Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-03-2011

Irn, las centrales nucleares y la izquierda

Nazann Amirian
Rebelin


La postura de las fuerzas progresistas europeas a favor del programa nuclear de Irn, es otra muestra de su absurda postura de colocarse en la posicin contraria a la de EEUU e Israel de forma mecnica, al tiempo que luchan por desmantelar las centrales nucleares de su sus propios pases. A los peligros que comporta el uso de esta energa, se aaden la emisin de radiactividad, as como la gestin de los residuos, que para desparecer necesitan miles de aos.

Hace tres aos en el libro Irak, Afganistn e Irn: 40 respuestas al conflicto de Oriente Prximo (Lengua de Trapo) que escrib junto con Martha Zein, recordamos el peligro que supona, para el pueblo y la zona, el proyecto nuclear de Irn, aunque fuera slo para uso civil y pacfico.

El terremoto de Japn pone de relieve los riesgos de esta energa y el desastre que puede provocar, incluso en un pas tan preparado para esos temblores como Japn. Irn, despus de Japn, es el segundo pas del mundo en movimientos ssmicos. Cada ao suceden unos 4.000 temblores de diferentes grados de Richter, y dejan un promedio de 1.000 muertos al mes y miles de edificios y casas derrumbadas. El rgimen de Irn no invierte en la seguridad de los ciudadanos ni exige la construccin de viviendas antissmicas en las zonas de riesgo. Millones de personas an habitan en infraviviendas y casas de adobe, a pesar de que caminan sobre un mar de oro negro. La tragedia de Bam (2003) puede repetirse en cualquier momento. Aquel sesmo, de 6,2 grados Richter mat a unas 50.000 personas, dej heridas a 40.000 y a otras 80.000 sin hogar. El rgimen, temeroso a que la tragedia se convirtiera en una protesta poltica, impidi la llegada de las personas solidarias a la zona e incluso, desde su fanatismo religioso, impidi que los perros de los equipos de rescate extranjeros buscaran a los supervivientes. Bam no est lejos de la central nuclear de Bushehr. Se imaginan un desastre nuclear en un Irn cuyas infraestructuras y sistema de gestin de desastres no son nada comparables con los de Japn? Los sismlogos prevn un gran temblor de tierra para los prximos 10 aos en Tehern, ciudad con 12 millones de habitantes.

Cualquier pas tiene derecho de diversificar sus fuentes de energa, sobre todo cuando la era del petrleo comienza su declive. Este problema tambin acucia a Irn. Se estima que las actuales reservas del petrleo iran son de 133 gigabarrels. Si se mantiene el ndice de bombeo actual, 1,5-1,8 gigabarrels por ao, los pozos se secarn en los prximos 80-90 aos. Por otro lado, las centrales hidroelctricas estn descartadas en un pas tan seco como Irn.

Irn hoy produce un 30 por ciento menos de petrleo que antes de la revolucin del 1979, mientras que el consumo interno ha aumentado 8% anualmente. La poltica petrolera del gobierno sigue dando ms importancia a las exportaciones que a la demanda interna (el 68% del presupuesto del Estado procede de la renta del petrleo), de modo que los ciudadanos iranes no viven de sus propios recursos. Irn importa gasleo por valor de 4.000 millones de dlares anuales.

Una central nuclear para la produccin de electricidad costara a Irn una quinta parte de los 40.000 millones de dlares que tendra que invertir si tuviera que reparar y ampliar la capacidad de su industria petrolera, obsoleta, sin contar con los costes medioambientales y la cuanta que tendra que desembolsar para proteger estas centrales nucleares en una regin tan conflictiva como Oriente medio.

No se preocupen por la contaminacin que origina el petrleo! Slo en la capital, Tehern, se registran unos niveles de CO2, 50 veces ms que una gran ciudad europea, causada por la antigedad de los vehculos de transporte, y que mata a unos 22.000 ciudadanos por enfermedades derivadas de la contaminacin, y que a menudo obliga al gobierno pedir a los ciudadanos a que no salgan a la calle.

Ms all de las crticas procedentes de las acusaciones de EEUU y sus aliados, parte de la comunidad cientfica del pas cuestiona la rentabilidad de estas instalaciones nucleares. Para ellos, en este lugar del mundo precisamente la energa no es ni ser (durante dcadas) un problema.

Despus de Rusia, Irn es la segunda reserva del gas del planeta con 26.602 mil millones de metros cuadrados y posee el 15,6% de la totalidad de gas. Si se mantuvieran los niveles de extraccin actuales, esta situacin podra durar otros 319 aos ms. Siendo, adems, la segunda reserva de petrleo del mundo, sin contar las bolsas del Mar Caspio, y con los niveles actuales de extraccin, Irn podr obtener oro negro sin problemas durante los prximos 70 aos.

Ante la escasez de minas del Uranio en el mundo, y la feroz competencia de las grandes potencias para obtenerlo, los mrgenes de funcionamiento de una central nuclear en un Irn perseguido, se reducen drsticamente, haciendo que la simple extraccin y depuracin de un kilo de uranio cueste a las arcas iranes unos 78 euros, es decir, 3 veces ms que su precio en el mercado internacional, controlado por las potencias nucleares.

El nivel de industrializacin de un pas y el bienestar de sus ciudadanos no depende de la energa nuclear. Ejemplos: Austria, Dinamarca, Noruega, Nueva Zelanda o Australia. Frente a ellos, pases como Pakistn o India, son poseedores de dichas instalaciones y sin embargo, el nivel de pobreza es ingente y el retraso de su desarrollo industrial evidente.

Tampoco la tecnologa de enriquecimiento de uranio ayuda al desarrollo del resto de las industrias. Los cientos de millones que los diferentes gobiernos iranes han derrochado en esta industria desde la era del Sha hasta ahora se podran haber invertido en la construccin de refineras de gasleo, algo mucho ms rentable si se tiene en cuenta que su consumo es de 66 millones de litros diarios, de los que hoy el 40 por ciento debe de importarse, lo que supone para las arcas pblicas iranes la prdida de unos 3.000 millones de dlares al ao.

El experto iran Kamran Behnia, afirma que el rendimiento de las centrales trmicas en Irn es aproximadamente del 37%, mientras que una central de gas de ciclo combinado, CGCC, (que utiliza como combustible gas natural y genera electricidad a partir de una turbina de gas y otra de vapor) alcanza un rendimiento del 55%. A su juicio, el CGCC es el sistema ms eficiente y limpio para producir electricidad a partir de los citados combustibles.

El coste de la construccin de una central nuclear en Irn es de 1.500 millones de dlares, tres veces ms que una moderna de gas de igual potencia.

Con renovar sus centrales de electricidad, podr producir energa equivalente a la de 20 centrales nucleares parecidas a la de Bushehr, con un coste considerablemente inferior.

Construyendo una central de gas en las orillas del Golfo Prsico, y utilizando el agua del mar, podr producir electricidad, depurar el agua dulce para el riego de miles de hectreas de tierras de cultivo y utilizar la sal conseguida para fabricar miles de productos qumicos.

Una postura responsable, basada en los derechos humanos universales en este caso de gozar de bienestar y de seguridad-, evitar tales posicionamientos peligrosos de quienes usan dos varas de medir, al servicio de sus planteamientos polticos arbitrarios.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter