y talentos; nos une tan slo la voluntad de crear alternativas al modelo econmico actual, ms igualitarias, cooperativas, ecolgicas, autogestionadas y alegres!

Estis abiertos a nuevas incorporaciones? Qu condiciones deben tener las personas que deseen incorporarse?


S que lo estamos; el proyecto es por definicin abierto a todo el mundo, sin importar nacionalidades, adscripciones ideolgicas, edades, gneros, oficios o talentos, ms all de los mnimos acuerdos comunes que se asientan bsicamente en lo que son claros consensos en el campo de la economa social, el cooperativismo, el decrecimiento o la ecologa profunda.

Los nicos lmites sern los que ofrezca el espacio y las estructuras, pero son muy amplios, y contemplamos la posibilidad de convertir algunos de los espacios industriales en viviendas en el caso de que hubiera una gran demanda. En el caso de que esta demanda superara mucho las capacidades de las que se dispone en esta colonia, se estudiara la compra de otra de las muchas antiguas colonias industriales abandonadas, que constituyen un patrimonio histrico y una opcin de vivienda y trabajo, que se deteriora da a da.

Por ltimo, nuestro objetivo principal es generar un modelo que pueda ser replicado autnomamente por otros colectivos, formen parte o no de la CIC, complementando el amplio abanico de posibles producciones para esos otros mundos posibles, para lo que estamos dispuestos a ofrecer cualquier ayuda en conocimientos y herramientas.

Las nicas condiciones que estamos estableciendo para quienes quieran participar es que comprendan, simpaticen y lleven a cabo formas de convivencia y de trabajo coherentes con el marco de la propuesta, dejando mucho espacio a la libertad e innovacin personal y a los nuevos colectivos ya existentes y que quieran participar.

Se podr participar de muchas formas, y estamos elaborando estos mnimos denominadores comunes o acuerdos bsicos, que pasan por la aceptacin de formas colectivas de trabajo y convivencia inter-cooperativas. Como por ejemplo que las herramientas que puede aportar cada individuo o cooperativa pueda servir a los dems en lugar de tener usos exclusivos, lo que adems de ms coherencia, aporta un elemento relevante de competitividad econmica ya que no ser necesario que cada cooperativa compre, por ejemplo, una impresora, sino que podemos entre todos disponer de unas pocas y mejores impresoras para el uso de todos los ncleos de produccin y cooperativas. Tampoco se admitirn industrias o empresas que produzcan bienes o servicios, o que tengan en sus dinmicas internas de trabajo, mtodos contrarios a los principios cooperativistas y ecolgicos de la propuesta. Se permitir la posibilidad de residencia y trabajo completamente autnomo del resto del proyecto, pero se dar prioridad a aquellos que vivan y trabajen all, y a las cooperativas y productores que mejor se adapten a las necesidades de la Ecolonia, de la CIC y de los cambios sociales y ecolgicos que esta promueve.

Creo que ya han adquirido unos terrenos cercanos a Barcelona. Cmo los han conseguido?, qu piensen hacer en ellos?


Adems del inicio de la compra de este espacio, la CIC cuenta ya con otros espacios de produccin y de vida comn, que han sido adquiridos de distintas maneras.

Contamos, por ejemplo, con un obrador cooperativo cerca de Girona, un espacio de elaboracin de alimentos ecolgicos. En este caso se logr un alquiler muy reducido de una masa con los espacios apropiados para esta funcin, a cambio de la recuperacin y mejora de la masa y la huerta; este obrador, formado por ocho personas que se han conocido y organizado a travs de la CIC produce alimentos como tofu, seitn, etc., a partir de productos conseguidos mediante moneda social de un grupo de productores de un pueblo de Lleida, jvenes de all que han recibido tierras en herencia que han decidido colectivizar, as como sus herramientas y producciones, y que se han unido despus a la CIC para llevar a cabo su distribucin, al compartir los mismos ideales.

Otro ejemplo es un huerto urbano en la periferia de Barcelona cedido a otros compaeros que se organizaron tambin a travs de la CIC para pedir el uso gratuito de un terreno baldo con una construccin parada por la crisis, hasta que se retome la construccin. En L'Hospitalet, zona metropolitana de Barcelona, un gran local que sirve de asambleas, almacn y centro de coordinacin (junto al Infoespai del barrio barcelons de Gracia) ha sido cedido gratuitamente en su uso por un propietario que durante dcadas ha apostado por la economa solidaria y las monedas sociales, y que por tanto simpatiza con la propuesta y participa de este modo. Cerca de Sort, en los Pirineos de Lleida, una pareja ha organizado una eco tienda adscrita a la CIC en un local cedido gratuitamente; y en el Montseny un grupo de 15 personas comienza a construir una pequea eco aldea en una masa con 8 Ha con un alquiler muy bajo por un propietario que asisti a una de nuestras conferencias y simpatiz con la propuesta.

Por lo tanto existen diversas formas de participacin y de cesin de espacios para proyectos diversos. Nos adaptamos a las distintas realidades de cada tipo de propiedad; nos interesa mucho ms el derecho de uso que la propiedad; nos favorece el hecho de que actualmente hay muchos propietarios con problemas econmicos que les impiden mantener sus masas, inmuebles o tierras, y cuando es posible y necesario para poder disponer de la libertad requerida, como en el caso de la ecolonia, tratamos de conseguir la propiedad cooperativa mediante la compra colectiva y formas de propiedad conjunta. Esperamos poder contar ms adelante con una red de viviendas compartidas que permita llevar a cabo un sistema parecido al de la multipropiedad, pero de tipo cooperativo y en viviendas ecolgicas. Y ms adelante algn modelo de banco popular cooperativo en euros y moneda social, siguiendo el ejemplo del Banco Palmas en Fortaleza, Brasil, o comunidades auto financiadas (CAF, www.comunidadescaf.org) para resolver la dependencia de crdito para iniciar muchos proyectos.

Cmo se financian? Tienen alguna ayuda pblica o privada?

Es difcil comprender a qu nos referimos con financiacin, ya que tanto la CIC como la colonia participan en diferentes espacios de economa que responden a distintas necesidades.

Por un lado, al integrar el plano del cooperativismo de consumo, muchas de las actividades se destinan a la satisfaccin de necesidades de los cooperativistas, con lo que el valor final no se puede medir con los euros disponibles en caja, sino con los servicios ofrecidos a los cooperativistas. Y esto es difcil de medir, y contempla muchas dimensiones. Por ejemplo, cuando se ofrece una vivienda por una hipoteca de 100 a 20 aos (o de 200 en 8), habra que compararlo con las hipotecas de 600 a 1.000 durante 30 o 40 aos que se pagan en Catalua. O el acceso mucho ms accesible y seguro a produccin ecolgica.

Por otro lado, existe mucha actividad de intercambio interno dentro de la cooperativa integral y entre las eco redes, que en este aspecto, se entremezclan indistintamente, y que permiten la elaboracin de muchos productos finales e intermedios, para uso y consumo interno, o bien para comercializacin externa. Tambin sera difcil de contabilizar, y combina euros y moneda social.

Por ltimo, en cuanto al movimiento de euros, existe por un lado esta venta externa por parte de cooperativas, espacios, proyectos o productores autnomos o plenamente integrados en la CIC, que adems de ofrecer productos ms baratos y con moneda social al resto de la CIC, contribuyen econmicamente con euros provenientes de sus actividades econmicas, que a su vez se han visto facilitadas y potenciadas por la existencia de estas relaciones ms amplias con las que pueden reforzar sus actividades empresarial-cooperativas.

Por ejemplo el obrador de Girona o los productores de Lleida saben que pueden vender ms de lo que pueden producir en estas redes, que cuentan con unos 3.000 consumidores responsables, crticos y fieles. Pueden vender en eco tiendas y ferias, pudiendo establecer porcentajes euros/ecos variables en cada momento y circunstancia; disponer de un camin cooperativo -y un conductor-, para el transporte de mercancas e insumos, espacios gratuitos donde anunciar sus productos, una relacin prxima, amiga y co-responsable entre consumidor y productor, etc.

Hasta el momento la principal forma de financiacin (en euros) de la cooperativa ha consistido en las aportaciones en forma de cuotas mensuales de los 350 socios registrados como tales. Pero la idea, que ya se comienza a dar en algunos de estos proyectos autnomos adscritos a la CIC, es generar formas de auto empleo de tipo cooperativo, que logren mantener individuos y espacios productivos mediante euros, moneda social, productos, servicios, y residencias compartidas.

En cuanto a otras fuentes pblicas o privadas


No tenemos ningn tipo de financiacin pblica o privada, aparte de las de los propios socios cooperativistas, de aportaciones voluntarias, reducciones del alquiler o facilitacin en la compra por parte de algunos propietarios que simpatizan con la propuesta. No esperamos contar ni solicitaremos ninguna ayuda o financiacin vinculada con empresas capitalistas o la banca; somos muy reticentes pero no nos negamos tanto a ayudas que podra provenir de organismos pblicos como centros de investigacin, determinadas fundaciones, ayudas pblicas a la agricultura y las tecnologas ecolgicas, y solicitaremos en algn caso crditos hipotecas nicamente a la banca tica en entidades como Fiare o Triodos. Pero nos basamos ante todo en el crecimiento lento y gradual y la adquisicin de nuevos espacios y posibilidades mediante los frutos del trabajo cooperativo, ms que en la solicitud de grandes prstamos - exceptuando el caso de la colonia, donde esta era la nica posibilidad.

Me gustara preguntarte ahora por el miedo al fracaso. Seguimos en este punto. Te parece?

Me parece.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter