Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-03-2011

Puerto Rico: otra aproximacin al tema del Informe de Casa Blanca
Cuidado con la incorporacin del territorio

Alejandro Torres Rivera
Rebelin


El 16 de marzo del ao en curso, el Grupo de Trabajo de Casa Blanca produjo su anunciado Informe. Del mismo han surgido varias lecturas, la mayor parte de ellas enfocadas en el tema del status, si prestar atencin a la relacin del referido tema con las medidas econmicas que propone. Me parece que no es posible entender la dimensin real de este Informe sin vincular un tema con el otro. Procurar explicar mi parecer en este breve artculo.

Puerto Rico ha sido reconocido desde hace prcticamente un siglo como un territorio no incorporado de los Estados Unidos. En el decir del Tribunal Supremo de este pas en los llamados Casos Insulares, Puerto Rico pertenece a pero no forma parte de Estados Unidos. La extensin de la ciudadana estadounidense a los puertorriqueos no fue una promesa de estadidad ni ha sido la intencin de Estados Unidos hasta el presente encaminarnos hacia ese objetivo decidiendo incorporar el territorio. Es esta caracterstica la que nos distingue, en gran medida, de lo que constituye un territorio incorporado a Estados Unidos; es decir, aquel que forma parte de Estados Unidos.

Si esto es as, cul importancia tiene para nosotros la propuesta incluida en el Informe de Casa Blanca al proponer dos consultas? La primera, sera que los puertorriqueos decidamos no si queremos mantener la actual relacin con Estados Unidos, sino que los puertorriqueos nos expresemos en torno a si queremos ser parte de Estados Unidos o deseamos ser independientes? A mi juicio, la contestacin a esta pregunta ser que s, que los puertorriqueos deseamos ser parte de Estados Unidos y no ser independientes (ya sea bajo un modelo de libre asociacin o bajo un modelo de independencia).

De acuerdo con el Informe, si los puertorriqueos optamos por decidir que queremos ser independientes, las opciones de relacin poltica futura con Estados Unidos estaran basadas en la condicin de pas independiente o de pas independiente asociado a Estados Unidos. Si escogemos la opcin de formar parte de Estados Unidos, las opciones bajo las cuales podra Puerto Rico establecer su relacin futura con Estados Unidos sera como ELA o como estado. Sin embargo, de ah concluir que estaramos hablando del ELA actual, podra ser equivocado si no medimos el impacto que traern las medidas econmicas que propone el Informe para Puerto Rico y mucho peor las posiciones polticas a seguir en adelante.

A mi juicio, las medidas econmicas segn han sido propuestas, no hacen sino anexarnos ms a Estados Unidos que lo que estamos en estos momentos. Claro est, estaramos ante un nuevo modelo de anexin, ms organizado, ms controlado y ms dirigido por el Gobierno Federal a travs de sus agencias. Eso es precisamente lo que abonan las medidas propuestas bajo las cuales las reas de educacin, salud, seguridad, sistema de justicia, comunicaciones, energa, etc. estaran bajo una supervisin directa, bajo estrechos acuerdos de colaboracin segn han sido definidos en el Informe, de parte de las agencias federales en Puerto Rico.

Sin que nos lo digan abiertamente, nos estn organizando como territorio para eventualmente, colocarnos en condiciones de incorporarnos.

El diseo de la consulta contenido en el Informe es claramente injerencista por parte de Estados Unidos en los asuntos nacionales de los puertorriqueos. No es un modelo de ejercicio de libre determinacin como indica el Informe de Casa Blanca, o como indica el Presidente Obama en la carta de presentacin del Informe suscrita el 11 de marzo de 2011. Su diseo est dirigido a descartar las opciones de independencia y libre asociacin en tanto en cuanto la primera consulta es si queremos o no formar parte de Estados Unidos. Nadie en su sano juicio puede apostar que en estos momentos, sin una previa adopcin de una poltica descolonizadora hacia Puerto Rico, los puertorriqueos tengamos bajo ese tipo de proceso realmente posibilidades de ejercer un voto independiente y no condicionado por la situacin colonial. En ese sentido, no sera nada extrao que tanto los sectores anexionistas dentro del Partido Nuevo Progresista y dentro del Partido Popular, junto a no afiliados anexionistas, estuvieran prevaleciendo en este tipo de consulta. Si as ocurriera, como indicamos, las opciones de libre asociacin e independencia no estaran disponibles en una segunda consulta. Este escenario, de paso, le resuelve el problema interno de estos sectores del Partido Popular con su militancia soberanista.

Me parece que en una segunda consulta, ya sea mediante los que voten por la estadidad como los que voten por el ELA propuesto en el Informe, se adelantaran objetivos propios para estos dos partidos, es decir, objetivos no contradictorios con los intereses de Estados Unidos en Puerto Rico y en consecuencia, con una relacin con la cual ellos podran vivir en el futuro con Puerto Rico.

El PNP, an prevaleciendo en la consulta, sabe que la estadidad, aun cuando fuera ofrecida por Estados Unidos no es autoejecutable sin un periodo de incorporacin del territorio. El territorio incorporado, sin embargo, sera un paso de avance para ellos. En el caso de los sectores anexionistas dentro del Partido Popular Democrtico, un ELA nuevo, intervenido y condicionado por Estados Unidos representa un estrechamiento de la llamada unin permanente y en consecuencia, una alternativa de desarrollo o llamado crecimiento del ELA dentro de la relacin con Estados Unidos.

De hecho, las indicaciones contenidas en el Informe de que con la estadidad no estara en juego su propia identidad cultural y lingstica no es sino avalar el discurso de la estadidad jbara; el planteamiento sobre la prolongacin de la ciudadana estadounidense a los puertorriqueos que al momento de la opcin de separacin de Estados Unidos as lo decidan (libre asociacin como independencia) atiende tambin los posibles miedos sobre este tema para algunos de estos sectores. Despus de todo, recordemos que tampoco a Estados Unidos le es ajeno el hecho de que la ciudadana se transmite por nacimiento o por va de la sangre. La afirmacin de no permitir la participacin de los nacionales puertorriqueos en las consultas, es otra manifestacin de rechazo al ordenamiento internacional en materia de descolonizacin, lo que afianza su perspectiva imperial en este tema.

Nadie duda de la realidad econmica de Puerto Rico. Las alternativas a esta realidad slo pueden comenzar a corregirse si rescatamos los poderes polticos hoy conculcados por Estados Unidos. Un afianzamiento de la anexin de Puerto Rico no puede ser la alternativa que nos planteemos. En Puerto Rico el reforzamiento de la opcin anexionista solo conduce a una mayor dependencia y a una renuncia a nuestros derechos soberanos como pueblo.

El Informe de Casa Blanca hay que rechazarlo como tambin es necesario rechazar cualquier medida que nos lleve hacia la opcin de territorio incorporado. se debe ser el llamado que desde el independentismo formulemos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter