Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-03-2011

El regreso de la teologa colonial

Yitzhak Laor
Haaretz

Traducido para Rebelin por LB


Otros dos levantamientos rabes estn en marcha adems de la guerra civil en Libia. Sin embargo, nadie en Washington ha pedido al gobierno de Bahrein que dimita, y a Arabia Saudita, donde se corta las manos a los ladrones, se le ha permitido invadir el emirato [de Bahrein] para colaborar en la represin. En Yemen estn asesinando a diario a los manifestantes, y el Oeste colabora. Como siempre, la sangre rabe, de alto octanaje, est en venta.

Decir que hay un doble rasero es como quejarse de que un misil tiene cabeza y cola. Desde hace ya dos dcadas se estn destrozando Estados en nombre de los "derechos humanos": Irak, Afganistn, Somalia y ahora Libia, utilizando misiles de derechos humanos disparados contra seres humanos. Los medios de comunicacin occidentales ya estn elaborando un discurso global sobre "una guerra de valores" y sobre "contradicciones entre valores y estrategia", como si la estrategia no incluyera "valores".

Una vez ms Occidente cita a Homero y abandona los negocios y la cooperacin con Muammar Gadafi en favor de ndices, petrleo y en especial del uso de la maquinaria de guerra. Al pblico le gusta eso, hasta que le toca pagar con sangre y dinero. Cuando se cubran las tumbas el estado de nimo tal vez cambiar. En general, la indiferencia engendrada por los centros comerciales, los reality shows y las vacaciones en la playa- toma el control.

Hay ah algo que est podrido. No slo la corrupcin del primer ministro italiano Silvio Berlusconi o del presidente francs Nicolas Sarkozy. No slo el desmantelamiento del Estado del bienestar, la desaparicin de la izquierda, sino -en lugar de todo eso- el retorno de la teologa colonial. Comienza en casa con la hostilidad hacia rabes y musulmanes, y ahora, con la ayuda de la imagen de un Gadafi drogado, otra "zona de exclusin area" que se ha convertido, con un gran guio mundial, en una descomunal galera de tiro de alta tecnologa.

La destruccin de Irak -un crimen con dimensiones de genocidio- comenz con ataques areos y con un asedio que se prolong durante ms de una dcada. Nadie plane los movimientos en aquel momento. As que no tiene sentido preguntar cul es el objetivo del ataque a Libia. Salvar vidas humanas? Como en Irak? Tal vez la democracia? Cmo en Arabia Saudita? Quienes poseen gigantescas maquinarias de guerra con financiacin para la investigacin y el desarrollo prefieren la va del ensayo y el error. No hay objetivos. Llegar tambin pronto Al-Qaida all? Bueno, hay un enorme arsenal que necesita ser repuesto, ora en nombre de "derechos humanos", ora en nombre de "la guerra contra el terror". Algo va a salir de todo esto. ndices, petrleo, una conferencia de paz, sesiones de fotos, Sarkozy al lado de Angela Merkel, Berlusconi junto a David Cameron y Barack Obama. Sonrisas. Discursos.

Las prisas en Israel no provienen de su preocupacin por la vida de los combatientes de la oposicin libia, y ni siquiera los "valores" han recibido buenas palabras. Desde la Campaa del Sina Israel ha aprendido a excitarse slo cuando a los rabes los matan las intervenciones occidentales. Y qu hay de la Operacin Plomo Fundido?, podra preguntar algn ingenuo. Qu hizo Occidente contra "Plomo fundido"? Bueno, la verdad es que no interfirieron, podra responder algn cnico de la mayora silenciosa. se es el fracaso de Israel, histricamente hablando.

Cuntas generaciones pueden interpretar la verdad en trminos de "lo ms importante es que la escabechina nos beneficia" y no salir daadas? Puede realmente construirse el humanismo repudiando a un rabino racista de Safed o a un Avigdor Lieberman pero saltando de excitacin ante guerras como las de Irak o Libia? Nuestro mapa poltico, con su giro perpetuo hacia la derecha, refleja precisamente esta lgica colonial, que se ha convertido en la lgica de nuestras vidas: Occidente est autorizado a hacer cosas que no pueden hacer los nativos.

Por un instante pensamos que Obama iba a cambiar nuestras vidas, pero las elecciones presidenciales estadounidenses lo dijo en cierta ocasin el escritor Gore Vidal- son como una pugna para convertirse en gerente de un gran banco. A los clientes no les importa quin est al mando. Desde Oriente Medio es fcil constatar cunta razn tena.

Yitzhak Laor es un poeta, escritor y periodista israel opuesto al militarismo de su pas.

Fuente: http://www.gilad.co.uk/writings/yitzhak-laor-the-return-of-colonial-theology.html?printerFriendly=true



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter