Portada :: frica :: Agresin militar en Libia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-03-2011

Complot contra Libia

Nazann Amirian
Pblico


En este pas africano no hay hambruna, el 80 por ciento de la poblacin est alfabetizado y tiene acceso al agua potable y la sanidad. La esperanza de vida es de 79 aos y la tasa global de fecundidad es del 2.7, un signo claro del avance de la mujer. Lo inverosmil de la crisis de Libia, en la actual coyuntura de la regin, es que los sublevados no son los ciudadanos, hartos de la dictadura frrea de Gadafi, sino jefes tribales pseudo caudillos-, que respaldados por los comandos de la OTAN (cuya sensibilidad humanitaria se desactiva cuando Israel bombardea a los palestinos o Turqua a los kurdos) estn empujando al pas hacia una guerra civil. Declararlo como estado paria y convertirlo en un protectorado, encajara a la perfeccin en la nueva estrategia de la OTAN, marcada por la lucha de las potencias para hacerse con el control de los escasos recursos energticos que quedan.

Libia es la principal reserva de petrleo de frica, cuyo coste de produccin del crudo, de gran calidad, no llega al dlar por barril, comparndo con el de Canad, por ejemplo, que alcanza los 50 dlares. Toda una tentacin para las petroleras estadounidenses, marginadas en el mercado libio que est dominado por Europa, China y Rusia.

El plan contra este pas es sospechosamente parecido al de Irak, otro Estado rabe desarrollado, al que destruyeron para apoderarse de su Oro Negro.

El cenit petrolero acelera los acontecimientos. EEUU, ante la inestabilidad de Oriente Medio principal caudal del crudo del mundo-, y la imposibilidad de aduearse del hidrocarburo de Asia Central (zona de influencia de China y Rusia), pone su mirada en frica. All, los chinos, adelantndose, ya cuentan con varios millones de efectivos que no slo intentan controlar sus recursos energticos, sino tambin sus mercados.

Mientras la posicin geoenergtica de Libia seduce a Washington, Pekn abandona su poltica no militarista y anuncia su rearme, enseando los dientes.

Estamos ante una nueva recomposicin de las zonas de influencia, en la que Gadafi no es ms que una miserable pieza de una prfida maniobra de EEUU.

Fuente: http://blogs.publico.es/puntoyseguido/148/complot-contra-libia/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter