Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-03-2011

El hombre, animal que no aprende de la experiencia

Roberto Herrera
Rebelin


Segn los historiadores, la primera idea filosfica del tomo proviene de los pensadores griegos Leucipio y Demcrito. Desde entonces (siglo V a.c.), el conocimiento acerca de la naturaleza del tomo, su constitucin y su comportamiento dista mucho de la definicin mecanicista de los filsofos helnicos, para quienes el tomo era un elemento corpreo, invisible e indivisible. Sin embargo, a pesar de los notorios avances cientficos relacionados con el estudio de las partculas pequeas, los investigadores desistieron prcticamente de su intento de definir y describir de una vez por todas lo que es el tomo. Esto se debi, principalmente, al aporte del cientfico alemn Heisenberg, Premio Nobel de Fsica 1932, quien en 1927 propuso un nuevo criterio para el estudio de los fenmenos que tienen su origen en el tomo, y en general, para todos los fenmenos fsicos. Este criterio conocido como Principio de indeterminacin, puede resumirse as: Los resultados que se obtienen de la medicin de un fenmeno fsico cualquiera, se vern afectados por la intervencin misma del observador en el sistema estudiado, de tal manera, que lo que el observador determina es el sistema modificado, y no el sistema, tal como es cuando no se le aplican estos mtodos experimentales de medicin. Es decir, existe un grado de incertidumbre o indeterminacin en los resultados de las observaciones. Este fue uno de los tantos aportes de la mecnica cuntica a las ciencias fsicas. Mientras que el determinismo, como corriente en la fsica clsica, sostena que conociendo el estado inicial de un sistema fsico, era posible conocer el comportamiento del mismo en un instante cualquiera.

Los pases industriales continan empecinados apostando por la explotacin de la energa nuclear, a pesar de los frecuentes accidentes nucleares [1] ocurridos en los ltimos 54 aos, entre los que se destacan por su gravedad, los de Windscale/Inglaterra en 1957(Ines [2] 5), Majak/Rusia en 1957(Ines 6), Saint-Laurent-Des-Eaux/Francia en 1964(Ines 4), Three Mile Island/USA(Ines 5), Tschernobyl/Ucrania en 1986(Ines 7), Vandellos/Espaa 1989(Ines 3), Tokai Mura/Japon en 1999(Ines 4) y Fukushima/Japn en 2011(Ines 5/6/7?). Resulta entonces incomprensible para el hombre de a pie, que los polticos de las naciones ms poderosas del orbe aseguren de manera cnica y descarada, conociendo los peligros reales que encierra la energa atmica para la humanidad y el medio ambiente, que la energa nuclear es un tema incuestionable, seguro, barato y adems, una necesidad de primer orden.

Onrico es el deseo de los ciudadanos del mundo que los pases industriales prescindan a corto y mediano plazo de la obtencin de energa elctrica a travs de la fusin de tomos de uranio y plutonio. Los polticos britnicos, mientras tanto, estn de acuerdo en que la catstrofe de Fukushima no detendr el funcionamiento de las plantas nucleares y Nathalie Kosciusko-Morizet, responsable de la cartera de medioambiente del gobierno francs, ha comentado pblicamente, que las plantas nucleares francesas estn preparadas para enfrentar catstrofes naturales como los terremotos y ratificado que Francia no puede prescindir de ellas. Por su parte, el gobierno de la Repblica Popular China laborioso e impertrrito contina construyendo 25 reactores y proyectando para el futuro la construccin de 50 reactores ms. Ningn pas del mundo industrial est dispuesto a abandonar la energa atmica, ni siquiera el Japn, que tiene una larga y triste experiencia con catstrofes nucleares. Por qu?

Porque la sociedad de consumo globalizada demanda la produccin a destajo de bienes de consumo que no son indispensables para satisfacer las necesidades materiales y espirituales del hombre moderno. Como deseara yo, que vivo sobre la falla tectnica del Rin, una zona volcnica conocida por sus temblores, a menos de 20 kilmetros de la planta nuclear francesa de Fessenheim, ubicada a orillas del Rin, en el sur-este francs y a slo 90 kilmetros en lnea recta de la planta nuclear suiza de Leibstadt, tambin a las orillas del mismo rio, ser tan inocente como para creer los sofismas de la elegante y simptica ministra francesa que la planta nuclear es segura y sismo resistente. La preocupacin personal y colectiva es comprensible y la desconfianza popular ms que justificada. Pero la realidad es que la economa francesa depende de la produccin de energa elctrica atmica y ese hecho, es mucho ms fuerte e importante que el temor de la sociedad civil frente a la probabilidad de una catstrofe de graves dimensiones. Francia, el pas europeo con ms plantas atmicas, 16 en total y 58 reactores, genera de esta forma, ms del 75 % de la energa elctrica que consume. Suiza con 4 plantas nucleares y 5 reactores produce casi un 40% del total de energa elctrica. Quin puede asegurar que algo parecido no pueda ocurrir en Europa? Quin puede controlar los embates y la fuerza de la naturaleza? Cul tecnologa es ms sana y ms segura?

Lo ocurrido en Japn, es una desgracia sin parangn en su historia y al mismo tiempo, otro recordatorio ms, que se suma a la larga lista de catstrofes naturales y artificiales que nos ha tocado vivir en los ltimos veinticuatro meses. No hay que buscar respuestas metafsicas o esotricas para explicar los cataclismos que azotan las regiones del gran pacifico. Japn, como todos los pases que tienen costa en las aguas del ocano pacifico, se encuentra en la zona denominada por los gelogos y sismlogos como el Cinturn de Fuego y se caracteriza por la intensa actividad ssmica y volcnica.

Los japoneses estn considerados como los depredadores por excelencia de los siete mares. Como ninguna otra nacin pesquera en el mundo, son ellos los culpables directos de la exterminacin de la ballena, del saqueo del alga marina en las costas chilenas y de otras especies marinas exticas, tpicas en la cocina extravagante nipona. Ante esta atroz explotacin pesquera y martima, muchas veces somos vctimas inocentes de fantasas y pensamientos tan irracionales y terminamos creyendo que se trata de la venganza de Gaia o de la Pachamama.

Pero no se trata de eso. Las catstrofes naturales como los terremotos, maremotos, tsunamis y erupciones, seguirn azotando a esas regiones, con o sin explotacin de los recursos naturales por parte del hombre. Incluso muchas islas del pacifico sur desaparecern algn da y la topografa del continente americano tambin se ver afectada en un futuro. Esto es lo que pronostica la geologa y la sismologa moderna. Ahora bien, la utilizacin de la energa atmica, ya sea para fines pacficos o blicos, es una actividad humana irresponsable e innecesaria. El capital convirti la revolucin industrial en un caballo desbocado, que azuzado por el desarrollo de las ciencias y la tecnologa y alimentado por el lucro de la ganancia a toda costa, est llevando a la humanidad entera al despeadero.

La diferencia entre la bestia cuadrpeda y el hombre, radica en el hecho que el corcel jams tropieza con la misma piedra, mientras que el hombre es un animal que no aprende de la experiencia.

No ms plantas y armas nucleares!

En el Blog del autor: http://robiloh.blogspot.com/



[1] Le Monde diplomatique, Atlas de la globalizacin.

[2] Valor INES: Escala Internacional de Accidentes Nucleares; de 0 a 7(accidente mayor)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter