Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2011

Es peor actuar para dictadores que normalizar el apartheid?

Nada Elia y Laurie King
The Electronic Intifada

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn


Mientras las revoluciones siguen recorriendo al mundo rabe y los das de los dictadores parecen contados, nos estamos enterando de muchas cosas sobre los vnculos y alianzas que han caracterizado durante mucho tiempo los tratos con los tiranos en todo el mundo. La estabilidad", al parecer, nos obliga a hacer tratos con el diablo. Y as descubrimos que Estados Unidos conoca desde hace mucho tiempo los abusos contra los derechos humanos del depuesto presidente egipcio, Hosni Mubarak, del depuesto presidente tunecino Zine el-Abedine Ben Ali, y del lder libio Muamar Gadafi. Sin embargo, no solo estaba dispuesto a hacer la vista gorda ante ellos sino incluso a permitir y financiar, directa o indirectamente, regmenes opresivos por el bien de qu exactamente?, petrleo?, las empresas?, el denominado proceso de paz?, la libertad iraqu?, la seguridad de Israel?

Y mientras se desafa uno por uno a los tiranos rabes, los medios de comunicacin social reproducen los vergonzosos y abundantes elogios que los jefes de Estado occidentales, acadmicos, expertos y comentaristas han dedicado a los dictadores depuestos. En una declaracin tpica, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, por ejemplo, deca en 2009: la verdad es que considero al presidente Mubarak y a su Sra. amigos de mi familia. Al parecer, la amistad entre Clinton y Mubarak se remonta a hace 20 aos. El hijo de Gadafi, Saif al-Islam, amigo ntimo del prncipe Andrs, segundo hijo de la reina Isabel y el cuarto en la lnea de sucesin al trono britnico, ha sido husped en el Castillo de Windsor y en el palacio de Buckingham. La lista es larga.

Pero a medida que los pueblos parecen decididos a derrocar a todos los regmenes represores, los estadounidenses liberales empiezan a cuestionarse seriamente qu tiene de juicioso y de moral tratar con el diablo. En una seccin muy crtica del programa de Anderson Cooper AC360, Cooper, periodista de la CNN, mostr un grado de valenta e integridad poco frecuente entre las principales personalidades de los medios estadounidenses al nombrar a los distintos presidentes de Estados Unidos que han recibido a Gadafi en sus crculos diplomticos, aun cuando reconocan su tendencia a la perversidad y su inestabilidad mental, bien resumidas en el apodo que le daba Ronald Reagan: el loco del desierto, (KTH: Occidente y el rgimen de Gadafi, 24 de febrero de 2011).

En el mismo programa, Cooper critic a los artistas estadounidenses Beyonce, Usher y Mariah Carey, quienes han actuado en privado para los Gadafi. Supuestamente, Carey recibi un milln de dlares por interpretar cuatro canciones para los Gadafi en el Ao Nuevo de 2009. Al ao siguiente, fueron Beyonce y Usher los que honraron la celebracin del Ao Nuevo del dictador libio. Cooper se pregunt por qu hay artistas que actan para los tiranos y sugiri que donasen el dinero que recibieron al pueblo libio.

La noticia fue recogida rpidamente por otros medios. La revista Rolling Stone public un artculo afirmando que la industria de la msica est arremetiendo contra esos artistas y en el que citaba a David T. Viecelli, agente de Arcade Fire y muchos otros eventos, afirmando que Teniendo en cuenta lo que se sabe de Gadafi y su gobierno, habis hecho la vista gorda deliberadamente para aceptar ese dinero, y yo no creo que sea tico. (La industria arremete contra Mariah, Beyonce y otros que actuaron para la familia Gadafi, 25 de febrero de 2011).

En medio de todo este alboroto, la cantante canadiense Nelly Furtado ha anunciado en Twitter que donara a la caridad la cuota de un milln de dlares recibida por actuar para la familia Gadafi en 2007 (Nelly Furtado donar un milln de dlares cobrados de Gadafi, Reuters, 1 de marzo 2011).

Quienes desde hace tiempo estamos comprometidos con la militancia por la justicia en Palestina no podemos evitar percibir un flagrante doble rasero en estas denuncias de acuerdos con diablos varios. Y en este momento crtico para la historia del mundo rabe, debemos pedir a nuestros lectores que comiencen a atar cabos en toda la regin. Actuar para los dictadores es menos delito que normalizar el apartheid de Israel?

Por qu los artistas han de rendir cuentas por actuar para tiranos y se excluye que encubran al rgimen israel cuando se dedica a violar masivamente los derechos humanos subsidiado por el gobierno de Estados Unidos?

Por qu no se menciona a los artistas que han actuado en Israel, un Estado que practica una forma de apartheid peor que la que cualquier gobierno de apartheid sudafricano pudo practicar? En 1973, la Asamblea General de Naciones Unidas defini el crimen de apartheid como actos inhumanos cometidos con el propsito de establecer y mantener la dominacin de un grupo racial de personas sobre cualquier otro grupo racial de personas y de oprimirlo sistemticamente. Dado que la poltica oficial de Israel privilegia a los ciudadanos nacionales judos frente a los no-judos creando discriminacin de facto y de jure contra el pueblo palestino indgena, cuesta trabajo poner en discusin que esta supuesta democracia no es en realidad un Estado de apartheid.

Muchas de las medidas discriminatorias que Israel practica hoy en da eran impensables en el apartheid de Sudfrica. En un artculo fulminante titulado Apartheid en Tierra Santa y escrito poco despus de su regreso de una visita a Cisjordania, el arzobispo Desmond Tutu escribi: Me ha apenado muy profundamente mi visita a Tierra Santa; me ha recordado mucho a lo que nos pas a nosotros, el pueblo negro de Sudfrica. Apartheid en Tierra Santa, The Guardian, 29 de abril de 2002).

En 2009, un amplio estudio del Consejo de Investigacin de Ciencias Humanas de Sudfrica confirm que Israel practica tanto el colonialismo como el apartheid en los territorios palestinos ocupados.

Ese estudio se inspir en las observaciones de John Dugard, profesor de Derecho sudafricano y ex relator especial de la ONU sobre los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados, que escribi en 2006: La destruccin a gran escala por parte de Israel de los hogares palestinos, el arrase de tierras agrcolas, las incursiones militares y los asesinatos selectivos de palestinos superan con creces cualquier prctica similar en la Sudfrica del apartheid. Nunca se levant muro alguno para separar a los negros y los blancos. Ni jams se construyeron carreteras solo para los blancos en Sudfrica, mientras Israel contina la construccin de carreteras slo para judos que atraviesan el paisaje palestino.

La forma de apartheid de Israel incluye el bloqueo paralizante de Gaza, la confiscacin permanente de tierras palestinas y recursos acuferos, la construccin del muro del apartheid en Cisjordania declarado ilegal por la Corte Internacional de Justicia de La Haya, la limpieza tnica que se sigue llevando a cabo en Jerusaln, la negacin de los derechos de los refugiados palestinos y las leyes discriminatorias y las amenazas crecientes de expulsin contra 1.2 millones de palestinos que tienen ciudadana israel.

Y cuando se dice algo al respecto, porque ya no pedimos permiso para hablar, sino que hacemos uso de nuestro derecho a denunciar estos crmenes, Israel se dedica con ahnco a intentar mejorar su imagen sin cambiar las polticas ni las acciones que la han empaado. Segn va consolidando su poltica de apartheid, Israel canaliza millones de dlares para dar un barniz a su imagen pblica de democracia brillante culturalmente, progresista y prspera.

Entre sus iniciativas de relaciones pblicas se encuentra la campaa Re-marca [en ingls Re-Brand]. Israel invita premeditadamente a artistas internacionales a sitios tan fashion como Tel Aviv para ocultar la cara fea de la ocupacin, el apartheid, el desplazamiento y la desposesin. Si hacemos que los artistas rindan cuentas por elegir los lugares en que actan y por sus fuentes de ingresos que, de hecho debemos hacerlo tenemos que hacerles rendir cuentas por igual cuando sean cmplices en la normalizacin del apartheid que cuando actan para dictadores.

En un importante artculo aparecido en The Grio, Lori Adelman se pregunta tambin por qu las estrellas negras del pop actan para dictadores antes de hacer una comparacin con la Sun City, el extravagante complejo de entretenimiento slo para blancos de la Sudfrica del apartheid. Asimismo, recuerda a sus lectores el impacto del proyecto Artistas Unidos contra el Apartheid que contribuy con un milln de dlares a la lucha contra el apartheid y, lo que es ms importante, aument la conciencia sobre el poder internacional de los artistas para influir en el discurso poltico sobre cuestiones de derechos humanos (Por qu las estrellas del pop negro actan para dictadores?, 24 de febrero de 2011).

Hoy en da existe una conciencia global acerca de los numerosos crmenes de Israel. Y existe un llamamiento a los artistas para que boicoteen a Israel hasta que este pas respete el derecho internacional. El llamamiento lo emiti en 2005 la Campaa palestina para el Boicot Acadmico y Cultural a Israel (www.pacbi.org). En Estados Unidos, donde vivimos, la campaa est coordinada por la Campaa estadounidense para el Boicot Acadmico y Cultural de Israel. Cuando nos enteramos de que un artista tiene previsto actuar en Tel Aviv, nos ponemos en contacto con l, le informamos de la realidad sobre el terreno (en caso de que requiera de tal informacin) y le pedimos que reconsidere y cancele los conciertos que haya programado. Muchos ya lo han hecho, incluidos importantes nombres de la industria como Carlos Santana, Bono, The Pixies, Elvis Costello y Gil Scott Heron. Pete Seeger, la leyenda del folk, tambin ha anunciado recientemente su apoyo a boicotear a Israel.

En unas declaraciones de las ms elocuentes emitidas hasta la fecha, Costello escribi: Uno vive en la esperanza de que la msica sea algo ms que mero ruido para llenar el tiempo ocioso con regocijo o con lamentos. De pronto, hay ocasiones en que el simple hecho de agregar tu nombre a una agenda de conciertos puede interpretarse como un acto poltico que resuena ms que cualquier cosa que uno pueda cantar y puede interpretarse que uno no piensa en el sufrimiento de los inocentes. [...] Algunos considerarn que todo esto no se puede conocer sin experiencia personal pero si esos temas son realmente tan graves y complejos como para abordarlos en un concierto, resulta imposible tambin, simplemente, mirar hacia otro lado (It is after a considerable contemplation, 15 de mayo 2010).

Hoy en da, los Artistas contra el Apartheid todava existen y promueven activamente el boicot de un pas que practica el apartheid en el siglo XXI, o sea, Israel. As que, la pregunta debera ser: si los artistas boicoteaban la Sun City, no deberan tambin boicotear Tel Aviv?, por qu produce indignacin que Beyonce acte para Gadafi pero no que Madonna, Lady Gaga, Rihanna, y tantos otros lo hagan para el apartheid en Israel?

Nota del editor: En un principio, este artculo afirmaba incorrectamente que Mariah Carey y Usher haban actuado en Israel, pero no lo han hecho. Esta versin refleja la correccin.

Fuente: http://electronicintifada.net/v2/article11840.shtml



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter